Con­tra­ban­do de plu­mas.

El trá­fi­co ile­gal de pie­zas pro­ve­nien­tes de aves sel­vá­ti­cas –pa­ra abas­te­cer el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de mos­cas de pes­ca– afec­ta de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble a es­pe­cies en vías de extinción, in­clu­so en nues­tro país.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ale­jan­dro Gatti, Her­nán Ibá­ñez y Clau­dio Bertonatti.

El trá­fi­co ile­gal de pie­zas pro­ve­nien­tes de aves sel­vá­ti­cas –pa­ra abas­te­cer el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de mos­cas de pes­ca– a fec­ta de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble a es­pe­cies en vías de extinción, in­clu­so en nues­tro país.

Las pie­les y plu­mas de las co­lor idas aves sel­vá­ti­cas del Neo­tró­pi­co (en­tre otras re­gio­nes del mun­do) tie­nen par­ti­cu­lar de­man­da pa­ra abas­te­cer el mer­ca­do que nu­tre de ma­te­rias pri­mas a los fa­bri­can­tes ar­te­sa­na­les de mos­cas de pes­ca de­por­ti­va. En par­ti­cu­lar, a quie­nes se de­di­can a con­fec­cio­nar las lla­ma­das “mos­cas clá­si­cas” pa­ra pes­car sal­mo­nes y tru­chas.

Exis­ten más de 70 mo­de­los, re­co­no­ci­dos con nom­bres es­pe­cí­fi­cos y que es­tán cla­si­fi­ca­dos en dos gran­des gru­pos: las mos­cas se­cas y las aho­ga­das. En­tre las pri­me­ras, las más po­pu­la­res son: Blue Dun, Oli­ve Dun, Mos­qui­to y Red Tag. De las otras se des­ta­can: Blue Dun, March Brown, Ha­re’s Ear, Dark, Light Cahill, Sil­ver Doc­tor, Par­ma­che­ne Be­lle y Trout Fin. Pa­ra su con­fec­ción se usan pe­los de ma­mí­fe­ros y, en par­ti­cu­lar, plu­mas tan­to de es­pe­cies do­més­ti­cas co­mo sil­ves­tres. Par­ti­cu­lar­men­te de fai­sa­nes, pa­tos, gar­zas y chor­los o pla­ye­ros.

El uso de es­te ti­po de en­ga­ños se re­mon­ta a cin­co si­glos atrás. De he- cho, en el li­bro “Trea­ti­se of Fis­hing with an An­gle”, de Da­me Ju­lia­na Ber­ners (año 1486), se men­cio­nan 12 mos­cas pa­ra pes­car sal­mo­nes y tru­chas. Por ra­zo­nes tra­di­cio­na­les exis­ten pes­ca­do­res que si­guen usan­do los mis­mos ma­te­ria­les de en­ton­ces y, aun­que exis­ten ex­ce­len­tes imi­ta­cio­nes de esas mos­cas clá­si­cas y de in­sec­tos reales (en su ma­yo­ría mos­cas efí­me­ras), no las eli­gen pa­ra pes­car. Me­nos, to­da­vía, es­tán dis­pues­tos a usar los di­se­ños de pu­ra fan­ta­sía, co­mo si es­tu­vie­ra en jue­go una cues­tión de es­ta­tus so­cial. Es ahí don­de la pa­sión por la pes­ca de­por­ti­va se vuel­ve un pro­ble­ma de con­ser­va­ción pa­ra las aves sil­ves­tres que se in­ser­ta en el trá­fi­co de fauna in­ter­na­cio­nal.

En la épo­ca vic­to­ria­na (1837-1901) arri­ba­ban a In­gla­te­rra gran­des car­ga­men­tos de pie­les de di­fe­ren­tes aves y ma­mí­fe­ros pro­ve­nien­tes de las co­lo­nias que la co­ro­na te­nía di­se­mi­na­das al­re­de­dor del mun­do. Así se en­via­ban car­gas con pie­les de fai­sa­nes de Chi­na, pavos reales de In­dia, aves del pa­raí­so de Su­ma­tra y Nue­va Gui­nea, y las más di­ver­sas es­pe­cies de Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca pa­ra abas­te­cer las fá­bri­cas de som­bre­ros y, de mo­do más se­lec­ti­vo, a al­gu­nos mu­seos de cien­cias na­tu­ra­les del Reino Uni­do.

