Con­se­jos pa­ra usar la ca­le­fac­ción

Se la de­be pren­der has­ta en tiem­po de ca­lor pa­ra evi­tar que se ma­lo­gre. No con­su­me com­bus­ti­ble por­que usa el ca­lor del mo­tor

El Deber - Autos - - Autos -

Por el cli­ma tro­pi­cal de la ciu­dad de San­ta Cruz la ca­le­fac­ción del mo­to­ri­za­do ge­ne­ral­men­te pa­sa des­aper­ci­bi­da, so­lo nos acor­dar­nos de ac­ti­var­la cuan­do lle­ga el frío y eso po­dría ser ne­ga­ti­vo pa­ra su fun­cio­na­mien­to. A con­ti­nua­ción, los ex­per­tos nos in­di­can la ma­ne­ra co­rrec­ta de uti­li­zar­lo.

La ca­le­fac­ción fun­cio­na, en la ma­yo­ría de los mo­de­los, cuan­do el mo­tor es­tá ca­lien­te. De acuer­do con Wi­lliam Pan­to­ja, del ta­ller Air Con­di­tio­ned, ubi­ca­do en el cuar­to ani­llo, zo­na de la av. 3 Pa­sos al Fren­te, par­te del man­te­ni­mien­to con­sis­te en ha­cer fun­cio­nar la ca­le­fac­ción de vez en cuan­do, in­clu­so cuan­do ha­ce ca­lor. El ob­je­ti­vo es evi­tar que se es­tro­pee la vál­vu­la de pa­so del lí­qui­do re­fri­ge­ran­te por fal­ta de uso.

Tam­bién se de­ben re­vi­sar las man­gue­ras que lle­van es­te lí­qui­do al ra­dia­dor. Es­ta es una ta­rea que de­be rea­li­zar el me­cá­ni­co en las re­vi­sio­nes ge­ne­ra­les que se le ha­ga al au­to­mó­vil.

Ex­ce­so de ca­lor

Se de­be te­ner cui­da­do con el ex­ce­so de ca­lor en el in­te­rior del mo­to­ri­za­do, pues pue­de ador­me­cer nues­tros sen­ti­dos y li­mi­tar nues­tra ca­pa­ci­dad de ma­ne­jar. Ca­len­tar el in­te­rior del au­to an­tes de po­ner­nos en mar­cha es al­go asu­mi­ble, una vez se par­ta, de­be­mos ajus­tar la tem­pe­ra­tu­ra de for­ma que no sin­ta­mos frío, pe­ro sin pa­sar ca­lor.

El vehícu­lo de­be es­tar en buen es­ta­do pa­ra que la ca­le­fac­ción fun­cio­ne

ade­cua­da­men­te

Pre­cau­ción. Pa­ra que la ca­le­fac­ción no se ma­lo­gre, se la de­be ac­ti­var tam­bién en los días de ca­lor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.