Sen­ti­na se­ca, bar­co se­gu­ro

Cuá­les son los che­queos que se le de­ben efec­tuar a la par­te más ba­ja del bar­co pa­ra evi­tar­nos sor­pre­sas al na­ve­gar. Chec­klist orien­ta­ti­vo.

Weekend - - NAUTICA - Tex­tos y fotos: MAR­TIN D´ELIA

La sen­ti­na se en­cuen­tra en la par­te más ba­ja de la em­bar­ca­ción, so­bre el sec­tor de qui­lla y en­tre los dos re­fuer­zos lon­gi­tu­di­na­les pa­ra­le­los a la qui­lla. Es­te es­pa­cio, coin­ci­den­te con el ex­tre­mo más ba­jo de la “V” del cas­co, y que se ex­tien­de de proa a po­pa, es un lu­gar con­fi­na­do, de ac­ce­so bas­tan­te res­trin­gi­do en al­gu­nos ca­sos, pe­ro en otros con su­fi­cien­tes cuar­te­les de ins­pec­ción pa­ra ve­ri­fi­car es­ta­do y con­tro­lar la di­ver­si­dad de ser­vi­cios y sis­te­mas que pa­san por allí, exac­ta­men­te por de­ba­jo de don­de se ha­bi­ta el bar­co.

Las sen­ti­nas tie­nen in­ter­fe­ren­cias en to­da su es­lo­ra. Son las cua­der­nas, los mam­pa­ros, al­gún re­fuer­zo es­pe­cial y, tal vez, al­gu­na es­clu­sa de to­ma de mar o sa­li­da al ex­te­rior. En to­da la em­bar­ca­ción exis­ti­rán im­bor­na­les, que son pe­que­ños duc­tos vin­cu­lan­tes que per­mi­ten el pa­sa­je del agua de un com­par­ti­men­to a otro, a ex­cep­ción de los mam­pa­ros prin­ci­pa­les, que son es­tan­cos. Es­tos im­bor­na­les per­mi­ten que to­da el agua que in­gre­se al fon­do, sea por don­de fue­re el in­gre­so, bus­ca­rá el pun­to más ba­jo del bar­co; pre­ci­sa­men­te allí, en la sen­ti­na, es­ta­rán ac­tuan­do las bom­bas de achi­que, ma­nua­les y au­to­má­ti­cas, que ga­ran­ti­zan zo­nas li­bres y se­cas en to­do mo­men­to.

Ins­pec­ción de la zo­na

Hay al­gu­nas di­fe­ren­cias bá­si­cas en­tre cru­ce­ros y ve­le­ros. La sen­ti­na en los cru­ce­ros se ex­tien­de de proa a po­pa. En po­pa, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, en­con­tra­mos la sa­la de má­qui­nas y, en al­gu­nos ca­sos, el sec­tor de los ti­mo­nes so­bre el cual po­dría es­tar mon­ta­do un ca­ma­ro­te ma­ri­ne­ro en los bar­cos de ma­yor es­lo­ra. Lue­go, ha­cia proa, ha­brá di­fe­ren­tes cuar­te­les de ins­pec­ción en el ca­ma­ro­te prin­ci­pal, en pa­si­llos y en el ca­ma­ro­te de proa. En es­te úl­ti­mo, es muy po­si­ble que se en­cuen­tre el bow th­rus­ter ins­ta­la­do (cru­ce­ros). En los ve­le­ros, en sec­ción me­dia se en­cuen­tra el an­cla­je del qui­llo­te, con su bu­lo­ne­ría es­pe­cí­fi­ca y re­fuer­zos lo­ca­li­za­dos.

Co­mo pri­me­ra me­di­da, hay que re­mo­ver al­fom­bras –si las hay–, abrir to­dos los cuar­te­les y sa­car las ta­pas fue­ra del bar­co (nu­me­rán­do­las y mar­can­do su exac­ta po­si­ción). Ven­ti­lar las zo­nas abrien­do to­dos los ojos de buey y tam­bu­chos. Es ne­ce­sa­rio, ade­más, el in­gre­so de bue­na luz a es­tos sec­to­res, en ge­ne­ral oscuros (ac­tual­men­te mu­chas em­bar­ca­cio­nes tie­nen una ilu­mi­na­ción bá­si­ca de leds en la sen­ti­na).

Una vez abier­ta e ilu­mi­na­da la sen­ti­na, em­pe­zar des­de la proa has­ta la po­pa ha­cien­do un re­co­no­ci­mien­to vi­sual com­ple­to, a fon­do y mi­nu­cio­so. Tam­bién ayu­da tes­tear a tra­vés del ol­fa­to –los olo­res que ema­nan de allí tam­bién son pis­tas pa­ra de­tec­tar pro­ble­mas–. La sen­ti­na ha­bla por sí so­la. Se pue­de ve­ri­fi­car lo más sen­ci­llo, co­mo la exis­ten­cia del agua –que pue­de ser lim­pia (pér­di­da de al­gu­na ca­ñe­ría) o de mar (de­ja re­si­duo os­cu­ro) o tra­tar­se de otro flui­do (acei­te, aguas ne­gras,

com­bus­ti­ble, et­cé­te­ra)–. En ge­ne­ral, los in­gre­sos de agua pue­den ser des­de el fon­do o des­de par­tes su­pe­rio­res del bar­co. Ve­ri­fi­car tam­bién el es­ta­do y fun­cio­na­mien­to de las bom­bas de achi­que, su co­ne­xión y la no exis­ten­cia de re­si­duos só­li­dos que pue­den ob­tu­rar o tra­bar su ac­cio­na­mien­to.

