Su ma­jes­tad no es­tá dis­pues­ta a que se le suban los hu­mos

Lle­gó a la Sa­la de Re­dac­ción de EL DE­BER sin dor­mir, pe­ro con una son­ri­sa arra­sa­do­ra que no de­la­tó la es­ca­sez de sue­ño. La acom­pa­ñó el pre­si­den­te de los Cha­ba­cos pa­ra la char­la di­gi­tal con los se­gui­do­res de So­cia­les. Pa­me­la dio una bue­na pri­me­ra im­pre­sión

El Deber - Al Fin Viernes - - Sociales - ALE­JAN­DRA ARNEZ EL DE­BER

Ni un pe­lo de al­za­da. Abra­zó a to­do el mun­do, se sa­có un mon­tón de sel­fies y ni el ves­ti­do de prin­ce­sa de 10 ki­los del día de su pre­sen­ta­ción, ni los ta­cos de más de 10 cen­tí­me­tros se in­ter­pu­sie­ron en­tre Pa­me­la Jus­ti­niano y su afán de ga­nar­se los co­ra­zo­nes de la gen­te. La rei­na del Car­na­val 2017 lle­gó al Dia­rio Ma­yor es­col­ta­da por Ale­jan­dro Chi­leno, el pre­si­den­te de los Cha­ba­cos, lis­ta pa­ra in­ter­ac­tuar con los se­gui­do­res de So­cia­les en la tra­di­cio­nal char­la di­gi­tal. Ni el des­ve­lo ni el tour de me­dios se le no­ta­ron en el ros­tro y ca­da vez se ha­ce más evi­den­te que su ma­jes­tad es­tá con­cen­tra­dí­si­ma en dis­fru­tar es­ta fies­ta por en­ci­ma de to­do.

¿Quién es Pa­me­la? Una per­so­na que ama su tie­rra y es­tá agra­de­ci­da con San­ta Cruz. Soy una mu­jer de pro­vin­cia, cria­da en­tre ca­ba­llos y va­cas. A ve­ces, aun­que qui­sie­ra ser más se­ño­ri­ta, me sa­le el la­do 'Pa­me­la'. Soy muy es­pon­tá­nea. La gen­te co­no­ce a la mo­de­lo, a la miss y pre­sen­ta­do­ra de TV, pe­ro sa­be po­co de mi co­ra­zón o de lo que pien­so. Aho­ra es la opor­tu­ni­dad.

¿Có­mo han si­do tus pri­me­ras ho­ras de rei­na? Muy aje­trea­das y agra­dez­co a to­das las per­so­nas que se die­ron ci­ta en mi pre­sen­ta­ción. No he dor­mi­do na­da. Ano­che co­no­cí a to­dos los Cha­ba­cos, es­tu­ve has­ta las 02:30 con ellos y a las 05:00 ya es­ta­ba pre­pa­rán­do­me pa­ra ir a to­dos los ca­na­les.

¿Des­de cuándo so­ñas­te con ser rei­na del Car­na­val cru­ce­ño? Des­de ni­ña, por­que mi fa­mi­lia es car­na­va­le­ra.

¿ Qué te gus­ta del Car­na- val?¿Qué me­jo­ra­rías? La ale­gría de la gen­te en es­ta épo­ca, pe­ro tam­bién creo que hay que dar más men­sa­jes de con­cien­cia­ción al pue­blo pa­ra que no ha­ya ex­ce­so en el con­su­mo de las be­bi­das al­cohó­li­cas y pa­ra que cui­den más su vi­da.

¿Con­sul­tas­te a rei­nas an­te­rio­res so­bre có­mo ma­ne­jar el rei­na­do? To­da­vía no, pe­ro al­gu­nas, co­mo Anabel An­gus, me han da­do sus re­co­men­da­cio­nes. Me di­jo que es ' har­to tra­ba­jo', pe­ro que cuan­do uno lo ha­ce con amor, lo dis­fru­ta. ¿Có­mo te sen­tís al ver las crí­ti­cas no tan cons­truc­ti­vas? Apro­ve­cho pa­ra de­cir que si tie- nen al­gún con­se­jo pa­ra me­jo­rar que me lo di­gan en bue­na on­da, que no me juz­guen sin co­no­cer­me. Den­me la opor­tu­ni­dad de rei­nar y lle­gar a los co­ra­zo­nes. ¿Qué vie­ron los Cha­ba­cos en vos? A una per­so­na que dis­fru­ta el Car­na­val, ale­gre y au­tén­ti­ca. ¿Cuál es el apor­te que ha­rá la rei­na a su so­cie­dad? Quie­ro ir a hos­pi­ta­les y a ho­ga­res. To­dos te­ne­mos pro­ble­mas, pe­ro hay que dis­fru­tar la vi­da al má­xi­mo. ¿Cuál se­rá tu le­ma? Una son­ri­sa es ca­paz de cam­biar el áni­mo. Nun­ca se sa­be quién pue­de ena­mo­rar­se de tu son­ri­sa

Soy una mu­jer de pro­vin­cia, cria­da en­tre ca­ba­llos y va­cas Es har­to tra­ba­jo, pe­ro cuan­do uno lo ha­ce con amor, lo dis­fru­ta

FUAD LANDÍVAR

Pa­me­la se sin­tió me­jor que en ca­sa en EL DE­BER y apro­ve­chó pa­ra que sus pies des­can­sen

JUN­TOS. Ale­jan­dro Chi­leno (pd­te. de la com­par­sa Cha­ba­cos) y Pa­me­la Jus­ti­niano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.