Ca­mi­nar so­bre sus cua­tro pa­tios es vol­ver a la vie­ja San­ta Cruz

En el cas­co vie­jo. Des­pués de ha­ber per­ma­ne­ci­do ce­rra­da por tan­tos años, la Ca­sa Melchor Pin­to se abre co­mo un lin­dí­si­mo es­pa­cio cul­tu­ral. Es un gran acier­to

El Deber - Al Fin Viernes - - Sociales - CRIS­TIAN MAS­SUD cmas­sud@elde­ber.com.bo

Allí el pa­tri­cio cru­ce­ño vi­vió du­ran­te to­da su vi­da en el si­glo XX. Aten­dió a la gen­te, echó raí­ces y ges­tó la gran re­vo­lu­ción del 11 por cien­to. Aho­ra, la Ca­sa Melchor Pin­to de­ja de res­pi­rar en el ano­ni­ma­to y se abre a la ciu­dad que la aco­gió por to­do es­te tiem­po.

Pin­to tu­vo cua­tro hi­jos, 12 nie­tos y 21 bis­nie­tos. Sus he­re­de­ros qui­sie­ron dar­le una vi­da útil a la ca­sa, la re­mo­za­ron y, jun­to con una co­mi­sión de ar­tis­tas, la inau­gu­ra­ron co­mo un es­pa­cio ar­tís­ti­co pa­ra Bo­li­via.

Du­ran­te el cóc­tel, los in­vi­ta­dos re­co­rrie­ron los pa­si­llos que Melchor Pin­to tam­bién ca­mi­nó y co­no­cie­ron al­gu­nos de los ob­je­tos que le per­te­ne­cie­ron. Mu­chos se en­te­ra­ron de que la ca­sa tu­vo cua­tro pa­tios, que for­ma­ba par­te de la es­truc­tu­ra de las ca­so­nas de la vie­ja San­ta Cruz.

Una ti­na si­len­cio­sa, un al­ji­be que re­me­mo­ra las cos­tum­bres de los que ya no es­tán y un bol­so de mé­di­co que usó Pin­to son par­te de una ca­sa lle­na de his­to­ria. ¡Te­nés que co­no­cer­la!

FO­TOS: ÁN­GEL FARELL

NIE­TOS. ‘Cha­ri­to’ Pin­to (hi­ja de don Melchor) con Fer­nan­do, Andrés y Car­men Ro­me­ro Pin­to

GRU­PO CON­TRA­PUN­TO. Pe­pe’ Ta­la­ve­ra, Car­men Ro­bles, ‘La­lo’ Chá­vez, Chi­na Frías, Waldo Va­ras y Alejandro Mo­reno. Can­ta­ron Ma­ra­caMa­teo, ¡Que­vi­vael­cam­ba! y Pa­lo­mi­ta­de­la­rro­zal

CUAR­TE­TO. Ma­nuel, Do­mé­ni­ca, Pau­li­na y Adriano Ro­me­ro tam­bién son los bis­nie­tos de Melchor Pin­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.