Tai­lan­dia

Un mar de gran­des aven­tu­ras Pla­yas y es­ce­na­rios con­fir­man con­firm la fa­ma de par­pa­raí­so que tie­ne la re­gió­re­gión. Per­so­nal ama­ble y ac­ti­vi­da­des que va­van des­de el bu­ceo y el ka­ya­kis­mo a la con­tem­pla­ción del pai­sa­je des­de la are­na. Un lu­gar pa­ra des­cu­brir.

Weekend - - TURISMO - Tex­tos y fotos: JU­LIAN VAR­SAVSKY

De­sem­bar­ca­mos de una lan­cha en el norte de la is­la Koh Phi Phi –al sur de Tai­lan­dia– con un ob­je­ti­vo do­ble: re­po­sar so­bre las arenas y bus­car un po­co de ac­ción. Por la ven­ta­na del bun­ga­low de ma­de­ra con pis­ci­na pri­va­da del re­sort Zea­vo­la, ve­mos el mar tur­que­sa des­de lo al­to de una la­de­ra. La ha­bi­ta­ción tie­ne tres de sus pa­re­des de vi­drio, ge­ne­rán­do­nos la sen­sa­ción de dor­mir

en una ca­ja trans­pa­ren­te en la na­tu­ra le­za. Hay in­clu­so una du­cha a cie­lo abier­to don­de ba­ñar­se con pri­va­ci­dad.

Por la no­che ce­na­mos en pe­num­bras a la luz de la lu­na en me­sas so­bre la are­na, fren­te a un mar cal­mo co­mo una pis­ci­na. Y a la ma­ña­na si­guien­te va­mos al pue­blo de Ton Sai pa­ra una ex­cur­sión de bu­ceo. Un pe­que­ño bar­co nos lle­va a Vi­da Nok, un is­lo­te ro­co­so de pa­red ver­ti­cal co­ro­na­do por sel­va. El guía ar­gen­tino Ma­tías de Blas nos da una cla­se in­tro­duc­to­ria y avi­sa que es muy po­si­ble ver ti­bu­ro­nes. Al lan­zar­nos al agua los en­con­tra­mos de in­me­dia­to: son tres de la es­pe­cie pun­ta ne­gra, ya­cien­do con man­se­dum­bre en el fon­do. Mi­den ca­si dos me­tros y ja­más han ata­ca­do a na­die.

Pataleo pa­ra avan­zar co­mo un Su­per­man en cá­ma­ra len­ta. En el fon­do hay es­tre­llas de mar vio­le­tas y nos acer­ca­mos a una rec­ta pa­red co­ra­li­na, la que or­bi­ta­mos co­mo as­tro­nau­tas a un asteroide con crá­te­res y pro­tu­be­ran­cias. Atra­vie­so un car­du­men con mi­les de pe­ces ama­ri­llos for­man­do un tor­be­llino en­vol­ven­te: na­do len­to en­tre esas fle­chas equidistantes una de la otra, que pa­san por cen­te­na­res fren­te a mi lu­ne­ta, has­ta ta­par­me to­do el cam­po vi­sual.

Tres me­tros más arri­ba di­vi­so el vue­lo lán­gui­do de una tor­tu­ga pi­co de hal­cón que se po­sa a mor­dis­quear un co­ral. Ma­tías y otra bu­cea­do­ra ob­ser­van a mi de-

re­cha dos pe­ces lo­ro es­ca­ma­dos de ama­ri­llo, azul, ver­de y ti­ras na­ran­ja: eso les im­pi­de ver que por de­ba­jo les pa­sa vi­bo­rean­do una mo­re­na, esa grue­sa ser­pien­te con ca­ra de Alien.

