En los ca­na­les de Ger­ma­nia.

A 370 km de la Ciu­dad Au­tó­no­ma se en­cuen­tra es­ta lo­ca­li­dad en la que se aca­ba de inau­gu­rar Wil­son Pes­ca, un em­pren­di­mien­to muy pro­me­te­dor pa­ra pe­je­rre­yes y ta­ra­ri­ras.

Weekend - - CONTENIDO - Ro­drí­guez. Por Da­niel

A 370 km de la Ca­pi­tal Fe­de­ral se en­cuen­tra es­ta lo­ca­li­dad en la que se aca­ba de inau­gu­rar un nue­vo pes­que­ro, Wil­son Pes­ca, un em­pren­di­mien­to muy pro­me­te­dor pa­ra pe­je­rre­yes y ta­ra­ri­ras.

Re­ci­bí el lla­ma­do de Luis Ven­ti­mi­glia, de Co­co­dri­lo Fis­hing Team, ami­ga­zo de la pes­ca, in­vi­tán­do­me a par­ti­ci­par de la inau­gu­ra­ción del nue­vo pes­que­ro Wil­son Pes­ca, pro­pie­dad de Pi­ki Gre­ni­llon con el guía de pes­ca Jor­ge Por­ku, en en la la­gu­na La Sa­la­da, Ger­ma­nia, a 160 km de Cha­ca­bu­co, ciu­dad na­tal de es­tos ami­gos.

Ob­via­men­te, no lo pen­sé mu­cho. El sá­ba­do al me­dio­día par­tí ha­cia esa lo­ca­li­dad pa­ra ha­cer no­che allí y el do­min­go bien tem­prano sa­lir jun­to a to­do el equi­po y una em­bar­ca­ción ha­cia la la­gu­na. A la par­ti­da se su­ma­ron Da­niel Da­vio con su em­bar­ca­ción “El Ci­ru­ja”; ade­más de Car­los So­sa, Raúl Ba­re­ra, Da­niel Villar y An­drés Bus­tos. A las 6 de la ma­ña­na nos pa­sa­ron a bus­car y jun­tos sa­li­mos por la Ru­ta Nacional 7 has­ta Ju­nín, ahí re­to­ma­mos la Nº 188 has­ta General Pinto, e in­gre­sa­mos a es­ta ciu­dad con rum­bo a Ger­ma­nia por un ca­mino ve­ci­nal de tie­rra en muy bue­nas con­di­cio­nes. Tras 20 km lle­ga­mos al pes­que­ro.

Eran las 8:30 cuan­do Piky y Jor­ge ya es­ta­ban es­pe­rán­do­nos al pie de la ba­ja­da. Pre­via pre­sen­ta­ción y co­men­ta­rios de los tra­ba­jos que lle- va­ron a ca­bo du­ran­te va­rios me­ses, dán­do­le pe­lea a las in­cle­men­cias del tiem­po, llu­vias, subidas y ba­ja­das del ni­vel del agua de la la­gu­na que, di­cho sea de pa­so, es re­gu­la­da por va­rias com­puer­tas. Y, co­mo pa­sa en otros es­pe­jos, se ma­ne­jan con po­co cri­te­rio de la na­tu­ra­le­za y mu­chos in­tere­ses eco­nó­mi­cos, pe­ro ese te­ma lo de­ja­mos pa­ra otra opor­tu­ni­dad.

En cuan­to a Wil­son Pes­ca, los an­fi­trio­nes cons­tru­ye­ron una ba­ja­da con ma­de­ras de dur­mien­tes, muy re­sis­ten­tes al agua, más un ca­nal don­de po­der ama­rrar pa­ra su­bir nues­tros equi­pos e in­gre­sar al es­pe­jo. Un dato a te­ner en cuen­ta es que en es­te pes­que­ro to­da­vía no se ofrece car­na­da. Al in­gre­sar por la 188 a la ciu­dad de Ju­nín, hay que es­tar aten­tos ya que te­ne­mos va­rios puestos a am­bas már­ge­nes de la ru­ta. No­so­tros nos de­tu­vi­mos en uno que se en­cuen­tra a la iz­quier­da, Car­na­das el Chino, con mo­ja­rras gran­des y can­ti­dad.

La jor­na­da de pes­ca nos iba a re­sul­tar muy ven­to­sa de acuer­do a al­gu­nos por­ta­les del cli­ma. Arran­ca­mos con un vien­to del sec­tor nor­te que se fue in­cre­men­ta­do al me­dio­día, lle­gan­do a ca­si los 30 km/h. Una jor­na­da muy fría pe­ro so­lea­da,

lo que nos per­mi­ti­ría des­pués del me­dio­día ob­te­ner ma­yor can­ti­dad de pi­ques cuan­do el agua le­van­ta­ra un po­co de tem­pe­ra­tu­ra.

