“ES­TA­MOS PRES­TOS A TRA­BA­JAR EN CUAL­QUIER PRO­YEC­TO”

CRES­PO DI­RI­GE UNA INS­TI­TU­CIÓN CON 250 EM­PRE­SAS AFI­LIA­DAS. EL SEC­TOR PRE­VÉ MO­VER EN 2016 $US 4.000 MI­LLO­NES EN IN­VER­SIÓN.

Edifica Press - - ENTREVISTA | URBANA -

RO­DRI­GO CRES­PO RÍOS Pre­si­den­te de Ca­de­co­cruz

Se crió en­tre el ce­men­to, los fie­rros y la­dri­llos. Miem­bro de una fa­mi­lia li­ga­da a la cons­truc­ción, des­de ha­ce 40 años, sus pri­me­ras ars­mas

mas en es­te sec­tor las hi­zo acom­pa­ñan­do en su pa­dre en los di­fe­ren­tes pro­yec­tos de la Cons­truc­to­ra Apo­lo. En abril de 2016, Ro­dri­go Cres­po se con­vir­tió en el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción de San­ta Cruz (Ca­de­co­cruz).

En es­ta en­tre­vis­ta ha­bló so­bre los pro­yec­cio­nes del sec­tor en la re­gión, que de for­ma anual mue­ve en in­ver­sión más de $us 3.000 mi­llo­nes y ge­ne­ra más de 1,5 mi­llo­nes de em­pleos de for­ma di­rec­ta e in­di­rec­ta.

¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos que tie­ne su di­rec­to­rio?

En el di­rec­to­rio so­mos par­te de una se­gun­da ge­ne­ra­ción de cons­truc­to­res. Te­ne­mos las vi­ven­cias des­de que te­ne­mos uso de ra­zón. Lo he­mos vis­to por fue­ra y aho­ra den­tro de las em­pre­sas tra­ba­jan­do. La idea es avan­zar en los tra­ba­jos que ya tie­ne Ca­de­co­cruz, y crear nue­vos.

La ins­ti­tu­ción cre­ció tan­to que aho­ra es un re­fe­ren­te a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, de lo cual queremos des­ta­car eso, sin des­cui­dar las ges­tio­nes que se tie­nen en las nue­vas eta­pas de la cons­truc­ción; con nue­vas in­ver­sio­nes, los plan­tea­mien­tos que nos ha­ce el Go­bierno na­cio­nal y de­par­ta­men­tal. En Ca­de­co­cruz es­ta­mos lis­tos pa­ra em­pren­der esos nue­vos desafíos.

¿Cómo es­tán em­pre­sas del sec­tor?

De los 3,5 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos que hay cons­trui­dos en el eje cen­tral, el 58% se cons­tru­ye en San­ta Cruz.

Gra­cias al em­pren­di­mien­to privado la cons­truc­ción avan­za. To­dos los aso­cia­dos es­ta­mos pres­tos a tra­ba­jar en cual­quier pro­yec­to que se lan­ce, o se es­té por lan­zar. Pe­ro ne­ce­si­ta­mos más vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Es de­cir, que el Go­bierno cui­de a las em­pre­sas pri­va­das, y pue­dan par­ti­ci­par en las me­ga­li­ci­ta­cio­nes, que se pue­da ser más ac­ce­si­ble y con­tro­lar el te­ma de los pre­cios y ren­di­mien­tos a la ho­ra de li­ci­tar.

Esos son fac­to­res que es­tán ha­cien­do que nues­tras em­pre­sas no par­ti­ci­pen. En el te­ma de ga­ran­tías, nues­tras em­pre­sas y la ban­ca a ni­vel na­cio­nal, no tie­nen el bra­zo pa­ra po­der apun­ta­lar los em­pren­di­mien­tos es­ta­ta­les. Tie­nen el de­seo y las ga­nas, pe­ro ne­ce­si­tan de vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra que po­da­mos cons­truir es­tas obras.

No­so­tros es­ti­ma­mos que pa­ra el 2016 - 2017 va­mos a te­ner 4.000 mi­llo­nes de in­ver­sión, y se­gui­mos su­man­do, y eso es ca­pi­tal privado. Te­ne­mos el World Tra­de Cen­ter, que son más $us 40 mi­llo­nes. Y apa­re­cen más pro­yec­tos, y si pu­dié­ra­mos con­tar con los $us 7.000 mi­llo­nes que ha lan­za­do el Go­bierno, más $us 2.000 mi- llo­nes del TGN es mu­cha in­ver­sión pa­ra la cons­truc­ción, y cree­mos que so­mos ca­pa­ces de afron­tar to­do eso.

Es cues­tión de te­ner cer­te­za pa­ra in­ver­tir en tec­no­lo­gía. Si te­ne­mos po­lí­ti­cas cla­ras bus­ca­re­mos so­cios, o las mis­mas per­so­nas que lle­gan del ex­te­rior se­pan que pue­dan tra­ba­jar con las em­pre­sas na­cio­na­les. El em­pre­sa­rio na­cio­nal tie­ne to­das las ga­ran­tías y no se va ir de aquí.

¿Qué otros obs­tácu­los im­pi­den el desa­rro­llo pleno del sec­tor?

Al go­bierno le pe­di­mos pun­tos cla­ros: pri­me­ro que el em­pre­sa­ria­do na­cio­nal tra­ba­je por lo me­nos en un 30% de las li­ci­ta­cio­nes de los me­ga­pro­yec­tos, que sean so­cios y no em­plea­dos. Pa­ra eso es­ta­mos ela­bo­ran­do un pro­yec­to de Ley.

