PRI­ME­RO LO NUES­TRO

MÁS DE 1.500 BAILARINES PAR­TI­CI­PA­RÁN MAÑANA EN EL FESTIVAL ELAY PUEJ EN EL CAMBÓDROMO, DES­DE LAS 19:15

El Deber - Al Fin Viernes - - Portada - Juan Pa­blo Ro­drí­guez C. jpro­dri­guez@el­de­ber.com.bo

El pro­fe­sor Héc­tor Mo­li­na, di­rec­tor de la Fun­da­ción Cul­tu­ral Pai­ti­tí, re­pi­te una fra­se que lo ins­pi­ra pa­ra no aban­do­nar la pro­mo­ción, di­fu­sión y je­rar­qui­za­ción de las dan­zas del orien­te bo­li­viano. “Los pue­blos que ol­vi­dan o ig­no­ran su pa­sa­do ca­re­cen de per­so­na­li­dad y pa­san des­aper­ci­bi­dos en el tiem­po y el es­pa­cio”.

Con es­te es­tí­mu­lo pu­so en mar­cha la rea­li­za­ción de la XXVI ver­sión del Festival Elay Puej que mañana, des­de las 19:15, lle­ga­rá a su cul­mi­na­ción con el pa­so de 14 elen­cos ar­tís­ti­cos en 120 me­tros del cambódromo (ver in­fo­gra­fía). Los gru­pos par­ti­ci­pan­tes ga­na­ron un es­pa­cio en la fa­se cla­si­fi­ca­to­ria que se efec­tuó en abril y ma­yo con ac­tua­cio­nes en la Ca­sa de la Cul­tu­ra.

EN PA­SA­RE­LA

Agru­pa­cio­nes co­le­gia­les, con­jun­tos in­de­pen­dien­tes y uni­ver­si­ta­rios eje­cu­ta­rán co­reo­gra­fías bai­les re­gio­na­les co­mo el ta­qui­ra­ri, la cho­be­na, el car­na­val, y ex­pre­sio­nes de los va­lles cru­ce­ños, ade­más de la zo­na de Cor­di­lle­ra y dan­zas gua­ra­níes.

El maes­tro de ce­re­mo­nias se­rá el mis­mo pro­fe­sor Mo­li­na, que se ha con­ver­ti­do en uno de los ma­yo­res pro­mo­to­res cul­tu­ra­les del de­par­ta­men­to, con ini­cia­ti­vas co­mo es­ta. “Al ser pro­fe­sor de his­to­ria re­gio­nal me apa­sio­na­ron los he­chos del orien­te bo­li­viano. Cuan­do ejer­cía bus­ca­ba la ma­ne­ra de que los alum­nos pue­dan en­ca­ri­ñar­se con su cul­tu­ra. Y me di cuen­ta de que al cam­ba le gus­ta ser pro­ta­go­nis­ta, le gus­ta que lo aplau­dan”, ex­pli­có el maes­tro ju­bi­la­do.

El festival es un pa­tri­mo­nio mu­ni­ci­pal de cul­tu­ra y re­ci­be el apo­yo eco­nó­mi­co y lo­gís­ti­co del go­bierno au­tó­no­mo mu­ni­ci­pal a tra­vés de la Di­rec­ción de Cul­tu­ra. Un apor­te que es la ba­se de to­da la in­ver­sión que se ne­ce­si­ta pa­ra mon­tar el es­pec­tácu­lo. Son va­rias las ca­rac­te­rís­ti­cas que tie­ne es­te even­to que lo des­ta­ca so­bre los 11 fes­ti­va­les dan­cís­ti­cos de la ciu­dad, en­tre ellos es­tá que enal­te­cen las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les sin bo­rra­che­ra, con pun­tua­li­dad, con se­rie­dad, in­cen­ti­van­do la in­ves­ti­ga­ción y por so­bre to­do, res­ca­tan­do y pro­mo­vien­do el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la re­gión.

Ade­más, es­te festival es el úni­co en San­ta Cruz don­de se eje­cu­tan bai­les tra­di­cio­na­les del orien­te bo­li­viano. A di­fe­ren­cia del año pa­sa­do, cuan­do se usó una pan­ta­lla de led de 5X3 me­tros don­de se ex­hi­bía in­for­ma­ción e imá­ge­nes de los gru­pos que ocu­pan la pa­sa­re­la, es­te año no se uti­li­za­rá por­que, se­gún el or­ga­ni­za­dor, dis­trae al pú­bli­co y no se apre­cia el es­fuer­zo que ha­cen los dan­za­ri­nes en la pis­ta.

Sin du­da, es uno de los even­tos más im­por­tan­tes del ca­len­da­rio cul­tu­ral de San­ta Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.