Por­tal de be­llas atrac­cio­nes.

En San Ra­fael, Men­do­za, aven­tu­ra, enotu­ris­mo, ca­bal­ga­tas, rap­pel y has­ta una sim­pá­ti­ca ver­sión de una ti­ro­le­sa que atra­vie­sa el em­bal­se Los Re­yu­nos por el ai­re.

Weekend - - CONTENIDO - Por Fe­de­ri­co Svec.

San Ra­fael, en Men­do­za, ofre­ce aven­tu­ra, enotu­ris­mo, ca­bal­ga­tas, rap­pel y has­ta una sim­pá­ti­ca ver­sión de una ti­ro­le­sa que atra­vie­sa el em­bal­se Los Re­yu­nos por el ai­re.

La ciu­dad de San Ra­fael, en Men­do­za, es uno de esos lu­ga­res que tie­ne que es­tar en la agen­da anual de to­do via­je­ro. Es un des­tino pa­ra el cual bien va­le la pe­na ha­cer­se una es­ca­pa­da en un fin de se­ma­na ex­tra lar­go aun­que no van a al­can­zar los días por­que se van a que­dar con las ga­nas de ex­pe­ri­men­tar al­gu­na vi­ven­cia. Con un po­co más de tiem­po li­bre por va­ca­cio­nes de al me­nos una se­ma­na, po­drán in­ten­tar ex­pe­rien­cias más lar­gas abar­can­do te­rri­to­rio del ve­cino de­par­ta­men­to de Ma­lar­güe. Pe­ro, ¿por qué San Ra­fael es tan

es­pe­cial? Por­que, por vía aé­rea, es un por­tal de rá­pi­do ac­ce­so a un am­plio aba­ni­co de atrac­ti­vos pa­ra el via­je­ro, des­de el tu­ris­mo ac­ti­vo (de aven­tu­ra y eco­tu­ris­mo) o el que re­fle­ja las tra­di­cio­nes y la cul­tu­ra de la re­gión, co­mo el gas­tro­nó­mi­co y el eno­ló­gi­co. Es­te úl­ti­mo es tan im­por­tan­te que tie­ne su iden­ti­dad pro­pia en los Ca­mi­nos del Vino de San Ra­fael.

Co­mo las di­fe­ren­tes pro­pues­tas va­rían se­gún las es­ta­cio­nes del año, pro­gra­ma­mos una es­ca­pa­da de cua­tro días. Nos es­pe­ra­ba nues­tro an­fi­trión, Jor­ge Royon. En la tar­de del pri­mer día hi­ci­mos el clá­si­co city tour y vi­si­ta­mos par­te del cir­cui­to pro­duc­ti­vo, co­mo El Se­cre­to, un si­tio que nu­clea a fa­mi­lias pro­duc­to­ras. Co­mo la plan­ta de ela­bo­ra­ción de al­fa­jo­res ar­te­sa­na­les que, en los de cho­co­la­te ne­gro, el re­lleno de do­ble ca­pa de dul­ce de le­che y, en los de cho­co­la­te blan­co, es de fru­tos ro­jos. Nos acer­ca­mos tam­bién a Fin­ca Pa­ru, con sus cul­ti­vos de to­ma­tes or­gá­ni­cos y de mem­bri­llo, y de­gus­ta­mos va­rias de­li­ca­tes­sen de su fá­bri­ca, co­mo mo­rro­nes o pas­ta de acei­tu­nas.

Aven­tu­ra en Los Re­yu­nos

El se­gun­do día en San Ra­fael lo de­di­ca­mos com­ple­to a ex­pe­rien­cias en es­te em­bal­se ubi­ca­do a 35 km al oes­te de la ciu­dad. El pai­sa­je que lo ro­dea es ideal pa­ra el tu­ris­mo ac­ti­vo. Con Fa­cun­do Ma­tar y Lau­ta­ro Mar­tí­nez, de Kaike Tu­ris­mo Aven­tu­ra, na­ve­ga­mos pri­me­ro en un ca­ta­ma­rán pa­ra lle­gar a una zo­na con pa­re­des de ro­ca vol­cá­ni­ca. Allí com­bi­na­mos un as­cen­so por una vía fe­rra­ta, una tra­ve­sía en ti­ro­le­sa y un des­cen­so en rap­pel, to­do muy bien di­se­ña­do y con su bue­na cuo­ta de adre­na­li­na y es­fuer­zo. Es­pe­cial­men­te la vía fe­rra­ta, con un tra­mo ex­tra­plo­ma­do de subida y el pri­mer sec­tor del rap­pel to­tal­men­te ver­ti­cal y ex­ten­so. Pa­ra des­pués del al­muer­zo que­dó el muy di­ver­ti­do ti­ro­ban­gi don­de, col­ga­dos por la es­pal­da, atra­ve­sa­mos las aguas del em­bal­se en una ver­ti­gi­no­sa va­rian­te de ti­ro­le­sa que es muy se­gu­ra y ap­ta pa­ra to­do pú­bli­co.