El boom de las plu­mas

Los es­tu­dios que re­ve­lan la di­ver­si­dad de es­pe­cies ca­za­das y la can­ti­dad de ejem­pla­res dan es­ca­lo­fríos. Por ejem­plo, la em­pre­sa de co­mer­cio de plu­mas Dal­ton & Young, só­lo en 1911, ven­dió al me­nos 5.300 cuer­pos de aves del pa­raí­so mien­tras que otra, Le­wis & Peat, co­mer­ció 384 pie­les de águi­las, 206 de tro­go­nes y 24.800 de pi­ca­flo­res. Es­ta mo­da ge­ne­ró el lla­ma­do “plu­me boom” du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, que re­sul­tó fa­tal pa­ra gru­pos

en­te­ros de aves. Tan lu­cra­ti­vo fue es­te co­mer­cio que, des­de lue­go, re­gis­tró ilí­ci­tos. Gra­dual­men­te esas ma­te­rias pri­mas tam­bién co­men­za­ron a pro­veer a los gui­llies: an­ti­guos guías o asis­ten­tes de pes­ca que se en­car­ga­ban del mon­ta­je de las mos­cas uti­li­za­das por sus pa­tro­nes, por lo ge­ne­ral miem­bros de las fa­mi­lias más acau­da­la­das o per­te­ne­cien­tes a la no­ble­za bri­tá­ni­ca. Es­to, en tiem­pos don­de na­die ima­gi­na­ba la cri­sis am­bien­tal que hoy co­no­ce­mos y me­nos aún la lis­ta de es­pe­cies ex­tin­tas o ame­na­za­das.

Pe­ro las épo­cas cam­bian y, en oca­sio­nes, la de­man­da con­ti­núa sin anoti­ciar­se de ello. En su enor­me ma­yo­ría los pes­ca­do­res de mos­ca sue­len ser res­pe­tuo­sos de la na­tu­ra­le­za y prac­ti­can el de­por­te con de­vo­lu­ción, ya sea de es­pe­cies au­tóc­to­nas co­mo exó­ti­cas o in­tro­du­ci­das. Es de­cir, rea­li­zan una ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre que, en ge­ne­ral, tie­ne po­co im­pac­to am­bien­tal ne­ga­ti­vo y una in­flue­cia po­si­ti­va en las eco­no­mías lo­ca­les.

Pe­ro tam­bién exis­te una mi­no­ría en­tre ellos que si­gue de­man­dan­do plu­mas de aves ra­ras o ame­na­za­das de extinción pa­ra ar­mar sus mos­cas. Es­ta fac­ción sos­tie­ne un pro­ble­ma le­gal y am­bien­tal que ge­ne­ra de­man­da so­bre aves sil­ves­tres de es­pe­cies pro­te­gi­das. Sin pre­ten­der­lo, des­pres­ti­gian a la pes­ca con mos­ca y a sus pa­res, tal co­mo su­ce­de con los ca­za­do­res fur­ti­vos en el ám­bi­to ci­ne­gé­ti­co.

Ca­be se­ña­lar que exis­te en la Ar­gen­ti­na un mer­ca­do de plu­mas de aves ra­ras, es­ca­sas o ame­na­za­das pa­ra con­fec­cio­nar mos­cas de pes­ca. Eso su­ce­de con es­pe­cies co­mo el quet­zal, fla­men­co, tu­cán, gua­ca­ma­yo ro­jo, azul y ama­ri­llo; tan­ga­ráes, mar­tín pes­ca­dor, co­tín­gi­do y has­ta aves del pa­raí­so por las cua­les lle­gan a pa­gar­se cien­tos de dó­la­res por plu­ma. Tan va­lio­sas son que, en re­ma­tes de an­ti­güe­da­des, sue­len com­prar­se fa­na­les con es­tas aves pa­ra lue­go des­ar­mar­los y ex­traer las plu­mas pa­ra ven­der­las por uni­dad. De es­ta ma­ne­ra se ha­ce an­dar la ma­qui­na­ria de un mer­ca­do ne­gro in­ter­na­cio­nal que ca­za y ven­de aves de La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra que pes­ca­do­res de la re­gión y, prin­ci­pal­men­te de otros paí­ses, pue­dan con­tar con las ma­te­rias pri­mas pa­ra las mos­cas clá­si­cas.

