“El ace­ro da­mas­co es mi fa­vo­ri­to”

Un nue­vo “Desafío so­bre fue­go” lle­ga es­te mes al ca­ble en la ver­sión la­ti­noa­me­ri­ca­na y con un par­ti­ci­pan­te ar­gen­tino que cuen­ta sus se­cre­tos en la for­ja. Tam­bién ha­bla­mos con el con­duc­tor pa­ra co­no­cer la me­cá­ni­ca del ci­clo y la for­ma de eva­lua­ción.

Weekend - - REPORTAJE - Oc­tu­bre 2018 Tex­tos: PA­TRI­CIA DANIELE. Fotos: HIS­TORY CHANNEL

Hay un pro­gra­ma en la gri­lla de His­tory Channel que re­sul­ta un im­per­di­ble pa­ra los aman­tes de la cu­chi­lle­ría y las ar­mas de ho­ja: Desafío so­bre fue­go. Ya lle­va va­rias tem­po­ra­das po­nien­do a com­pe­tir a di­fe­ren­tes or­fe­bres con la mo­ti­va­ción de crear de­ter­mi­na­das pie­zas (que in­clu­yen su his­to­ria y uso). Es muy in­tere­san­te ver có­mo los par­ti­ci­pan­tes re­suel­ven, en un tiem­po li­mi­ta­do, la con­sig­na de ca­da emi­sión.

Y es­te mes, exac­ta­men­te el mar­tes 16 de oc­tu­bre a las 22, His­tory Channel es­tre­na la pri­me­ra ver­sión la­ti­noa­me­ri­ca­na del reality, gra­ba­do en Mé­xi­co con la con­duc­ción del ac­tor y pre­sen­ta­dor co­lom­biano Juan Pa­blo Llano y la par­ti­ci­pa­ción de un ar­gen­tino (Pa­blo Bu­ga­llo) que com­pe­ti­rá an­te es­pe­cia­lis­tas de la re­gión pa­ra con­sa­grar­se el Me- jor For­ja­dor del con­ti­nen­te, con un po­zo de U$S 10.000.

Re­vis­ta Wee­kend tu­vo opor­tu­ni­dad de con­ver­sar en ex­clu­si­va con Llano y tam­bién con el re­pre­sen­tan­te de nues­tro país, acer­ca de es­ta ex­pe­rien­cia: “Fue muy en­ri­que­ce­do­ra –ex­pli­ca el con­duc­tor del reality– y me des­per­tó la cu­rio­si­dad so­bre las ar­mas for­ja­das, así que me pu­se fe­liz cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de vi­vir es­te mun­do de cer­ca. Es fas­ci­nan­te des­cu­brir al­go nue­vo y es­pe­ro se­guir apren­dien­do so­bre el te­ma”.

Wee­kend: ¿Cuál fue, y es, su re­la­ción con las ar­mas de ho­ja?

Juan Pa­blo Llano: Más de ad­mi­ra­ción que otra co­sa. Soy se­gui­dor de El se­ñor de los ani­llos, de las pe­leas me­die­va­les, me gus­ta en­trar a una tien­da de cu­chi­llos, ob­ser­var­los y pen­sar en to­da la tra­di­ción que hay de­trás de ellos; esa re­la­ción que hay en­tre las ar­mas y un pun­to de­ter­mi­na­do de la his­to­ria. No veía al cu­chi­llo co­mo un ar­ma que se hi­zo pa­ra ma­tar, sino por quién fue crea­do, ba­jo qué ne­ce­si­da­des, y fui co­no­cien­do más en el pro­ce­so de Desafío so­bre fue­go La­ti­noa­mé­ri­ca. Cuan­do les pre­sen­ta­mos a los con­cur­san­tes lo que tie­nen que ha­cer, va esa re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca y, ba­sa­dos en ella, tie­nen que re­pro­du­cir el ar­ma que les pro­po­ne­mos.

