Lan­ces cor­tos en Hud­son.

En equi­po de cua­tro comunicados por han­die, la ex­pe­di­ción a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na re­por­tó bue­nos re­sul­ta­dos a po­cos ki­ló­me­tros de la Ca­pi­tal.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ro­dri­go Co­bas.

En equi­po de cua­tro comunicados por han­die, la ex­pe­di­ción re­por­tó bue­nos pe­je­rre­yes a po­cos ki­ló­me­tros de la Ca­pi­tal Fe­de­ral. Con un ka­yak y una ca­ña cor­ta tam­bién se pue­de dis­fru­tar de una bue­na cap­tu­ra.

Pes­car pe­je­rre­yes en el Río de la Pla­ta es una asig­na­tu­ra que no po­de­mos de­jar pa­sar. Des­de el ka­yak es un desafío só­lo acon­se­ja­ble pa­ra pes­ca­do­res afian­za­dos en es­tas em­bar­ca­cio­nes. Pa­ra ello Cris­tian Vi­lla, Gus­ta­vo Mar­to­rano y Cris­tian Fer­nán­dez me acom­pa­ña­ron en es­ta ex­cur­sión.

Pe­je­rre­yes en ka­yak sue­na emo­cio­nan­te. Po­de­mos in­ten­tar an­cla­dos y con lí­neas de fon­do en zo­nas po­co pro­fun­das pe­ro, pa­ra te­ner bue­nos re­sul­ta­dos, lo con­ve­nien­te es ha­cer­lo a la de­ri­va y de flo­te. Pa­ra ello hay que co­no­cer los prin­ci­pa­les ries­gos. Una vez arras- tra­dos por la co­rrien­te o el vien­to, de­be­mos re­mon­tar a remo, cal­cu­lan­do que po­dre­mos man­te­ner una ve­lo­ci­dad pro­me­dio de 4 km/h. Hay que ser pre­ca­vi­dos y te­ner no­ción de cuán­to nos es­ta­mos ale­jan­do pa­ra cal­cu­lar qué tiem­po nos va a to­mar vol­ver. Si la ga­re­tea­da nos lle­va río aden­tro, es con­ve­nien­te no ale­jar­se y ha­cer se­ries re­pe­ti­das.

Aten­ción al cli­ma

Otro de los ries­gos es el frío. Una caí­da pue­de pro­vo­car­nos un cua­dro de hi­po­ter­mia en cues­tión de mi­nu­tos. De­be­mos ele­gir un día con ex­ce­len­tes con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y con­tar con ro­pa téc­ni­ca ade­cua­da pa­ra so­por­tar el frío y el con­tac­to con­ti­nuo con el agua. Man­te­ner el ca­lor en los pies y en la ca­be­za es in­dis­pen­sa­ble. Con los pies fríos no disfr uta re­mos de la pes­ca, por lo tan­to de­be­mos usar me­dias de 4 mm y bo­tas de si­mi-

lar es­pe­sor, am­bas de neo­pre­ne. Guan­tes cor­tos y go­rro de la­na o po­lar tie­nen que es­tar a mano en el equi­po. Lue­go po­de­mos op­tar por va­rias al­ter­na­ti­vas o com­bi­na­cio­nes pa­ra el res­to del cuer­po. Wa­der o tra­je de neo­pre­ne pue­den ser las más clá­si­cas. Pre­fie­ro uti­li­zar una in­du­men­ta­ria que me per­mi­ta ir agre­gan- do o qui­tan­do ca­pas, ade­más de ga­nar en mo­vi­li­dad. Una cal­za de neo­pre­ne de 2,5 mm de es­pe­sor pa­ra man­te­ner ca­lien­te las pier­nas y, si el vien­to es fuer­te y la tras­pa­sa, agre­go un pan­ta­lón se­mi­se­co con pu­ños y cin­tu­ra ajus­ta­bles. Tam­bién uti­li­zo una pri­me­ra piel de ly­cra, lue­go una re­me­ra de neo­pre­ne de 2,5 mm y la cha­que­ta se­mi­se­ca de igua­les ca­rac­te­rís­ti­cas que las del pan­ta­lón.

Rá­pi­da res­pues­ta

Pes­car es­ta es­pe­cie des­de el ka­yak nos va a obli­gar a re­du­cir los equi­pos tra­di­cio­na­les. Con­vie­ne uti­li­zar ca­ñas de 2,7 m co­mo má­xi­mo. Hay que te­ner en cuen-

ta que los en­re­dos des­de el ka­yak son muy ha­bi­tua­les. Pue­de re­sul­tar im­po­si­ble lle­gar al pun­te­ro de una ca­ña más lar­ga en un ka­yak de 3 m de lar­go. En cuan­to al reel, sea ro­ta­ti­vo o fron­tal, bus­car el que ma­yor re­la­ción de re­cu­pe­ra­ción ten­ga. Ade­más de­be es­tar car­ga­do con mul­ti­fi­la­men­to pa­ra que flo­te y no se es­ti­re. De­be­mos op­ti­mi­zar al má­xi­mo la cla­va­da, ya que no con­ta­mos con una ca­ña lar­ga. Lí­neas de no más de 2,3 m com­pues­tas de tres bo­yas o dos bo­yas más pun­te­ro pes­ca­dor y con bra­zo­la­das en­tre los 10 y 25 cm pue­den ser las me­jo­res al­ter­na­ti­vas.

