Una tar­de a pu­ro pi­que.

En un cli­ma de tran­si­ción, hay que adap­tar­se a sus po­si­bi­li­da­des pa­san­do de la car­na­da a los se­ñue­los. Ade­más, un ha­llaz­go cien­tí­fi­co a mo­do de pri­mi­cia.

Weekend - - CONTENIDO - Por Wil­mar Me­rino.

En un cli­ma de tran­si­ción, sa­ca­mos las pri­me­ras ta­ra­ri­ras en San Pe­dro. Hay que adap­tar­se a sus po­si­bi­li­da­des pa­san­do de la car­na­da a los se­ñue­los. Ade­más, un ha­llaz­go cien­tí­fi­co a mo­do de pri­mi­cia.

Los pri­me­ros ca­lo­res de agos­to po­nen fin a la ve­da ta­ru­che­ra que el frío in­ten­so im­po­ne a los fa­ná­ti­cos, y sep­tiem­bre es el mes don­de la es­pe­cie –que vie­ne de su le­tar­go in­ver­nal con bre­ves pa­rén­te­sis ali­men­ti­cios– co­mien­za a co­mer vo­raz­men­te de ca­ra a su desove, que se da en­tre la pri­ma­ve­ra y el prin­ci­pio del ve­rano. Y en lo que se re­fie­re al co­rre­dor tu­rís­ti­co lla­ma­do Del­ta Nor­te, hay un en­cla­ve pes­que­ro que por tra­di­ción, bue­nos ám­bi­tos y guías muy du­chos en pes­cas ca­li­fi­ca­das, siem­pre pi­ca en pun­ta. Ese lu­gar es San Pe­dro.

Ha­blan­do de guías ca­li­fi­ca­dos, en es­ta oca­sión sa­li­mos con Ruly Fe­rrey­ra y Pe­pe Ri­vas, dos ver­da­de­ros apa­sio­na­dos de la pes­ca con ar­ti­fi­cia­les tan­to en las mo­da­li­da­des bait­cast co­mo fly­cast. En el plan pro­pues­to, iría­mos tes­tean­do en f ly co­rre­de­ras y ba­rran­cas so­bre el Pa­ra­ná has­ta in­ter­nar­nos lue­go en ren­di­do­res arro­yos con des­bor­des en don­de la ta­ru­cha bus­ca el agua que ca­lien­ta rá­pi­do y las ac­ti­va. Son zo­nas ba­jas de am­bien­tes lén­ti­cos don­de las fo­rra­je­ras son pre­sa fá­cil de sus man­dí­bu­las.

El día ele­gi­do se pre­sen­tó con tiem­po ame­na­zan­te por la ma­ña­na, don­de las nu­bes ama­ga­ban con des­car­gar, al­go que fe­liz­men­te no ocu­rrió. Pe­ro el frío y el vien­to, fac­to­res que cons­pi­ra­ban en con­tra, so­lo nos per­mi­tie­ron co­brar un par de do­ra­di­llos sal­ta­ri­nes en fly, y ape­nas un par de ta­ra­ri­ras con car­na­da na­tu­ral en aguas pro- fun­das de has­ta tres me­tros.

Es que así co­mo el sol de la tar­de se agra­de­ce con bue­nos pi­ques en aguas ba­jas, las he­la­das ma­tu­ti­nas pro­pias de es­tos tiem­pos de tran­si­ción, mo­ti­van la fu­ga de la es­pe­cie ha­cia el cen­tro de los arro­yos, don­de las mar­cas tér­mi­cas son mas es­ta­bles y ellas re­cu­pe­ran mo­vi­li­dad. Re­cor­de­mos que en la cuenca Pa­rano Pla­ten­se la ta­ru­cha no es pre­da­dor to­pe y de­be es­tar ac­ti­va pa­ra no ser pre- sa de do­ra­dos, pi­ra­ñas y su­ru­bíes que pue­den con­ver­tir­la en ali­men­to. Así las co­sas, con bo­yas plop o bo­yas sim­ples do­ble T con rattling, lo­gra­mos mo­ver al­gu­nas con car­na­da de fi­let de ba­gre ama­ri­llo, te­nien­do la par­ti­cu­la­ri­dad de que po­día­mos pes­car­las so­lo usan­do an­zue­los pe­que­ños, pues­to que an­te bo­ca­dos gran­des so­lo mo­vían la bo­ya tí­mi­da­men­te y sol­ta­ban lue­go el ce­bo.

Las co­sas cam­bia­ron en las

dos úl­ti­mas ho­ras del día, don­de las nu­bes die­ron pa­so al sol y la tér­mi­ca pa­só los 15 gra­dos. A llí las ta­rus de El Se­pul­tu­ra y arro­yo El Bo­bo, siem­pre en pro­fun­di­da­des de un me­tro, em­pe­za­ron a mo­ver­se. Los ar­ti­fi­cia­les que nos die­ron las pri­me­ras fue­ron li­pless que ba­ja­ran “pei­nán­do­les la ña­ta”: ra­ta Bad Li­ne, X-Ca­li­bur y Cot­ton Cor­del Li­pless. En es­tos ám­bi­tos es fac­ti­ble pes­car­las tam­bién con mos­cas bien las­tra­das, tra­ba­ja­das len­ta­men­te. A no ol­vi­dar, las siem­pre efec­ti­vas com­bi­na­cio­nes de cu­cha­ras con se­ñue­los blan­dos. Así, las Mepps 3 o 4, las Blue Fox, las Al­fers, to­das en esos ta­ma­ños, se­rán mort a les tra i lea­das con a n z ue­los of fset (con o sin las­tre) y go­mas co­mo las Ha­voc, las Go­zioSoft, o –las que más re­sul­ta­dos me die­ron– las Yum con pa­tas de can­gre­jo o lan­gos­ta. Es­tas com­bi­na­cio­nes son le­ta­les en aguas de me­nos de 50 cm, con la ven­ta­ja de con­tar con la po­si­bi­li­dad de ocul­tar la pun­ta de los an­zue­los de los en­gan­ches y pa­sear es­tos com­bos en­tre el plan­te­río don­de se ca­mu­flan las dien­to­nas.

