Dis­fru­tan­do en fa­mi­lia.

En bus­ca de pe­je­rre­yes, vi­si­ta­mos la la­gu­na Me­lin­cué, en San­ta Fe, muy bien acom­pa­ña­dos pa­ra de­mos­trar que es­te de­por­te se pue­de com­par­tir con es­po­sa e hi­jos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Jor­ge Araneo.

En bus­ca de pe­je­rre­yes, vi­si­ta­mos la La­gu­na Me­lin­cué, en San­ta Fe, muy bien acom­pa­ña­dos pa­ra de­mos­trar que el de­por­te se pue­de com­par­tir con es­po­sa e hi­jos.

La la­gu­na de Me­lin­cué se en­cuen­tra en el sur de San­ta Fe y, en los úl­ti­mos años, se ha ca­rac­te­ri­za­do por la ca­li­dad de sus pe­je­rre­yes. En es­te mo­men­to tie­ne una cu­be­ta de 21.000 ha, pro­duc­to de la gran can­ti­dad de agua de llu­via que en­tró de los cam­pos lin­de­ros; y, ade­más, se en­cuen­tra muy al­ta, con de­fen­sas so­bre la ru­ta pa­ra evi­tar po­si­bles inun­da­cio­nes en el pue­blo. Su pro­fun­di­dad me­dia es de tres me­tros, con zo­nas de has­ta seis. Su le­cho en gran par­te es de ba­rro, con áreas de tos­cas (fon­do du­ro), mien­tras que su cos­ta, de sua­ve pen­dien­te, es­tá re­ple­ta de jun­ca­les ra­los.

Es­te pes­que­ro es­tá ubi­ca­do en el pro­pio pue­blo, so­bre la ru­ta que bor­dea la la­gu­na. Es de fá­cil ac­ce­so y, des­de allí, ba­jan las lan­chas; bue­na par­te per­te­ne­cen a par­ti­cu­la­res y guías de pes­ca. Es el lu­gar de en­cuen­tro de to­dos los en­tu­sias­tas de es­ta dis­ci­pli­na que quie­ren lle­var­se un lin­do re­cuer­do y tro­feo de la la­gu­na.

Lle­gué a es­te pa­ra­je gra­cias a Die­go Guap­per, que me con­vo­có pa­ra ha­cer un re­le­va­mien­to. A pe­sar de que no era fin de se­ma­na, el es­pe­jo se en­con­tra­ba re­ple­to con gran can­ti­dad de afi­cio­na­dos y guías.

Ha­cia las bo­yas os­cu­ras

El día se pre­sen­tó nu­bla­do y con vien­to re­gu­lar del nor­des­te. Ge­ne­ral­men­te, la pes­ca en es­ta la­gu­na se ha­ce ga­re­tean­do, con la em­bar­ca­ción atra­ve­sa­da y un muer­to o an­cla que se arras­tra por el fon­do de to­le­te. Es muy im­por­tan­te que la lí­nea de pes­ca se va­ya ale­jan­do len­ta­men­te de la lan­cha. En una jor­na­da

sin sol, si el cie­lo se des­pe­ja­ra, que­da­ría­mos de fren­te a él, por lo que de­be­ría­mos usar bo­yas os­cu­ras, ne­gras, ro­jas, na­ran­jas o com­bi­na­das, pa­ra po­der ver­las.

