Dón­de co­rrer en va­ca­cio­nes

De Ju­juy a la Pa­ta­go­nia, pa­san­do por el mar y las mon­ta­ñas, destinos que ofre­cen sen­de­ros y ca­mi­nos im­pro­vi­sa­dos pa­ra no per­der el rit­mo y dis­fru­tar de otra ma­ne­ra.

Weekend - - LUGARES - Tex­tos PA­BLO DONADIO. Fotos: P.D., M. PELLE y PIXABAY

Las va­ca­cio­nes son un desafío pa­ra los aman­tes del mo­vi­mien­to. Se pue­de ser sur­fer, gol­fis­ta o run­ner, da igual. De se­gu­ro se bus­ca­rá al­gún rin­cón o re­co­rri­do pa­ra des­pun­tar ese es­pí­ri­tu in­quie­to. Bue­nas op­cio­nes pa­ra el tro­te en pri­ma­ve­ra pue­den ser las si­guien­tes.

Ori­llas del Pa­ra­ná

Las ciu­da­des Ro­sa­rio y Co­rrien­tes no só­lo com­par­ten una ver­de ri­que­za na­tu­ral y edi­fi­cios de re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca. Sus cos­ta­ne­ras con sen­das pa­ra tro­tar en com­pa­ñía del río las vuel­ve un des­tino ideal pa­ra co­rre­do­res que gus­tan de pa­seos ur­ba­nos, bue­na gas­tro­no­mía y mo­vi­da noc­tur­na en un mis­mo lu­gar. En la cu­na de la ban­de­ra los run­ners an­dan a pu­ra zan­ca­da apro­ve­chan­do pen­dien­tes y las desafian­tes es­ca­le­ras del Par­que Es­pa­ña, elu­dien­do ca­da tan­to in­mó­vi­les pes­ca­do­res que ape­nas sa­can los ojos de la ca­ña pa­ra dar un sor­bo al ma­te. Son 11 km de ram­bla bor­dean­do el rosa in­ten­so del Pa­ra­ná, idea­les pa­ra al­ter­nar ace­le­ra­ción y pi­que rec­to con tra­ba­jo de fuer­za. Y cla­ro, dis­fru­tar de una de las ciu­da­des más be­llas del país.

En Co­rrien­tes, el Pa­ra­ná ro­dea a la ciu­dad for­man­do un se­mi­círcu­lo que des­de el Par­que Mi­tre a la ro­ton­da Sur po­see cin­co ki­ló­me­tros, nú­me­ro ideal pa­ra un ida y vuel­ta po­co exi­gen­te en des­ni­vel pe­ro siem­pre desafian­te

por las tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das. Las lu­ces de Re­sis­ten­cia (Cha­co) ilu­mi­nan­do la otra ori­lla, los so­ni­dos de cha­ma­mé, aro­mas del chi­pá mbo­cá y la sim­pa­tía tí­pi­ca del co­rren­tino ha­cen el res­to.

Al Frey

El sen­de­ro al re­fu­gio Frey es fa­mo­so pa­ra mu­chos vi­si­tan­tes de Ba­ri­lo­che, y un desafío in­tere­san­te pa­ra quie­nes ten­gan mi­ras en una 21k de trail. Con 10 km ini­cia­les de su­bi­da, des­ni­vel y al­ter­na­ti­vas se es­ta­ble­ce co­mo un gran en­tre­na­mien­to en es­ta her­mo­sa ciu­dad rio­ne­gri­na. Se par­te de la ba­se del Ca­te­dral en sen­ti­do con­tra­rio a la en­tra­da del com­ple­jo de es­quí, por un es­tre­cho sen­de­ro que ro­dea la ca­ra del ce­rro cer­ca­na al la­go Gu­tié­rrez. Siem­pre en si­len­cio, se tro­ta tran­qui­lo ba­jo un mar­co ca­si fíl­mi­co de pi­cos y gla­cia­res, de la­de­ras y bos­que in­te­rior, que otor­ga un mis­te­rio cau­ti­van­te a ca­da rin-

cón. Lue­go de pa­sar tron­cos que­ma­dos de un an­ti­guo in­cen­dio, re­ta­mas y ar­bus­tos au­tóc­to­nos, y un par de puen­tes con arro­yos cau­da­lo­sos, to­do es del bos­que y sus ár­bo­les in­men­sos.

