DI­REC­CIÓN DE PRO­YEC­TOS Y AR­QUI­TEC­TU­RA

EL CA­MINO PA­RA RE­SOL­VER AL­GU­NOS PRO­BLE­MAS DE LOS AR­QUI­TEC­TOS Y PRO­MO­VER PRO­YEC­TOS DE CA­LI­DAD EN EL DI­SE­ÑO Y EN LA CONS­TRUC­CIÓN.

Edifica Press - - OPINIÓN | ARQUITECTURA -

La for­ma­ción aca­dé­mi­ca del ar­qui­tec­to se en­fo­ca prin­ci­pal­men­te en pro­fun­di­zar el uni­ver­so de la ar­qui­tec­tu­ra; in­ten­tan­do com­pren­der la com­po­si­ción, la for­ma, la be­lle­za, el es­pa­cio, el or­den, la fun­ción, la his­to­ria, su im­pli­can­cia so­cial, cul­tu­ral, las nor­mas, la re­la­ción con el con­tex­to, las téc­ni­cas cons­truc­ti­vas y la tec­no­lo­gía.

Es­ta con­fluen­cia con­for­ma la disciplina ar­qui­tec­tó­ni­ca, una in­te­gra­ción apa­sio­nan­te que ha mo­ti­va­do al hom­bre des­de ha­ce mi­le­nios a de­jar un le­ga­do en obras, co­mo fiel ma­ni­fes­ta­ción de la evo­lu­ción de nues­tra ci­vi­li­za­ción.

Sin em­bar­go, po­co se ha­bló a tra­vés del tiempo so­bre el he­cho de que es­tas obras de ar­qui­tec­tu­ra y de in­ge­nie­ría son tam­bién la ex­pre­sión del ta­len­to hu­mano, ca­paz de or­ga­ni­zar, coor­di­nar, ges­tio­nar, ad­mi­nis­trar es­fuer­zos y re­cur­sos pa­ra que es­tas crea­cio­nes se trans­for­men en obras cons­trui­das ca­pa­ces de per­du­rar en el tiempo y ser­vir al fin pa­ra el cual fue­ron crea­das.

Con­si­de­ro que la ges­tión, en to­da su am­pli­tud y com­ple­ji­dad, no ha re­ci­bi­do ni re­ci­be la aten­ción y re­le­van­cia ne­ce­sa­ria que el ám­bi­to aca­dé­mi­co y pro­fe­sio­nal de la ar­qui­tec­tu­ra de­bie­ra otor­gar­le; sien­do que la his­to­ria nos mues­tra que es tam­bién la ener­gía de la ges­tión lo que a tra­vés del tiempo (en gran me­di­da) ha per­mi­ti­do que los pro­yec­tos se con­cre­ten (ver cua­dro 1).

La ex­pe­rien­cia me ha de­mos­tra­do que los pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra se sus­ten­tan en lo que po­de­mos lla­mar tres pi­la­res: el “pi­lar del di­se­ño”, el “pi­lar de la téc­ni­ca”, co­mo tra­di­cio­nal­men­te he­mos apren­di­do, y en un ter­ce­ro “el pi­lar de la ges­tión” al que no se le sue­le re­co­no­cer ha­bi­tual­men­te.

Sin es­tos “tres pi­la­res”, só­li­da­men­te con­for­ma­dos y re­suel­tos, los pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra o in­ge­nie­ría di­fí­cil­men­te al­can­zan el ni­vel de éxi­to que to­dos bus­ca­mos pa­ra que nues­tras obras ex­pre­sen to­do su po­ten­cial y tras­cien­dan (ver cua­dro 2).

Lo asu­ma­mos o no, la ne­ce­si­dad de la ges­tión lle­ga a nues­tra reali­dad pro­fe­sio­nal co­mo un ac­ci­den­te de las cir­cuns­tan­cias, pa­ra lo cual no es­ta­mos for­ma­dos ni tam­po­co pre­dis­pues­tos, o peor aún, es una reali­dad que pre­fe­ri­mos ne­gar, asu­mien­do que la res­pon­sa­bi­li­dad de la ges­tión le co­rres­pon­de a pro­fe­sio­na­les de otras áreas.

Ob­ser­van­do la reali­dad, he po­di­do con­fir­mar que la fal­ta de for­ma­ción pro­fe­sio­nal en ges­tión tie­ne gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra el desa­rro­llo de la pro­fe­sión, el ejer­ci­cio de la ar­qui­tec­tu­ra, la ca­li­dad del di­se­ño y la eje­cu­ción de las obras.

El mo­de­lo de en­se­ñan­za de la ar­qui­tec-

tu­ra tie­ne un en­fo­que pre­fe­ren­cial ha­cia el desa­rro­llo de co­no­ci­mien­tos y com­pe­ten­cias en di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, sien­do que en la reali­dad so­lo una pe­que­ña frac­ción se de­di­ca­rá al di­se­ño por en­car­go.

Es­tas con­se­cuen­cias se ma­ni­fies­tan en pér­di­da de opor­tu­ni­da­des pa­ra los pro­pios ar­qui­tec­tos, pa­ra el di­se­ño, pa­ra las obras y fi­nal­men­te pa­ra el be­ne­fi­cio so­cio­cul­tu­ral y eco­nó­mi­co de las co­mu­ni­da­des (ver cua­dro 3).

