Una mi­ra­da des­de las al­tu­ras

Una re­gión bo­nae­ren­se con tra­di­ción tu­rís­ti­ca y va­ria­dos atrac­ti­vos, que ha re­no­va­do su ofer­ta ho­te­le­ra y gas­tro­nó­mi­ca.

Weekend - - TURISMO - Tex­tos y fotos: ALE­JAN­DRO FIS­CHER

To­do gi­ra en torno de un hue­co, un agu­je­ro, co­mo si fue­ra un gran ojo des­de don­de se pue­de ver el pai­sa­je has­ta don­de a lca n za la v ist a. Co­mo si fue­ra un gi­gan­tes­co man­gru­llo. Y esa es la gran ven­ta­na a la cual to­dos los vi­si­tan­tes quie­ren lle­gar y aso­mar­se.

Es la gran aber­tu­ra que le da nom­bre y sen­ti­do a to­da una re­gión, an­tes ha­bi­ta­da por in­dios y gau­chos y hoy por tu­ris­tas que lle­gan de dis­tin­tos pun­tos del país. Pa­ra los abo­rí­ge­nes era ca­suha­ti (el mi­ra­dor), una aper­tu­ra que mi­de cer­ca de 8 m de al­to por 5 de an­cho y ca­si 10 de pro­fun­di­dad y que, se­gún los ex­per­tos, se ha­bría for­ma­do al de­rrum­bar­se, por la ac­ción ero­si­va del agua y del vien­to du­ran­te mi­les de años, la pa­red del fon­do de una gru­ta en la cum­bre del ac­tual ce­rro Ven­ta­na.

La for­ma­ción ro­co­sa es par­te del sis­te­ma de Ven­ta­nia, el con­jun­to mon­ta­ño­so más al­to de Bue­nos Aires, con el ce­rro Tres Pi­cos co­mo el más ele­va­do de la pro­vin­cia, con 1.239 me­tros.

Es­ta for­ma­ción se en­cuen­tra den­tro del par­que pro­vin­cial Er­nes­to Torn­quist, un área pro­te­gi­da de unas 6.000 ha que ofre­ce avis­ta­je de flo­ra y fau­na pe­que­ña muy va­ria­da. Pe­ro tam­bién se pue­den rea­li­zar ca­mi­na­tas con dis­tin­tos ni­ve­les de exi­gen­cia. Las más re­que­ri­das son lle­gar has­ta la aper­tu­ra em­ble­má­ti­ca del lu­gar (unos 7 km en as­cen­so que de­man­da 5 o 6 ho­ras) o la cas­ca­da Gar­gan­ta Ol­vi­da­da (unos 12 km más pla­nos que in­su­me cer­ca de 5 ho­ras). En ve­rano, Los Pi­le­to­nes, una olla na­tu­ral, per­mi­te un cha­pu­zón re­fres­can­te. To­dos es­tos re­co­rri­dos se ha­cen con guías en gru­pos de has­ta 20 per­so­nas. Tam­bién hay sen­de­ros au­to­guia­dos li­bres.

Atrac­ti­vo fo­to­grá­fi­co

Co­mo su­ce­dió con mu­chos pue­blos del in­te­rior del país, el fe­rro­ca­rril fue fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo po­bla­cio­nal. En ese ca­so, ha­cia 1903, una gran

por­ción de tie­rras, en­ton­ces en ma­nos de Die­trich Da­niel Me­yer, fue­ron ven­di­das al Fe­rro­ca­rril del Sud pa­ra el ten­di­do de la lí­nea Cons­ti­tu­ción-Bahía Blan­ca. Así se es­ta­ble­ció la es­ta­ción Sie­rra de la Ven­ta­na y po­co an­tes la es­ta­ción Sau­ce Gran­de. Hoy, la vie­ja es­ta­ción, sus puen­tes de ace­ro re­ma­cha­do y la vía úni­ca ele­va­da son un no­ta­ble atrac­ti­vo fo­to­grá­fi­co.

Si bien ge­né­ri­ca­men­te la zo­na es co­no­ci­da co­mo Sie­rra de la Ven­ta­na –den­tro del mu­ni­ci­pio de Torn­quist–, en los úl­ti­mos años las ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas se han ex­ten­di­do a lo lar­go de las ru­tas 72 y 76 ha­cia San An­drés de la Sie­rra, Sal­dun­ga­ray, Vi­lla

Ven­ta­na y La Gru­ta. La ma­yor can­ti­dad de tu­ris­tas lle­gan des­de Ca­pi­tal Fe­de­ral, La Pla­ta, Mar del Pla­ta y Bahía Blan­ca, con una afluen­cia de unos 600.000 vi­si­tan­tes anua­les que pa­san en­tre cua­tro y cin­co días, en ge­ne­ral fi­nes de se­ma­na lar­gos.