Pri­me­ros lan­ces

Co­men­za­mos con un len­to ga­re­te ni bien sa­li­mos del pes­que­ro, ya que con el vien­to de es­te sec­tor iría­mos acer­cán­do­nos a la cos­ta de en­fren­te: una zo­na ba­ja con ve­ge­ta­ción y jun­ca­les. Co­mo ob­tu­vi­mos muy po­cos pi­ques, nos mo­vi­mos ha­cia la cos­ta don­de rom­pía el vien­to, lu­gar que el día an­te­rior a Jor­ge –el guía– le ha­bía da­do muy buen re­sul­ta­do en un par de ho­ras de la tar­de.

En for­ma pau­sa­da em­pe­za­mos a te­ner pi­ques, pe­ro no eran fir­mes: el pe­je­rrey es­ta­ba co­mien­do tí­mi­da­men­te, co­mo desconfiando, no era un ata­que ex­plo­si­vo, ha­bía que es­tar muy aten­to al pe­que­ño mo­vi­mien­to que te­nía­mos en nues­tras bo­yas. Más de una vez cla­vá­ba­mos y no eran pi­ques. Si bien los pri­me­ros pe­je­rre­yes que fui­mos sa­can­do no eran de gran por­te –os­ci­la­ban en­tre 30 y 35 cm– to­dos pa­re­cían cor­ta­dos a la mis­ma me­di­da.

Al­go que nos lla­mó mu­cho la aten­ción fue que en to­da la jor­na­da no sa­lió nin­gún ju­ve­nil o fue­ra de me­di­da. Pa­ra ace­le­rar los re­sul­ta­dos co­men­za­mos a uti­li­zar bra­zo­la­das cor­tas, de 15 a 25 cm. Co­mo el agua es­ta­ba bien oxi­ge­na­da pen­sa­mos que iba a ser lo co­rrec­to, co­mo si la pes­ca se tra­ta­ra de una cien­cia. Al

prin­ci­pio fun­cio­na­ba, y cuan­do otra vez se es­pa­cia­ban los pi­ques nos po­nía­mos ner­vio­sos, cam­biá­ba­mos de lí­neas, co­lo­cá­ba­mos bo­yas tram­po­sas, de co­lo­res cla­ros –co­mo el ver­de li­món e, in­clu­si­ve, blan­co–, y Luis has­ta pro­bó con unas ne­gras y ama­ri­llas que pa­re­cían ta­xis en lí­nea es­pe­ran­do el pi­que.

Más allá de las car­ga­das mu­tuas, es­tá­ba­mos preo­cu­pa­dos por­que no te­nía­mos res­pues­tas cons­tan­tes. El pi­que se cor­ta­ba rá­pi­da­men­te ha­cien­do que nos mo­vié­ra­mos a nue­vas zo­nas, a pro­bar an­cla­dos, y has­ta a ha­cer que el sol ca­si nos que­da­ra de es­pal­das pa­ra po­der vi­sua­li­zar me­jor las bo­yas, ya que ga­re­tean­do y con el sol de fren­te, por más que uti­li­zá­ra­mos lí­neas con bo­yas ne­gras, se com­pli­ca­ba ver el pi­que tan su­til que nos es­ta­ba ofre­cien­do es­ta es­qui­va es­pe­cie, al me­nos por la ma­ña­na.

Des­pués de al­mor­zar

Ya al me­dio­día y con más de una do­ce­na de pie­zas arri­ba, re­ci­bi­mos el lla­ma­do de la cos­ta don­de nos es­pe­ra­ban con un cor­de­ro. Nun­ca vi tan­ta ra­pi­dez pa­ra re­co­ger las lí­neas y en­cen­der el mo­tor ca­si al mis­mo tiem­po. Dis­fru­ta­mos del asa­do y, char­lan­do con los pes­ca­do­res de la otra em­bar­ca­ción acerca de có­mo les ha­bía ido, nos co­men­ta­ron que pa­ra­le­lo a la cos­ta corre un ca­nal que a unos 2.000 me­tros desem­bo­ca en un puen­te por don­de cru­za el fe­rro­ca­rril, y que ahí ha­bían he­cho una ex­ce­len­te pes­ca con bue­nos por­tes y en can­ti­dad. In­clu­so, al­gu­nos lle­ga­ron a los 40 cm. Tu­vi­mos que ver­los por­que no les creía­mos.