En el tra­yec­to de ida se afron­tan al­gu­nos as­cen­sos sen­ci­llos pe­ro tam­bién es­ca­lo­nes de tie­rra, pie­dra y raí­ces que me­re­cen aten­ción cons­tan­te. Tras el bos­que, el des­ni­vel se in­ten­si­fi­ca 500 me­tros en los dos ki­ló­me­tros fi­na­les, con al­go de nie­ve en su tra­mo fi­nal. Ubi­ca­do a 1.700 msnm, el Frey cuen­ta con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­ci­bir vi­si­tan­tes y la po­si­bi­li­dad de per­noc­tar. Hay co­mi­das va­rias y be­bi­das, agüi­ta pa­ra el ma­te siem­pre lis­ta y ase­so­ra­mien­to de los re­fu­gie­ros pa­ra des­an­dar los al­re­de­do­res, por­que lle­gar es un lin­do desafío, pe­ro que­dar­se y re­co­rrer, lo es aún más. En el re­fu­gio hay li­bros y re­vis­tas con in­di­ca­cio­nes pa­ra ca­mi­nar has­ta mi­ra­do­res y to­rres ro­co­sas o lle­gar a la in­me­dia­ta la­gu­na Ton­cek, un re­man­so de aguas ver­des. Ahí no­más, co­mo si fue­ra po­co, tam­bién es­ta la desafian­te agu­ja Frey, la ra­zón de ser de los es­ca­la­do­res.

Pa­ra la vuel­ta se pue­de re­gre­sar por el Ca­te­dral o ani­mar­se a la Pi­ca­da Es­lo­ve­na, un des­cen­so de 14 km has­ta Vi­lla Los Coihues, jun­to al la­go Gu­tié­rrez, que per­mi­te prac­ti­car el des­cen­so a to­da má­qui­na con tra­mos pa­ra el tro­te has­ta la pla­ya Muñoz, la cas­ca­da Los Duen­des o el au­to­cam­ping, y co­ro­nar así 24 ki­ló­me­tros con un buen cor­te en el me­dio.

Sie­rras y olas

Ideal pa­ra tra­ba­jar cuá­dri­ceps y ge­me­los, lo que re­dun­da en más po­ten­cia, múscu­lo y me­jor res­pi­ra­ción, las pla­yas sue­len ser bue­na com­pa­ñía con el sua­ve mur­mu­llo de las olas. De San Cle­men­te a Ne­co­chea, to­dos los bal­nea­rios de la Cos­ta Atlán­ti­ca son un lla­ma­dor pa­ra los de­por­tis­tas. Mu­chos co­rre­do­res eli­gen así el pa­so fir­me so­bre la are­na cer­qui­ta de la ori­lla, de Ge­sell al fa­ro Que­ran­dí (16 km); de San­ta Cla­ra a Co­bo (8 km); de Mi­ra­mar a Mar del Sur (17 km), pa­ra apro­ve­char el pai­sa­je mien­tras se ejer­ci­tan y nu­tren de un oxí­geno mu­cho más pu­ro.

En Pi­na­mar y Mar de las Pam­pas se su­ma ade­más el atrac­ti­vo del bos­que. En la pri­me­ra, des­de la en­tra­da al country La He­rra­du­ra y por la Av. Ver­de de Cir­cun­va­la­ción se re­co­rren de 7 a 10 km, de­pen­dien­do si se uti­li­zan las man­za­nas in­ter­nas o no. En Mar de las Pam­pas, el re­co­rri­do que bor­dea por com­ple­to a to­do el bal­nea­rio reúne 9 km y pa­sa por la cos­ta, el bos­que y las ca­lles Del Pla­ta y Jua­ni­ta So­ria.

