EL CON­TA­DOR Af­fleck de­ja atrás a Bat­man y aho­ra es un ge­nio con au­tis­mo

Im­per­di­ble pe­lí­cu­la. El ga­na­dor del Óscar ( Ar­go, Bat­manv­sSu­per­man), pro­ta­go­ni­za en El­con­ta­dor, del di­rec­tor Ga­vin O'Con­nor ( Wa­rrior), a Ch­ris­tian Wolff, un ge­nio de las ma­te­má­ti­cas al ser­vi­cio del cri­men

El Deber - Al Fin Viernes - - Portada - Pa­blo O. Scholz CLARÍN

Los que sos­tie­nen que Ben Af­fleck es un ac­tor de un so­lo ges­to, que no sa­be có­mo de­mos­trar emo­ción ge­nui­na, en­con­tra­rán en El con­ta­dor a un Af­fleck al 100% de sus ha­bi­li­da­des ac­to­ra­les. Aho­ra Bat­man es Ch­ris­tian Wolff, un au­tis­ta que tie­ne el sín­dro­me de As­per­ger, un sa­vant co­mo el Rain man de Dus­tin Hoff­man, un per­so­na­je que no sa­be có­mo mos­trar sus sen­ti­mien­tos. Que no pue­de, aun­que quie­ra, so­cia­bi­li­zar.

Así que quie­nes de­fe­nes­tran al ac­tor de Per­di­da, no les que­da­rá otra que ad­mi­tir qué bien que com­po­ne a Wolff, hi­jo de un mi­li­tar que lo ha en­tre­na­do pa­ra evi­tar que lo pa­sen por en­ci­ma, que se apro­ve­chen de su en­fer­me­dad. Ch­ris­tian tie­ne un her­mano ma­yor, y una ma­dre que aban­do­na­rá el ho­gar cuando no se pon­gan de acuer­do en el tra­ta­mien­to de Ch­ris­tian.

Ya ma­yor, es un ge­nio de las ma­te­má­ti­cas, un con­ta­dor, sí, que ocul­ta los pa­gos en cua­dros de Re­noir o Po­llock que re­ci­be de sus clien­tes. ¿Quié­nes? Ma­fio­sos y del cár­tel de la dro­ga, a los que les ha­ce los nu­me­ri­tos (tam­bién a los gran­je­ros po­bres de Illi­nois) y les la­va di­ne­ro (no, a los gran­je­ros, no lo ne­ce­si­tan).

Otra con­ta­do­ra ( An­na Ken­drick, siem­pre de se­gun­do­na) des­cu­brió un des­vío, pe­ro Ch­ris­tian irá mu­cho más le­jos con su in­ves­ti­ga­ción. Y lo per­se­gui­rán de to­dos la­dos. Los ma­los y los del De­par­ta­men­to del Te­so­ro, con J. K. Sim­mons a la ca­be­za, que es­tá tras de él va­ya uno a sa­ber por qué.

El con­ta­dor no es Rain man, ni Af­fleck es Hoff­man. Pe­ro la pe­lí­cu­la se si­gue con in­te­rés ma­ni­fies­to de que no es so­lo una que amon­to­na es­ce­nas de pe­leas y ca­dá­ve­res. De­pen­de có­mo se la mi­re, pue­de ser un so­plo de ai­re fres­co den­tro del gé­ne­ro de th­ri­ller

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.