Nues­tro bau­tis­mo lo pue­de ha­cer cual­quie­ra sin ex­pe­rien­cia y al­can­za 12 me­tros de pro­fun­di­dad. El mo­men­to má­gi­co lle­ga con el bi­co­lor pez pa­ya­so, ins­pi­ra­dor de la ani­ma­ción Bus­can­do a Ne­mo. Ma­tías nos lle­va has­ta su mo­ra­da, don­de vi­ve ocul­to en­tre los ten­tácu­los mo­ve­di­zos de una anémo­na. Es­te co­ral blan­do es tó­xi­co pa­ra to­dos los se­res de es­te mun­do, sal­vo pa­ra ese pe­ce­ci­to in­de­fen­so. Me acer­co a Ne­mo has­ta co­lo­car la más­ca­ra ca­si fren­te a sus ojos, jus­to so­bre su cuer­po na­ran­ja con cres­ta blan­ca. No hu­ye: se sa­be se­gu­ro en el ca­mu­fla­je de esos de­dos vio­le­tas sa­cu­di­dos al vai­vén de las olas. El pez me mi­ra fi­jo co­mo su­pli­can­do pie­dad.

La cal­ma de Koh Yao Yai

Des­pués de tres no­ches, nos mu­da­mos en lan­cha a la tran­qui­la is­la Koh Yao Yai, a sal­vo del tu­ris­mo ma­si­vo. Sus ama­bles po­bla­do­res son mu­sul­ma­nes, co­mo la due­ña de la po­sa­da fren­te al mar don­de nos alo­ja­mos, quien nos su­gie­re al­qui­lar una mo­to pa­ra sa­lir a re­co­rrer la is­la.

Al día si­guien­te nos em­bar­ca­mos en una tra­di­cio­nal lan­cha­ta­xi de ma­de­ra pa­ra vi­si­tar al amanecer –an­tes de la lle­ga­da de la mul­ti­tud– la is­la Khai Nai, un

“A

l sa­lir atra­ve­sa­mo­sun gra­nar­co­de pie­dra­pa­ra en­tra­rau­na cue­va­mu­cho más­pe­que­ña, tan­to­quehay­que acos­tar­se­de es­pal­da­se­nel ka­yak­pa­ra pa­sar”.

ca­yo de are­na ro­dea­do de pe­ces que so­bre­sa­le en el mar, sin si­quie­ra un ár­bol. El ca­yo do­ra­do es­tá a 15 mi­nu­tos de Koh Yao Yai y es el ideal de is­la pa­ra­di­sía­ca: pa­ra que man­ten­ga ese au­ra, hay que vi­si­tar­la en­tre las 6:00 y las 10:00 am (o al atar­de­cer).

Por la tar­de va­mos a la fa­mo­sa pla­ya don­de se fil­mó en 1971 una pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond. Na­ve­ga­mos dos ho­ras en­tre is­las ro­co­sas que pa­re­cen for­ta­le­zas a la de­ri- va, pa­ra des­em­bar­car en la is­la Khao Phing Kan, jus­to fren­te a esa ro­ca em­ble­má­ti­ca que pa­re­ce un tee de golf de 20 me­tros de al­tu­ra cla­va­do en el mar.

A l re­gre­so, nues­tro ca­pi­tán des­cu­bre una pla­ya desier ta: nos de­te­ne­mos pa­ra un pic­nic en u na isl a ent era pa ra no - so­tros. Des­pués de la sies­ta, re­to­ma­mos via­je has­ta una pla­ta­for­ma flo­tan­te don­de al­qui­lo un ka­yak con guía.

El con­duc­tor rema de­trás mío ha­cien­do de ti­món y en­tra­mos en un tú­nel ro­co­so con si­len­cio y os­cu­ri­dad to­ta­les. Has­ta que des­cu­bro el re­gu­lar tac de una go­ta que cae ca­da 15 se­gun­dos, re­tum­ban­do con un gran eco. El guía alum­bra una es­ta­lag­mi­ta de dos me­tros que bro­ta del te­cho: des­de allí cae la go­ta atro­na­do­ra.

