Cró­ni­cas en la na­tu­ra­le­za

Ka­ya­kis­mo, avis­ta­je de fau­na, ca­mi­na­tas por el par­que na­cio­nal y sa­bo­res agres­tes en la me­jor zo­na del mon­te cha­que­ño.

Weekend - - TURISMO - Tex­tos: LO­RE­NA LO­PEZ Fotos: LEO­NAR­DO JU­BER, MAR­TIN REBAK, CLAU­DIO REI­NO­SO Y L.L.

El fue­go nos her­ma­na. Lle­ga­mos a la re­ser­va pri­va­da Tan­ta­na­cuy al caer la tar­de y lue­go de una me­rien­da bien agres­te cer­ca del mon­te, se ar­ma el fo­gón que em­pie­za tí­mi­do y des­pués des­te­lla con­tra el cie­lo que se os­cu­re­ce. Tan­ta­na­cuy, en que­chua, sig­ni­fi­ca lu­gar de reunión y es un nom­bre muy acer­ta­do pa­ra es­ta re­ser­va na­tu­ral de 2.500 hec­tá­reas que pre­ser­va el bos­que cha­que­ño co­no­ci­do co­mo Im­pe­ne­tra­ble. Ese mon­te ás­pe­ro y su­fri­do, de una be­lle­za que hay que sa­ber apre­ciar y de una ri­que­za que se des­cu­bre to­mán­do­se el tiem­po que ella de­man­da. “Tam­bién en el Cha­co te­ne­mos nues­tros fru­tos ro­jos”, di­ce Luis De­lla­mea, pro­pie­ta­rio de la re­ser­va, me­dio en se­rio y me­dio en bro­ma. Se re­fie­re a un te­ma que vie­ne es­tu­dian­do des­de ha­ce mu­cho y al que le en­con­tró la vuel­ta: los fru­tos de las tu­nas, que los hay de dis­tin­tos co­lo­res, en­tre ellos ro­jos y ro­jí­si­mos. Prue­ba de ello es el tra­go que nos ofre­ce, que es un mix de tu­na ro­ja, anaran­ja­da y ucle, otra va­rie­dad de cac­tus de un co­lor pa­re­ci­do al fuc­sia. “Des­de arri­ba po­drán apre­ciar me­jor la be­lle­za del pai­sa­je”, nos di­ce nues­tro an­fi­trión y nos in­vi­ta a su­bir al mi­ra­dor mó­vil que ha ins­ta­la­do en un ár­bol: una si­lla que se ele­va con un sis­te­ma de po­leas y que per­mi­te ver un es­ce­na­rio de pas­ti­za­les y de mon­te, don­de los aro­mas del atar­de­cer son pro­ta­go­nis­tas.

Más allá de que Tan­ta­na­cuy cuen­ta con ser­vi­cios de po­sa­da, no­so­tros ele­gi­mos una ce­na de cam­po. Así, lue­go de la pi­ca­da cha­que­ña con pre­sen­cia de que­so de ca­bra, em­bu­ti­dos lo­ca­les y pe­pino de mon­te (re­em­pla­zan­do a la acei­tu­na) lle­ga el “en­ha­ri­na­do”, car­ne sal­tea­da con ce­bo­lla y ají de mon­te a la que se le agre­ga una cu­cha­ra­da de ha­ri­na cuan­do se es­tá cocinando en su pro­pia gra­sa pa­ra que ge­ne­re una suer­te de sal­sa es­pe­sa que une sa­bo­res. El en­ha­ri­na­do lle­ga en una olla de hie­rro y, fue­go de por me­dio, la no­che ba­jo la es­tre­llas es una fies­ta.

Pro­duc­ción lo­cal

“El pro­gra­ma ´Iden­ti­dad de los pue­blos´ tie­ne co­mo ob­je­ti­vo me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las co­mu­ni­da­des ori­gi­na­rias y crio­llas del Im­pe­ne­tra­ble”, ex­pli­ca Her­nán Ra­mí­rez de la ONG Acer­ca, que tra­ba­ja en el te­rri- to­rio cha­que­ño. “Ade­más del com­po­nen­te cul­tu­ral, ha­ce­mos hin­ca­pié en el desa­rro­llo ren­ta­ble, re­va­lo­ri­zan­do los pro­duc­tos del mon­te co­mo la ha­ri­na de al­ga­rro­ba, la tu­na, la api­cul­tu­ra y el tu­ris­mo ru­ral, a tra­vés de cir­cui­tos don­de el tu­ris­ta se pue­da aden­trar en la for­ma de vi­da cha­que­ña”. Jus­ta­men­te es­ta ac­ti­vi­dad que rea­li­za­mos, y que al día si­guien­te se com­ple­men­ta­rá con una ca­mi­na­ta por el mon­te, es una de las pro­pues­tas don-

de lo gas­tro­nó­mi­co se fu­sio­na con la na­tu­ra­le­za a tra­vés del avis­ta­je de aves, bús­que­da de hue­llas de fau­na y re­co­no­ci­mien­to de flo­ra. Y del fue­go, por su­pues­to: com­po­nen­te in­fal­ta­ble cuan­do el sol se ocul­ta.

