Flo­ren­cia se vis­te de oro

En el Pa­ra­ná Me­dio, San­ta Fe, con río ba­jo y aguas de bue­na trans­pa­ren­cia, di­mos con ex­ce­len­tes car­dú­me­nes de do­ra­dos. Es­ti­los, es­tra­te­gias, equi­pos y téc­ni­cas pa­ra cap­tu­rar­los en spin­ning y bait­cast.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fotos: ALE­JAN­DRO IN­ZAU­RRA­GA

Al­go se ten­sa co­mo una cuer­da, ca­da vez más, has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. El gran pez pa­re­ce iner­te, es­tá­ti­co, in­do­len­te. El do­ra­do adul­to se com­por­ta con la par­si­mo­nia de un león en la sa­ba­na. Por más que es­té ro­dea­do de sá­ba­los y otros fo­rra­je­ros me­no­res, ni se in­quie­ta ni se in­mu­ta. Man­tie­ne una se­re­ni­dad ca­si exas­pe­ran­te, co­mo el rey de la sel­va afri­cano ro­dea­do de ga­ce­las. Sin em­bar­go, la cuer­da se si­gue ten­san­do, el re­sor­te de ace­ro se com­pri­me, el ar­co se si­gue do­blan­do. Esos mo­men­tos de ti­ran­tez son lap­sos de espera, de quie­tud, de cal­ma pre­via. De pron­to un se­ñue­lo ar­ti­fi­cial, un pe­da­zo de plás­ti­co con for­ma de pe­ce­ci­to, pin­ta­do de co­lor lla­ma­ti­vo y mo­vi­mien­to his­té­ri­co y vi­bran­te, ha­ce las ve­ces de de­to­na­dor y ocu­rre lo que pa­sa siem­pre que la ten­sión se trans­for­ma en ener­gía. Se li­be­ra la fu­ria to­da jun­ta. Es­ta­lla el fre­ne­sí de den­te­lla­das, la ex­plo­sión de agua y es­ca­mas, y to­do se con­vier­te en un pan­de­mó­nium de lo­cu­ra y emo­ción a bor­do.

Le­le y Mar­ce­lo Rou­vier nos ha­bían an­ti­ci­pa­do que los bue­nos do­ra­dos es­ta­ban pre­sen­tes y por eso ha­bía­mos de­ci­di­do em­pren­der es­te re­le­va­mien­to, con la in­ten­ción de me­dir­nos fren­te a fren­te con es­tos no­ta­bles pre­da­do­res. Las es­tra­té­gi­cas ins­ta­la­cio­nes del com­ple­jo de

Ex­cur­sio­nes Pi­ra­cuá –ca­si en la bo­ca del arro­yo ho­mó­ni­mo– se­rían nues­tra ba­se de ope­ra­cio­nes y los her­ma­nos Ale y Mar­ce­lo Ju­ve, y Ri­car­do Be­ni­to, nues­tros ca­ma­ra­das de pes­ca.

Bait y spin­ning

En es­ti­los co­mo bait­cast y spin­ning co­men­za­mos los in­ten­tos en la fran­ja cos­te­ra que va de las pro­xi­mi­da­des de la bo­ca del San Lo­ren­zo has­ta el Lau­rel­tí, con equi­pos com­pues­tos por va­ras de 6 a 6,6 pies de lar­go (1 pie = 30,48 cm) y de en­tre 8 y 17 li­bras (1 lb = 453,592 gra­mos) de re­sis­ten­cia y re­eles de ba­jo per­fil con al­ta re­la­ción de re­cu­pe­ra­ción, im­por­tan­te en es­te ti­po de pes­ca, car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to del 0,22 a 0,24 pa­ra el bait­cast y mis­mo ca­li­bre de hi­lo pe­ro con re­eles fron­ta­les me­dia­nos pa­ra el spin­ning. En am­bas mo­da­li­da­des uti­li­za­mos los mis­mos se­ñue­los ar­ti­fi­cia­les de bue­na si­lue­ta, ac­ción vi­bran­te y rango de pro­fun­di­za­ción de me­dia agua, que van vin­cu­la­dos al se­dal que vie­ne del re­el con un lí­der de ace­ro mul­ti­fi­la­men­to fo­rra­do de unos 25 cm y 20 a 30 li­bras pa­ra re­sis­tir las fi­lo­sas mor­di­das del pez en lu­cha.

