Dos am­bien­tes con vis­ta pri­vi­le­gia­da.

Ca­rac­te­rís­ti­cas de los mo­de­los in­sig­nia pa­ra pri­ma­ve­ra y ve­rano. Vi­deos téc­ni­cos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Marcelo Fe­rro.

Re­view con vi­deos de seis mo­de­los in­sig­nia de las car­pas Co­le­man pa­ra pri­ma­ve­ra y ve­rano. Ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas.

Las tien­das de cam­pa­ña exis­ten des­de años in­me­mo­ria­les: en el de­sier­to, los he­breos vi­vie­ron en ellas unos 40 años; tam­bién lo hi­cie­ron los ára­bes y has­ta hay in­di­cios de que los ejér­ci­tos grie­gos y ro­ma­nos las uti­li­za­ron. Las de es­tos eran cua­dra­das y ad­mi­tían ocho sol­da­dos ca­da una; las pos­te­rio­res va­ria­ron de for­ma y me­di­da. Se­gún es­cri­to­res res­pe­ta­bles, des­de la Edad Me­dia has­ta el si­glo XVII só­lo ha­bía tien­das pa­ra re­yes, ge­ne­ra­les y ofi­cia­les su­pe­rio­res; la tro­pa se gua­re­cía en cho­zas o ba­rra­cas. Fue re­cién con las re­for­mas de Luis XIV (si­glo XVII) y Fe­de­ri­co II (si­glo XVIII) que es­tos re­fu­gios de lona o lien­zo se hi­cie­ron ex­ten­si­vos a to­das las cla­ses.

Con el co­rrer del tiem­po, esas tien­das de cam­pa­ña se trans­for­ma­ron en car­pas, ca­na­dien­ses pri­me­ro (por ser p po­pu­la­ri­za­das pu­la­ri­za­das por el ejér­ci­to de Ca­na­dá), en for­ma de trián­gu­lo isós­ce­les. isós­ce­le­si­sós­ce­les. EsE­sEs­truc­tu­ra­les, con­tem­po­rá­nea­men­te: de te­cho a dos aguas, com­par­ti­men­ta­das y tan gran­des co­mo pa­ra en­trar pa­ra­do. Y a fi­nes del 1900, ya en for­ma­to de se­mi­es­fe­ra, más co­no­ci­do co­mo iglú, que tu­vo rá­pi­da adop­ción por par­te de mo­chi­le­ros, ex­cur­sio­nis­tas, trek­kers y aven­tu­re­ros quie­nes vis­lum­bra­ron sus no­ta­bles ven­ta­jas: po­co pe­so, fa­ci­li­dad de ar­ma­do, co­mo­di­dad in­te­rior y me­jor geo­me­tría pa­ra ha­cer fren­te al vien­to.

Bas­ta ver el ca­tá­lo­go de car­pas de cual­quier mar­ca pa­ra en­con­trar mo­de­los iglú que se adap­tan a de­ter­mi­na­da ne­ce­si­dad y can­ti­dad de per­so­nas: des­de una a ocho o más, y pa­ra las di­fe­ren­tes es­ta­cio­nes del año y re­gio­nes del país, por­que –con­ven­ga­mos– no es lo mis­mo ir de cam­pa­men­to a las sie­rras cor­do­be­sas en fe­bre­ro que al Acon­ca­gua en agos­to. Y aquí, en­ton­ces, las pri­me­ras pre­gun­tas g ntas pa­ra efec­tuar la elec­ción co­rrec­ta: ¿adón­de voy?, ¿en qué épo­ca del año?, ¿cuán­tos so­mos?, ¿có­mo nos tras­la­da­re­mos? Cuan­to más pre­ci­sas sean las res­pues­tas, me­jor re­sul­ta­rá la car­pa ele­gi­da y, por en­de, nues­tra ex­pe­rien­cia al ai­re li­bre. Las te­las y es­truc­tu­ras pa­ra re­sis­tir ne­va­das y fuer­tes vien­tos di­fie­ren mu­cho de los di­se­ños pa­ra so­por­tar sol y sen­tir­se fres­co. Por lo tan­to, la res­pues­ta a la pre­gun­ta del mi­llón es que no hay una car­pa pa­ra múl­ti­ples usos, sino mu­chas car­pas pa­ra ac­ti­vi­da­des es­pe­cí­fi­cas.

Sin en­trar en los de­ta­lles de com­po­si­ción de ma­te­ria­les, ter­mi­na­cio­nes y otros tec­ni­cis­mos, el in­te­rro­gan­te que fal­ta re­sol­ver es la elec­ción de la mar­ca. Y aquí el con­se­jo prin­ci­pal es no com­prar car­pas en su­per­mer­ca­dos, sino

op­tar por mar­cas re­co­no­ci­das en co­mer­cios del ru­bro, don­de siem­pre nos ayu­da­rán a orien­tar la com­pra. Si la primera ex­pe­rien­cia de cam­ping sa­le mal, di­fí­cil­men­te men­te se pue­da re­mon­tar. Y la sen­sa­ción sa­ción de bie­nes­tar que trans­mi­te la vi­da al ai­re li­bre no se com­pa­ra a con conc la de nin­gu­na otra ac­ti­vi­dad, porp por eso la in­sis­ten­cia en no fa­llar. Re­co­rRRe­cor­de­mos que el buen equi­pa­mien­to mien­tom se po­ne a prue­ba en si­tua­cio­nes ac­cio­nes ad­ver­sas, y es en esos mo­men­tos men­tosm cuan­do lo que cues­ta, va­le.

Acer­ca de Co­le­man

Se di­ce que W. C. Co­le­man ma an era un jo­ven ven­de­dor de má­qui­nas qu ui­nas de es­cri­bir que es­ta­ba dan­do do o un pa­seo des­pués de un ar­duo du uo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.