W.: ¿Apren­dió co­sas nue­vas so­bre el te­ma al con­du­cir es­te Desafío? J. P.L L .:¡ To­tal­men­te! Fue un mun­do que se abrió an­te mis ojos. Ade­más es­ta­ble­cí una gran re­la­ción con los dos ju­ra­dos (el ar­gen­tino Ma­riano Gu­gliot­ta y el me­xi­cano Antonio de Re­gil), uno el más ex­per­to que hay en

La­ti­noa­mé­ri­ca en for­ja, y el otro muy pre­pa­ra­do en en­tre­na­mien­to y ma­ne­jo de ar­mas. Co­mo ac­tor he te­ni­do ca­pa­ci­ta­ción con ar­ma­men­to y siem­pre me lla­mó la aten­ción; es­ta­ble­ci­mos una ex­ce­len­te re­la­ción y apren­dí mu­cho de ellos. Aho­ra es­toy pen­dien­te del te­ma. Soy el fan N° 1 del da­mas­co. Oja­lá que me in­vi­ten a los fes­ti­va­les de cu­chi­lle­ría que se ha­cen, an­sío em­pa­par­me de es­te tra­ba­jo mi­le­na­rio que, en al­gu­nos paí­ses, fue de­ja­do de la­do y per­ma­ne­ce ocul­to. Sé que en la Ar­gen­ti­na la tra­di­ción cu­chi­lle­ra es muy im­por­tan­te.

W.: ¿Qué co­sas eva­lúa el ju­ra­do en ca­da prue­ba so­bre el des­em­pa­ño de los par­ti­ci­pan­tes?

J.P.LL.: Que sea exac­ta­men­te igual que el ori­gi­nal. Se fi­jan en la du­re­za de la ho­ja, el gro­sor del fi­lo en la se­gun­da eta­pa; la ca­li­dad y la to­ta­li­dad y fun­cio­na­li­dad del ar­ma. Son ocho com­pe­ti­do­res de cua­tro paí­ses, cua­tro van a una gran fi­nal y que­dan dos, en­tre los que se eli­ge al ga­na­dor. Pre­fie­ro no ade­lan­tar có­mo les fue. En mi país no hay una gran tra­di­ción de cu­chi­llos pe­ro tu­vi­mos un re­pre­sen­tan­te que se pre­sen­tó al gran re­to. Tu­vi­mos muy bue­nos par­ti­ci­pan­tes, co­mo el ar­gen­tino (Bu­ga­llo), la com­pe­ten­cia es­tu­vo muy re­ñi­da y en ca­da en­tre­ga que­da­ba fas­ci­na­do con la ve­lo­ci­dad en que una per­so­na pue­de for­jar un cu­chi­llo o una es­pa­da; só­lo les dá­ba­mos seis ho­ras pa­ra tra­ba­jar. Ade­más, el des­gas­te fí­si­co es im­por­tan­te, cui­dá­ba­mos que co­mie­ran y que es­tu­vie­ran cons­tan­te­men­te hi­dra­ta­dos, con un equi­po mé­di­co per­ma­nen­te en el set. Los ad­mi­ro por eso. Es bien fuer­te. Ves que a unos hom­bres les en­tre­gan un pe­da­zo de ace­ro y ha­cen pie­zas ma­ra­vi­llo­sas. Soy fe­liz apren­dien­do. Es­pe­ra­mos que sal­gan for­ja­do­res de de­ba­jo de las pie­dras pa­ra que es­ta her­mo­sa tra­di­ción si­ga cre­cien­do. Oja­lá po­da­mos en­fren­tar com­pe­ti­do­res es­ta­dou­ni­den­ses con la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Por su­pues­to, si se ha­ce, quie­ro con­du­cir­lo yo.

Ca­mino me­teó­ri­co

Por su par­te, el ar­gen­tino en la com­pe­ten­cia de Desafío so­bre fue­go La­ti­noa­mé­ri­ca, Pa­blo Bu­ga­llo, tie­ne 38 años, vi­ve en Itu­zain­gó, es­tá ca­sa­do con Ale­jan­dra y tie­ne dos hi­jos. Su re­la­ción con los me­ta­les es muy par­ti­cu­lar. Se in­tere­só por los cu­chi­llos lue­go de que su abue­la le re­ga­la­ra el pri­me­ro: “Siem­pre es­ta­ba al la­do de la parrilla, me gus­ta­ba asar y tam­bién ha­cer co­sas con las ma­nos. Mi abue­lo te­nía un ta­ller en su ca­sa y me fas­ci­na­ba me­ter­me

ahí a crear. Has­ta que qui­se ha­cer mi pro­pio cu­chi­llo pa­ra el asa­do”.

