Ma­rit­za Wil­de y Luis Bredow des­nu­dan al gé­ne­ro y al hu­mor

Am­bos son to­do un ícono del ar­te en Bo­li­via. Ayer lle­ga­ron a la ‘ca­pi­tal ca­lien­te’ del país. Mon­ta­rán Los dia­rios de Adán y Eva, de Mark Twain. Se­rá en el Ca­fé Lor­ca, del tam­bién ac­tor Ubal­do Ná­llar

El Deber - Al Fin Viernes - - Teatro - Cris­tian Mas­sud cmas­sud@el­de­ber.com.bo

Sa­muel L. Cle­mens vi­vió en el si­glo XX. Pa­ra ga­nar­se la vi­da em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo ma­rino en el Mi­si­si­pi y lle­gó a ser ca­pi­tán. Su seu­dó­ni­mo era Mark Twain (Mar­ca Dos), que se re­fe­ría a ese gri­to que lan­za­ba el na­ve­gan­te cuan­do bo­ta­ba una son­da pa­ra sa­ber la pro­fun­di­dad del río.

Fue con­si­de­ra­do el hom­bre más in­te­li­gen­te de EEUU en un tiem­po cuan­do Edi­son in­ven­ta­ba el te­lé­fono y él tam­bién creó al­go... ese gan­chi­to regulable pa­ra sos­te­ner el cor­pi­ño de las mu­je­res. Y se hi­zo mi­llo­na­rio con eso. Es­cri­bió gran­des obras, en­tre ellas Los dia­rios de Adán y

Eva. Hoy el tex­to sal­ta al es­ce­na­rio con una obra ho­mó­ni­ma que re­crea la vi­da de la pri­me­ra pa­re­ja de se­res hu­ma­nos, pe­ro al es­ti­lo del au­tor ex­tin­to.

ÉL, ELLA, NO­SO­TROS

¿Qué guar­da ese tex­to de Twain? Pues la eter­na dispu­ta de gé­ne­ros que la hu­ma­ni­dad ha arras­tra­do a lo lar­go de los años. Se mues­tra al hom­bre y a la mu­jer con sus pro­ble­má­ti­cas, sus erro­res y sus va­lo­res, con un hu­mor fres­co, iró­ni­co y ‘sa­lu­da­ble’. Tam­bién se ba­te un zu­mo con esos ele­men­tos que nun­ca de­ben fal­tar, el amor, la vi­da y la muer­te.

Los afa­ma­dos ac­to­res bo­li­via­nos Ma­rit­za Wil­de y Luis Bredow pro­du­cen, di­ri­gen y pro­ta­go­ni­zan la pues­ta en es­ce­na. Y la pre­sen­ta­rán hoy, ma­ña­na y el do­min­go, a las 20:30, en Lor­ca, ese ca­fé que se ‘al­za’ muy cer­ca de la pla­za 24 de Sep­tiem­bre y que di­ri­ge el tam­bién re­co­no­ci­do ac­tor Ubal­do Ná­llar.

Luis Bredow in­ter­pre­ta a Adán, “un de­por­tis­ta que le gus­ta ba­ñar­se en las ca­ta­ra­tas o dis­fru­ta de un pla­cen­te­ro des­can­so so­bre el cés­ped...”. “¡Pe­ro ya no le cuen­tes más!”, in­ter­vie­ne su com­pa­ñe­ra. Y lo ca­lla. Ma­rit­za Wil­de es Eva, “una mu­jer cu­rio­sa e in­tui­ti­va. Le gus­ta ex­pe­ri­men­tar e in­ves­ti­gar las co­sas”. Él ( so­bre Adán) dis­fru­ta la vi­da. Ella (so­bre Eva) no la des­per­di­cia.

“Adán es bas­tan­te bo­bo”, bro­mea Wil­de. Y Bredow ( co­mo con­ti­nuan­do con la ora­ción) agre­ga: “... y Eva es la in­te­li­gen­te”.

EL RE­TORNO

Pa­ra Bredow, vol­ver a San­ta Cruz de la Sie­rra es co­mo “lle­gar al pa­raí­so per­di­do”. “Es en­con­trar­me con una de las ciu­da­des más ar­tís­ti­cas de Bo­li­via, que tie­ne un buen pú­bli­co”, se­ña­la. Pa­ra Wil­de sig­ni­fi­ca en­con­trar­se con “una ciu­dad muy gra­ta pa­ra ella”. A am­bos les gus­ta vol­ver.

Son dos gran­des de la ac­tua­ción en Bo­li­via. Pe­ro, esa ex­pre­sión pa­re­ce no sim­pa­ti­zar­les mu­cho. De­jan de la­do eso y pre­fie­ren ser sim­ple­men­te Ma­rit­za y Luis (aun­que su lar­go cu­rrícu­lo los ha­ce ubi­car­se co­mo los ma­yo­res re­pre­sen­tan­tes del ar­te).

Coin­ci­den en que lo úni­co que han he­cho pa­ra ga­nar­se ese tí­tu­lo es sim­ple­men­te “tra­ba­jar y en- ve­je­cer”. “No hay de otra. No hay más claves”, di­ce Ma­rit­za. Y Luis apun­ta: “Se acu­mu­la ex­pe­rien­cia, se apren­de lo nue­vo y no hay que que­dar­se quie­to”.

LA PUES­TA

La obra no re­quie­re una es­ce­no­gra­fía ma­xi­ma­lis­ta ni co­sas ex­tra­or­di­na­rias. So­lo se usa una me­sa, dos si­llas y un ves­tua­rio có­mo­do. No hay nin­gún des­nu­do ni el tí­pi­co ta­pa­rra­bos que se acos­tum­bra uti­li­zar cuan­do se ha­bla de Adán y Eva, los pri­me­ros hu­ma­nos crea­dos por Dios.

Lor­ca se con­vier­te en ese es­pa­cio ideal pa­ra que se desa­rro­lle una obra rít­mi­ca, re­fres­can­te y lle­na de si­lo­gis­mos. Pa­ra dis­fru­tar­la en to­do su es­plen­dor, se de­be lle­gar 15 mi­nu­tos an­tes de la ho­ra pre­vis­ta (20:30) y pa­gar Bs 50. So­lo ha­brá tres fun­cio­nes. Los bo­le­tos ya es­tán a la ven­ta. Son tres úni­cas opor­tu­ni­da­des pa­ra dis­fru­tar de dos es­tre­llas del tea­tro que pa­rió es­ta tie­rra

GA­BRIEL VÁS­QUEZ

JUN­TOS SON DI­NA­MI­TA. Ma­rit­za y Luis o Luis y Ma­rit­za. Ju­ga­ron con la fru­ta del pe­ca­do en el mer­ca­do de las Sie­te Ca­lles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.