Mer­ca­do ne­gro

Un re­le­va­mien­to rá­pi­do de los por­ta­les de in­ter­net que ven­den an­zue­los pa­ra la pes­ca con mos­ca re­fle­ja­rá que un gru­po los ar­man con plu­mas de es­pe­cies que ac­tual­men­te es­tán pro­te­gi­das. En con­se­cuen­cia, su co­mer­cio se en­cuen­tra prohi­bi­do (tan­to del ani­mal vi­vo co­mo de sus pro­duc­tos y sub­pro­duc­tos). Es­ta ac­ti­vi­dad pue­de su­mar una se­ria ame­na­za pa­ra es­pe­cies que, de por sí, son es­ca­sas.

Des afor­tu­na­da­men­te, se han con­cre­ta­do ro­bos de pie­les de aves per­te­ne­cien­te sa­co­lec­cio­nes mu­seo­ló­gi­cas con la fi­na­li­dad de se­pa­rar y ven­der sus plu­mas en el mer­ca­do de ma­te­ria­les pa­ra la con­fec­ción de mos­cas. Un ca­so elo­cuen­te fue el pro­ta­go­ni­za­do por un es­tu­dian­te de mú­si­ca nor­te­ame­ri­cano que, en 2009, ro­bó 299 pie­les de aves ra­ras de un Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral en Hert­fords­hi­re, In­gla­te­rra, pa­ra ven­der­las en si­tios de in­ter­net co­mo eBay. Fue in­ves­ti­ga­do, arres­ta­do y con­de­na­do a 12 me­ses de pri­sión y a pa­gar una mul­ta de 125.150 li­bras. La mag­ni­tud de es­te hur­to, su con­de­na y sen­ten­cia, po­nen de ma­ni­fies­to la gra­ve­dad del de­li­to.

El ca­so del ya­cu­to­ro ( Py­ro­de­rus scu­ta­tus), el ma­yor pa­se­ri­for­me del mun­do, pue­dei­lus­trar es­te pro­ble­ma en la Ar­gen­ti­na. Las plu­mas ro­jas de su gar­gan­ta, y par­ti­cu­lar­men­te de su pe­cho, son bus­ca­das por los fa­bri­can­tes ar­te­sa­na­les de mos­cas clá­si­cas pa ra la pes­ca­des­al­mo­nes. Uno de los mo­de­los que se bus­ca re­crear es el Black Ar­gus, que tie­ne su ori­gen en la In­gla­te­rra vic­to­ria­na. Es­te y otros di­se­ños fue­ron crea­dos por el ma­yor John Traher­ne a me­dia­dos del si­glo XIX. La fa­ma de Traher­ne tu­vo por es­ce­na­rio los me­jo­res ríos de Ir­lan­da, Es­co­cia y No­rue­ga. En es­te úl­ti­mo país, en 1864, en el río Nam­sen, cap­tu­ró 165 pe­ces en 15 días, un ré­cord que aún se mantiene. Más tar­de (1883) ga­nó el pre­mio prin­ci­pal de la Ex­po­si­ción Mun­dial de Lon­dres al ex­hi­bir 18 mo­de­los de mos­cas pa­ra sal­món, ca­rac­te­ri­za­das por el uso de plu­mas con co­lo­res na­tu­ra­les.

La Black Ar­gus se con­fec­cio­na uti­li­zan­do seis plu­mas de tra­go­pán oc­ci­den­tal ( Tra­go­pan me­la­no­cep­ha­lus), cua­tro de ya­cu­to­ro ( Py­ro­de­rus scu­ta­tus), cua­tro de co­tin­ga ce­les­te ( Co­tin­ga ca­ya­na), tres de tu­cán pi­co iris ( Ramp­ha stos sul­fu­ra­tus) o ara­sa­rí ( Se­le­ni­de­ra sp.), una de pa­to de Carolina ( Aix spon­sa), plu­món de aves­truz ( Strut­hio ca­me­lus) y dos fi­la­men­tos (co­mo cuer­nos) de ti­mo­ne­ras de gua­ca­ma­yo ro­jo ( Ara chlo­rop­te­ra). Es­te mo­de­lo con­fec­cio­na­do con es­tas plu­mas ya no se usa pa­ra pes­car, sino co­mo pie­za de co­lec­ción. Tam­bién se uti­li­zan las plu­mas de ya­cu­to­ro pa­ra ar­mar la mos­ca co­no­ci­da co­mo In­dian Crow.

