“Es fan­tás­ti­ca la fi­lo­so­fía y el so­por­te téc­ni­co de Jacto”

Ar­tu­ro Be­do­ya Sainz Pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de SACI

El Deber - A todo motor - - Evento -

-¿Por­que fue tan exi­to­sa la pre­sen­cia de Jacto en Bo­li­via?

-La fi­lo­so­fía de Jacto des­de su lle­ga­da a nues­tro país siem­pre fue fan­tás­ti­ca. El so­por­te téc­ni­co de sus in­ge­nie­ros so­lu­cio­na­ron to­dos los pro­ble­mas que se pre­sen­ta­ban, y por eso se te­nía que adap­tar cier­tas co­sas, a cau­sa de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de Bo­li­via. Su cons­tan­te pre­dis­po­si­ción de me­jo­rar el ren­di­mien­to de las ma­qui­nas es asom­bro­sa. La ayu­da que Jacto ofre­ció a SACI siem­pre apun­tó a for­ta­le­cer nues­tra re­la­ción y el ne­go­cio pro­yec­tán­do­lo ha­cia el fu­tu­ro.

-¿Jacto tam­bién apor­tó con su co­no­ci­mien­to téc­ni­co?

-Por su­pues­to, su pre­dis­po­si­ción en es­te sen­ti­do siem­pre ha si­do apre­cia­do por nues­tra em­pre­sa. Y es­to muy po­cas fir­mas lo ha­cen hoy en día. La mu­tua con­fian­za pro­fe­sio­nal se pu­do cons­truir gra­cias a eso. Ade­más, que es­ta fi­lo­so­fía vie­ne de su fun­da­dor Shun­ji Nis­hi­mu­ra. En Bra­sil, en la ciu­dad de Pom­peia, en la re­gión de Sao Pau­lo, JACTO hoy en día aco­ge con bra­zos abier­tos a los jó­ve­nes que quie­ren apren­der es­ta pro­fe­sión, ya que la em­pre­sa le pa­ga to­do en el Co­le­gio Téc­ni­co Agrí­co­la de Pom­peia. Y gra­cias a un con­ve­nio fir­ma­do en­tre la Fun­da­ción Nis­hi­mu­ra, aho­ra hay una fa­cul­tad de Tec­no­lo­gía a ni­vel uni­ver­si­ta­rio con cur­sos es­pe­cia­li­za­dos en Me­ca­ni­za­ción. Yo di­ría que es un ejem­plo úni­co en Amé­ri­ca La­ti­na.

-¿Cuál es su ex­pec­ta­ti­va pa­ra el 2018 en el mer­ca­do na­cio­nal?

-Pa­ra SACI con la mar­ca JACTO, el pro­duc­to es­tre­lla son las pul­ve­ri­za­do­ras au­to­pro­pul­sa­das. Una ma­qui­na­ria que tu­vo un gran éxi­to en to­dos es­tos años, son con­fia­bles des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co y muy ren­ta­bles a ni­vel pro­duc­ti­vo, de­bi­do a su ba­jo cos­to ope­ra­ti­vo. Pa­ra es­te año, de acuer­do a nues­tros cálcu­los va­mos a te­ner un in­cre­men­to en­tre 60 y 70%, es de­cir, ven­der 25 ma­qui­na­rias de es­ta ti­po­lo­gía.

- ¿Que opi­na de la in­tro­duc­ción del eta­nol en la in­dus­tria de los hi­dro­car­bu­ros en Bo­li­via?

- Es una no­ti­cia muy po­si­ti­va. Me ale­gra que por fin se eli­gie­ra es­ta op­ción. El po­ten­cial de Bo­li­via es grande. Sin to­mar en cuen­ta el efec­to mul­ti­pli­ca­dor que el sec­tor agra­rio pue­de ofre­cer al país. No so­lo des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, sino so­cial tam­bién, ya que una ma­yor su­per­fi­cie de ca­ña im­pli­ca el au­men­to de tra­ba­ja­do­res, que van a te­ner más in­gre­sos pa­ra sus fa­mi­lias. Sin em­bar­go, si se pu­die­ra em­pe­zar con el acei­te de pal­ma, un pro­yec­to que pro­pu­se ha­ce al­gu­nos años atrás, se po­dría abrir otro mer­ca­do, el del bio­dié­sel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.