Ca­na­le­tas ren­di­do­ras a ti­ro de ca­ña.

Una va­ria­da cos­te­ra de lu­jo, en la que so­bre­sa­lió la cor­vi­na. Las pla­yas pró­xi­mas a Ca­pi­tal Fe­de­ral ya es­tán ac­ti­vas, de ca­ra al ve­rano.

Weekend - - CONTENIDO - Por Marcelo Al­ba­ne­se.

San Cle­men­te fue es­ce­na­rio de una va­ria­da cos­te­ra de lu­jo, en la que so­bre­sa­lió la cor­vi­na. Las pla­yas pró­xi­mas a Ca­pi­tal Fe­de­ral ya es­tán ac­ti­vas de ca­ra al ve­rano.

La cos­ta atlán­ti­ca ofre­ce una ri­ca va­ria­da des­de la ori­lla, con ca­na­le­tas muy ren­di­do­ras a ti­ro de ca­ña. El lu­gar ele­gi­do en es­ta opor­tu­ni­dad fue­ron las pla­yas de San Cle­men­te del Tu­yú, que a tan só­lo 330 km de Ca­pi­tal Fe­de­ral reúnen ca­li­dad y can­ti­dad en una so­la jor­na­da.

Des­de Bue­nos Ai­res y sus al­re­de­do­res exis­ten dos ca­mi­nos pa­ra lle­gar a San Cle­men­te: 1) to­mar Ru­ta 36 en el cru­ce de Al­par­ga­tas, em­pal­mar con Ru­ta 11 (pa­san­do Pi­pi­nas), gi­rar a la iz­quier­da en la ro­ton­da de Gral. Co­ne­sa, has­ta el Par­ti­do de la Cos­ta y lle­gar has­ta San Cle­men-

te. 2) Por Au­to­vía 2 has­ta Do­lo­res, don­de se em­pal­ma con Ru­ta 63 has­ta la Es­qui­na de Crot­to, do­blar a la de­re­cha por Ru­ta 11 has­ta Gral. Co­ne­sa; en la ro­ton­da des­viar a la iz­quier­da has­ta el Par­ti­do de la Cos­ta pa­ra lle­gar lue­go a San Cle­men­te.

Allí nos re­ci­bió la fa­mi­lia Pon­ce en su ca­sa de pes­ca El Mostry, jun­to a Die­go “El Pro­fe” Arau­jo. Des­de allí par­ti­mos en su vehí­cu- lo de tras­la­do (4x4) pa­ra re­co­rrer 10 km por ca­mi­nos de are­na. El día y las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas eran las idea­les: vien­to su­r­es­te sua­ve y la ma­rea en ba­jan­te. Lo pri­me­ro era ver adón­de arran­car la pes­ca, qué car­na­da ca­mi­na­ría me­jor, qué líneas uti­li­zar y, fun­da­men­tal­men­te, bus­car una bue­na ca­na­le­ta. Nos en­con­trá­ba­mos ha­cia el sur, cer­ca del bar­co hun­di­do. En esas pla­yas ex­ten­sas, lle­nas de ca­ra­co­les y con­chi­llas, Lean­dro Pon­ce eli­gió un lu­gar muy ren­di­dor. La or­den fue: “Mu­cha­chos, a pre­pa­rar to­do pa­ra co­men­zar la jor­na­da”.

Pa­ra la va­ria­da pe­sa­da uti­li­za­mos ca­ñas lar­gas (4 a 4,50 m), re­eles fron­ta­les y ro­ta­ti­vos car­ga­dos con ny­lon del 0,28 mm, con una sa­li­da de chi­co­te del 0,70. Las líneas con uno y dos an­zue­los N° 3/0 con bait clips, y los plo­mos con des­tra­be de 150 a 180 g. Pa­ra la pes­ca li­via­na ar­ma­mos equi­pos con re­eles fron­ta­les y líneas de dos an­zue­los N° 1/0. Co­men­za­mos a po­ner las car­na­das pro­li­ja­men­te y bien ata­das con hi­lo en­go­ma­do. Bus­ca­mos ti­rar a tres dis­tan­cias, com­pren­di­das en­tre los 60, 120 y 200 me­tros, lo que fa­ci­li­ta en es­ta épo­ca lo­grar una va­ria­da en­tre­te­ni­da tam­bién en lan­ces cor­tos.

