Cook’s o la nue­va for­ma de co­no­cer el pa­raí­so

Res­tau­ran­te. Es­tá en el ho­tel Ra­dis­son del Uru­bó. Tie­ne de­li­cias de la co­mi­da pe­rua­na. No ir, se­ría un pe­ca­do mor­tal

El Deber - Al Fin Viernes - - Gourmet - Cris­tian Mas­sud cmas­sud@elde­ber.com.bo

El pa­raí­so en la tie­rra sí exis­te. Es­tá en el Uru­bó, pa­san­do el río Pi­raí y ale­ja­do de la rui­do­sa ciu­dad. En la plan­ta ba­ja del ex­clu­si­vo (y re­cién es­tre­na­do) ho­tel Ra­dis­son la­te Cook’s, ese res­tau­ran­te que, con sus ex­qui­si­te­ces, ya co­men­zó a en­vol­ver a ex­tran­je­ros y a bo­li­via­nos.

AC­TO 1

Lo pri­me­ro que te­nés que sa­ber es que Cook’s tie­ne una am­plia ca­pa­ci­dad y un con­tac­to má­gi­co con la na­tu­ra­le­za. Bien sen­ta­di­tos pue­den es­tar al me­nos unos 100 co­men­sa­les. La aten­ción es de pri­me­ra. To­dos, des­de el mo­zo has­ta el ca­je­ro, di­bu­jan una son­ri­sa an­te un clien­te y las pa­la­bras ‘por fa­vor’ y ‘gra­cias’ siem­pre apa­re­cen en el ai­re cuan­do con­ver­san con ellos.

En­ton­ces, no du­dés que es­ta­rás bien mi­ma­do du­ran­te to­da tu ex­pe­rien­cia en el lo­cal. So­lo te­nés que ir y sen­tar­te.

AC­TO 2

Ani­ma­te a pe­car. La car­ta tie­ne de to­do, des­de des­ti­la­dos, be­bi­das, pi­queos, en­tra­das frías y ca­lien­tes has­ta fon­dos. Pe­ro son dos los pla­ti­llos es­tre­lla que sa­len de la co­ci­na so­bre la ban­de­ja di­rec­to a la me­sa del so­li­ci­tan­te, el sal­món te­ri­ya­ki y el lo­mo sal­ta­do.

El pri­me­ro lle­va un fi­le­te de sal­món gla­sea­do, con chau­fa de qui­nua y ho­jas. El se­gun­do po­see ti­ras de lo­mo sal­ta­dos en sal­sa de so­ya con arroz y pa­pas fri­tas.

AC­TO 3

In­for­ma­te. Pa­blo Anas­ta­cio es un chef pe­ruano que lle­gó a San­ta Cruz de la Sie­rra ha­ce tres me­ses. Sus más de 20 años de ex­pe­rien­cia lo con­vier­ten en el rey de la co­ci­na pe­rua­na. Él di­ce que la ex­pe­rien­cia ha­ce al maes­tro y es cier­to, por­que de­gus­tar ese lo­mo o ese sal­món es un via­je di­rec­to al cie­lo.

Un buen chef ja­más cuen­ta sus se­cre­tos, pe­ro Pa­blo no tie­ne nin­gún in­con­ve­nien­te en con­fe­sar­los. Di­ce que el lo­mo tie­ne una fu­sión en­tre la sal­sa so­ya con la cer­ve­za ne­gra que lo ha­ce úni­co en su gé­ne­ro. ¿Y el sal­món? Te ani­ma­mos a que va­yás has­ta el res­tau­ran­te pa­ra que se lo pre­gun­tés di­rec­ta­men­te. Y no te ol­vi­dés de pro­bar la tru­cha en sal­sa de lan­gos­ti­nos y el pul­po al oli­vo

FO­TOS: ÁN­GEL FARELL

PLA­TI­LLOS. Lo­mo sal­ta­do y sal­món te­ri­ya­ki (aba­jo)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.