Otra geo­gra­fía cer­ca­na pe­ro bien d ist i nt a l le­va a Ta nd i l, ca­pi­tal del run­ning bo­nae­ren­se. La ciu­dad tie­ne allí más de una vein­te­na de com­bi­na­cio­nes pa­ra ca­mi­nar y co­rrer en torno de sus cam­pos y sie­rras. El cir­cui­to Di­que-Qui­jo­te-Par­que I nde­pen­den­cia se i n icia en la in­ter­sec­ción de Pa­so de los An­des y Ave­ni­da Es­tra­da, y es bue­na me­di­da pa­ra co­rre­do­res me­dios. El re­cor ri­do in­clu­ye mu­cho des­ni­vel y la her­mo­sa vis­ta del em­bal­sa­do, la Fuen­te de los Vas­cos, un tra­mo de la Sen­da Ae­ró­bi­ca Co­ro­nel Do­rre­go y el as­cen­so y des­cen­so del

Mo­nu­men­to al Qui­jo­te, pa­ra su­mar 8,5 km en la ci­ma del Par­que In­de­pen­den­cia.

Cus­to­dia­do por las fle­chas

A me­dio ca­mino en­tre las sal­te­ñas Ca­chi y Ca­fa­ya­te, un pai­sa­je su­rrea­lis­ta sor­pren­de en la mí­ti­ca RN 40 y re­ta a run­ners de fus­te. En el ki­ló­me­tro 4.380 co­mien­za un pai­sa­je más lu­nar que te­rres­tre, con plie­gues mon­ta­ño­sos pei­na­dos por la fu­ria del vien­to y la ero­sión. Si­mi­la­res a cu­chi­llas in­cli­na­das de unos 30 me­tros de al­to, esas for­ma­cio­nes ge­ne­ran es­tre­chos des­fi­la­de­ros has­ta el río Cal­cha­quí don­de so­lo co­rre el si­len­cio. Se tra­ta de la Que­bra­da de las Fle­chas, for­ma­das ha­ce unos 15 mi­llo­nes de años. “Son ro­cas du­ras y cris­ta­li­nas del Pre­cám­bri­co, que for­man las cum­bres de Quil­mes o El Ca­jón ha­cia el oes­te del va­lle ac­tual”, ex­pli­can los lu­ga­re­ños.

De Pa­yo­gas­ti­lla, un dis­cre­to pa­ra­je ro­dea­do de huertas y cam­pos la­bra­dos so­bre es­tas geo­gra­fías, pue­de su­mar­se 24 km has­ta el Cal­cha­quí por el ri­pio con­so­li­da­do que pre­sen­ta po­co trán­si­to y des­ni­ve­les idea­les pa­ra el en­tre­na­mien­to. Lo bueno es la cer­ca­nía de esos pa­ra­jes an­te un even­tual in­con­ve­nien­te, y de­be ir­se y vol­ver en au­to si se es­tá hos­pe­da­do en al­guno de aque­llos destinos im­por­tan­tes. La úni­ca con­tra es el

pol­vo que en oca­sio­nes le­van­ta el vien­to pe­ro el pai­sa­je en­ca­ño­na­do, la be­lla iglesia de Pa­yo­gas­ti­lla y el si­len­cio, bien va­len el re­co­rri­do.

Ro­jos pa­re­do­nes

El Ca­ñón del Atuel, en Men­do­za, es cé­le­bre por su ofer­ta tu­rís­ti­ca, po­si­bi­li­da­des náu­ti­cas del río y pa­re­do­nes don­de la es­ca­la­da co­bra im­por­tan­cia. Ese mis­mo es­ce­na­rio tien­ta a los run­ners ave­za­dos con sus 38 km des­de la ciu­dad de San Ra­fael has­ta el em­bal­se, ca­mino de la be­llí­si­ma y ári­da Ru­ta 173. Pa­ra quie­nes es­tán re­cién co­men­zan­do, la op­ción pa­sa por lle­gar a la par­te más con­cu­rri­da, don­de los hos­pe­da­jes y res­tau­ran­tes se amu­chan ya so­bre el puen­te que cru­za el Atuel, y de­jar el vehícu­lo pa­ra em­pren­der el re­co­rri­do que des­vía al norte. Así se sa­le a una de la pun­tas del di­que pa­ra com­ple­tar, tras 6,5 km, la lle­ga­da al otro ex­tre­mo.