W.: ¿Adón­de apren­dió a for­jar ar­mas? Pa­blo Bu­ga­llo: Al prin­ci­pio no te­nía in­for­ma­ción. Me pa­sé cua­tro me­ses in­ves­ti­gan­do en un fo­ro. Allí me en­te­ré de que ha­bía una ex­po­si­ción y, cuan­do fui, co­no­cí a mi maes­tro, Mau­ri­cio Da­les­chi, allá por el 2012. Un fin de se­ma­na por mes me iba a la es­cue­la de Mau­ri­cio en San­ta Fe a apren­der. El, ade­más de ser muy bueno con la téc­ni­ca, es una ex­ce­len­te per­so­na que me cau­ti­vó y real­men­te me hi­zo apa­sio­nar por el ar­te de ha­cer cu­chi­llos. Es­tu­ve así dos años y me­dio, mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo sol­da­dor en una au­to­mo­triz. Has­ta que un día de­ci­dí de­jar el tra­ba­jo y de­di­car­me a es­ta pa­sión. Le es­toy muy agra­de­ci­do a mi fa­mi­lia (mi se­ño­ra y mis hi­jos) por el apo­yo que me die­ron pa­ra lan­zar­me a es­ta aven­tu­ra que pa­ra mi es un ar­te, lo to­mo co­mo una for­ma de ex­pre­sión. Me pro­du­ce una gran sa­tis­fac­ción que quien me com­pra una pie­za es­té muy con­ten­to y quie­ra un cu­chi­llo mío. Al prin­ci­pio me da­ba ver­güen­za ven­der­los; fue una ba­rre­ra a ven­cer cuan­do me lar­gué so­lo, has­ta que al fi­nal en­ten­dí que te­nía que vi­vir de es­to.

W.: ¿Cuán im­por­tan­te es con­tar con el equi­pa­mien­to co­rrec­to? Me re­fie­ro a la pro­tec­ción.

P.B.: Es bas­tan­te im­por­tan­te cui­dar­se por­que so­mos nues­tra pro­pia he­rra­mien­ta: hay que cui­dar las ma­nos, los ojos, to­do el tiem­po sal­tan chis­pas, el ca­lor es cons­tan­te. Y yo lo dis­fu­to, no lo su­fro pa­ra na­da.

W.: ¿Có­mo lle­gó a es­ta com­pe­ten­cia?

P.B.: Un día es­ta­ba tra­ba­jan­do y sue­na el te­lé­fono; me di­cen que lla­man de la pro­duc­to­ra Nip­pur Me­dia por­que es­ta­ban ha­cien­do un cas­ting pa­ra la ver­sión la­ti­na. Cla­ro que me en­can­tó la idea por­que siem­pre lo veía por TV. Pa­ra no­so­tros, los que ha­ce­mos for­ja, es al­go que te­ne­mos que ver, to­do el tiem­po se apren­de, me co­noz­co to­dos los ca­pí­tu­los. Y aho­ra lo vi­ví des­de aden­tro. Aun­que es­ta­ba con mu­cho tra­ba­jo, hi­ce un vi­deo, lo man­dé y des­pués pa­só bas­tan­te tiem­po. Fal­tan­do días pa­ra el via­je, que­dé. Y ahí me fui a Mé­xi­co por una se­ma­na, con ga­nas de ver qué po­día ha­cer. Lo que ves des­de afue­ra es to­tal­men­te di­fe­ren­te. Dis­fru­té mu­chí­si­mo esos días, fue­ron los me­jo­res de mi vi­da, una muy lin­da ex­pe­rien­cia. To­da la gen­te de la pro­duc­ción

“Me­gus­ta mu­choel cam­po.For­jar cu­chi­llos crio­llo­sen da­mas­co­le po­neun­to­que per­so­nal”.

me tra­tó. sú­per bien, no me sen­tí com­pe­ti­dor con los otros co­le­gas, que ha­cían las co­sas di­fe­ren­tes por­que eran de otro país pe­ro com­par­ti­mos in­for­ma­ción, so­bre to­do con el co­lom­biano. La pa­se sú­per bien con una ex­pe­rien­cia que te po­nía a prue­ba. Hu­bo mu­cha pre­sión pa­ra ha­cer los cu­chi­llos en tan po­co tiem­po... El fue­go, la ho­ra que te co­rre, las cá­ma­ras, pen­sar si lle­go o no a cum­plir con la con­sig­na. Ahí fue­ron cla­ve las de­ci­sio­nes que se to­ma­ron.

