McLa­ren Sen­na: Al­can­zan­do otro lí­mi­te de los Hi­per­cars

El Deber - A todo motor - - Presentación -

El McLa­ren Sen­na ha si­do di­se­ña­do, cons­trui­do y desa­rro­lla­do con un pro­pó­si­to es­pe­cí­fi­co: ser el ex­ce­len­te au­to de McLa­ren pa­ra pis­ta, pe­ro ho­mo­lo­ga­do pa­ra re­co­rrer las ca­rre­te­ras de ca­da país del mun­do.

Esta nue­va crea­ción, me­jo­ra el ADN de la mar­ca an­glo­sa­jo­na, gra­cias al es­fuer­zo del de­par­ta­men­to téc­ni­co McLa­ren Au­to­mo­ti­ve, fun­da­do en el año 2010. Que, sin em­bar­go, en po­cos años lo­gró cau­ti­var la aten­ción del pú­bli­co mun­dial con sus crea­cio­nes de los sú­per co­ches o Su­per­cars.

La es­truc­tu­ra ul­tra­li­ge­ra con cha­sis y pa­ne­les de fi­bra de car­bono y el mo­tor V8 McLa­ren bi­tur­bo mon­ta­do en una po­si­ción tra­se­ra cen­tral y trac­ción tra­se­ra fue­ron el pun­to de par­ti­da. El so­fis­ti­ca­do sis­te­ma de sus­pen­sión de­ri­va­do del mun­do de las ca­rre­ras ga­ran­ti­za una mez­cla de con­trol y un equi­li­brio di­ná­mi­co de pri­me­ra cla­se y la di­rec­ción elec­tro­hi­dráu­li­ca pre­mia la con­duc­ción con una res­pues­ta pre­ci­sa e in­me­dia­ta. Un bi­pla­za, don­de la aten­ción er­go­nó­mi­ca se cen­tra en el pi­lo­to.

El mar­co de fi­bra de car­bono lla­ma­do Mo­no­ca­ge III, se desa­rro­lló a par­tir de la es­truc­tu­ra bá­si­ca que equi­pa el mo­de­lo McLa­ren 720S; con­si­de­ra­do uno de los más ro­bus­tos ja­más cons­trui­do por McLa­ren pa­ra un au­to­mó­vil apro­ba­do por las ca­rre­te­ras.

Ca­da pa­nel de la ca­rro­ce­ría es­tá he­cho de fi­bra de car­bono, lo que re­fle­ja la aten­ción al fac­tor de pe­so pa­ra ca­da com­po­nen­te que lle­vó McLa­ren de Sen­na.

Con una po­ten­cia má­xi­ma de 800 ca­ba­llos de fuer­za.

El McLa­ren Sen­na pre­sen­ta una nue­va ge­ne­ra­ción a la van­guar­dia de las so­lu­cio­nes ae­ro­di­ná­mi­cas ac­ti­vas en la parte de­lan­te­ra y tra­se­ra, que au­men­tan la car­ga ae­ro­di­ná­mi­ca, pa­ra ga­ran­ti­zar que el po­ten­cial del co­che en su con­jun­to.

Ca­da ele­men­to de di­se­ño del cuer­po, des­de el di­vi­sor de­lan­te­ro has­ta el do­ble di­fu­sor tra­se­ro, ha si­do desa­rro­lla­do pa­ra op­ti­mi­zar la car­ga y el equi­li­brio ae­ro­di­ná­mi­co, tan­to en el ca­so de fuer­tes des­ace­le­ra­cio­nes co­mo en el es­ca­pe de po­ten­cia y en la dis­tan­cia co­mo en la sa­li­da de las es­qui­nas.

Otro de­ta­lle ex­clu­si­vo que no pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do son los apén­di­ces "bla­de" ae­ro­di­ná­mi­cos co­lo­ca­dos en la parte de­lan­te­ra con uno de los cin­co co­lo­res "By McLa­ren" que in­clu­yen: Azu­ra Blue y McLa­ren Oran­ge. Con la op­ción de po­der ele­gir los mis­mos co­lo­res pa­ra otros ele­men­tos co­mo las pin­zas de freno, los pi­la­res de las puer­tas y las fun­das de los asien­tos.

El do­ble di­fu­sor tra­se­ro es in­con­fun­di­ble. Crea­do a par­tir de una so­la pie­za de fi­bra de car­bono, co­mien­za des­de de­ba­jo del eje tra­se­ro y, a me­di­da que au­men­ta en al­tu­ra, fa­vo­re­ce la sa­li­da de ai­re de de­ba­jo del au­to­mó­vil. Es­to ge­ne­ra un área de de­pre­sión que aplas­ta al Sen­na McLa­ren con­tra el sue­lo con ma­yor fuer­za. Otro de­ta­lle que no de­be ol­vi­dar­se es la ge­ne­ro­sa ala tra­se­ra de do­ble fi­bra de car­bono, cu­yo pun­to más al­to se en­cuen­tra a so­lo 1.219 mm del ca­mino ha­cia el au­to­mó­vil es­ta­cio­na­rio. Ac­ti­va­do hi­dráu­li­ca­men­te y con una su­per­fi­cie del sue­lo que mi­de más de 6.500 cm2, el ala se ajus­ta cons­tan­te­men­te pa­ra op­ti­mi­zar el ni­vel de equi­li­brio de car­ga ae­ro­di­ná­mi­ca y tam­bién tie­ne la fun­ción de freno ae­ro­di­ná­mi­co en con­di­cio­nes de fuer­te des­ace­le­ra­ción.

Uno se de­be com­pro­me­ter con uno mis­mo a un ni­vel en el que no exis­ten com­pro­mi­sos. Uno da to­do lo que tie­ne, ab­so­lu­ta­men­te, to­do”. Ayr­ton Sen­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.