Pa­raí­so de is­las

Re­le­va­mos cin­co is­lo­tes del Río de la Pla­ta en bus­ca de gran­des ta­ra­ri­ras: El Ma­tón, San­ta Lucía, So­lís, Oyar­vi­de y El Bri­to­lo, ade­más de pa­sa­jes co­mo La Ra­ja y La Ra­ji­ta. In­creí­bles cap­tu­ras.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fotos: JU­LIO PO­LLE­RO.

Sin du­da, la pes­ca de ta­ra­ri­ras con ar­ti­fi­cia­les des­pier­ta pa­sión de mul­ti­tu­des y lle­va a re­co­rrer in­fi­ni­tos lu­ga­res im­pen­sa­dos. El pes­ca­dor se vuel­ca a bus­car­las en la­gu­nas, arro­yos, des­bor­des, al­can­ta­ri­llas, la­gos y ríos. Y en to­dos, ca­da uno de sus pi­ques tie­ne un efec­to es­pe­cial, ex­tre­ma­da­men­te de­por­ti­vo ca­da vez que se la pes­ca a flo­te, la ma­ne­ra más di­ver­ti­da.

La ta­ru­cha, co­mo la co­no­ce­mos en for­ma vul­gar, pue­de ha­bi­tar tran­qui­la­men­te en lu­ga­res con muy po­ca agua o en den­sos jun­ca­les, la­gu­nas cu­bier­tas por re­po­lli

tos, en su­per­fi­cie o bien en sec­to­res li­bres de obs­tácu­los. Y se las pue­de pes­car tan­to con ar­ti­fi­cia­les co­mo con car­na­das na­tu­ra­les, eso va en el gus­to de ca­da pes­ca­dor. Su cap­tu­ra se da ca­si siem­pre en los días de ve­rano pe­ro, a fi­nes de agos­to sus fa­ná­ti­cos co­men­za­mos a bus­car­las has­ta el mes de mar­zo in­clu­si­ve.

Los equi­pos a uti­li­zar pa­ra su pes­ca con ar­ti­fi­cia­les pue­den ser ca­ñas de spin­ning de en­tre 1,60 y 2,10 m de lar­go con un rango de po­ten­cia en­tre 6 y 17 lb (1 lb = 453,592 gra­mos) acom­pa­ña­das de re­eles fron­ta­les chi­cos y me­dia­nos car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to has­ta 30 lb. Los pes­ca­do­res que pre­fie­ran el bait­cas­ting (lan­za­mien­to de se­ñue­los con re­eles ro­ta­ti­vos de ba­jo per­fil) ar­ma­rán ca­ñas con el mis­mo li­bra­je men­cio­na­do an­te­rior­men­te y los re­eles men­cio­na­dos, con buen re­gis­tro de freno. Co­mo com­ple­men­to del equi­po de­be­mos te­ner va­rios lea­de­res de ace­ro, ele­men-

tos pa­ra ar­mar­los, pin­za, un buen equi­po de wa­ders, an­te­ojos, go­rra con vi­se­ra y un bo­ga­grip.

Tras te­ner en cuen­ta va­rias al­ter­na­ti­vas y las ga­nas de lo­grar una bue­na pes­ca de ta­ru­chas, jun­to a un gru­po de ami­gos nos lar­ga­mos a la aven­tu­ra de re­co­rrer va­rias is­las de nues­tro Del­ta bus­can­do los ex­plo­si­vos pi­ques de es­ta es­pe­cie. La idea era ha­cer to­do el re­co­rri­do en un so­lo día, por lo cual de­bía­mos sa­lir bien tem­prano des­de al­gu­na de las guar­de­rías de Ti­gre o San Fer­nan­do (se­gún la em­bar­ca­ción en la que fué­ra­mos). Cuan­do una pes­ca gus­ta, qué fá­cil es en­con­trar a la gen­te y lo­grar ha­cer un gru­po ho­mo­gé­neo y con ga­nas. Un gol­pe de te­lé­fono a los tres pri­me­ros ami­gos con una so­la pre­gun­ta: “¿A qué ho­ra sa­li­mos?”.

Con va­rios equi­pos a cues­ta, al­go de co­mi­da y bas­tan­te be­bi­da, nos jun­ta­mos en la guar­de­ría bien tem­pra­ni­to pa­ra co­men­zar el via­je. El pri­mer de­rro­te­ro, des­pués de más de una ho­ra de via­je, nos lle­vó has­ta la is­la El Ma­tón, un con­jun­to de is­lo­tes ro­dean­do a uno cen­tral en aguas del Uru­guay. Es un pes­que­ro muy sin­gu­lar don­de va­mos a en­con­trar, se­gún la al­tu­ra del río, va­rios arro­yos, al­gu­nas zan­ji­tas, ba­ña­dos o la­gu­nas in­te­rio­res, pa­sa­das con ca­ma­lo­tes y has­ta jun­cos for­man­do lu­ga­res idea­les pa­ra el ti­po de pes­ca que que­ría­mos rea­li­zar.