Ca­ñas y bra­zo­la­das

Nos em­ba rca mos en tres truc­ker, to­dos en buen es­ta­do de con­ser­va­ción y muy có­mo­dos. Por con­se­jo de Die­go, re­for­cé la ma­dre y las bra­zo­la­das de mis lí­neas, ar­man­do la pri­me­ra de 0,40 mm y las se­gun­das con 0,35 mm, con an­zue­los gran­des Mus­tad 277F 2/0 de ojo u Ow­ner de pa­le­ta mo­de­lo Una­gi 2/0. En­car­na­mos con mo­ja­rras gran­des, que tie­nen que es­tar muy bien pre­sen­ta­das en el an­zue­lo; tam­bién se sue­le usar fi­let de dien­tu­do, en ti­ras de 1,5 x 6 cm. Otra op­ción es com­bi­nar con mo­ja­rra pa­sa­da de co­la a ca­be­za y el fi­let col­ga­do de piel a carne, es­te úl­ti­mo tie­ne que es­tar re­ba­ja­do pa­ra que ofrez­ca vo­lu­men y po­der ser tra­ga­do con fa­ci­li­dad. To­das las ca­ñas, las lar­gas te­les­có­pi­cas o de en­chu­fe de en­tre 4,00 a 4,50 m, las ar­ma­mos con re­els fron­ta­les car­ga­dos con ny­lon 0,25 mm o mul­ti­fi­la­men­to 0,16/0,18.

Al lle­gar al lu­gar ele­gi­do, ami­no­ra­mos la mar­cha y de­ja mos que los truc­kers se des­li­za­ran pa­ra arro­jar el an­cla da­da vuel­ta, pa­ra que ga­ree de to­le­te. A ntes de em­pe­zar con la pes­ca, ar­ma­mos las l íneas con tres bo­yas de bal- sa Cri­te­rio o Cri­bal, en mo­de­los gran­des pa­ra que las pu­dié­ra­mos ver se­pa­ra­das en­tre sí, a una dis­tan­cia de 1,30 m; ade­más les co­lo­ca­mos, a los ro­to­res gi­ra­to­rios, bra­zo­la­das cor­tas, de 20, 25 y 30 cm de pro­fun­di­dad. Mis com­pa­ñe­ros pes­ca­ban de igual ma­ne­ra, con al­gu­na bra­zo­la­da a más pro­fun­di­dad.

Pes­car con reel des­tra­ba­do

Pa­ra pes­car más có­mo­dos, nos co­lo­ca­mos de la si­guien­te for­ma: Lean­dro en proa, quien es­cri­be en po­pa y nues­tro guía, Ma­rio, en el cen­tro; él fue el en­car­ga­do de re­gu­lar el ga­re­te. A l fi­nal, arran­ca­mos la pes­ca lan­zan­do nues­tras lí­neas bien abier­tas.

El vien­to pro­nos­ti­ca­ba una bue­na jor­na­da. Le co­men­té a Ma­rio que te­nía ga­nas de sa­car al­guno de 500 g, a lo que él se rió

y me di­jo que to­dos los pe­je­rre­yes de la la­gu­na ron­da­ban ese pe­so. La lan­cha se fue ale­jan­do de las lí­neas y tu­vi­mos que co­rre­gir la na­ve­ga­ción se­gún la dis­tan­cia a la que las te­nía­mos. Es al­go muy im­por­tan­te que hay que acla­rar: el me­nor des­vío pue­de anun­ciar el pi­que, por lo que hay que pes­car con reel des­tra­ba­do, dán­do­le hi­lo a me­di­da que la lí­nea se ale­ja.

La pri­me­ra res­pues­ta la tu­vo Lean­dro, que usa­ba una bo­ya do­ble pa­li­to com­bi­na­da ro­ja y ne­gra. Al te­ner el des­vío en la bo­ya del cen­tro de la lí­nea, ve­ri­fi­có el ny­lon que te­nía so­bre el agua y tra­bó su reel, re­co - gien­do la pan­za de ny­lon pa­ra cla­var en el mo­men­to jus­to. La lí­nea se le hun­dió to­da y lo fue acer­can­do con su ca­ña ar­quea­da. Ma­rio to­mó el co­po y subió la pie­za a la em­bar­ca­ción: un pe­je­rrey de muy buen ta­ma­ño, bien co­mi­do y pe­lea­dor.

Ex­pe­rien­cia fa­mi­liar

En­tre las nu­bes apa­re­ció el sol, que nos em­pe­zó a pe­gar de fren­te. El ref le­jo so­bre el agua nos im­pe­día ver las bo­yas, por lo que te­nía­mos que pes­car bien abier­to o cam­biar el muer­to de lu­gar, so­bre la bor­da, pa­ra que la em­bar­ca­ción gi­ra­ra.