Sa­la de má­qui­nas

Al lle­gar a es­te si­tio, el pa­no­ra­ma es más com­ple­jo. Ve­ri­fi­car pri­me­ro que no exis­ta com­bus­ti­ble o acei­te en sen­ti­na, pro­ve­nien­te de al­gún mo­tor, tan­que o par­te me­cá­ni­ca del bar­co. Es im­por­tan­te que di­chos flui­dos no ac­ce­dan al sis­te­ma de achi­que, ya que és­te pue­de ex­pul­sar­lo en for­ma au­to­má­ti­ca al ex­te­rior –bom­bas de achi­que au­to­má­ti­cas–, con­ta­mi­nan­do el me­dioam­bien­te. De­ba­jo de ca­da mo­tor de­be ha­ber una ban­de­ja co­lec­to­ra o, de no exis­tir, un es­pa­cio ce­rra­do pa­ra que los flui­dos pe­sa­dos que­den re­te­ni­dos pa­ra su re­mo­ción es­pe­cial.

En ca­so de uni­da­des mo­no­mo­to­res o cru­ce­ros, allí tam­bién hay ajus­te de pa­tas de ga­llo, bo­ci­na –sa­li­da de eje– y li­me­ra del ti­món. Exa­mi­nar los an­cla­jes: si los tor­ni­llos no tie­nen óxi­do o pe­que­ñas fil­tra­cio­nes, si la li­me­ra no mues­tra san­gra­do de agua / óxi­do y si el pren­sa de eje po­see gra­sa y es­tá fir­me y sin fil­tra­cio­nes si­quie­ra mí­ni­mas.

En los ve­le­ros, su­mar a los pa­sos uno a seis del re­cua­dro de la pá­gi­na si­guien­te, un mo­men­to más pa­ra ve­ri­fi­car el an­cla­je del qui­llo­te en la zo­na de sa­la de má­qui­nas, siem­pre pe­que­ña y ajus­ta­da, y en la sa­li­da de trans­mi­sión –pa­ra ti­po sail dri­ve–. Las es­clu­sas de sa­li­da

de cas­co lle­van si­fo­nes es­pe­cia­les, que de­ben es­tar fir­me­men­te amu­ra­dos de­bi­do a las cons­tan­tes y co­mu­nes es­co­ras del bar­co.

En las la nchas, cu­ya d imen­sión es mu­cho me­nor, los con­tro­les se li­mi­tan a ve­ri­fi­car su lim­pie­za, in­gre­sos de agua fue­ra de lo con­ven­cio­nal a tra­vés del bo­ta­zo o des­de el fon­do. De­be cui­dar­se que la ba­te­ría se en­cuen­tre amu­ra­da en for­ma co­rrec­ta, que no ha­ya ca­bles suel­tos, que las man­gue­ras de com­bus­ti­ble es­tén le­jos de la ba­te­ría y en con­di­cio­nes, con do­ble abra­za­de­ra. Tam­bién, que el ven­teo del tan­que fi­jo po­sea una man­gue­ra de bue­na ca­li­dad y an­cla­je se­gu­ro, al igual que la bo­ca de car­ga. Se su­gie­re el re­em­pla­zo de to­das las man­gue­ras del ti­po cris­tal o trans­pa­ren­te, las cua­les se re­se­can con el tiem­po y pue­den lle­gar a que­brar­se. La ve­ri­fi­ca­ción de las bom­bas y la lim­pie­za co­rrec­ta de los sec­to­res, la re­mo­ción tem­po­ra­ria de los ta­po­nes de achi­que, ex ter­nos o in­ter­nos de do­ble fon­do, en es­pe­cial el po­ce­te de po­pa, son los pun­tos más des­ta­ca­dos de es­te man­te­ni­mien­to ba­se.

Arri­ba: sa­li­da de la bom­ba de achi­que des­de la sen­ti­na. Siem­pre che­quear que no es­té obs­trui­da y el agua sal­ga con pre­sión. Aba­jo: es­que­ma tí­pi­co de ubi­ca­ción de la sen­ti­na en una em­bar­ca­ción.

A tra­vés de ta­pas de ins­pec­ción, es muy im­por­tan­te te­ner siem­pre buen ac­ce­so a los di­fe­ren­tes sec­to­res de bom­bas de achi­que y vál­vu­las en la sen­ti­na.

Re­vi­sar pe­rió­di­ca­men­te la sen­ti­na y sus co­ne­xio­nes nos evi­ta­rá pro­ble­mas an­te una emer­gen­cia. En es­ta fo­to, por ejem­plo, ¡no po­see bom­bas de achi­que!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.