El Par­que Na­cio­nal

Raúl Pa­la­ve­cino nos espera con los ka­yaks ya pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer una re­ma­da por el Ber­me­ji­to, uno de los dos ríos que sur­ca el Par­que Na­cio­nal El Im­pe­ne­tra­ble, al norte de la pro­vin­cia del Cha­co y bas­tan­te nue­vo, ya que fue crea­do por ley en 2014 so­bre par­te de la su­per­fi­cie que ocu­pa­ba la es­tan­cia ga­na­de­ra La Fi­de­li­dad. Se acer­ca el me­dio­día y es in­dis­pen­sa­ble el som­bre­ro ha­cien­do jue­go con los an­te­ojos pa­ra sol, pa­ra te­ner una bue­na ex­pe­rien­cia. Nues­tras em­bar­ca- cio­nes se des­li­zan con sua­vi­dad so­bre el agua ama­rro­na­da (y al­go ro­ja) y to­do es si­len­cio y quie­tud… es que a es­ta ho­ra y con es­te so­la­zo nin­gún in­te­gran­te de la fau­na tie­ne ga­nas de an­dar gas­tan­do mu­cha ener­gía.

Re­ma­mos con tran­qui­li­dad ob­ser­van­do es­te pai­sa­je ás­pe­ro, siem­pre con la es­pe­ran­za de avis­tar al­gún oso hor­mi­gue­ro, ya­ca­ré o ta­pir, así que nues­tros ojos van aten­tos en­tre el agua y la cos­ta y el me­nor mo­vi­mien­to es una pro­me­sa de aven­tu­ra. Al ca­bo de un par de ho­ras vol­ve­mos y pa­ra nues­tro pla­cer el gui­so es­tá lis­to: arroz, car­ne y con­di­men­tos se han fu­sio­na­do y lle­ga en ese pre­ci­so mo­men­to

en que el ham­bre es más fuer­te que el ca­lor, que el sol y que el can­san­cio. “Es­pe­ro les gus­te”, co­men­ta Raúl a sa­bien­das de que to­dos es­ta­mos fe­li­ces con su co­mi­da y que la ma­yo­ría va a re­pe­tir el pla­to, “por­que en ge­ne­ral a to­dos los tu­ris­tas les en­can­ta es­to o el ca­bri­to al asa­dor”.

Lue­go del al­muer­zo tar­dío y va­rios ki­ló­me­tros de por me­dio, en la en­tra­da prin­ci­pal del Par­que, pe­ga­do al pa­ra­je La Ar­mo­nía, nos re­ci­be Leo Ju­ber, el guar­da­par­que in­ten­den­te del área pro­te­gi­da. Nos pro­po­ne re­co­rrer un sen­de­ro vehi­cu­lar y allá va­mos en su ca­mio­ne­ta, por un ca­mino apre­ta­do con las co­pas de los ár­bo­les a pun­to de en­tre­la­zar­se allá, bien arri­ba. Va­mos en si­len­cio y por mo­men­tos el pai­sa­je mon­ta­raz pa­re­ce a pun­to de co­mer­nos, sen­sa­ción que se in­ten­si­fi­ca en al­gún re­co­do del ca­mino es­pe­cial­men­te mar­ca­do. Al­guien ba­ja un vi­drio y de a ra­tos nos in­va­de el per­fu­me del mon­te, cá­li­do y fru­to­so; es

el mo­men­to ideal pa­ra apo­yar el co­do en la ven­ta­ni­lla y dis­fru­tar del he­cho de es­tar ahí.

En­ton­ces Ju­ber po­ne un cha­ma­mé y la pe­que­ña ex­pe­di­ción se trans­for­ma en una es­ce­na de pos­tal, de esas que guar­da­mos en al­gún lu­gar de di­cha y lin­dos re­cuer­dos. Lue­go de una mar­cha de una me­dia ho­ra ba­ja­mos del vehícu­lo, ca­mi­na­mos unos po­cos me­tros y de pron­to el mun­do se abre: una la­gu­na apa­re­ce an­te nues­tros ojos co­mo en esas pe­lí­cu­las don­de la cá­ma­ra se ele­va y nos mues­tra un pai­sa­je in­con­men­su­ra­ble. “Es­te par­que po­see una al­ta bio­di­ver­si­dad, con pre­sen­cia de ya­gua­re­té, oce­lo­te, ta­pir, ta­tú ca­rre­ta y 305 es­pe­cies de aves re­gis­tra­das; ade­más hay 20 cá­ma­ras tram­pa que se re­vi­san ca­da tres me­ses y nos per­mi­ten co­no­cer más so­bre es­ta área pro­te­gi­da”, cuen­ta Ju­ber mien­tras el sol se ha­ce más sua­ve en la La­gu­na del Su­ri, so­bre cu­ya su­per­fi­cie los re­po­lli­tos de agua ape­nas se mue­ven, co­mo si re­cién em­pe­za­ran a des­per­tar­se.

