Rum­bo a Puer­to Ma­de­ro

Una sa­li­da ideal pa­ra los tiem­pos que co­rren por su ba­jo cos­to y cli­ma óp­ti­mo. Ru­ta de ac­ce­so al yacht club y las dár­se­nas.

Weekend - - NAUTICA - Tex­tos y fotos: FRAN­CIS­CO SA­VINO.

La na­ve­ga­ción a Puer­to Ma­de­ro es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra rea­li­zar un pa­seo del día sin un cos­to muy im­por­tan­te de com­bus­ti­ble, fun­da­men­tal en es­tos tiem­pos. Lo ideal es rea­li­zar­la con buen cli­ma pa­ra po­der dis­fru­tar­la, por ello de­be­mos es­tar al tan­to de la si­tua­ción me­teo­ro­ló­gi­ca y de la al­tu­ra del agua. En cuan­to a los ele­men­tos de se­gu­ri­dad, de acuer­do con la nue­va or­de­nan­za, son los que co­rres­pon­den a aguas pro­te­gi­das (ver Wee­kend Nº 550). Du­ran­te es­ta na­ve­ga­ción uno ve la ciu­dad de for­ma dis­tin­ta, ya que nor­mal­men­te la ob­ser­va­mos des­de el trá­fi­co de las ave­ni­das y, en es­te ca­so, lo ha­re­mos des­de el río, to­da una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te.

Nues­tro de­rro­te­ro se ini­cia sa­lien­do del río Lu­ján, don­de de­ja­mos por es­tri­bor los clu­bes náu­ti­cos y por ba­bor una ba­li­za ro­ja cie­ga (pa­lo con mar­ca de to­pe trian­gu­lar, lo que in­di­ca que es una ro­ja). Al lle­gar al ac­ce­so de San Isi­dro, una ba­li­za ver­de in­di­ca que la de­be­mos de­jar por es­tri­bor y no acer­car­nos a la fa­ro­la del ac­ce­so, por­que las pie­dras y los ba­jos fon­dos ofre­cen pe­li­gros pa­ra el na­ve­gan­te. Es a par­tir de aquí que ini­cia­mos la na­ve­ga­ción por las bo­yas del ca­nal cos­ta­ne­ro.

En la fa­ro­la de ac­ce­so al puer­to de San Isi­dro ob­ser­va­mos tres es­ca­lo­nes li­bres. El bar­co más gran­de de es­ta ca­ra­va­na era un 46 pies y pa­só con al­go más de 15 cm de agua por de­ba­jo de sus hé­li­ces, por lo que la pro­fun­di­dad no fue un obs­tácu­lo pa­ra la na­ve­ga­ción, de­ta­lle im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta pa­ra cálcu­los con otras em­bar­ca­cio­nes. Es­ta mis­ma in­for­ma­ción hay que con­si­de­rar­la tam­bién a la ho­ra de re­gre­sar, es­tan­do aten­tos a la al­tu­ra de las ma­reas. En ca­so de re­que­rir es­tos da­tos, se pue­den so­li­ci­tar a la Pre­fec­tu­ra de San Isi­dro –Li­ma 5 Ju­liet (L5J)– por el ca­nal 16 de VHF.

Có­mo guiar­nos

Cuan­do ini­cia­mos el Ca­nal Cos­ta­ne­ro, si el GPS tie­ne car­ga­da la ru­ta (se pue­de des­car­gar de http:// guia­nau­ti­caar­gen­ti­na.com), bas­ta con ha­cer ca­so a sus in­di­ca­cio­nes, de lo con­tra­rio hay que se­guir las se­ña­les ver­des y ro­jas que mar­can el ca­nal. No de­be­mos preo­cu­par­nos si no ve­mos to­das las in­di­ca­cio­nes del Ca­nal Cos­ta­ne­ro, es­pe­re­mos es­tar lle­gan­do a una pa­ra ver la si­guien­te, si no nos ten­sio­na­re­mos, lo cual no tie­ne sen­ti­do: es­ta­mos dis­fru­tan- do, así que a ha­cer to­do tran­qui­lo.

