LA ES­CA­SEZ DEL TE­CHO PRO­PIO EN BOLIVIA

LA SI­TUA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA ES UNA DE LAS PRIN­CI­PA­LES CAU­SAS. AC­CE­DER A UN CRÉDITO ES COM­PLI­CA­DO.

Edifica Press - - MERCADO | INMOBILIARIA -

Mu­chas fa­mi­lias en el país no cuen­tan con un te­cho pro­pio pa­ra vi­vir o ha­bi­tan en vi­vien­das de ma­la ca­li­dad. Car­los Ramos, di­rec­tor ge­ne­ral de la em­pre­sa Sis­te­ma de Ven­tas In­te­li­gen­tes (SVI Marketing), sos­tie­ne que el déficit ha­bi­ta­cio­nal del país ron­da por las 700.000 vi­vien­das.

La si­tua­ción eco­nó­mi­ca de los ha­bi­tan­tes es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de es­te déficit. En la ac­tua­li­dad, se­gún Ramos, la ma­yor par­te de la po­bla­ción ca­re­ce de su­fi­cien­tes me­dios eco­nó­mi­cos o no pue­de ac­ce­der a un crédito hi­po­te­ca­rio pa­ra las vi­vien­das so­cia­les más eco­nó­mi­cas ofre­ci­das tan­to por el sec­tor privado co­mo pú­bli­co.

De acuer­do con el Cen­so 2012 de Po­bla­ción y Vi­vien­da, a ni­vel na­cio­nal hay 2,8 mi­llo­nes de ho­ga­res, de los cua­les un 9% ha­bi­ta en vi­vien­das de ba­ja ca­li­dad y re­quie­re su re­po­si­ción por una vi­vien­da nue­va, por­que sus ca­rac­te­rís­ti­cas en ma­te­ria­les de cons­truc­ción y de ac­ce­so a ser­vi­cios bá­si­cos las ha­cen irre­cu­pe­ra­bles. Ma­yo­ri­ta­ria­men­te es­tas vi­vien­das es­tán lo­ca­li­za­das en el área ru­ral del país.

Pa­ra el eco­no­mis­ta Javier Ra­mi­ro Mon­te­rrey, el 39% del stock de vi­vien­das re­gis­tra­das por el Cen­so 2012 tie­ne una ca­li­dad me­dia; es de­cir, que tie­nen de­fi­cien­cias re­cu­pe­ra­bles y que al­gún ti­po de in­ter­ven­cio­nes cua­li­ta­ti­vas po­drían mo­di­fi­car fa­vo­ra­ble­men­te las con­di­cio­nes ma­te­ria­les, de ser­vi­cios o ha­bi­ta­bi­li­dad.

“Es­tas vi­vien­das de ca­li­dad me­dia se en­cuen­tran dis­tri­bui­das en pro­por­cio­nes re­la­ti­va­men­te si­mi­la­res en­tre el área ur­ba­na y ru­ral”, ex­pre­sa Mon­te­rrey.

CI­FRA DE­PAR­TA­MEN­TAL

Di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes han rea­li­za­do cálcu­los so­bre el déficit ha­bi­ta­cio­nal en San­ta

Se­gún el Cen­so 2012, hay 2,8 mi­llo­nes de ho­ga­res, de los cua­les 9% ha­bi­tan vi­vien­das de­fi­cien­tes.

Cruz. Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE), en el úl­ti­mo cen­so del 2012 es­te déficit fue del 49%.

El Ob­ser­va­to­rio Ur­bano (OBU) de la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción de San­ta Cruz (Ca­de­co­cruz) tie­ne un cri­te­rio más drás­ti­co de la si­tua­ción. Un cen­so de la ac­ti­vi­dad de la cons­truc­ción rea­li­za­do por el OBU se­ña­la que en 2014 al­can­zó a 58%.

Por su par­te, el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas in­di­ca que el de­par­ta­men­to tie­ne el 17% del déficit na­cio­nal (de un to­tal de 700.000 vi­vien­das).

Mien­tras, el BID, en su pu­bli­ca­ción “Un es­pa­cio pa­ra el desa­rro­llo del 2013”, di­ce que el déficit en Bolivia es del 75% de la po­bla­ción.

En ba­se a da­tos del INE y de Ca­de­co­cruz, SVI Marketing es­ti­ma que el déficit ha­bi­ta­cio­nal en San­ta Cruz al­can­za a 240.000 fa­mi­lias.