Es­te mo­vi­mien­to pro­vo­có un au­men­to de to­dos los ser­vi­cios de­di­ca­dos al tu­ris­mo, em­pe­zan­do por el cre­ci­mien­to de la ofer­ta ho­te­le­ra que hoy lle­ga a unas 7.500 pla­zas, con abun­dan­cia de com­ple­jos de ca­ba­ñas pa­ra gru­pos fa­mi­lia­res con to­dos los ser­vi­cios y co­mo­di­da­des de ho­te­les de 4 y 5 es­tre­llas, in­clui­do Wi-Fi, ubi­ca­dos en zo­nas fren­te al cor­dón se­rrano.

Si bien los hos­pe­da­jes es­tán ale­ja­dos del bu­lli­cio, al mis­mo tiem­po en po­cos mi­nu­tos se ac­ce­de en au­to o micro a las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas que se dis­fru­tan den­tro de un mar­co na­tu­ral.

Múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des

Ca­bal­ga­tas de di­fe­ren­te du­ra­ción, gra­do de di­fi­cul­tad y re­co­rri­do. La más em­ble­má­ti­ca es Sie­rras de la Ven­ta­na y pin­tu­ras ru­pes­tres. Du­ra de unas 4 ho­ras. Lue­go de la pri­me­ra ho­ra, el pa­seo lle­va a in­ter­nar­se de­trás de pa­re­do­nes que res­guar­dan una pe­que­ña cue­va ta­pi­za­da de he­le­chos y ves­ti­gios de ci­vi­li­za­cio­nes pa­sa­das. Tam­bién se pue­den en­ca­rar tra­ve­sías a pie o en bi­ci­cle­ta, sin ho­ra­rio, es un lu­gar don­de lo que so­bra es el tiem­po.

Pa­ra los que pre­fie­ren los ca­ba­llos me­cá­ni­cos, des­de Vi­lla Ven­ta­na par­ten ex­cur­sio­nes en 4x4 ha­cia el in­te­rior de la es­tan­cia Las Ver­tien­tes. La ex­pe­rien­cia me­te a los vi­si­tan­tes en un re­co­rri­do de ma­ne­jo muy téc­ni­co, en­tre pie­dras y cru­ce de arro­yos, con el ob­je­ti­vo de lle­gar lo más al­to que per­mi­tan el ca­mino y me­teo­ro­ló­gi­cas. Si uno se que­da quie­to en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res se pue­den ver ñan­dúes, zo­rros, cier­vos y mu­chas aves.

Otra de las ofer­tas que tu­vo un no­ta­ble cre­ci­mien­to en can­ti­dad y ca­li­dad es la gas­tro­nó­mi­ca. Si bien hay pro­pues­tas pa­ra to­dos los gus­tos, pri­ma el sa­bor a co­mi­da re­cién he­cha y con pro­duc­tos na­tu­ra­les. Por ejem­plo las car­nes a la parrilla en Pues­ta del Sol; las co­pas de fru­tos ro­jos de Dio­ni­sio; las pas­tas de El Mi­ra­dor; la gran fuen­te con so­pa li­bre o el ca­rri­to de pos­tres en La Pe­nín­su­la; la ome­let­te de ver­du­ra en Agua Pam­pas; y las de­gus­ta­cio­nes de vi­nos con em­pa­na­das de ve­ge­ta­les en la Bo­de­ga de Sal­dun­ga­ray, con vi­ñe­do in­clui­do, en lo que era un vie­jo si­lo.

El em­ble­ma de la re­gión: el cu­rio­so agu­je­ro en la pun­ta del ce­rro Ven­ta­na, ori­gen del nom­bre y de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca. Las ex­cur­sio­nes pue­den ser a ca­ba­llo, las hay pa­ra to­dos los ni­ve­les y exi­gen­cias, o en vehícu­los 4x4 que atra­vie­san la es­tan­cia Las Ver­tien­tes.

El im­pre­sio­nan­te pór­ti­co del ce­men­te­rio de Sal­dun­ga­ray, obra del in­ge­nie­ro Sa­la­mo­ne. Re­co­rri­da por el par­que pro­vin­cial Torn­quist. Ho­te­le­ría de al­ta ofer­ta y de­gus­ta­ción de vi­nos en la bo­de­ga Sal­dun­ga­ray.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.