SiraRisas, ese jue­go de pa­la­bras que da in­tri­ga

Hoy, a las 21:30. El nue­vo es­pec­tácu­lo de Adol­fo Mier Ri­vas rin­de ho­me­na­je al lu­gar que lo aco­gió des­de ha­ce 31 años. Pe­ro tam­bién es pa­ra ce­le­brar los 50 del di­rec­tor de Cha­plin Show

El Deber - Al Fin Viernes - - Teatro - Cristian Mas­sud cmas­sud@el­de­ber.com.bo

Ese día Adol­fo Mier Ri­vas es­ta­ba fe­liz. Le con­tó al ta­xis­ta que pen­sa­ba ‘ele­var’ un lo­cal en esa es­qui­na don­de la ma­le­za pa­re­cía sa­lu­dar a pro­pios y ex­tra­ños. So­lo un lo­co po­dría pen­sar en eso, pe­ro él era un lo­co cons­cien­te. “¿Allí?”, apun­tó el con­duc­tor. Y an­te la afir­ma­ción vol­vió a pre­gun­tar: “¿De dón­de es us­ted?”. “De Co­cha­bam­ba”, le di­jo. Y la res­pues­ta no la ol­vi­dó ja­más: “¡Con ra­zón! Te­nía que ser co­lla”.

El tur­bión de 1983 ha­bía arran­ca­do los sue­ños de los cru­ce­ños que ron­da­ban por el ba­rrio Si­ra­ri. Na­die que­ría vi­vir ahí. Pe­ro Mier Ri­vas con­fió en sí mis­mo, desafió a la na­tu­ra­le­za y cons­tru­yó la sa­la que se con­ver­ti­ría en una de las gran­des re­fe­ren­cias del hu­mor en Bo­li­via.

Es­te hom­bre fue el pri­me­ro en apos­tar por un lu­gar de en­tre­te­ni­mien­to so­bre la av. Mar­ce­lo Ter­ce­ros. Y pau­la­ti­na­men­te el pa­no­ra­ma fue cam­bian­do.

JA, JA, JA...

Adol­fo siem­pre quie­re más. Es­ta vez bus­ca ren­dir­le un ( jus­to) ho­me­na­je al ba­rrio que lo abra­za du­ran­te 31 años. Y es por eso que de­no­mi­nó a su es­pec­tácu­lo

SiraRisas. Se tra­ta de una tem­po­ra­da to­tal­men­te nue­va en la que res­pi­ran nue­vos per­so­na­jes con el se­llo in­dis­cu­ti­ble de Cha­plin, Cha­plin, Cha­plin Show (co­mo di­ce la can­ción).

La gran pre­mier (con la ca­rac- te­rís­ti­ca al­fom­bra ro­ja y lu­ces) es es­ta no­che, a las 21: 30, y la se­gun­da fun­ción se­rá ma­ña­na, a la mis­ma ho­ra. Tam­bién es­tán ga­ran­ti­za­das otras pre­sen­ta­cio­nes pa­ra el 22 y 23 de ju­lio.

¿Por qué ver el show? Por­que hay un po­lí­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano en una en­tre­vis­ta pe­cu­liar... por­que hay un pre­di­ca­dor tru­cho... y por­que los Beatles des­em­pol­va­rán esos clá­si­cos de siem­pre.

¿Al­go más? ¡Sí! Bruno Fe­rran­te apor­tó con un per­so­na­je. El 6 de ju­lio pi­dió al me­nos 5.000 ‘ me gus­ta’ pa­ra que el Camba Chu­tu­ru­bí vuel­va a las ta­blas. Sus se­gui­do­res reac­cio­na­ron y lo sor­pren­die­ron. Has­ta ayer ha­bía 79.980 re­pro­duc­cio­nes en su cuen­ta de Fa­ce­book.

Así que jun­to con los ca­ni­lli­tas re­vol­to­sos o los vie­ji­tos ol­vi­da­di­zos, es­ta­rá el gran per­so­na­je del hi­jo de Er­nes­to Fe­rran­te, que por cier­to tam­bién trae chis­tes re­fres­can­tes.

Adol­fo apro­ve­cha­rá pa­ra se­guir ce­le­bran­do sus 50 años ha­cien­do reír a Bo­li­via. Y en tan­to, el pro­yec­to Cha­plin Tea­tro cre­ce. La idea es con­tar con shows pa­ra­le­los al prin­ci­pal. Pri­me­ro fue Otras pe­lu­cas pa­ra el mis­mo y el 24 de ju­lio, Oh! Va­rios Ova

rios. Es so­lo el co­mien­zo

FOTOS: JOR­GE GU­TIÉ­RREZ

Óli­ver Montoya y Ser­gio Mier, dos ca­ni­lli­tas re­vol­to­sos

EN ES­CE­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.