Es­fuer­zo co­lec­ti­vo

Una ca­rre­ra de aven­tu­ra úni­ca en el país. Tres cir­cui­tos por pos­tas, equi­pos de ocho per­so­nas y un día en­te­ro a pu­ro run­ning.

Weekend - - AVENTURA - Tex­tos: JUAN JOSE LA­NUS­SE. Fotos: DISCOVERY y J.J.L.

Co­rrer, co­mer y dor­mir. Un co­rre­dor ha­bi­tual sue­le rea­li­zar es­tas ac­cio­nes va­rias ve­ces en la se­ma­na. Al­go muy di­fe­ren­te, y bas­tan­te ra­ro, se­ría rea­li­zar es­tas tres co­sas sin pa­rar, una tras otra, du­ran­te un día en­te­ro. Ba­jo es­ta des­ca­be­lla­da idea se desa­rro­lló en Lu­ján la Discovery Ra­ce 24hs, una com­pe­ten­cia de aven­tu­ra iné­di­ta en nues­tro país.

La pro­pues­ta: una ca­rre­ra de pos­tas con tres cir­cui­tos y en la que par­ti­ci­pan equi­pos de ocho per­so­nas. Un co­rre­dor de ca­da gru­po ha­ce un circuito mien­tras el res­to lo es­pe­ra en el cam­pa­men­to ba­se; una vez que ter­mi­na, es re­le­va­do por un com­pa­ñe­ro, quien en­ca­ra el tra­mo si­guien­te pa­ra des­pués dar­le el lu­gar a otro co­le­ga. Es­ta di­ná­mi­ca se re­pi­te de for­ma inin­te­rrum­pi­da du­ran­te 24 ho­ras, por lo que ca­da co­rre­dor tie­ne un lap­so apro­xi­ma­do de sie­te ho­ras pa­ra des­can­sar en­tre ca­da sa­li­da. Una pro­pues­ta osa­da, que aún así atra­jo a cien­tos de atle­tas.

La ac­ción tu­vo lu­gar el sá­ba­do 6 de oc­tu­bre en la es­tan­cia San­ta Ele­na, a po­cos ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Lu­ján. A las 9 de la ma­ña­na se abrie­ron las puer­tas del pre­dio pa­ra que los 568 co­rre­do­res –71 equi­pos– em­pe­za­ran a ins­ta­lar­se. La or­ga­ni­za­ción es­tu­vo a car­go del Club de Co­rre­do­res, que mon­tó un im­por­tan­te cam­pa­men­to con to­do lo ne­ce­sa­rio: co­me­dor, can­ti­na con pa­rri­lla, food trucks, pan­ta­lla gi­gan­te, ba­ños quí­mi­cos y un área ex­clu­si­va pa­ra las car­pas, de­di­ca­da al des­can­so de los par­ti­ci­pan­tes. Mi­nu­tos an­tes del me­dio­día la emo­ción ya se sen­tía en el ai­re. Al­gu­nos tro­ta­ban pa­ra en­trar en ca­lor, mien­tras que otros, a las apu­ra­das, se co­lo­ca­ban el chip y el nú­me­ro de co­rre­dor.

Co­rrer, des­can­sar y co­rrer

A las 12 en pun­to, con un cie­lo des­pe­ja­do y una tem­pe­ra­tu­ra arri­ba de los 20 °C, la ca­rre­ra em­pe­zó ofi­cial­men­te con la lar­ga­da de la tan­da ini­cial de co­rre­do­res que, a to­da ve­lo­ci­dad, se aden­tra­ron en la tra­za del pri­mer circuito de 12 km. Los dos res­tan­tes fue­ron de 8 y 10 km, lo que ase­gu­ró una ca­rre­ra de pos­tas rá­pi­da, con re­le­vos apro­xi­ma­da­men­te ca­da una ho­ra.

San­tia­go Oli­ve­ri, que com­ple­tó el pri­mer tra­mo en 54 mi­nu­tos, se mos­tró muy con­for­me tras cru­zar el ar­co de lle­ga­da, pe­ro de in­me­dia­to ya es­ta­ba pen­san­do en la si­guien­te eta­pa: “A las 20 ten­go que vol­ver a co­rrer, ya de no­che. El circuito fue es­pec­ta­cu­lar, has­ta ha­bía una la­gu­ni­ta y la es­tan­cia es her­mo­sa. Pe­ro de no­che va a ser otra co­sa, no vas a ver el te­rreno, el ba­rro, los pas­tos al­tos. Por más que lle­ve­mos lin­ter­na, hay que es­tar muy aten­to”. Más allá de lo de­por­ti­vo, la com­pe­ten­cia tam­bién im­pli-

Pa­ra agen­dar, 17 de no­viem­bre a las 22.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.