To­da la fran­ja del Pa­ra­ná Me­dio tie­ne bue­na pre­sen­cia de do­ra­dos, ya que la es­pe­cie per­ma­ne­ce en to­da la re­gión por sus ca­rac­te­rís­ti­cas de agua –cli­má­ti­cas y geo­grá­fi­cas–, pe­ro ade­más los hay que es­tán de pa­so. Es par­ti­cu­la­ri­dad de los do­ra­dos lle­var a ca­bo mi­gra­cio­nes du­ran­te su vi­da.

Cuá­les son

Dos son las más im­por­tan­tes, una río arri­ba con fi­nes es­trict a me nt e r epr o duc t ivos – de fre­za– y otra que es en bus­ca de ali­men­to, lo que se co­no­ce có­mo “mi­gra­ción tró­fi­ca” y es­tá re­gi­da por el se­gui­mien­to de los car­dú­me­nes de fo­rra­je­ros. La pri­me­ra es más bien es­ta­cio­nal y con­ti­nua, y se cum­ple re­gu­lar­men­te to­dos los años. La otra, en cam­bio, pue­de ser oca­sio­nal, ya que co­mo el do­ra­do va tras el ali­men­to, pue­de dar­se o no. En es­ta opor­tu­ni­dad en­con­tra­mos

gran­des car­dú­me­nes de sá­ba­los mo­vién­do­se y de­trás de ellos, al ace­cho, los fe­ro­ces car­ni­ce­ros.

Lan­ces pre­ci­sos

En la pes­ca con ar­ti­fi­cia­les, es fun­da­men­tal ser pre­ci­sos en el lan­ce, bus­can­do ubi­car los se­ñue­los siem­pre pe­ga­dos a los tron­cos, jun­to a las pun­tas o ac­ci­den­tes de la cos­ta, o bien arri­ma­dos a la ba­rran­ca don­de pe­ga la co­rren­ta­da, arries­gan­do al lí­mi­te del en­gan­che. Otra re­co­men­da­ción es la de ac­tuar con su­ma cau­te­la, pro­cu­ran­do no al­te­rar de­ma­sia­do el pes­que­ro con rui­dos su­per­fluos, man­te­nien­do el mo­tor fue­ra de borda apa­ga­do y evi­tan­do gol­pes en el cas­co de fi­bra. Un mo­tor eléc­tri­co au­xi­liar es ca­si in­dis­pen­sa­ble hoy en día, pa­ra ir ubi­can­do y man­te­nien­do la lan­cha a dis­tan­cia de lan­ce en for­ma si­len­cio­sa, ir co­rri­gien­do de­ri­vas y en ca­so de pes­que­ros bien pun­tua­les, co­mo una bo­ca o un desagüe, po­der aguan­tar la em­bar­ca­ción en ese lu­gar un tiem­po más pa­ra con­cre­tar una pros­pec­ción más in­ten­si­va del pes­que­ro.

Ata­can los chi­cos

Una pe­cu­lia­ri­dad de los do­ra­dos es que los pri­me­ros en ata­car no son los más gran­des, es­to se de­be a que los de me­nor por­te son más

ac­ti­vos, más vehe­men­tes y se aba­lan­zan pri­me­ro. Pe­ro los gran­des mu­chas ve­ces los si­guen de cer­ca a ver si pue­den arre­ba­tar­le el bo­ca­do. Ca­si co­mo una jau­ría de pe­rros don­de un ca­cho­rro atra­pa un buen bo­ca­do y los ca­nes gran­des lo per­si­guen ham­brien­tos.

Cuan­do se ac­túa con equi­pos li­via­nos y no se exi­ge de­ma­sia­do ni se apu­ra al pez en lu­cha du­ran­te el com­ba­te, lo que in­ter­pre­ta el res­to de los pe­ces es que se tra­ta de una si­tua­ción de ca­ce­ría y no una lu­cha por la su­per­vi­ven­cia. Eso ha­ce que se ex­ci­ten, se es­ti­mu­len y se ac­ti­ven los de­más. Es­ta sin­gu­la­ri­dad pue­de ser apro­ve­cha­da por un se­gun­do pes­ca­dor a bor­do. La idea es que lan­ce cer­ca del pez en lu­cha –con la pre­cau­ción de no en­gan­char el se­dal del otro– y muy pro­ba­ble­men­te lo­gre con­cre­tar un do­ble­te, sien­do que el se­gun­do pez pren­di­do sue­le ser me­jor que el pri­me­ro. Así nos pa­só en más de uno de los do­ble­tes lo­gra­dos du­ran­te el día.