En­ga­ños pa­ra el tiem­po frío

Por úti­mo, ya pa­ra tes­tear ám­bi­tos muy ta­pia­dos don­de na­da que se su­mer­ja pue­da fun­cio­nar, siem­pre lle­var cu­cha­ras sli­ders co­mo una Go­zio­lu­re, o una Moss Boss, que nos da­rán en tiem­pos fríos mu­chos ata­ques y po­cas cap­tu­ras, pe­ro una di­ver­sión mag­ní­fi­ca por­que de­tec­tan los pe­ces a los que po­de­mos vol­ver a ten­tar una y otra vez.

La fae­na con Ruly y Pe­pe, que ama­gó con nau­fra­gar, fe­liz­men­te fue ce­rran­do a pu­ro pi­que de com­ba­ti­vas ta­ru­chas que lle­ga­ron a 2,5 ki­los, al­go len­tas de en­tra­da en la pe­lea, pe­ro muy agre­si­vas cuan­do las arri­má­ba­mos, co­mo si se die­ran cuen­ta de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do y qui­sie­ran za­far al fi­nal. El re­gre­so, des­an­dan­do el hí­dri­co ca­mino, nos dió un par de do­ra­di­llos más en co­rre­de­ras y re­man­sos en don­de Ruly ma­ne­jó con maes­tría la lan­cha pa­ra po-

ner­nos en zo­na y a buen ti­ro. No fue­ron gran­des, pe­ro sir­vie­ron pa­ra dar­nos el gus­to.

Un ha­llaz­go cien­tí­fi­co

Por úl­ti­mo, no qui­sie­ra ce­rrar es­tas lí­neas sin men­cio­nar una no­ti­cia de ca­rác­ter cien­tí­fi­co que de­be enor­gu­lle­cer­nos. Es que la ta­ra­ri­ra más abun­dan­te en nues­tro te­rri­to­rio, a la que de­no­mi­na­mos Ho­plias ma­la­bá­ri­cus, ahora se lla­ma­rá Ho­plias ar­gen­ti­nen­sis (po­de­mos afir­mar­lo ca­si a mo­do de pri­mi­cia pues aún no se le dio pu­bli­ci­dad al te­ma). Y no es és­to fru­to de un ca­pri­cho, sino que cien­tí­fi­cos ar­gen­ti­nos (Juan Ros­so, Mariano Gon­zá­lez Cas­tro, Ser­gio Bo­gan, Ya­mi­la Car­do­zo, Eze­quiel Ma­bra­ga­ña, Ma­tías Del­pia­ni y Juan Díaz de As­tar­loa) lo­gra­ron de­ter­mi­nar que la ta­ra­ri­ra ar­gen­ti­na tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ti­cu­la­res que la di­fe­ren­cian de la Ma­la­bá­ri­cus co­mo es­pe­cie pro­pia de nues­tro te­rri­to­rio.

Así, en la geo­gra­fía ar­gen­ti­na exis­ten tres es­pe­cies pro­pias y di­fe­ren­tes des­de to­do pun­to de vis­ta (ta­xo­nó­mi­co, mor­fo­mé­tri­co y ge­né­ti­co): la Ta­ra­ri­ra mi­sio­ne­ra (des­crip­ta en 2016), la Ho­plias mbi­guá (2015) y la más co­mún en ríos y la­gu­nas que es la Ho­plias ar­gen­ti­nen­sis, que­dan­do és­ta di­fe­ren­cia­da de otras es­pe­cies sud­ame­ri­ca­nas co­mo la Ho­plias ma­la­bá­rui­cus y Ho­plias la­cer­dae. ¡En­ho­ra­bue­na!

Có­mo lle­gar: por Ru­ta 9 en di­rec­ción a Ro­sa­rio ha­re­mos 165 km has­ta el in­gre­so por ca­mino de El Ta­la, que nos lle­va al puer­to, o bien unos ki­ló­me­tros más ade­lan­te por el ca­mino que nos con­du­ce al cen­tro de la ciu­dad.Guías de pes­ca: Ruly Fe­rrey­ra, Tel.: (03329)15552029, y Pe­pe Ri­vas, Tel.: (03329)-15531443 Cuen­tan con lan­chas con pla­ta­for­mas de cas­teo y mo­to­res eléc­tri­cos, idea­les pa­ra pes­ca con ar­ti­fi­cia­les. Pac­tar asa­do en la is­la o co­mi­das he­chas al dis­co.

En un día de con­di­cio­nes cli­má­ti­cas cam­bian­tes, a la ma­ña­na so­lo di­mos con al­gu­nas ta­rus con car­na­das na­tu­ra­les y al­gu­nos do­ra­di­llos en fly cast. Arri­ba: una de las pos­ta­les más lin­das de San Pe­dro des­de el agua, la ma­ri­na del club náu­ti­co.

Go­zio­lu­re

Cot­ton Cor­del Li­pless

Ra­ta Bad Li­ne grande

En las fo­tos su­pe­rio­res, to­da la ga­ma de ar­ti­lu­gios que rin­dió a lo lar­go del día: com­bi­na­ción de go­mas con me­tal, se­ñue­los li­pless y ba­gres ama­ri­llos que fue­ron car­na­da en pe­que­ños fi­le­tes. Cen­tro: uno de los do­ra­di­llos ma­ti­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.