Se­gun­do: el te­ma de la pla­ni­lla co­mo mo­ne­da tran­sa­ble, que no­so­tros po­da­mos ir con nues­tra pla­ni­lla al ban­co y eje­cu­tar rá­pi­do nues­tros pa­gos.

Otro pun­to son las ga­ran­tías, que es la ven­ta­ja que nos sa­can los ex­tran­je­ros.

Por úl­ti­mo los me­ga­pro­yec­tos se lan­zan en un so­lo tra­mo, y se nos ha­ce pe­sa­do, en el te­ma de las ga­ran­tías.

Si pu­dié­ra­mos con­se­guir que los tra­mos se frac­cio­nen, se­ría más in­tere­san­te. Así par­ti­ci­pa­rían va­rias em­pre­sas.

¿Ha­bló de las em­pre­sas ex­tran­je­ras ¿es bue­na o ma­la su par­ti­ci­pa­ción?

El em­pre­sa­ria­do ex­tran­je­ro es ne­ce­sa­rio en un país co­mo el nues­tro, que es­tá en desa­rro­llo. Ne­ce­si­ta­mos te­ner so­cios.

Pe­ro si te­ne­mos reglas, con­se­gui­ría­mos que ellos nos pue­dan ha­cer el Know-how pa­ra que el si­guien­te pro­yec­to de en­ver­ga­du­ra sea­mos no­so­tros los res­pon­sa­bles, co­mo se ha­ce en otros paí­ses; don­de se obliga a las em­pre­sas ex­tran­je­ras que ten­gan un so­cio na­cio­nal.

Los ex­tran­je­ros so­lo traen ge­ren­tes y ga­ran­tías. Ne­ce­si­ta­mos que nues­tros tra­ba­ja­do­res se for­men y los in­ge­nie­ros ten­gan co­no­ci­mien­tos, y nues­tras em­pre­sas pue­dan ad­qui­rir nue­va tec­no­lo­gía.

Pe­ro es­to pa­sa muy po­co, te­ne­mos ce­ro par­ti­ci­pa­cio­nes, tra­ba­ja­mos co­mo sub­con­tra­ta­das de las trans­na­cio­na­les. Al fi­nal lo ha­ce­mos to­do y no re­ci­bi­mos nin­gu­na in­for­ma­ción y lo ha­ces ba­jo nues­tras

mo­da­li­da­des de tra­ba­jo que he­mos he­cho, no nos ol­vi­de­mos que to­do es­te país, ha­ce tiempo atrás ha si­do cons­trui­do por em­pre­sas na­cio­na­les.

A ni­vel ins­ti­tu­cio­nal, ¿cómo se en­cuen­tra Ca­de­co­cruz?

Te­ne­mos 250 em­pre­sas afi­lia­das, no so­lo cru­ce­ñas, sino pa­ce­ñas, oru­re­ñas. Por eso te­ne­mos un nom­bre ga­na­do.

Sa­be­mos de la im­por­tan­cia que es te­ner tan­tas em­pre­sas afi­lia­das, y las apo­ya­mos en to­do sen­ti­do. En los cons­tan­tes pla­nes de tra­ba­jo te­ne­mos foros, cur­sos. Ade­más te­ne­mos alia­dos es­tra­té­gi­cos.

En pro­yec­tos fu­tu­ros queremos crear un la­bo­ra­to­rio pa­ra ayu­dar a las em­pre­sas a rea­li­zar es­tu­dios de sue­los, de ma­te­ria­les, re­sis­ten­cia. To­das esas co­sas que son ne­ce­sa­rias. Ade­más, con­ta­mos con un ob­ser­va­to­rio ur­bano, el cual va te­ner su sex­ta ver­sión que apo­ya a la ban­ca y a las em­pre­sas cons­truc­to­ras, pa­ra sa­ber cómo es­tá la cons­truc­ción, y ha­ce un com­pa­ra­ti­vo en el eje tron­cal pa­ra sa­ber cómo es­tán las in­ver­sio­nes.

Es­ta­mos apos­tan­do por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, con alian­zas es­tra­té­gi­cas co­mo con la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na de Co­lom­bia. So­mos par­te de la Co­nex­po a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Ca­de­co­cruz es­tá lan­zan­do el nom­bre de la cons­truc­ción cru­ce­ña afue­ra, pa­ra que vean que te­ne­mos las ca­pa­ci­da­des pa­ra ser so­cios de cual­quier em­pre­sa gran­de, pa­ra se­guir edi­fi­can­do Bolivia.

¿Cómo es­tá la cons­truc­ción y cuá­les son las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to pa­ra 2016?

En el úl­ti­mo cen­so, de los 3,5 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos que hay cons­trui­dos en el eje cen­tral, el 58% se cons­tru­ye en San­ta Cruz. La cons­truc­ción ba­jó en Co­cha­bam­ba y en La Paz se si­gue man­te­nien­do.

En­tre 2014 y 2015 he­mos subido más de 1,5 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos, en cues­tión de un año, y cree­mos que es­te año no va ser la di­fe­ren­cia. El cre­ci­mien­to na­cio­nal fue de 8%, pe­ro en San­ta Cruz fue de 10%. En la cons­truc­ción so­mos el 10% del PIB na­cio­nal.

So­mos un ca­nal pa­ra po­der traer nue­vas tec­no­lo­gías y po­der mos­trár­se­las a nues­tros aso­cia­dos. Cres­po lle­va cua­tro años en el di­rec­to­rio de la Ca­de­co­cruz, ocu­pó car­gos co­mo te­so­re­ro, vi­ce­pre­si­den­te y aho­ra ti­tu­lar de la ins­ti­tu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.