Pre­sas en el vien­to

Nos to­có una ma­ña­na muy ven­to­sa, con el río muy in­fla­do y nos cos­tó un po­qui­to lle­gar a la zo­na. Una vez allí, to­do se sim­pli­fi­có a un pa­raí­so de aguas cal­mas. Pa­ra­mos en una pun­ta pa­ra ar­mar los equi­pos y co­men­zar a pes­car, pe­ro con al­gu­nas des­ven­ta­jas por el vien­to que no pa­ra­ba de so­plar y agi­ta­ba el agua. Así y to­do pu­di­mos dar con al­gu­nas cap­tu­ras me­no­res y muy di­ver­ti­das que to­ma­ron se­ñue­los de sub­su­per­fi­cie y al­gu­nos del for­ma­to min­now con hé­li­ce.

De­ja­mos es­te her­mo­so pes­que­ro pa­ra po­der se­guir con nues­tra aven­tu­ra aguas aba­jo. El pró­xi­mo des­tino se­ría la is­la San­ta Lucía, que se ca­rac­te­ri­za por po­seer sus en­tra­das muy em­ban­ca­das y de di­fí­cil ac­ce­so por am­bos la­dos. Apro­ve­chán­do­nos de la cre­cien­te del río no íba­mos a te­ner ma­yo­res in­con­ve­nien­tes. Den­tro de es­ta su­ce­sión de is­lo­tes va­mos a en­con­trar pa­sa­das de aguas con po­ca pro­fun­di­dad, al­gu­nos cho­rri­tos de agua que vuel­can al cau­ce prin­ci­pal y ape­nas uno o dos arro­yi­tos en­tre ca­ma­lo­tes que sue­len ser bue­nos pes­que­ros.

Na­ve­gan­do aguas aba­jo y en­tran­do por el de­rro­te­ro de la Vi­ga 60, fui­mos cas­tean­do so­bre las pri­me­ras pa­re­des de jun­cos que nos cu­brían del vien­to. Los pi­ques fue­ron in­me­dia­tos y al­gu­nas de las ta­ru­chas eran real­men­te tan bue­nas que ha­cían ex­plo­tar el agua en ca­da uno de los ata­ques a los se­ñue­los de su­per­fi­cie.

Has­tael­mo­men­to­só­loha­bía­mos

rea­li­za­do pes­ca des­de la em­bar­ca­ción, es­pe­ran­do que el río ba­ja­ra pa­ra des­cen­der y ca­mi­nar to­dos los pes­que­ros de las is­las res­tan­tes. Des­pués de pes­car las pa­re­des de jun­cos, en­tra­mos en los tres arro­yos o prin­ci­pa­les pa­sa­das de agua del lu­gar, aun­que con re­sul­ta­dos dis­pa­res pe­ro bue­na pes­ca al fin.

En bus­ca de más is­las

Co­men­za­ba la pa­ra­da de agua cuan­do ya na­ve­gá­ba­mos en di­rec­ción a la is­la So­lís. Cru­za­mos rá­pi­da­men­te el ca­nal Pe­trel y en­tra­mos por afue­ra, por la cos­ta que apun­ta a la ciu­dad, co­sa po­co co­mún pe­ro que se lo­gra con el río al­to. La is­la So­lís cuen­ta con un arro­yo prin­ci­pal y al­gu­nos tri­bu­ta­rios que siem­pre dan bue­na pes­ca. Tam­bién po­de­mos en­trar a sus la­gu­nas in­te­rio­res con po­si­bi­li­dad de ba­jar­nos y wa­dear la zo­na. Ade­más cuen­ta con al­gu­nas ba­rran­qui­tas que po­de­mos ca­mi­nar y pes­car des­de ahí. Co­mo en­con­tra­mos des­bor­des con su­cie­dad, la pes­ca la ha­ría­mos con lá­tex o se­ñue­los an­ti­en­gan­che, pa­ra po­der pa­sar por en­ci­ma de ella sin so­bre­sal­tos. Sin lo­grar bue­na can­ti­dad de pi­ques aquí, sa­li­mos a pes­car a los arro­yos, y ahí sí los to­ques se die­ron con con­ti­nui­dad: ta­ru­chas de to­dos los ta­ma­ños, aun­que pre­do­mi­nan­do las chi­cas. Ca­da tan­to nos sor­pren­día al­gu­na de más de dos ki­los.

