Co­no­cer qué ti­po de re­cá­ma­ra po­see el ar­ma ayu­da­rá a se­lec­cio­nar me­jor los car­tu­chos.

Re­vis­te gran im­por­tan­cia co­no­cer los ti­pos que hay en las pis­to­las se­mi­au­to­má­ti­cas pa­ra evi­tar le­sio­nes ines­pe­ra­das.

Weekend - - CONTENIDO - Tex­tos y fotos: PA­BLO CRES­PO

Co­mo in­tro­duc­ción de es­ta no­ta, co­men­za­re­mos por de­fi­nir al­gu­nos con­cep­tos. Por ejem­plo, la re­cá­ma­ra de un ar­ma de fue­go es aque­lla par­te del ca­ñón –opues­ta a la bo­ca– en la que se in­tro­du­ce el car­tu­cho an­tes de dis­pa­rar­lo. Si ha­bla­mos de ba­lís­ti­ca in­ter­na –pro­ce­so que se ini­cia cuan­do el per­cu­tor ha­ce de­to­nar el ful­mi­nan­te y cul­mi­na cuan­do el pro­yec­til aban­do­na la bo­ca del ca­ñón–, ve­re­mos que los ga­ses pro­duc­to de la de­fla­gra­ción del pro­pe­len­te (pól­vo­ra, en es­te ca­so) no só­lo im­pul­san ese pro­yec­til, tam­bién ge­ne­ran una pre­sión que ex­pan­de la vai­na, ha­cien­do que és­ta se pe­gue a la su­per­fi­cie in­te­rior de la re­cá­ma­ra, se­llán­do­la. Es­to ha­ce que se cree una es­tan­quei­dad, lo que im­pi­de que los ga­ses in­ter­nos fu­guen ha­cia atrás. Es­ta sim­ple des­crip­ción nos ha­ce ver que la pre­sión que so­por­ta la vai­na es ele­va­da y, si no fue­se por la con­ten­ción que le brin­da la re­cá­ma­ra, es­ta­lla­ría.

En­tran­do en te­ma: ¿cu­bren las pa­re­des in­te­rio­res de la re­cá­ma­ra del ar­ma la to­ta­li­dad de la vai­na? La res­pues­ta pue­de sor­pren­der: ge­ne­ral­men­te no. De ser ese el ca­so, es el la­tón de la por­ción al des­cu­bier­to de la vai­na el que so­por­ta la pre­sión. Y, de­pen­dien­do del ca­li­bre, se pue­den pro­du­cir de­for­ma­cio­nes o –en el peor de los ca­sos– una per­fo­ra­ción por la que fu­ga­rán los ga­ses con con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles.

Si co­men­za­mos con la ve­ne­ra­da Colt 1911, ob­ser­va­mos que la ram­pa de ali­men­ta­ción es­tá com­pues­ta por un re­ba­je prac­ti­ca­do en el ar­ma­zón que se com­bi­na con otro en la par­te in­fe­rior de la en­tra­da de la re­cá­ma­ra. Es pre­ci­sa­men­te en ese re­ba­je del ca­ñón –ram­pa– que la vai­na no que­da con­te­ni­da.

Es­ta par­ti­cu­la­ri­dad no crea in­con­ve­nien­tes mien­tras nos man­ten­ga­mos en los pa­rá­me­tros ló­gi­cos del ca­li­bre em­plea­do, ya que el .45 ACP tie­ne una pre­sión re­la­ti­va­men­te ba­ja (20.000 psi) en com­pa­ra­ción con el .40 S&W y el 9mm Pa­ra­be­llum (35.000 psi). No obs­tan­te, el uso de mu­ni­ción +P u otros ca­li­bres de pre­sio­nes su­pe­rio­res al .45 ACP, pue­de ge­ne­rar de­for­ma­cio­nes en ese ti­po de re­cá­ma­ra.

Pa­ra evi­tar in­con­ve­nien­tes, mu­chos fa­bri­can­tes han adop­ta­do ca­ño­nes con re­cá­ma­ras de­no­mi­na­das en in­glés fully sup­por­ted cham­bers, cu­ya tra­duc­ción se­ría “re­cá­ma­ra to­tal­men­te con­te­ni­da”. Por con­si­guien­te, de­no­mi­nan un­sup­por­ted a las re­cá­ma­ras que no po­seen esa ca­rac­tea­rís­ti­ca.

