Del Pa­cí­fi­co al Al­ti­plano.

En es­ta par­te de la tra­ve­sía, el ca­mino trans­cu­rre en­tre imá­ge­nes so­bre­co­ge­do­ras de Pe­rú y Bo­li­via. Per­can­ces con el vehícu­lo. Ca­da vez más cer­ca del Sur.

Weekend - - CONTENIDO - Por Se­bas­tián Goñi.

En la eta­pa 10, la tra­ve­sía de Us­huaia a Alas­ka trans­cu­rre por un ca­mino ro­dea­do de imá­ge­nes so­bre­co­ge­do­ras de Pe­rú y Bo­li­via. Per­can­ces con el vehícu­lo pe­ro el au­tor es­tá­ca­da vez más cer­ca de su me­ta: el Sur.

Ala dis­tan­cia di­vi­sé la ban­de­ra de Pe­rú que fla­mea­ba so­ber­bia y or­gu­llo­sa con­tra un cie­lo gris plo­mi­zo. Al lle­gar al pa­so fron­te­ri­zo me en­con­tré con un or­den im­pe­ca­ble en las ofi­ci­nas de Adua­nas y Mi­gra­cio­nes, po­ca gen­te y una efi­cien­cia sor­pren­den­te. Me di­je que en­tra­ba a otra di­men­sión en Su­da­mé­ri­ca. Una vez ter­mi­na­dos los trá­mi­tes, y ya ca­yen­do la no­che, ace­le­ré la mar­cha por una ru­ta bien de­mar­ca­da y en per­fec­to es­ta­do has­ta Tum­bes, don­de pa­sa­ría la no­che en un cam­ping.

Mi plan era con­ti­nuar por la ca­rre­te­ra 1 N bor­dean­do el Pa­cí­fi­co y pa­ran­do en di­ver­sos pun­tos pa­ra, de es­ta ma­ne­ra, lle­gar a las Lí­neas de Naz­ca y Are­qui­pa. Tiem­po atrás ha­bía de­ci­di­do no vi­si­tar Cus­co y Ma­chu Pic­chu ya que es­tu­ve ahí con an­te­rio­ri­dad y, en de­fi­ni­ti­va, mi tiem­po pau­ta­do pa­ra el via­je ya es­ta­ba es­ca­sean­do. De esa ma­ne­ra co­men­cé a re­co­rrer los pri­me­ros ki­ló­me­tros des­de Tum­bes al sur, pa­ran­do en una se­rie de pue­blos cos­te­ros y atra­ve­san­do va­rias ciu­da­des co­mo Piu­ra, Chi­cla­yo, Tru­ji­llo y Chim­bo­te. A par­tir de Tum­bes, la ca­rre­te­ra 1 N pa­só a ser co­mo un tra­za­do del Da­kar. El de­te­rio­ro de as­fal­to y el ta­ma­ño de los crá­te­res ha­cían la mar­cha muy len­ta y pre­ca­vi­da pa­ra no des­truir el vehícu­lo. A pe­sar de las con­di­cio­nes de ma­ne­jo y el trá­fi­co es­qui­zo­fré­ni­co en las ciu­da­des, el pai­sa­je so­ber­bio del Pa­cí­fi­co y sus cos­tas de acan­ti­la­dos, du­nas ma­ci­zas dón­de se po­día cir­cu­lar y al­gu­nas pla­yas es­con­di­das ha­cía que va­lie­ra la pe­na el tor­tuo­so tra­ji­nar.

Re­ju­ve­ne­ci­mien­to au­to­mo­tor

La­men­ta­ble­men­te no pu­de ac­ce­der a Hua­raz de­bi­do a que mi ca­mio­ne­ta de­ci­dió que no que­ría tran­si­tar ca­mi­nos tan es­car­pa­dos. No es­ta­ba en su me­jor mo­men­to aními­co y de­ci­dí me­ter­la en un spa de Li­ma un par de días. Dos me­cá­ni­cos de ori­gen grie­go, bien co­no­ce­do­res de la mar­ca, me hi- cie­ron cam­bio de bu­jías, aco­mo­da­ron los en­fria­do­res ex­tra de la ca­ja de cam­bios y un par de co­sas más, y la Ram vol­vió a los ca­mi­nos re­ju­ve­ne­ci­da y con nue­vas ín­fu­las.