Otra op­ción muy bue­na es to­mar el ca­ta­ma­rán pa­ra lle­gar al Club Náutico Los Re­yu­nos y na­ve­gar por el em­bal­se, un es­pe­jo de aguas ver­des y tur­que­sas a la luz del sol. Al­re­de­dor del Club, blan­cas ca­sas de fin de se­ma­na des­cien­den des­de la mon­ta­ña has­ta la ori­lla del la­go.

Si nos que­da­mos, en el lu­gar hay res­tau­ran­tes, apart ho­te­les, ca­ba­ñas y cam­ping. Se pue­de prac­ti­car wa­ke­board, es­quí acuá­ti­co, ka­yak y ca­no­ta­je. No­so­tros sa­li­mos a re­mar en unas ca­noas ca­na­dien­ses dobles... un pla­cer.

Los ca­mi­nos del vino

Hay más de 20 bo­de­gas al­re­de­dor del cen­tro de la ciu­dad. De­di­ca­mos un día a vi­si­tar tres de ellas, que ca­si es de­ma­sia­do por­que no se tra­ta só­lo de ver­las y ha­cer una de­gus­ta­ción de vinos. To­das tie­nen al­go es­pe­cial pa­ra pro­lon­gar y en­ri­que­cer la ex­pe­rien­cia.

Co­men­za­mos con la Bour­nett en la zo­na Es­te. Allí, Guadalupe Fat­ha­lla nos hi­zo par­ti­ci­par de un jue­go que los ca­rac­te­ri­za: des­cu­brir los aro­mas que re­pre­sen­tan la iden­ti­dad del vino. Hay un sa­lón es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­do, una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio lleno de pe­que­ños re­ci­pien­tes cu­bier­tos. Ca­da uno re­pre­sen­ta a un des­crip­tor aro­má­ti­co di­fe­ren­te y hay que usar el ol­fa­to pa­ra tra­tar de adi­vi­nar. Ga­na el jue­go el que más acier­ta y es un pri­mer pa­so pa­ra me­ter­se en la ca­ta de vinos, un ejer­ci­cio más com­ple­jo que una de­gus­ta­ción. Tam­bién pu­di­mos ver el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción artesanal y ma­nual de sus es­pu­man­tes, usan­do el mé­to­do Cham­pe­noi­se. Por úl­ti­mo, de­gus­ta­mos un vino Cor­beau, va­rie­tal que só­lo se pro­du­ce allí en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal y que tie­ne la lí­nea

Fan­gio Le­gend: cin­co vinos por los cin­co tí­tu­los del mun­do del to­da­vía más gran­de en­tre los cam­peo­nes de la For­mu­la Uno: Juan Ma­nuel Fan­gio.

En la zo­na Sur vi­si­ta­mos Fin­ca El Ne­va­do, don­de apren­di­mos los se­cre­tos de la co­se­cha en una vi­ña de va­rie­ta­les. Lue­go de­gus­ta­mos su Ca­mino al Ne­va­do, un in­con­fun­di­ble mal­bec cá­li­do, sua­ve, de ta­ni­nos dul­ces que lo tor­nan ater­cio­pe­la­do. Ter­mi­na­mos el día en la zo­na Oes­te, más pre­ci­sa­men­te en la bo­de­ga Va­len­tín Bianchi don­de el enó­lo­go Ser­gio Pomar nos ex­pli­có pa­so a pa­so el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de sus vinos tin­tos de al­ta ga­ma. Y don­de de­gus­ta­mos otras va­rias ce­pas. La bo­de­ga pro­po­ne a los tu­ris­tas ha­cer las Ex­pe­rien­cias Bianchi, una se­rie de ac­ti­vi­da­des pa­ra ele­gir que in­clu­yen re­co­rrer los vi­ñe­dos en bi­ci­cle­ta, con­ver­tir­se en vi­ti­cul­tor por un día, to­mar cur­sos de ca­ta y ma­ri­da­je o crear el pro­pio cor­te de vino.

Ca­ñón del Atuel

El cuar­to día co­men­zó con un desa­yuno y una cor­ta vi­si­ta a la Vi­lla de El Nihuil, ro­dea­da por el em­bal­se más gran­de de la pro- vin­cia de Men­do­za, un es­ce­na­rio ideal pa­ra los de­por­tes náu­ti­cos y la pes­ca. La idea era des­cen­der has­ta Valle Gran­de por un ser­pen­tean­te ca­mino con­so­li­da­do que nos per­mi­ti­ría in­ter­nar­nos en los ma rav i l lo­sos pa isa­jes geo­ló­gi­cos del Ca­ñón del Atuel. Ya en ca­mino, la ima­gi­na­ción per­mi­tió des­cu­brir du­ran­te el re­co­rri­do nu­me­ro­sas y va­ria­das fi­gu­ras que el vien­to, el agua y el tiem­po su­pie­ron ta­llar en la ro­ca: Mu­seo de Ce­ra, Los Mons­truos, La Ciu­dad En­can­ta­da, Los Jar­di­nes Col­gan­tes o Los Mon­jes. Tam­bién vi­mos en detalle la ca­de­na de em­bal­ses y cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas que ali­men­ta el mis­mo río Atuel pa­ra lle­gar, fi­nal­men­te, a la re­pre­sa de Valle Gran­de, que con­tie­ne un in­men­so es­pe­jo de agua ver­de es­me­ral­da, otro lu­gar ideal pa­ra la prác­ti­ca de ac­ti­vi­da­des náu­ti­cas.