En el eje tron­cal, la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble per­mi­te apre­ciar re­la­ti­va si­mi­li­tud en cuan­to a la ca­li­dad de la vi­vien­da. En el de­par­ta­men­to de Co­cha­bam­ba pro­por­cio­nal­men­te hay más vi­vien­das de ba­ja ca­li­dad (10%) y en San­ta Cruz un ma­yor por­cen­ta­je de vi­vien­das de ca­li­dad al­ta (59%).

MO­MEN­TO “HIS­TÓ­RI­CO”

El ru­bro in­mo­bi­lia­rio es­tá atra­ve­san­do un mo­men­to his­tó­ri­co es­pec­ta­cu­lar y ma­ti­za­do con mu­chos ac­to­res en juego, ex­pre­sa Car­los Ramos.

Por un la­do, el Go­bierno par­ti­ci­pa a tra­vés de la re­gu­la­ción ban­ca­ria y con po­lí­ti­cas de fo­men­to be­né­vo­las pa­ra el ciu­da­dano. Por el otro es­tá el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, “que os­ten­ta los tér­mi­nos de los créditos in­mo­bi­lia­rios con los me­jo­res pla­zos, ta­sas y cuo­tas ini­cia­les en la his­to­ria del país”.

To­do es­to ha­ce que exis­ta una va­ria­da y cre­cien­te ofer­ta de bie­nes in­mue­bles. Pa­ra mues­tra bas­ta un bo­tón, por ejem­plo en San­ta Cruz la ofer­ta se in­cre­men­tó en un 34,6% en 2015, atra­ve­san­do la ba­rre­ra de los dos mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos en un so­lo año.

Asi­mis­mo, en el con­tex­to na­cio­nal, San­ta Cruz aglo­me­ra el 58% de la cons­truc­ción en el eje tron­cal del país, de­fi­ni­ti­va­men­te, el

La ofer­ta de bie­nes in­mue­bles se in­cre­men­tó en un 34,6% du­ran­te 2015 en San­ta Cruz.

apo­do de lo­co­mo­to­ra del país que lle­va la ciu­dad es me­re­ci­do. Mien­tras, La Paz tie­ne una par­ti­ci­pa­ción del 26% y Co­cha­bam­ba del 17%.

Pe­ro la cons­truc­ción en me­tros cua­dra­dos no só­lo son vi­vien­das, pues in­clu­ye co­le­gios, ofi­ci­nas, fá­bri­cas, etc. Ofi­cial­men­te se es­tán cons­tru­yen­do 3.937 uni­da­des en­tre ca­sas y de­par­ta­men­tos ya re­gis­tra­dos.

Pe­ro se sa­be que hay un sin­nú­me­ro de obras no re­gis­tra­das, por di­ver­sas ra­zo­nes, una de ellas es por­que se re­gis­tran a pos­te­rio­ri, otras que los do­cu­men­tos no es­tán to­tal­men­te con­cluí­dos, el trá­mi­te es en­go­rro­so y du­ra mu­cho tiempo, en oca­sio­nes más de un año.

Las cla­ses con me­nos re­cur­sos en lo úl­ti­mo que pien­san es en ob­te­ner un per­mi­so pa­ra cons­truir, ya que re­quie­ren de di­ne­ro, con­tra­tar pro­fe­sio­na­les y asu­mir un tiempo pre­vi­si­ble­men­te lar­go.

In­clu­si­ve, los edi­fi­cios, en oca­sio­nes, ini­cian la cons­truc­ción y lue­go los re­gu­la­ri­zan pa­gan­do una mul­ta. Las cons­truc­cio­nes no re­gis­tra­das son real­men­te una in­cóg­ni­ta, pe­ro en pa­nel de ex­per­tos se ha es­ti­ma­do que son al­re­de­dor del do­ble de las re­gis­tra­das.

ES­TU­DIO RE­GIO­NAL

Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be en­ca­ran un con­si­de­ra­ble y cre­cien­te déficit ha­bi­ta­cio­nal que só­lo se po­drá aten­der si sus go­bier­nos pro­mue­ven una ma­yor in­ver­sión por par­te del sec­tor privado pa­ra au­men­tar la ofer­ta de vi­vien­das ade­cua­das y ase­qui­bles, se­gún un nuevo es­tu­dio del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID).

La re­gión su­fre tan­to de una es­ca­sez de vi­vien­das co­mo de pro­ble­mas de ca­li­dad, que com­pren­den des­de la fal­ta de títulos de pro­pie­dad a pa­re­des he­chas de ma­te­ria­les de desecho co­mo el car­tón, pi­sos de tie­rra y la au­sen­cia de ac­ce­so a re­des de agua po­ta­ble y sa­nea­mien­to.