El se­gun­do pes­ca­do fue nue­va­men­te de Lean­dro, y le pi­có en la mis­ma lí­nea, a unos 30 cm. Mien­tras tan­to, Ma­rio in­sis­tía con unas bo­yas pa­li­to de­sigual 8/2. La úl­ti­ma te­nía un alar­gue

de 80 cm con una bo­ya re­don­da de 15 mm, a la que le ha­bía co­lo­ca­do una bra­zo­la­da de 10 cm. Gra­cias a eso se co­bró va­rios pes­ca­dos de muy buen por­te. Por su par­te, Lean­dro se­guía sa­can­do y pro­ban­do lí­neas pues los pe­je­rre­yes se veían des­de la su­per­fi­cie. Las bo­yas lla­ma­ban su aten­ción, uno mo­vía la car­na­da y to­ma­ba de una; era pes­ca a la vis­ta. Ver el bor­bo­llón que ha­cen so­bre el agua es al­go que siem­pre se dis­fru­ta.

Al fi­nal tu­vi­mos que cam­biar de lu­gar por­que el vien­to ha­bía a ma i na­do un po­co. F ui mos ha­cia el cen­tro de la la­gu­na y re­to­ma­mos la pes­ca uti­li­zan­do la mis­ma téc­ni­ca. En la otra em­bar­ca­ción tam­bién se es­ta­ba dan­do bue­na pes­ca. Fran­cis­co, el hi­jo de Die­go Guap­per (guía lo­cal), es­ta­ba en­cen­di­do, con un pi­que tras otro. Mary (es­po­sa de Die­go) y Fran­cis­co pes­ca­ban en la po­pa de la em­bar­ca­ción, pues era el lu­gar don­de me­nos mo­les­ta­ba el re­fle­jo del sol en el agua. Ellos usa­ron bo­yas pa­li­to de­sigual 8/1 na­ran­ja y ver­de li­món, arro­jan­do la lí­nea ha­cia su iz­quier­da y de­ján­do­la de­ri­var. Al ale­jar­se, la aco­mo­da­ban con le­ves mo­vi­mien­tos de la pun­ta de la ca­ña pa­ra que que­da­ra bien ali­nea­da en po­si­ción de pes­ca.

Era cier­to, to­dos los pes­ca­dos eran muy bue­nos y al­gu­nos su­pe­raron el ki­lo de pe­so. La la­gu­na de Me­lin­cué cuen­ta con una muy bue­na ca­li­dad de pe­je­rre­yes, ideal pa­ra ir y dis­fru­tar de un muy buen día de pes­ca.

Fran­cis­co con un ejem­plar de 1,200 kg. Der.: an­te el me­nor des­vío de las bo­yas, Mary y Fran­cis­co cla­va­ban acer­can­do los pe­je­rre­yes a la em­bar­ca­ción e izán­do­los por me­dio de un co­po.

Es in­dis­pen­sa­ble el uso de co­pos a raíz de lo com­ba­ti­vo y del gran pe­so de los pe­je­rre­yes. De no te­ner­los, al izar­los ha­cia la em­bar­ca­ción mu­chos se per­de­rían.

Dis­tin­tos ti­pos de en­car­ne: en es­te ca­so, mo­ja­rras pin­cha­das en el an­zue­lo, tam­bién se en­car­nó con una so­la.

La pes­ca si hi­zo ga­re­tean­do en el cen­tro del es­pe­jo. Se usa­ron bo­yas un po­co más gran­des de lo nor­mal pa­ra po­der di­vi­sar­las a lo le­jos.

La ca­li­dad de los pes­ca­dos es ex­ce­len­te: gor­dos, pe­lea­do­res y de buen pe­so. La ma­yo­ría de los pi­ques se die­ron le­jos de la em­bar­ca­ción, en bra­zo­la­das cor­tas de en­tre 10 a 35 cm de lar­go, con an­zue­los 2/0.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.