Co­mo la me­ta era re­le­var to­das las is­las que pu­dié­ra­mos, na­ve­gan­do so­bre los ban­cos de are­na en­tra­mos a Oyar­vi­de, un lu­gar

con un sin­nú­me­ro de op­cio­nes en cuan­to a lu­ga­res, ca­na­le­tas pro­fun­das, más de una la­gu­na in­te­rior, arro­yos, des­bor­des e in­nu­me­ra­bles ta­pi­ces de ca­ma­lo­tes y jun­ca­les que ro­dean ca­da uno de los ám­bi­tos. La idea era re­co­rrer to­do pe­ro nos preo­cu­pa­ba que­dar­nos sin tiem­po pa­ra pro­bar las otras is­las. Así que to­ca­mos al­gu­nos pun­tos po­co tra­di­cio­na­les y a to­dos les sa­ca­mos al­gu­na ta­ru­cha. Has­ta el mo­men­to era más que po­si­ti­va to­da la re­co­rri­da y la pes­ca.

Ya en­tra­ba la tar­de cuan­do cru­za­mos la zo­na de El Can­gre­jo ha­cia La Ra­ja y La Ra­ji­ta. Pri­me­ro en­tra­mos por la ma­yor, pa­ra pro­bar to­dos sus arro­yos y pa­sa­das de agua, que no son tan­tos pe­ro que dent r o de ca­da uno hay ra­mi­fi­ca­cio­nes y se ha­ce den­so el an­dar. Tam­bién pes­ca­mos, aun­que na­da muy dis­tin­to a lo que ve­nía­mos ha­cien­do. En es­ta oca­sión se des­ta­ca­ron los se­ñue­los gor­di­tos (Crank) con pa­le­ta de sub­su­per­fi­cie.

Ac­to se­gui­do, sa l i mos por el ca­nal prin­ci­pal de La Ra­ja y atra­ve­san­do to­do la zo­na nos di­ri­gi­mos a La Ra­ji­ta, lu­gar con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que el pes­que­ro an­te­rior, aun­que con la me­jor di­fe­ren­cia: acá pu­di­mos ha­cer la pri­me­ra gran pes­ca del día. ¡Tre­men­da ta­ru­cha!

Se acer­ca­ba lo me­jor

Y de­ja­mos pa­ra el fi­nal lo que se­ría la fru­ti­lla del pos­tre, y eso fue en el is­lo­te El Bri­to­lo, una is­la que se vie­ne for­man­do a pa­sos agi­gan­ta­dos fren­te a Mar­tín Gar­cía. Ha­ce ape­nas dos tem­po­ra­das era un gran ban­co de are­na ca­si in­su­pe­ra­ble y hoy no po­de­mos ver de un la­do al otro de­bi­do a la es­pe­su­ra de sus jun­ca­les que, en su in­te­rior, alo­jan arro­yos que con­for­man el pa­raí­so de la ta­ra­ri­ra.

Ya con el río muy ba­jo y la lan­cha va­ra­da en los pri­me­ros me­tros de are­na, to­dos ba­ja­mos con mu­cho en­tu­sias­mo pa­ra dar con la pes­ca, y no nos equi­vo­ca­mos. Caía la no­che y aún se­guía­mos pes­can­do ta­ru­chas de to­dos los ta­ma­ños que to­ma­ban fran­ca­men­te se­ñue­los de su­per­fi­cie, pop­pers y has­ta la fa­mo­sa cha­pi­ta con fle­cos, co­mo la co­no­cen los pes­ca­do­res. Un fes­ti­val de pi­ques y ta­ma­ños. Na­die que­ría vol­ver­se pe­ro to­dos pen­sá­ba­mos en la pró­xi­ma vez. Una her­mo­sa sa­li­da de pes­ca en­tre ami­gos que nos con­su­mió más de 100 li­tros de com­bus­ti­ble pe­ro que los gas­ta­mos con ale­gría.

En El Ma­tón, a pe­sar del vien­to, di­mos con bue­nos ejem­pla­res en sec­to­res de ve­ge­ta­ción. El se­ñue­lo más ren­di­dor: el Go­zio Lu­re, tan­to en bait co­mo en spin­ning.

Des­de el agua, en­tran­do al is­lo­te El Bri­to­lo y pes­can­do en to­dos sus ban­cos. En el in­te­rior, gran can­ti­dad de ata­ques con to­do ti­po de se­ñue­los. El copo y el bo­ga­grip, dos alia­dos im­pres­cin­di­bles.

An­zue­los Yum Go­zio Kic­ker

Ra­na Z Man

Ho­plias Pre­da­dor

Ho­plias Ra­na

Las ba­rran­cas de La Ra­ja y Ra­ji­ta son idea­les pa­ra ca­mi­nar to­dos los arro­yos in­te­rio­res. Des­de aba­jo, en la is­la San­ta Lucía, un fes­ti­val de pi­ques de ta­ru­chas me­dia­nas. Cui­da­do en los ban­cos de are­na: hay ra­yas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.