Al sa­lir atra­ve­sa­mos un gran ar­co de pie­dra pa­ra en­trar a una cue­va mu­cho más pe­que­ña, tan­to que hay que acos­tar­se de es­pal­das en el ka­yak pa­ra pa­sar. Al fon­do del tú­nel bro­ta una luz y ha­cia allí va­mos: apa­re­ce una la­gu­na es­me­ral­da a cie­lo abier­to, en­ce­rra­da por la mon­ta­ña co­mo si fue­se la par­te ba­ja de un crá­ter. En el cen­tro de las aguas hay un gran ár­bol ro­dea­do de las raí­ces de un man­glar por don­de ca­mi­nan can­gre­jos. El si­len­cio se rom­pe por los sal­tos de un pe­ce­ci­to vo­la­dor pla­tea­do que re­bo­ta tres ve­ces en el agua y des­apa­re­ce.

La pla­ya de la es­ca­la­da

Nos mu­da­mos otra vez por mar a Rai­lay, una pla­ya en una pe­nín­su­la con re­sorts don­de el mar es un es­tan­que des­co­mu­nal per­fo­ra­do por aflo­ra­mien­tos de ro­ca. En esas rec­tas pa­re­des se prac­ti­ca una de las es­ca­la­das en ro­ca más fa­mo­sas del mun­do, tan­to por lo de­por­ti­vo co­mo por la be­lle­za del en­torno.

En Rai­lay ace­chan pro­ble­mas

de se­gu­ri­dad: hor­das sal­va­jes ca­mi­nan so­bre los te­chos de los bun­ga­lows ata­can­do en gru­po. Son unos mo­nos de­lin­cuen­tes que, si no fue­se por la te­la me­tá­li­ca que cu­bre las ven­ta­nas, in­gre­sa­rían rau­dos a las ha­bi­ta­cio­nes a des­va­li­jar: de he­cho lo ha­cen si en­cuen­tran una puer­ta sin lla­ve (sa­ben ba­jar el pi­ca­por­te).

Los hu­ma­nos son “mi­no­ría étnica” en Ray­lai: trein­ta ha­bi­tan­tes fi­jos con­tra me­dio mi­llar de mo­nos dis­tri­bui­dos en cla­nes que, ade­más de sus conf lic­tos le­ga­les con el ho­mo sa­piens, se en­fren­tan en­tre ellos por cues­tio­nes amo­ro­sas.

Nos alo­ja­mos en un bun­ga­low de dos pi­sos en ple­na sel­va del ho­tel Ra­ya­va­dee, en un va­lle con pa­re­des de ro­ca que ve­mos des­de la ca­ma. El com­ple­jo es­tá atra­ve­sa­do por un la­be­rin­to de fron­do­sos sen­de­ros don­de ca­si no en­tra el sol: por allí las mu­ca­mas em­pu­jan sus ca­rri­tos con fru­tas que co­lo­can a to­da ho­ra en las ha­bi­ta­cio­nes. Y los mo­nos lo sa­ben. Por eso vi­ven en gue­rra con es­tas mu­je­res: las per­si­guen ocul­tos en­tre el fo­lla­je y, al me­nor des­cui­do, abor­dan los ca­rros.

Du­ran­te mi pri­mer desa­yuno en me­sas al ai­re li­bre me sien­to a sa­bo­rear un li­cua­do de pa­pa­ya y un budín de co­co. Al dar­me vuel­ta pa­ra con­ver­sar con unos chi­nos, bro­ta de la ve­ge­ta­ción un mono in­so­len­te que me ro­ba una me­dia­lu­na y se tre­pa cin­co me­tros so­bre un ár­bol.

Es­ca­la­da en ro­ca

Rai­lay es un pue­blo pea­to­nal en­ce­rra­do en­tre mon­ta­ñas, sin ca­mi­nos ni vehícu­los. Sal­go a ca­mi­nar por su úni­ca ca­lle pa­ra re­co­rrer agen­cias de es­ca­la­da y co­noz­co al guía Sa­tar­pon.