W.: ¿Cuál es el ti­po de cu­chi­llo que más le gus­ta ha­cer?

P.B.: A mi me gus­ta mu­cho el cam­po, me gus­ta mu­cho el cu­chi­llo crio­llo y es uno de los mo­de­los que más fa­bri­co. Y que lo ha­ga en da­mas­co, no tan tra­di­cio­nal, le po­ne el to­que per­so­nal.

W.: ¿Qué es, a su cri­te­rio, lo más com­pli­ca­do de for­jar un ar­ma? P.B.: Hay que te­ner mu­chí­si­mo cui­da­do en el tra­ta­mien­to tér­mi­co, el tem­ple; una ho­ja pue­de es­tar mal tem­pla­da y pue­de ser muy be­lla pe­ro no cor­ta o que­dar muy du­ra y se po­dría rom­per. Hay que es­tar bien aten­to en esa par­te. Per­so­nal­men­te, al ha­cer cu­chi­lle­ría de au­tor, hay que po­ner­le lo que me­jor se pue­da y dar­le al­go de es­ti­lo per­so­nal, ter­mi­nar de agre­gar­le el es­ti­lo úni­co y, a la vez, tra­tar de man­te­ner lo que uno tie­ne co­mo ar­tis­ta. Mi fir­ma, ade­más del ape­lli­do, es una plu­ma por­que me en­can­tan las aves.

Es­te pro­gra­ma fue co­mo un lla­ma­do de aten­ción, el dia­rio pa­ra aven­tar el vien­to del fue­go, avi­var la pro­fe­sión sin co­no­cer­nos en­tre los par­ti­ci­pan­tes. Me gus­ta apren­der, es un ofi­cio her­mo­so el de la for­ja, que la in­dus­tria de­jó atrás y no se co­no­ce en to­do el mun­do. Por suer­te avan­zó mu­cho y Desafío so­bre fue­go tie­ne mu­cho que ver con eso. Gra­cias a Dios que exis­te es­te pro­gra­ma que fo­men­tó el ofi­cio.

W.: ¿Cuál es el me­tal qué más le gus­ta tra­ba­jar y por qué?

P.B.: El ace­ro da­mas­co es lo que más me gus­ta ha­cer, mul­ti­la­mi­na­do. Com­pro dos alea­cio­nes di­fe­ren­tes y las mez­clo en­tre sí pa­ra ha­cer pa­tro­nes o di­bu­jos en la ho­ja. Es co­mo un ho­jal­dre, só­lo que cal­dea­do a 1.250 ga­dos, es co­mo plas­ti­li­na. Se pue­den fa­bri­car nue­vos pa­tro­nes, nun­ca un cu­chi­llo es igual al otro. Es­te ti­po de pie­zas me to­man des­de cin­co días a 15 o 20. La que más me lle­vó to­mó 25 jor­na­das de tra­ba­jo. Hay pa­tro­nes que son más di­fí­ci­les que otros. Es­tá en la des­tre­za del for­ja­dor.

Juan Pa­blo Llano, el con­duc­tor del ci­clo, hoy un fa­ná­ti­co de los cu­chi­llos.

Re­cién en 2012 Pa­blo Bu­ga­llo co­men­zó a apren­der for­ja. Hoy es uno de los es­pe­cia­lis­tas más des­ta­ca­dos.

Es­ce­nas del ci­clo que co­men­za­rá a emi­tir­se el mar­tes 16: los par­ti­ci­pan­tes es­cu­chan­do la de­vo­lu­ción del ju­ra­do y en ple­na ac­ción, lue­go de ca­len­tar el me­tal a 1.200 gra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.