Via­je a las es­tre­llas

Ca­mi­na­tas y ob­ser­va­ción se com­bi­nan con ca­rro­ve­lis­mo en un pa­no­ra­ma que pa­re­ce sa­li­do de otro mun­do. La ex­cu­sa ideal pa­ra ha­cer tu­ris­mo edu­ca­ti­vo con los chi­cos.

Weekend - - TURISMO - Tex­to y fotos: PA­TRI­CIA MOG­NI.

En el cie­lo… las es­tre­llas, en el cam­po… las ja­ri­llas. Así di­ce un car­tel en el Par­que Na­cio­nal Pam­pa del Leon­ci­to de la pro­vin­cia de San Juan, en el cual el cie­lo es el pro­ta­go­nis­ta. Más de tres­cien­tas no­ches des­pe­ja­das al año, li­bres de hu­mo, pol­vo y ga­ses, y le­jos de las lu­ces de las ciu­da­des, ha­cen de es­te cie­lo el lu­gar ideal pa­ra ob­ser­var las es­tre­llas.

Las ja­ri­llas ta­pi­zan con su par­ti­cu­lar per­fu­me el de­sér­ti­co pai­sa­je. Pa­ra adap­tar­se al cli­ma, sus ho­jas son pe­que­ñas y se dis­po­nen de for­ma ver­ti­cal pa­ra evi­tar la ex­po­si­ción so­lar. En­tre ellas, una va­rie­dad es co­no­ci­da co­mo ja­ri­lla nor­te­ra, en la que sus ho­jas es­tán orien­ta­das en di­rec­ción al nor­te.

Ba­jo las cons­te­la­cio­nes

Las pro­fun­das no­ches en­vuel­ven el pai­sa­je ba­jo un in­fi­ni­to man­to de es­tre­llas. La prue­ba de ello es que en el Par­que Na­cio­nal hay dos com­ple­jos as­tro­nó­mi­cos de al­ta tec­no­lo­gía y pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. Se pue­den ha­cer vi­si­tas diur­nas y noc­tur­nas en las que es po­si­ble ob­ser­var el cie­lo con te­les­co­pios elec­tró­ni­cos y des­cu­brir un pai­sa­je noc­turno de es­tre­llas, cons­te­la­cio­nes y pla­ne­tas. El Com­ple­jo As­tro­nó­mi­co El Leon­ci­to (CASLEO) es un ins­ti­tu­to de­pen­dien­te del CO­NI­CET y de las uni­ver­si­da­des na­cio­na­les de La Pla­ta, Cór­do­ba y San Juan. Allí es po­si­ble alo­jar­se, ya que cuen­ta con ins­ta­la­cio­nes pa­ra ese fin. Por otra par­te, el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co Fé­lix Agui­lar, Ces­co, de­pen­de de la Uni­ver­si­dad pro­vin­cial y tie­ne más de 50 años de his­to­ria.

Ba­rreal es la ciu­dad más cer­ca­na al par­que, se en­cuen­tra en el de­par­ta­men­to de Ca­lin­gas­ta, al Su­r­oes­te de la pro­vin­cia. La Cor­di­lle­ra de Los An­des es pro­ta­go­nis­ta del pai­sa­je, de­jan­do ver al­gu­nos de sus pi­cos más al­tos, con el cor­dón de An­sil­ta co­mo prin­ci­pal an­fi­trión.

Da­río Saavedra, guar­da­par­que, nos pa­sa a bus­car por el ho­tel –que lle­va el nom­bre de una estrella, al igual que ca­da una de las ha­bi­ta­cio­nes–. Con su sim­pa­tía nos da la bien­ve­ni­da y, an­tes de in­gre­sar al par­que na­cio­nal, nos lle­va a co­no­cer la fa­mo­sa Pam­pa del Leon­ci­to o Ba­rreal Blan­co.

Se tra­ta de una su­per­fi­cie per­fec­ta­men­te li­sa de unos diez por tres ki­ló­me­tros, ge­ne­ra­da a par­tir de una cuen­ca la­cus­tre que se se­có. Allí so­plan fuer­tes vien­tos sos­te­ni­dos que ha­cen del lu­gar el es­ce­na­rio ideal pa­ra la prác­ti­ca de ca­rro­ve­lis­mo, un de­por­te no con­ven­cio­nal en el que se usan ca­rros con ve­las, que pue­den lle­gar a desa­rro­llar ve­lo­ci­da­des de más de 100 km por ho­ra. El lu­gar tam­bién es co­no­ci­do por ser es­ce­na­rio de va­rias pu­bli­ci­da­des, co­mo la de la pick up Ford que sal­ta des­de un avión Hér­cu­les. Da­río nos re­cuer­da, al lle­gar al lu­gar, que hay dos re­glas de oro: nun­ca en­trar con llu­via, aun­que sea po­ca, y es­ta­cio­nar en con­tra del vien­to.

Ver el atar­de­cer en es­te lu­gar es sim­ple­men­te má­gi­co. El sol, que se des­plo­ma tras la mon­ta­ña, di­bu­ja en la ex­ten­sa y li­sa su­per­fi­cie las som­bras más lar­gas que po­da­mos

Atar­de­cer en el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co Fé­lix Agui­lar, es­ta­ción Car­los Ces­co, el más an­ti­guo del par­que (su­pera los 50 años). Un lu­gar ideal pa­ra la ob­ser­va­ción del cie­lo.

Arri­ba izq.: el “gau­cho se­rrano”, for­ma­ción tí­pi­ca del lu­gar. Cen­tro: cu­rio­sas for­ma­cio­nes de El Al­cá­zar, cer­ca­nas al par­que. Arri­ba: prác­ti­ca de ca­rro­ve­lis­mo en el Ba­rreal Blan­co, tam­bién co­no­ci­do co­mo Pam­pa del Leon­ci­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.