El ya­cu­to­ro es ca­za­do y sus plu­mas se co­ti­zan a ra­zón de U$S 17 a 25 ca­da una. El ni­vel de de­man­da es tan es­pe­cí­fi­co que los co­mer­cian­tes de sus plu­mas re­co­no­cen las cin­co sub­es­pe­cies de Py­ro­de­rus que exis­ten. Se co­no­ce un ca­so, a prin­ci­pios de es­te año, so­bre la ven­ta de un ejem­plar ta­xi­der­mi­za­do de es­ta es­pe­cie en más de £ 5.000 li­bras (aprox. U$S 7.000). Es­to con­lle­va a que ca­da mos­ca clá­si­ca tam­bién ad­quie­ra un va­lor de va­rios cien­tos de dó­la­res. Pa­ra re­crear al­gu­nos ar­ti­fi­cia­les de la épo­ca vic­to­ria­na, ha­rían fal­ta más de U$S 2.000. Afor­tu­na­da­men­te, hoy se fa­bri­can sus­ti­tu­tos pa­ra las plu­mas de ya­cu­to­ro y has­ta es pú­bli­ca la téc­ni­ca pa­ra rea­li­zar­los.

Un trá­fi­co de di­fí­cil de­tec­ción

La com­ple­ji­dad del con­trol de es­te ne­go­cio ile­gal se de­be a dis­tin­tos fac­to­res: des­co­no­ci­mien­to de la pro­ble­má­ti­ca por par­te de la ciu­da­da­nía y, de mo­do es­pe­cí­fi­co, de las au­to­ri­da­des de apli­ca­ción de las le­yes en ma­te­ria de con­ser­va­ción y co­mer­cio de fauna sil­ves­tre. En ge­ne­ral, el per­so­nal de con­trol no es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra el re­co­no­ci­mien­to bá­si­co de las es­pe­cies co­mer­cia­li­za­das. Por su ta­ma­ño pe­que­ño o vo­lu­men y pe­so li­viano, las plu­mas pue­den ser fá­cil­men­te es­con­di­das o ca­mu­fla­das y di­fí­cil­men­te de­tec­ta­das por los con­tro­les hu­ma­nos o téc­ni­cos (má­qui­nas de ra­yos).

En los años ‘90, em­pre­sa­rios de­di­ca­dos a la ven­ta de pro­duc­tos de pes­ca de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res ex­por­ta­ban pie­les de ya­cu­to­ro a los Es­ta­dos Uni­dos, des­pa­chán­do­las den­tro de re­vis­tas en­via­das por co­rreo pos­tal. Es­te ejem­plo ilus­tra la com­ple­ji­dad men­cio­na­da.

Pes­ca­do­res de to­do el mun­do aún pre­fie­ren plu­mas ver­da­de­ras a op­cio­nes de fan­ta­sía. Frag­men­to de pe­cho de ya­cu­to­ro tra­fi­ca­do pa­ra ven­der sus plu­mas.

Agen­tes fe­de­ra­les de los Es­ta­dos Uni­dos con un car­ga­men­to de pie­les de plu­mas (egrets) de gar­zas en los años ‘30.

Par de mos­cas rea­li­za­das con las plu­mas na­tu­ra­les que el nor­te­ame­ri­cano Ed­win Rist ro­bó de un mu­seo in­glés don­de se en­con­tra­ban es­pe­cí­me­nes ra­ros y pre­cio­sos de Cen­tro y Sud Amé­ri­ca.

Plu­mas sus­ti­tu­tas na­tu­ra­les y te­ñi­das que imi­tan a las del ya­cu­to­ro, una al­ter­na­ti­va que los pes­ca­do­res de­be­rían uti­li­zar pa­ra que la ac­ti­vi­dad no se tor­ne un pro­ble­ma de con­ser­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.