Ya mu­cho más al norte, en Ju­juy, pre­ci­sa­men­te en Pur­ma­mar­ca, otro cir­cui­to ro­dea­do de pa­re­do­nes rojo in­ten­so ofre­ce la me­jor com­bi­na­ción en­tre ejer­ci­cio y pai­sa­je, po­co trán­si­to (es un ca­mino vehi­cu­lar) y la mag­ní­fi­ca y cer­ca­na vis­ta del ce­rro de los Sie­te Co­lo­res. Se tra­ta del Ca­mino de los Co­lo­ra­dos, de unos tres ki­ló­me­tros, con la op­ción de su­mar dos de pue­blo y com­ple­tar cin­co de en­can­ta­dor si­len­cio que­bra­de­ño.

Desafío al Qui­llén

Ma­riano Pelle es un run­ner que siem­pre bus­ca nue­vos desafíos. Fue quien ar­mó un cir­cui­to que en­tu­sias­ma hoy a va­rios aman­tes del ul­tra trail unien­do Alu­mi­né con el la­go Qui­llén, tras unos 60 km. Bien es­tu­dia­do y equi­pa­do, su re­to fi­jó par­ti­da des­de esa ciu­dad neu­qui­na has­ta el cam­ping del la­go, por la Ru­ta 23. La tra­ve­sía re­co­rre unos 20 km al sur has­ta es­tan­cia Rahue, bor­dean­do siem­pre el río Alu­mi­né pa­ra con­tar con abas­te­ci­mien­to de agua y de allí otros 30 km al oes­te has­ta el la­go Qui­llén. En­tre tro­te y tra­mos de ca­mi­na­ta, una mo­da­li­dad pro­pia del ul­tra trail, se lo­gra lle­gar a la co­lo­sal desem­bo­ca­du­ra del río, uno de los pre­mios. “Des­can­sé un ra­to, to­mé ai­re y re­cor­dé vie­jos tiem­pos. Lue­go le me­tí otros 15 km has­ta el cam­ping, don­de me hos­pe­dé por pri­me­ra vez”, di­ce Pelle.

Bos­ques vír­ge­nes, zo­nas de cam­pos y ri­be­ras des­po­bla­das se­lla­ron su co­mu­nión con esa na­tu­ra­le­za que guió su re­gre­so al pri­mer des­tino pa­ta­gó­ni­co que co­no­ció a los 13 años. “Un con­di­men­to que su­mé es­ta vez fue el ma­te. Sa­lí ca­mi­nan­do con un ter­mo chi­co los pri­me­ros dos ki­ló­me­tros y, al lle­gar al cam­ping, pren­dí agua ca­lien­te y co­ro­né la lle­ga­da con otros ma­te­ci­tos. ¿Qué más pue­de pe­dir­se?”.

Los co­rre­do­res de una com­pe­ten­cia afron­tan los mo­go­tes del río en Mi­na Cla­ve­ro, uno de los destinos de Tras­la­sie­rra con va­rios sen­de­ros pa­ra prin­ci­pian­tes, ama­teurs y pro­fe­sio­na­les.

El desafío de las va­ca­cio­nes pa­ra los aman­tes del mo­vi­mien­to ri­ge en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, pa­san­do por el mar y las mon­ta­ñas. To­do des­tino es bueno pa­ra el run­ning.

Los vi­si­tan­tes de la ciu­dad y los pro­pios san­ta­fe­ci­nos dis­fru­tan del re­co­rri­do so­bre la re­no­va­da Cos­ta­ne­ra Es­te, que in­clu­ye ve­ge­ta­ción tí­pi­ca y ele­men­tos de gim­na­sia pa­ra el tra­ba­jo de fuer­za.

Jun­to a los la­gos del sur, atra­ve­san­do cam­pos, en la sal­te­ña Que­bra­da de las Fle­chas y cru­zan­do ríos pa­ta­gó­ni­cos, el run­ning es pa­sión tam­bién en va­ca­cio­nes.

A la iz­quier­da, un po­co de agua ca­mino al re­fu­gio Frey, en Ba­ri­lo­che. Arri­ba: una ima­gen de la pla­ya de Ge­sell, uno de los tan­tos destinos pa­ra co­rrer so­bre la are­na.

Arri­ba: tra­mo ru­te­ro en Men­do­za y la cos­ta­ne­ra de Co­rrien­tes al caer el sol. De­re­cha y aba­jo cen­tro: dos pos­ta­les que ob­se­quia co­rrer en Ba­ri­lo­che. Aba­jo: Tan­dil, so­bre la ru­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.