En ca­si to­dos los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca que he vi­si­ta­do y otros tan­tos del mun­do, sue­lo en­tre­vis­tar a los ar­qui­tec­tos y es­cu­cho de ellos co­men­ta­rios muy si­mi­la­res. Re­su­mien­do al­gu­nos:

• Di­fi­cul­ta­des del ar­qui­tec­to pa­ra co­brar ho­no­ra­rios co­rrec­tos y ser ren­ta­bles.

• Con­flic­tos con los clien­tes por ro­les y res­pon­sa­bi­li­da­des que no le co­rres­pon­den al ar­qui­tec­to.

• Pro­ble­mas de ex­pec­ta­ti­vas en­tre lo que so­li­ci­tan los clien­tes y lo que pro­po­ne o di­se­ña el ar­qui­tec­to.

• Fa­llas de ca­li­dad en la cons­truc­ción que afec­ta ne­ga­ti­va­men­te las obras y la re­la­ción con el clien­te.

• Atra­sos en las obras que ge­ne­ran con­flic­tos con los in­tere­sa­dos y pér­di­da de ren­ta­bi­li­dad pa­ra los ar­qui­tec­tos y el pro­yec­to.

• Des­víos de cos­tos en las obras que mo­ti­van cam­bios que des­vir­túan la ca­li­dad del di­se­ño.

• Cam­bios cons­tan­tes que ha­cen per­der tiempo y di­ne­ro al ar­qui­tec­to por re­tra­ba­jo.

• Des­víos de tiem­pos y de ca­li­dad ge­ne­ra­dos por los pro­vee­do­res.

• Con­flic­tos con los cons­truc­to­res de di­ver­sa na­tu­ra­le­za.

• In­for­ma­li­dad en el sec­tor de la cons­truc­ción que im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te el tra­ba­jo del ar­qui­tec­to y su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal.

• Fal­ta de opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo pa­ra los ar­qui­tec­tos.

• Pér­di­da de in­fluen­cia del ar­qui­tec­to so­bre los pro­yec­tos.

• Di­fi­cul­ta­des pa­ra rea­li­zar el se­gui­mien­to y control del avan­ce de las obras.

Es­tos son al­gu­nos de los más fre­cuen­tes, la lis­ta si­gue y es am­plia.

Los ar­qui­tec­tos he­mos asu­mi­do es­tas di­fi­cul­ta­des co­mo par­te de la reali­dad y de la co­yun­tu­ra de la in­dus­tria de la cons­truc­ción, y pen­sa­mos, con re­sig­na­ción, que sim­ple­men­te es así, que es lo nor­mal y en es­pe­cial en nues­tros paí­ses.

Pe­ro la bue­na no­ti­cia es que exis­te otra co­yun­tu­ra po­si­ble, un “mar­co” más pro­fe­sio­nal y me­nos im­pro­vi­sa­do, don­de la ocu­rren­cia de es­tos pro­ble­mas se pue­de mi­ni­mi­zar, ma­xi­mi­zan­do las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar pro­yec­tos que apro­ve­chen el po­ten­cial que la opor­tu­ni­dad nos es­tá dan­do.

Es­te “mar­co” es la ges­tión de pro­yec­tos, que ba­jo el es­tán­dar in­ter­na­cio­nal del PMI® (Pro­ject Management Ins­ti­tu­te), nos pre­sen­ta una gran opor­tu­ni­dad pa­ra ges­tio­nar un cam­bio ha­cia una ma­yor efec­ti­vi­dad en la for­ma que desa­rro­lla­mos los pro­ce­sos de di­se­ño, la do­cu­men­ta­ción del pro­yec­to, la con­tra­ta­ción y eje­cu­ción de nues­tras obras.

El PMI® es un es­tán­dar re­sul­tan­te de dé­ca­das de desa­rro­llo y re­co­pi­la­ción de ex­pe­rien­cias, que ha te­ni­do co­mo ob­je­ti­vo desa­rro­llar co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des, he­rra­mien­tas y téc­ni­cas (co­no­ci­dos co­mo me­jo­res prác­ti­cas), pa­ra cum­plir con los ob­je­ti­vos del pro­yec­to; que se ma­ni­fies­ta en una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va pa­ra los pro­fe­sio­na­les y pa­ra las em­pre­sas del sec­tor de la cons­truc­ción.

To­das son ven­ta­jas que se ex­pre­san en ge­ne­ra­ción de va­lor pa­ra las co­mu­ni­da­des.

Con­si­de­ro que es­te “mar­co de pro­fe­sio­na­li­za­ción de la ges­tión” fa­ci­li­ta la rea­li­za­ción de obras de ar­qui­tec­tu­ra ha­cia una me­jor ca­li­dad de di­se­ño, de op­ti­mi­za­ción de re­sul­ta­dos y de sa­tis­fac­ción del clien­te, que es el “sue­ño” de to­do ar­qui­tec­to com­pro­me­ti­do.

Así es que cuan­do un co­le­ga me men­cio­na so­bre las di­fi­cul­ta­des que exis­ten en la in­dus­tria de la cons­truc­ción, siem­pre mi res­pues­ta y re­co­men­da­ción es la mis­ma: ne­ce­si­ta­mos apren­der so­bre “Di­rec­ción de Pro­yec­tos”.

CUA­DRO 3 2/3 del pla­ne­ta no tie­ne ac­ce­so a nin­gún pro­duc­to for­mal de la ar­qui­tec­tu­ra El 10% de los ar­qui­tec­tos del pla­ne­ta se de­di­ca al di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co El 1% de los ar­qui­tec­tos del pla­ne­ta se de­di­ca al di­se­ño por en­car­go

CUA­DRO 1

CUA­DRO 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.