Se ima­gi­na­rán que co­mi­mos lo más rá­pi­do po­si­ble pa­ra su­bir­nos nue­va­men­te a la em­bar­ca­ción y ga­re­tear ese ca­nal. En al­gu­nos ca­sos alar­ga­mos las bra­zo­la­das a 50 cm (lo que nos per­mi­tía la bo­yi­ta yo-yo en las tram­po­sas), y co­men­za­mos a te­ner lin­das res­pues­tas. Si bien los por­tes eran más gran­des, nos lla­mó la aten­ción que la bo­ca de es­tos pe­je­rre­yes era muy chi­ca com­pa­ra­da, por ejem­plo, con los de nues­tro Río de la Pla­ta, que tie­nen una bo­ca re­trác­til.

Así que en­car­ná­ba­mos pri­me­ro pa­san­do la ca­be­za pa­ra que que­de la co­la de la mo­ja­rra col­gan­do y el pe­je­rrey pu­die­ra suc­cio­nar­la. Una vez que pi­ca­ba, te­nía­mos que de­jar que lle­va­ra y si­guie­ra co­mien­do pa­ra po­der cla­var, sino al me­nor to­que sol­ta­ba la car­na­da. Se ha­cía di­fí­cil que ve­nie­ra cla­va­do del la­bio.

Cuan­do de­ci­día­mos an­clar­nos

en las zo­nas ba­jas don­de la tem­pe­ra­tu­ra del agua es­ta­ba un par de gra­dos más al­ta, se nos com­pli­ca­ba la ma­nio­bra, ya que las cos­tas de La Sa­la­da son de tos­ca, por lo que el an­cla ga­rrea­ba y no se cla­va­ba. Pa­ra ga­re­tear, de­bi­do al fuer­te vien­to, fue ne­ce­sa­rio uti­li­zar dos muer­tos, uno en ca­da pun­ta pa­ra fre­nar, ha­cer­lo len­to y pa­ra no pa­sar por en­ci­ma del pe­je­rrey.

A par­tir de las cua­tro de la tar­de pa­re­cía que al­guien ha­bía des­en­chu­fa­do el ven­ti­la­dor por­que el vien­to se apla­có, plan­chan­do la la­gu­na de una ma­ne­ra que nos per- mi­tía ver her­mo­sos bor­bo­llo­nes de pe­je­rre­yes por to­dos la­dos. Se es­ta­ban ali­men­tan­do bien arri­ba, co­sa ra­ra por­que la teo­ría di­ce que nor­mal­men­te cuan­do se plan­cha el pe­je no pi­ca o se fon­dea.

En es­tas dos úl­ti­mas ho­ras hi­ci­mos la di­fe­ren­cia, tan­to en can­ti­dad co­mo ca­li­dad. Di­mos por ter­mi­na­da la jor­na­da an­tes de las seis, pa­ra guar­dar los equi­pos con luz na­tu­ral, con­ten­tos de com­par­tir en­tre ami­gos es­ta pes­ca e inau­gu­rar es­te nue­vo pes­que­ro en Ger­ma­nia. Un lu­gar de pes­ca muy pro­me­te­dor, que re­cién em­pie­za y que tie­ne pro­yec­ta­do pro­vee­du­ría, ven­ta de car­na­das, lim­pie­za de pes­ca­do y al­qui­ler de bo­tes. Apos­ta­mos que los pes­ca­do­res dis­fru­ta­rán de la pes­ca del pe­je­rrey en es­tos me­ses, y ni ha­blar de las ta­ru­chas cuan­do co­mien­cen. Ade­más, se pue­de pes­car de cos­ta y/o con wa­ders, así que a pre­pa­rar el equi­po pa­ra es­ta pri­ma­ve­ra.

Du­ran­te to­do el día los pi­ques fue­ron muy su­ti­les. La mo­ja­rra pa­sa­da de ca­be­za a co­la, pa­ra que el pe­je­rrey pu­die­ra suc­cio­nar­la, re­sul­tó el en­car­ne más efec­ti­vo. Pro­ba­mos con va­rias bo­yas, pe­ro nin­gu­na se des­ta­có por so­bre otra. To­das las cap­tu­ras fue­ron en me­di­da.

La nue­va ba­ja­da de lan­chas es­tá cons­trui­da con pie­dras y dur­mien­tes.

Hay que pro­bar a dis­tin­tas pro­fun­di­da­des pa­ra te­ner éxi­to. Equi­pos: ca­ña de 4,5 m, reel ro­ta­ti­vo, car­ga­do con mul­ti­fi­la­men­to y una lí­nea de 3 bo­yas que fui­mos cam­bian­do a lo lar­go del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.