Aban­do­né la his­tó­ri­ca ciu­dad de Li­ma y me di­ri­gí a Naz­ca pa­ra po­der ver las fa­mo­sas y úni­cas lí­neas. Una vez allí, com­par­tí el cam­ping con va­rios over­lan­ders eu­ro­peos y, al día si­guien­te, me mon­té en una avio­ne­ta pa­ra ver las lí­neas des­de el ai­re, la me­jor for­ma de ad­mi­rar­las. Las vol­te­re­tas de la ae­ro­na­ve me de­ja­ron en mal es­ta­do pe­ro con la sen­sa­ción de ser un pri­vi­le­gia­do al ver se­me­jan­te obra plas­ma­da en la tie­rra que aún es un mis­te­rio pa­ra la hu­ma­ni­dad.

Con pa­ra­das in­ter­me­dias lle­gué a Are­qui­pa, don­de me que­dé ca­si una se­ma­na pa­ra re­po­ner­me de un

prin­ci­pio de bron­qui­tis y una aler­gia por co­mer ma­ris­cos en mal es­ta­do. Me pa­sa­ba lar­gas ho­ras sen­ta­do fren­te a la ma­ra­vi­llo­sa ca­te­dral cons­trui­da con pie­dras vol­cá­ni­cas blan­cas, tan só­lo con­tem­plan­do el ir y ve­nir de la gen­te lo­cal y los tu­ris­tas. El si­guien­te des­tino fue Puno, ciu­dad a ori­llas del ma­jes­tuo­so la­go Ti­tica­ca, don­de me re­en­con­tré con com­pa­ñe­ros de ru­ta de Gre­cia y de Es­ta­dos Uni­dos. Ya en és­te pun­to nos apres­tá­ba­mos a sa­lir de Pe­rú pa­ra en­trar a Bo­li­via.

Pe­rú re­pre­sen­ta el des­tino más con­cu­rri­do en Su­da­mé­ri­ca de­bi­do a sus inigua­la­bles jo­yas tu­rís­ti­cas: Ma­chu Pic­chu, Cus­co, las Lí­neas de Naz­ca, Hua­raz, Are­qui­pa y otros tan­tos lu­ga­res úni­cos a ni­vel mun­dial. Pe­ro, al sa­lir­se de la ru­ta tu­rís­ti­ca, la bru­tal bre­cha en­tre la ga­le­ría de lo que se quie­re mos­trar y el res­to del país es abru­ma­do­ra. Dos ejem­plos muy cla­ros son el des­cui­do ab­so­lu­to de las ru­tas y ca­lles (ex­cep­tuan­do Li­ma y al­re­de­do­res), y la inex­pli­ca­ble y ago- bian­te acu­mu­la­ción de ba­su­ra por to­dos la­dos, al me­nos por los 3.000 km que re­co­rrí de nor­te a sur.

Un po­co de mis­ti­cis­mo

Cru­cé a Bo­li­via por Puno y me di­ri­gí a las cos­tas del Ti­tica­ca don­de, jun­to a mis com­pa­ñe­ros de ru­ta, pa­sa­mos unos lin­dos días de tran­qui­li­dad en las in­me­dia­cio­nes de la cos­ta del la­go de la muy vi­si­ta­da ciu­dad de Co­pa­ca­ba­na. Un par de no­ches en Ti­wa­na­ku –allí se

en­cuen­tra la Puer­ta del Sol– re­ga­la­ron a mi exis­ten­cia te­rre­nal una suer­te de mis­ti­cis­mo cós­mi­co. El lu­gar, de­bi­do a su his­to­ria y mi­tos, se pres­ta pa­ra de­jar volar la ima­gi­na­ción y pen­sar que a uno lo po­dría bus­car al­gu­na nave ex­tra­te­rres­tre en al­gún mo­men­to de la vi­si­ta.