Al con­ti­nuar des­cen­dien­do en­con­tra­mos los dis­tin­tos pa­ra­do­res que con­cen­tran las ac­ti­vi­da­des de aven­tu­ra, ade­más de va­ria­dos ser­vi­cios gastronómicos y de alo­ja­mien­to. El ma­ne­jo del re­cur­so hí­dri­co mar­có que, jus­to en la fe­cha de nues­tro via­je, el cur­so del Atuel no es­tu­vie­se ha­bi­li­ta­do pa­ra el clá­si­co y po­pu­lar raf­ting. Eso pa­sa en mo­men­tos pun­tua­les, por eso siem­pre hay que con­sul­tar a los guías lo­ca­les. Que­dan, cla­ro, las otras op­cio­nes que se ofre­cen en la zo­na co­mo sen­de­ris­mo, es­ca­la­da, rap­pel, ti­ro­le­sas, vue­los en pa­ra­pen­te, sa­fa­ris fo­to­grá­fi­cos y ca­bal­ga­tas.

El La­be­rin­to de Bor­ges

El úl­ti­mo me­dio­día lo de­di­ca­mos a vi­si­tar la Fin­ca Los Ala­mos, don­de la fa­mi­lia Al­dao cons­tru­yó o, me­jor di­cho, plan­tó, un gran la­be­rin­to de se­tos bu­xus en ho­me­na­je a Jor­ge Luis Bor­ges. La es­tan­cia fue un lu­gar que el es­cri­tor co­no­ció y dis­fru­tó cuan­do vi­si­ta­ba a su gran ami­ga Su­sa­na Bom­bal. El di­se­ño del la­be­rin­to, con más de 7.000 ar­bus­tos, fue del in­glés Ran­dell Coa­te. Des­de la to­rre de ob­ser­va­ción se apre­cia una vis­ta en al­tu­ra y, así, la sim­bo­lo­gía con­te­ni­da en el la­be­rin­to. Ade­más del nom­bre Bor­ges, es­tán el sím­bo­lo de in­fi­ni­to, un re­loj de are­na y otros de­ta­lles que se des­cu­bren a tra­vés de la vi­si­ta y del re­la­to de Luis San­do­val Guz­mán, quien co­no­ce to­dos los de­ta­lles de la fin­ca. En ese am­bien­te per­pe­tua­do en el tiem­po, mien­tras ya pen­sá­ba­mos en el re­gre­so, de­gus­ta­mos un mal­bec Mil Ocho Trein­ta, el me­jor bro­che de oro en tie­rra men­do­ci­na.

En San Ra­fael se pue­de ha­cer de to­do: des­de nue­vas aven­tu­ras a de­gus­tra­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas. 52

El ti­ro­ban­gi de Kaike Tu­ris­mo Aven­tu­ra, en ver­ti­gi­no­so y di­ver­ti­do vue­lo so­bre las aguas del em­bal­se. Arri­ba: des­em­bar­can­do en el sec­tor del cir­cui­to de aven­tu­ra en Los Re­yu­nos.

De­re­cha (de arri­ba a aba­jo): es­ca­lan­do la vía fe­rra­ta del cir­cui­to de aven­tu­ra en Los Re­yu­nos; apren­dien­do los se­cre­tos de la co­se­chaen la Bo­de­ga Fin­ca El Ne­va­do; y ca­si­ta del árbol en el Par­que de los Ni­ños de San Ra­fael.

Arri­ba: des­cen­so en rap­pel, otra pro­pues­ta del cir­cui­to de aven­tu­ra de Kaike en Los Re­yu­nos. De­re­cha: en la cú­pu­la cen­tral de la bo­de­ga Va­len­tín Bianchi, don­de se ha­cen de­gus­ta­cio­nes.

Arri­ba: el mi­ra­dor ele­va­do en el Em­bal­se Valle Gran­de y una de sus for­ma­cio­nes ro­co­sas: El Sub­ma­rino. Izq.: el raf­ting es una ac­ti­vi­dad em­ble­má­ti­ca en San Ra­fael, tan­to en el río Atuel (rá­pi­dos Cla­se 1 y 2+) co­mo en el río Dia­man­te (Cla­se 4 y 5), el más ex­tre­mo de la Ar­gen­ti­na.

Las ca­bal­ga­tas son un clá­si­co del ve­rano, co­mo las de Valle Her­mo­so que ha­ce Las Leñas (izq.). Der.: re­mar en ca­noas ca­na­dien­ses es otra op­ción fa­mi­liar y di­ver­ti­da en Los Re­yu­nos.

El vino Fan­gio Le­gend, ho­me­na­je de la bo­de­ga Bour­nett al quín­tu­ple cam­peón. De­re­cha: el La­be­rin­to de Bor­ges, otro ho­me­na­je en el pre­dio de Fin­ca Los Ála­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.