Sá­ba­los

La pre­sen­cia de nu­tri­dos car­dú­me­nes de sá­ba­los en las zo­nas po­co pro­fun­das de ban­cos de are­na nos im­pul­só a in­ten­tar tam­bién en esos sec­to­res, pa­ra eso op­ta­mos por cam­biar por se­ñue­los sub­su­per­fi­cia­les e in­clu­so de flo­te, ya que la hon­du­ra de ban­cos y ca­na­le­tas no su­pe­ra­ba el me­tro o me­tro y me­dio. Sin em­bar­go, sal­vo al­gún pe­que­ño do­ra­di­llo, los gran­des no acu­die­ron a la ci­ta. Eso sí, fue­ron lu­ga­res y mo­men­tos de ro­bar al­gu­nos sá­ba­los gor­dos con los tri­ples de los ar­ti­fi­cia­les.

Al­go a te­ner en cuen­ta es el mo­men­to del día. Sue­le ocu­rrir en es­ta épo­ca pri­ma­ve­ral que de los dos cre­púscu­los de la jor­na­da, el me­jor sea el ves­per­tino. Si bien la ma­ña­na tam­bién rin­de, si la no­che fue fres­ca, los pe­ces –mer­ced a un me­nor me­ta­bo­lis­mo por la ba­ja tem­pe­ra­tu­ra– es­tán al­go me­nos ac­ti­vos al amanecer. Por el con­tra­rio, con la caí­da del sol la ac­ti­vi­dad de los do­ra­dos nor­mal­men­te va in cres­cen­do y to­do lo que no ocu­rre du­ran­te gran par­te de la jor­na­da pa­re­ce su­ce­der en una ho­ra. Pa­ra eso con­vie­ne ad­mi­nis­trar la vo­lun­tad y las ga­nas, re­ser­van­do pa­ra esa úl­ti­ma ho­ra (la má­gi­ca) una bue­na cuo­ta de ener­gía.

En la bo­qui­ta que se abrió no ha­ce mu­cho –unos dos­cien­tos me­tros aguas aba­jo de la bo­ca del San Lo­ren­zo– pu­di­mos vi­vir una ver­da­de­ra fies­ta del pi­que con el sol ya rojo y des­apa­re­cien­do por el po­nien­te, con ex­ce­len­tes cap­tu­ras y más de un do­ble­te. Bue­nos mo­men­tos com­par­ti­dos con ami­gos que se trans­for­man en inol­vi­da­bles. Má­xi­me cuan­do el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta es un pez de fa­ma bien ga­na­da, que no en vano se po­si­cio­na en­tre los más de­por­ti­vos de agua dul­ce, con no­ta­bles vir­tu­des có­mo la po­ten­cia des­co­mu­nal de sus em­ba­tes de­fen­si­vos, la in­clau­di­ca­ble fie­re­za de su es­pí­ri­tu sal­va­je e in­dó­mi­to y el en­can­to de su es­tam­pa res­plan­de­cien­te sal­tan­do y re­cor­tán­do­se con­tra un en­car­na­do cie­lo li­to­ra­le­ño.

Aguas muy cla­ras, mu­cho fo­rra­je y do­ra­dos ac­ti­vos en to­da el área. Ideal pa­ra la pes­ca con se­ñue­los ar­ti­fi­cia­les y pa­ra con­cre­tar do­ble­tes co­mo el de la fo­to.

Do­ra­do de úl­ti­ma ho­ra en la bo­qui­ta nue­va del San Lo­ren­zo. Der.: sá­ba­lo ro­ba­do con se­ñue­lo de spin­ning en los ve­ri­les de la Is­la Pe­lo­ta.

Do­ra­do sal­tan­do cer­ca de la lan­cha y en la úl­ti­ma eta­pa de la cap­tu­ra (izq.), pró­xi­mo a ser iza­do. Aba­jo izq.: man­te­ner­se a dis­tan­cia de lan­ce y me­ter ti­ros pre­ci­sos ha­cia la cos­ta fue lo que más rin­dió en es­te re­le­va­mien­to.

Do­ra­do cap­tu­ra­do en la pun­ta de una is­la (jun­ta de aguas) y se­ñue­los de tro­lling usa­dos pa­ra lan­zar en spin­ning pe­sa­do. Der. arri­ba: de­vo­lu­ción de do­ra­do. Der.: do­ra­di­llo com­ple­ta­men­te blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.