Los ca­ño­nes de Glock

La pis­to­la aus­tría­ca ex­pe­ri­men­tó cier­tos in­con­ve­nien­tes en sus pri­me­ras ver­sio­nes en ca­li­bre .40 S&W, ya que su re­cá­ma­ra “un­sup­por­ted” sue­le de­for­mar las vai­nas con una ca­rac­te­rís­ti­ca me­dia­lu­na en su ba­se. El uso de esas vai­nas, una vez rec­ti­fi­ca­das y re­car­ga­das, pro­vo­có al­gu­nas ex-

plo­sio­nes que aten­ta­ron con­tra la di­fu­sión de los mo­de­los en ese ca­li­bre de la mar­ca. En 2009, Glock mo­di­fi­có la re­cá­ma­ra re­du­cien­do la por­ción no con­te­ni­da de la vai­na, si bien si­gue sin ser una fully sup­por­ted. Es­ta par­ti­cu­la­ri­dad fue apro­ve­cha­da por va­rios fa­bri­can­tes de ac­ce­so­rios af­ter­mar­ket, que co­men­za­ron a ofre­cer ca­ño­nes con un ma­yor so­por­te de vai­na pa­ra ser uti­li­za­dos en pis­to­las Glock, tal el ca­so de Lo­ne Wolf Dis­tri­bu­tors, Bar-Sto y Wil­son.

Las pla­ta­for­mas 1911 tam­po­co fue­ron aje­nas a ese pro­ble­ma al ser usa­das con ca­li­bres de ele­va­das pre­sio­nes, co­mo el 10mm au­to o el .38 Su­per; tu­vie­ron que em­plear ca­ño­nes con otro ti­po de re­cá­ma­ra. Va­rias mar­cas, al lan­zar sus ver­sio­nes ac­tua­les de 1911, los adop­ta­ron des­de un prin­ci­pio, al igual que lo hi­zo Pa­ra Ord­nan­ce con los ca­ño­nes de ram­pa ex­ter­na.

Mu­chos de esos in­con­ve­nien­tes se hi­cie­ron no­to­rios cuan­do de­por­tis­tas de dis­ci­pli­nas de ti­ro di­ná­mi­co bus­ca­ron pun­tuar en “fac­tor ma­yor” con el .40 SW, apro­ve­chan­do la ma­yor ca­pa­ci­dad so­bre las ar­mas .45 ACP que rei­na­ban has­ta ese mo­men­to en la Di­vi­sión Stan­dard. La re­car­ga pi­can­te que se uti­li­za­ba, su­ma­da a los ca­ño­nes un­sup­por­ted, pro­vo­có más de un re­ven­tón.

Hoy en día, to­das las ar­mas mo­der­nas –sea cual fue­se el ti­po de re­cá­ma­ra adop­ta­da–, brin­dan se­gu­ri­dad, siem­pre y cuan­do no se em­pleen vai­nas con va­rias re­car­gas en su ha­ber, de­for­ma­das, de­fec­tuo­sas o mu­ni­ción ex­ce­si­va­men­te po­ten­cia­da.

Izq.: las re­cá­ma­ras de una Clock (izq,) y una SW MP (der,), am­bas en ca­li­bre .40 SW, mues­tran la di­fe­ren­cia del so­por­te que brin­dan. De­re­cha: la evo­lu­ción de las re­cá­ma­ras de Glock se­gún el año y, por úl­ti­mo, un ca­ñón fa­bri­ca­do por Lo­ne Wolf pa­ra esa mar­ca.

El ca­ñón de una Colt 1911 .45 ACP con su ram­pa de ali­men­ta­ción prac­ti­ca­da en el ca­ñón, lo que de­ja una por­ción de la vai­na al des­cu­bier­to.

Ca­ñón de una Sig P 228, de ram­pa ex­ter­na y re­cá­ma­ra ti­po “fully sup­por­ted”, to­da una ga­ran­tía. Aba­jo: re­cá­ma­ras de una Glock 30 (izq.) y una Pa­ra Ord­nan­ce P-12 (der.) am­bas ca­li­bre .45 ACP: “un­sup­por­ted cham­bers” vs. “sup­por­ted cham­bers”.

Izq.: la se­ñal de pe­li­gro. Una vai­na de 10mm Au­to, dis­pa­ra­da en una pis­to­la con re­cá­ma­ra “un­sup­por­ted”, lo que no es muy ade­cua­do pa­ra un ca­li­bre de al­ta pre­sión.

Arri­ba: com­pa­ra­ción del ca­ñón de una Glock 22 ca­li­bre .40 SW (izq,) con uno mar­ca Lo­ne Wolf pa­ra la mis­ma ar­ma (der.). Nó­te­se la di­fe­ren­cia de la por­ción no con­te­ni­da de la vai­na.

La de­for­ma­ción que se pro­du­ce en la vai­na en oca­sio­nes pue­de co­lap­sar, pro­vo­can­do un ac­ci­den­te con con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.