Los pi­ques fue­ron in­me­dia­tos, con gran can­ti­dad de ra­yas y chu­chos de to­dos los ta­ma­ños, al­gu­nas pie­zas muy des­ta­ca­das y pe­lea­do­ras a la ho­ra de arri­mar­las a la cos­ta. Se le su­ma­ron, en los apa­re­jos de Lean­dro Pon­ce y Die­go Arau­jo, cor­vi­nas ru­bias y car­bo­ne­ras. Mien­tras que Hu­go Pon­ce, con un equi­po más li­viano, en­car­na­do con ca­ma­rón y ha­cien­do ti­ros cor­tos que pa­sa­ban la primera rom­pien­te, lo­gra­ba acep­ta­bles por­tes de pe­je­rre­yes y pe­ri­tas. El trans­cur­so de la ma­ña­na nos de­jó una im­por­tan­te va­ria­da, en ca­li­dad y can­ti­dad de pie­zas. A eso de las 13 y con la ma­rea en su má­xi­ma ba­jan­te, nos to­ma­mos un pe­que­ño des­can­so obli­ga­do pa­ra al­mor­zar.

Con ga­nas de se­guir

La an­sie­dad nos so­bre­pa­sa­ba al ver có­mo, de a po­co, co­men­za­ba a su­bir la ma­rea. En­se­gui­da qui­si­mos con­ti­nuar la pes­ca, pa­ra su­mar más va­rie­da­des de es­pe­cies. Sin de­mo­ra al­gu­na, co­men­za­mos a en­car­nar los apa­re­jos ha­cien­do el tra­di­cio­nal sand­wi­chi­to de an­choa y lan­gos­tino.

Iba­mos a rea­li­zar los lan­ces en la primera y se­gun­da ca­na­le­ta, por­que po­día­mos di­vi­sar so­bre la cres­ta de la ola có­mo el pez se en­con­tra­ba co­mien­do. Y así fue que las líneas de Die­go Arau­jo y Lean­dro Pon­ce con­cre­ta­ron do­ble­tes de cor­vi­nas ru­bias, arri­ba de los tres y cua­tro ki­los de pe­so. Con­ti­nuó Hu­go Pon­ce con do­ble­te de perita y ejem­plar de pes­ca­di­lla. La ma­rea en cre­cien­te nos ve­nía fa­vo­re­cien­do no­ta­ble­men­te con ma­yor ac­ti­vi­dad, su­man­do chu­chos, bu­rri­que­tas y ra­yas.

De­ci­dí en­car­nar con un pe­da­ci­to de ca­ma­rón pe­la­do, muy pro­li­ja­men­te ata­do, pa­ra rea­li­zar un lan­ce muy cor­to ca­si en el ve­ril de la primera ca­na­le­ta, por­que po­día­mos apre­ciar mu­cha ac­ti­vi­dad de pe­ces co­mien­do allí. No me dio tiem­po a aco­mo­dar el equi­po en el po­sa­ca­ña que tu­ve un pi­que vio­len­to, ca­ña­zo y afue­ra. Un in­tere­san­te por­te de pa­lo­me­ta muy com­ba­ti­va su­mán­do­se

La jor­na­da re­sul­tó muy exi­to­sa. Pa­ra lo­grar con es­ta va­ria­da ri­ca en ca­li­dad, che­quear pre­via­men­te el cli­ma y las ma­reas; es el pri­mer fac­tor a te­ner en cuen­ta pa­ra no fra­ca­sar.

Arri­ba: por mo­men­tos, los pi­ques de cor­vi­nas ru­bias y car­bo­ne­ras fue­ron con­ti­nuos y se su­ma­ron a la va­ria­da Cen­tro: Hu­go Pon­ce ha­cien­do lan­ces cor­tos en la primera ca­na­le­ta. De­re­cha: con la ma­rea en cre­cien­te se die­ron do­ble­tes de pe­je­rre­yes y pe­ri­tas.

Las car­na­das uti­li­za­das fue­ron: l an­gos­ti­nos, an­choas, ca­ma­rón pe­la­do, fi­le­te de pe­je­rrey, ca­la­mar y chi­pi­rón. Tam­bién se pue­den uti­li­zar en sand­wi­chi­to, com­bi­nan­do di­fe­ren­tes pe­da­ci­tos de car­na­das co­mo, por ejem­plo: fi­le­te de an­choas con lan­gos­tino pro­li­ja­men­te en­car­na­do y ata­do con hi­lo de go­ma; eso fue lo más ren­di­dor.

Die­go “El Pro­fe” Arau­jo mues­tra un buen ejem­plar de ru­bia, ob­te­ni­do con fi­le­te de an­choa y lan­gos­tino. Los en­car­nes tie­nen que es­tar bien pro­li­jos y ata­dos con hi­lo en­go­ma­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.