Una vez que se ter­mi­na el Ca­nal Cos­ta­ne­ro, po­ne­mos proa a las grúas que ve­re­mos ade­lan­te: son las del Puer­to de Bue­nos Ai­res. Pa­ra in­gre­sar a la zo­na de Dár­se­na Nor­te –nues­tro des­tino– se pue­de ha­cer por el ca­nal prin­ci­pal de ac­ce­so al Puer­to de Bue­nos Ai­res o bien por las dár­se­nas ad­ya­cen­tes, tal co­mo ele­gi­mos en es­te ca­so por­que es más pin­to­res­co ya que se ven los bar­cos de car­ga y pa­sa­je­ros que es­tán en el puer­to, y su car­ga y des­car­ga. En ca­so de op­tar por el ca­nal prin­ci­pal, hay que de­jar la es­co­lle­ra que pro­te­ge el puer­to por la ban­da de es­tri­bor has­ta lle­gar a las bo­yas del ac­ce­so al puer­to pa­ra in­gre­sar.

El ac­ce­so por las dár­se­nas se ha­ce

por lo el ex­tre­mo sur de la es­co­lle­ra. En ese lu­gar hay una ba­li­za ro­ja por la ban­da de ba­bor. Y si es­ta­mos en­tran­do, ¿por qué de­ja­mos la ro­ja por ba­bor si de­be­ría es­tar por es­tri­bor? Es por­que esa se­ñal es­tá co­lo­ca­da pa­ra los que in­gre­san al Río de la Pla­ta, es de­cir, pa­ra los que van ha­cia San Fer­nan­do. En es­te pun­to, no pe­gar­se a es­tri­bor por­que es­tán cons­tru­yen­do la nue­va es­co­lle­ra de am­plia­ción del puer­to.

In­gre­sar con cui­da­do

An­tes de in­gre­sar a las dár­se­nas hay que pe­dir per­mi­so a la Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na –L2G (Li­ma 2 Golf) por ca­nal 09–, ellos nos van a de­cir si po­de­mos ha­cer­lo y si el ca­mino es­tá li­bre, ya que si hu­bie­ra al­gún bu­que de ul­tra­mar ma­nio­bran­do nos ha­rán es­pe­rar. En ca­so de que no ha­ya obs­tácu­los, nos au­to­ri­za­rán y nos di­rán qué bu­ques es­tán ma­nio­bran­do en la zo­na pa­ra que lo ten­ga­mos en cuen­ta.

La ve­lo­ci­dad de na­ve­ga­ción en­tre las dár­se­nas es la de des­pla­za­mien­to. Al lle­gar a Dár­se­na Nor­te ya de­be­mos te­ner rea­li­za­das las co­rres­pon­dien­tes re­ser­vas de ama­rras pa­ra in­gre­sar al Yacht Club Puer­to Ma­de­ro. Fi­nal­men­te, pa­ra el in­gre­so es­pe­ra­mos la apertura del puen­te. Es im­por­tan­te sa­ber que la Pre­fec­tu­ra no per­mi­te el fon­deo de em­bar­ca­cio­nes ni en el an­te­puer­to ni den­tro de la Dár­se­na Nor­te, y ello tie­ne asi­de­ro por­que en ca­so de fon­dear se es­ta­ría mo­les­tan­do la ma­nio­bra de los bar­cos que en­tran y sa­len del puer­to. Una vez en el Yacht Club po­dre­mos pa­sear por Puer­to Ma­de­ro y de­gus­tar bue­na gas­tro­no­mía en las de­ce­nas de es­ta­ble­ci­mien­tos ubi­ca­dos a am­bas már­ge­nes de la dár­se­na. Sin du­da, ha­brá si­do un día di­fe­ren­te a un cos­to ra­zo­na­ble.

La fa­ro­la de San isi­dro tie­ne es­ca­lo­nes bien vi­si­bles que son una bue­na re­fe­ren­cia pa­ra co­no­cer el ni­vel del Río de la Pla­ta an­tes de sa­lir a na­ve­gar por el Ca­nal Cos­ta­ne­ro.

Apre­ciar Bue­nos Ai­res des­de el agua es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra una na­ve­ga­ción cor­ta. Pa­ra ama­rrar en el Yacht Club de Puer­to Ma­de­ro es ne­ce­sa­rio te­ner he­cha la re­ser­va con an­te­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.