Con los pri­me­ros ama­ri­llos fu­rio­sos aso­man­do en el ho - ri­zon­te, re­ma­mos río aden­tro unos 200 m pa­ra ha­cer el pri­mer in­ten­to. La ga­re­tea­da nos lle­va­ba pa­ra­le­lo sa­la cos­ta en di­rec­ción ha­cia el nor­te y a po­ca ve­lo­ci­dad. Pa­ra no­so­tros, la ideal. Ba­ja­mos el an­cla de ca­pa a l agua, mo­ja­rras en el balde y, por su­pues­to, la ce­ba. Uti­li­za­mos una la­ta de ca­ba­lla en acei­te a la cual le hi­ci­mos va­rios agu­je­ros y la col­ga­mos de la bor­da del ka­yak. An­tes, y ca­da vez que íba­mos a co­lo­car las bo­yas so­bre el agua, la agi­tá­ba­mos enér­gi­ca­men­te. De es­ta ma­ne­ra nues­tra lí­nea de­ri­va­ba jun­to con la ce­ba.

El vien­to cam­bia el pa­no­ra­ma

Al­gu­nos pi­ques su­ti­les en­tre vis­tos y adi­vi­na­dos rom­pie­ron el hie­lo. Pes­car el pri­me­ro ape­nas co­men­za­mos la jor­na­da ace­le­ró la an­sie­dad. En­se­gui­da les co­mu­ni­qué a mis com­pa­ñe­ros por V HF que es­tá­ba­mos bien po­si­cio­na­dos. Mien­tras me en- con­tra­ba en­car­nan­do una mo­ja­rra vi­va en la pri­me­ra bo­ya, un pe­je­rrey atre­vi­do se pren­dió del pun­te­ro pes­ca­dor que flo­ta­ba a me­dio me­tro de mis pies. ¡Es­ta pes­ca se es­ta­ba po­nien­do más que en­tre­te­ni­da!

Con unas cuan­tas cap­tu­ras que pro­me­dia­ban los 30 cm y, jus­to an­tes del me­dio­día, ro­tó el vien­to com­pli­can­do la pes­ca. Aho­ra la ga­re­tea­da nos ti­ra­ba ha­cia la cos­ta y po­si­cio­na­ba nues­tra bo­yas jus­to de­ba­jo del res­plan­dor del sol. En vez de cam­biar­las por unas os­cu­ras pa­ra po­der ver­las, pre­fe­ri­mos ex­plo­rar el arro­yo Bal­do­vino que es­tá a 2,5 km ha­cia el sur.

Lue­go de una in­ten­sa re­ma­da to­ma­mos la cos­ta a me­tros de la desem­bo­ca­du­ra. Apro­ve­cha­mos pa­ra al­mor­zar unos sánd­wi­ches e hi­ci­mos al­gu­nos tiros ahí mis­mo y lue­go, nue­va­men­te so­bre nues­tros ka­yaks, nos aden­tra­mos a ex­plo­rar­lo.

Un pa ra íso sel­vá­ti­co, a ltos ár­bo­les que emer­gían del agua con­tras­tan­do co­lo­res ver­des so­bre­sa­tu­ra­dos con tí­mi­dos ocres de un oto­ño tar­dío, tu­pi­da ve­ge­ta­ción y si­len­cio ab­so­lu­to. Pe­ro in­creí­ble­men­te ce­ro ac­ti­vi­dad de pes­ca. Lue­go de me­dia ho­ra de dis­tin­tos in­ten­tos, vol­vi­mos a río abier­to. Aún es­tá­ba­mos a tiem­po de con­tem­plar nues­tras bo­yas de­ri­van­do el Río de la Pla­ta. En­tre cap­tu­ras y ga­re­tea­das nos fui­mos acer­can­do al es­pi­gón de Hud­son. An­tes de con­cluir es­ta jor­na­da, ya es­tá­ba­mos pla­nean­do la pró­xi­ma. Sin du­das, pron­to vol­ve­re­mos por más fle­chas del pla­ta.

A bor­do de un ka­yak, una ca­ña cor­ta tam­bién per­mi­te dis­fru­tar de una bue­na cap­tu­ra. Izq.: her­mo­so pe­je­rrey que su­peró los 30 cm y to­mó el pun­te­ro pes­ca­dor, co­mo la ma­yo­ría de las cap­tu­ras.

El arro­yo Bal­do­vino nos de­jó per­ple­jos. Vol­ve­re­mos en ve­rano pa­ra in­ten­tar con otras es­pe­cies. El en­torno era más que pro­me­te­dor pa­ra pes­car ta­ra­ri­ras y do­ra­di­llos.

Gus­ta­vo y Cris­tian con ejem­pla­res de pe­je­rrey. Con­tro­lar el or­den de nues­tras bo­yas ha­ce que es­ta pes­ca de flo­te sea fas­ci­nan­te y en­tre­te­ni­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.