Una vez que re­co­rrí La Paz y sus in­trin­ca­das ca­lles, vi­si­tan­do los pun­tos tu­rís­ti­cos más des­ta­ca­dos, aban­do­né rá­pi­do la ciu­dad y me di­ri­gí al sur con di­rec­ción a Uyu­ni. Ha­bien­do pa­sa­do Oru­ro, la ru­ta co­men­zó a atra­ve­sar un pai­sa­je de una be­lle­za in­ve­ro­sí­mil: prados ver­des con ríos cris­ta­li­nos jun­to a los que pas­ta­ban man­sa­men­te re­ba­ños de ove­jas y lla­mas con su res­pec­ti­vo pas­tor. In­ter­mi­na­bles cam­pos don­de la qui­noa apor­tan sus to­nos de ro­jo y mos­ta­za al pai­sa­je de los An­des. Pro­fun­das grie­tas en la tie­rra for­man­do gran­des ca­ño­nes. Una re­gión po­co ha­bi­ta­da ben­de­ci­da por su be­lle­za.

Pai­sa­je so­li­ta­rio e im­pre­sio­nan­te

Vi­si­té el sa­lar de Uyu­ni, don­de dor­mí dos no­ches en la ma­yor de las so­le­da­des. Dos ve­ces an­te­rio­res ya ha­bía tran­si­ta­do el sa­lar, pe­ro es­ta vez de­ci­dí no ha­cer­lo por la can­ti­dad de agua que lo cu­bría. A es­ta al­tu­ra del via­je pre­fe­ría man­te­ner mi vehícu­lo en buen es­ta­do y evi­tar pie­zas eléc­tri­cas sul­fa­ta­das por la sal. Des­pués de pa­sar un par de días en la ciu­dad vi­si­ta­da por via­je­ros de to­do el mun­do, se­guí rum­bo al pue­blo de Alo­ta pa­ra to­mar el des­vío al Par­que Na­cio­nal Eduar­do Ava­roa. Es­te úl­ti­mo tra­mo en Bo­li­via fue uno de los más im­po­nen­tes a ni­vel geo­grá­fi­co, y desafian­te por el es­ta­do del ca­mi- no y la pa­cien­cia a apli­car.

Un ca­mino de ri­pio de unos 300 km con un se­rru­cho ame­na­za­ba cons­tan­te­men­te la in­te­gri­dad del vehícu­lo y ha­cía len­to el avan­ce, al me­nos en mi ca­so, ya que a los ope­ra­do­res de tu­ris­mo de la zo­na pa­re­cía no afec­tar­les las con­di­cio­nes del sue­lo y vo­la­ban de Chi­le a Bo­li­via. Des­de Alo­ta, ca­mino a la fron­te­ra con Chi­le en Hi­tos Ca­jón, los pai­sa­jes se abren in­fi­ni­tos y de­sola­dos. El ca­mino lo lle­va a uno por la­gu­nas de dis­tin­tos co­lo­res, vol­ca­nes, pi­cos ne­va­dos y cie­los es­tre­lla­dos. Tam­bién se pa­sa por unas aguas ter­ma­les que, con suer­te, por la tar­de es­tán va­cías y ayu­dan a dis­fru­tar de la ba­ja­da del sol con una tem­pe­ra­tu­ra ideal. Des­pués de tres o cua­tro no­ches en el par­que, má­xi­mo per­mi­ti­do pa­ra tu­ris­tas, me dis­pu­se a des­pe­dir­me de es­ta her­mo­sa y ex­tre­ma geo­gra­fía, y cru­zar a Chi­le por el pa­so fron­te­ri­zo Hi­tos Ca­jón. Pe­ro esa es otra his­to­ria.

In­creí­ble vis­ta de la la­gu­na Co­lo­ra­da en el Par­que Na­cio­nal Eduar­do Ava­roa, Bo­li­via.

De iz­quier­da a de­re­cha: du­nas só­li­das en las cos­tas del Pa­cí­fi­co, ca­te­dral de Are­qui­pa, y pas­to­ra en Puno con su re­ba­ño. Los co­lo­res del al­ti­plano re­sul­tan mágicos pa­ra las fotos.

Arri­ba: ope­ra­do­res de tu­ris­mo cruzando el sa­lar de Uyu­ni, sor­pren­den­te­men­te con agua. Aba­jo: en la bal­sa que ayu­da a sor­tear par­te del la­go Ti­tica­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.