Ali­na nos re­ci­be se­ria pe­ro con una son­ri­sa. No, no es con­tra­dic­to­rio: es­tá con­ten­ta por nues­tra lle­ga­da y a la vez sa­be que te­ne­mos mu­cho por ha­cer, así que no per­de­mos tiem­po y lue­go del sa­lu­do de do­ble be­so co­mo se es­ti­la aquí re­co­rre­mos la cha­cra.

Me­nú ki­ló­me­tro ce­ro

Es­ta­mos en la fin­ca Don Mi­guel, ubi­ca­da a seis ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Cas­te­lli, que a la vez es­tá a 280 km de Re­sis­ten­cia, en Cha­co. Den­tro del pre­dio de 50 hec­tá­reas de­di­ca­do a la pro­duc­ción de me­lo­nes, za­pa­llo y san­día, Ali­na ha ins­ta­la­do su res­tau­ran­te cu­yos me­nús abra­zan el con­cep­to de gour­met y de “ki­ló­me­tro ce­ro”, por­que los pro­duc­tos van di­rec­to de la huer­ta y del cam­po, a la me­sa.

“Apun­ta­mos a di­fun­dir la ma­te­ria pri­ma de la zo­na y re­cu­pe­rar la co­mi­da an­ces­tral co­mo el gua­tea­do”, di­ce es­ta ma­ra­vi­llo­sa co­ci­ne­ra que ha pre­pa­ra­do un me­nú de va­rios pa­sos con sus res­pec­ti­vos (y pen­sa­dos) ma­ri­da­jes, y que co­mien­za con unos mi­ni pa­nes de man­dio­ca, pa­sa por unos so­rren­ti­nos de char­qui y sal­sa de ca­bu­to que es un za­pa­llo de la zo­na. Pa­sa por el gua­tea­do pa­ra ter­mi­nar con un brow­nie de al­ga­rro­ba y sal­sa de ape­pú, una na­ran­ja áci­da lo­cal, acom­pa­ña­do con un es­pu­man­te de bur­bu­ja muy sua­ve “pa­ra que no in­ter­fie­ra con el pos­tre”. Una ge­nia­li­dad que pre­ce­de a la sor­pre­sa fi­nal: unos al­fa­jor­ci­tos que to­do in­di­ca que son los clá­si­cos de mai­ce­na. “Pe­ro son de ha­ri­na de man­dio­ca, prue­ben có­mo se des­ha­cen en bo­ca”, su­gie­re Ali­na, y los sen­ti­dos agra­de­cen la e x per ien­cia Im­pe­ne­tra­ble.

Las tu­nas son unas de las pro­ta­go­nis­tas del mon­te cha­que­ño.

El que­bra­cho co­lo­ra­do, de im­pre­sio­nan­te tex­tu­ra, es uno de los im­po­nen­tes em­ble­mas del eco­sis­te­ma Im­pe­ne­tra­ble.

Es bas­tan­te po­si­ble ver osos hor­mi­gue­ros re­co­rrien­do el Par­que Na­cio­nal. Tam­bién lo ha­bi­tan pe­ca­ríes y ta­pi­res.

Hay 305 es­pe­cies de aves re­gis­tra­das en el Par­que. Aquí, un chu­rrin­che ma­cho bus­ca, aten­to, su po­si­ble ce­na.

Leo­nar­do Ju­ber, in­ten­den­te del P. N. El Im­pe­ne­tra­ble.

Na­tu­ra­le­za y cul­tu­ra se fu­sio­nan en el Im­pe­ne­tra­ble, don­de crio­llos y pue­blos ori­gi­na­rios (Qom, Wi­chí y Mo­qoit) mues­tran sus tra­ba­jos y cos­tum­bres.

Des­pués de an­dar en ka­yak, Raúl pre­pa­ra la co­mi­da pa­ra to­do vi­si­tan­te que quie­ra un gui­so bien de mon­te. En olla de hie­rro, por su­pues­to.

Mi­ra­dor mó­vil con sis­te­ma de po­leas, una pos­tal del río Ber­me­ji­to, fru­to de tu­na en rojo ber­me­llón, y ma­tea­da en la eco­po­sa­da Tan­ta­na­cuy son par­te del re­co­rri­do po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.