Ca­mi­na­mos 20 mi­nu­tos has­ta una pla­ya con una pe­que­ña ca­ver­na. So­mos quin­ce no­va­tos a las ór­de­nes de Sa­tar­pon, quien di­ri­ge a tres guías. Nos co­lo­ca­mos cas­co y ar­ne­ses pa­ra la cla­se teó­ri­ca. La es­ca­la­da en ro­ca im­pli­ca su­bir una rec­ta pa­red sin ayu­da de tec­no­lo­gía al­gu­na. El ar­nés ata­do a va­rios cla­vos es só­lo por se­gu­ri­dad, mien­tras un ayu­dan­te sos­tie­ne una so­ga des­de la are­na: si me ca­ye­ra, él ti­ro­nea­ría y yo que­da­ría ha­ma­cán­do­me en el ai­re.

Ha­ce­mos las pri­me­ras prác­ti­cas y veo que es­to se­rá más sen­ci­llo de lo que pa­re­cía. No se tra­ta de fuer­za sino de téc­ni­ca. Me le atre­vo a la pa­red com­ple­ta, agu­di­zan­do la con­cen­tra­ción mien­tras me sos­ten­go de ín­fi­mas grie­tas con la ye­ma de los de­dos. Voy bien los pri­me­ros me­tros pe­ro, en la mi­tad de la pa­red, to­do se com­pli­ca. El guía gri­ta que no aflo­je y me orien­ta; se sa­be de me­mo­ria las grie­tas, que a mí me pa­re­cen ca­da vez más im­per­cep­ti­bles. A ve­ces las tan­teo a cie­gas, pal­pán­do­las con el bra­zo es­ti­ra­do al má­xi­mo, sin en­con­trar la sa­lien­te. Pe­ro obe­dez­co y to­do da re­sul­ta­do.

Nun­ca ha­bía tre­pa­do si­quie­ra a un ár­bol en mi vi­da, pe­ro he subido una pa­red ver­ti­cal de 20 me­tros, al­go que me pa­re­cía im­po­si­ble. Mi­ro ha­cia arri­ba y des­cu­bro un mo­ni­to sen­ta­do en una sa­lien­te: creo que es el mis­mo que me ro­bó la me­dia­lu­na es­ta ma­ña­na. Yo es­toy preo­cu­pa­do pen­san­do en có­mo ba­ja­ré de aquí y a él se lo ve muy tran­qui, ca­si com­pa­si­vo con ese ho­mo sa­piens de cas­co, tan inú­til que no sa­be ni có­mo tre­par bien una pa­red.

Im­pre­sio­nan­te es­ca­la­da en Rai­lay Beach. A la iz­quier­da, de arri­ba a aba­jo: snor­ke­lling des­de Koh Yao Yai; uno de los bo­tes long tail o co­la lar­ga, tí­pi­cos de la zo­na; y pa­no­rá­mi­ca de is­las co­mo ga­leo­nes a la de­ri­va.

Arri­ba: la is­la Khai Nui vis­ta des­de Koh Yao Yai. Al la­do: en la Is­la de Ja­mes Bond. Aba­jo izq.: ka­yak en­tre má­gi­cas ca­ver­nas. Der.: bu­cean­do en­tre los car­dú­me­nes en Vi­da Nok.

Cue­vas, aber­tu­ras en la mon­ta­ña y es­ta­lag­mi­tas son el pai­sa­je por el que se rema en Rai­lay, digno de va­rias fotografías.

Na­ve­ga­ción des­de Koh Phi Phi. De­re­cha: en Khai Nui es­tán las aguas más cris­ta­li­nas de to­do el via­je. Un lu­gar im­pos­ter­ga­ble al vi­si­tar Tai­lan­dia. Der.: pla­ya jun­to al re­sort Zea­vo­la. Los ver­des se fun­den en el pai­sa­je.

El ist­mo es ex­hu­be­ran­te en la pe­nín­su­la de Ray­lay Beach, con pla­yas de un la­do y del otro, y mu­cha ve­ge­ta­ción. Hay más pri­ma­tes que hu­ma­nos allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.