Da­tos de 18 paí­ses de la re­gión in­di­can que más de dos ter­cios de las fa­mi­lias de Nicaragua, Bolivia, Pe­rú y Gua­te­ma­la ha­bi­tan en vi­vien­das de­fi­cien­tes. En tér­mi­nos ab­so­lu­tos, Bra­sil y Mé­xi­co son los paí­ses con los ma­yo­res dé­fi­cits de vi­vien­da.

A pe­sar del pro­gre­so re­gis­tra­do en los úl­ti­mos años, la fal­ta de ac­ce­so a ser­vi­cios de in­fra­es­truc­tu­ra bá­si­ca si­gue aque­jan­do a mu­chas fa­mi­lias de la re­gión, 21% de las cua­les ca­re­cen de elec­tri­ci­dad e ins­ta­la­cio­nes sa­ni­ta­rias; 12% de las vi­vien­das son

de ma­te­ria­les de cons­truc­ción inade­cua­dos, mien­tras que 6% tie­nen pi­so de tie­rra o con­di­cio­nes de ha­ci­na­mien­to, que sue­len ser no­ci­vos pa­ra la sa­lud. Al­re­de­dor de 11% de las fa­mi­lias ca­re­cen de un título de pro­pie­dad li­bre de de­fec­tos so­bre la vi­vien­da que ha­bi­tan.

La in­ves­ti­ga­ción del BID re­co­mien­da que los go­bier­nos de la re­gión de­ben in­cre­men­tar la in­ver­sión en obras bá­si­cas de in­fra­es­truc­tu­ra y mo­der­ni­zar la nor­ma­ti­va legal a fin de acre­cen­tar la ofer­ta de lo­tes con ser­vi­cios bá­si­cos y se­gu­ri­dad en tér­mi­nos de po­se­sión legal pa­ra fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos.

El es­tu­dio tam­bién su­gie­re fa­ci­li­tar una ma­yor par­ti­ci­pa­ción del sec­tor privado en la ofer­ta de fi­nan­cia­mien­to hi­po­te­ca­rio pa­ra ta­les fa­mi­lias. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car las le­yes y ac­tua­li­zar las en­ti­da­des pú­bli­cas, pa­ra brin­dar ma­yor pro­tec­ción a los de­re­chos de los acree­do­res, sis­te­mas de eva­lua­ción del ries­go cre­di­ti­cio más efi­ca­ces y re­gis­tros de la pro­pie­dad más am­plios.

Asi­mis­mo, di­ce que los go­bier­nos de­be­rían adop­tar po­lí­ti­cas que ofrez­can a las fa­mi­lias más fle­xi­bi­li­dad pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des de vi­vien­da, yen­do más allá de la sim­ple en­tre­ga di­rec­ta de te­cho a las fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos y de los sub­si­dios pa­ra la com­pra de vi­vien­da.

Una de las op­cio­nes pa­ra am­pliar el me­nú de in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas pa­ra ce­rrar las brechas de vi­vien­da en la re­gión es pro­mo­ver un mer­ca­do de al­qui­ler de ca­sas eco­nó­mi­cas, in­cen­ti­van­do la crea­ción de em­pre­sas pri­va­das es­pe­cia­li­za­das en vi­vien­da de al­qui­ler pa­ra per­so­nas de ba­jos in­gre­sos. Eso con­tri­bui­ría a au­men­tar la ofer­ta de in­mue­bles ade­cua­dos y ase­qui­bles y le brin­da­ría a es­te seg­men­to la po­si­bi­li­dad de adap­tar­se a los ci­clos eco­nó­mi­cos, ya que les re­sul­ta­ría más fá­cil mu­dar­se a zo­nas con me­jo­res pers­pec­ti­vas la­bo­ra­les.

De­bi­do a que los cos­tos de cons­truc­ción re­pre­sen­tan ca­si dos ter­ce­ras par­tes del pre­cio de ven­ta de una vi­vien­da, el es­tu­dio tam­bién re­co­mien­da que los paí­ses ha­rían bien en pro­mo­ver una ma­yor com­pe­ten­cia en­tre cons­truc­to­res y alen­tar la adopción de téc­ni­cas de cons­truc­ción más efi­cien­tes y eco­nó­mi­cas pa­ra re­du­cir los cos­tos de las vi­vien­das nue­vas.

Más de dos ter­cios de las fa­mi­lias de Nicaragua, Bolivia, Pe­rú y Gua­te­ma­la ha­bi­tan vi­vien­das de­fi­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.