Cla­ves pa­ra el man­te­ni­mien­to

El Deber - Autos - - Autos -

Amor­ti­gua­do­res. El co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de un amor­ti­gua­dor de­pen­de de di­ver­sos fac­to­res, co­mo el es­ta­do de la ca­rre­te­ra, la car­ga del vehícu­lo, el ki­lo­me­tra­je y efec­tos de des­gas­te co­mo el frío, el ca­lor y la hu­me­dad. La ac­ción de es­tos fac­to­res ha­ce que el efec­to del amor­ti­gua­dor se re­duz­ca pau­la­ti­na­men­te, has­ta que de­ja de fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te. Al no ser un des­gas­te muy per­cep­ti­ble pa­ra el con­duc­tor, se acon­se­ja rea­li­zar re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas ca­da 20.000 ki­ló­me­tros.

Fre­nos. Es muy im­por­tan­te que es­te sis­te­ma sea re­vi­sa­do por un es­pe­cia­lis­ta al me­nos una vez al año. No es fá­cil de­tec­tar fa­llas, pues­to que los com­po­nen­tes del freno se van de­te­rio­ran­do po­co a po­co y, sal­vo que sea muy mar­ca­da la di­fe­ren­cia (se va pa­ra un la­do, tar­da en reac­cio­nar, rui­dos, chi­rri­dos, etc) el pa­so por el ta­ller de­be ser in­me­dia­to.

Fil­tro de acei­te. El des­gas­te nor­mal del mo­tor im­pli­ca la apa­ri­ción de par­tí­cu­las me­tá­li­cas que se des­pren­den de los com­po­nen­tes y van a pa­rar al lu­bri­can­te. El fil­tro de acei­te tie­ne co­mo mi­sión re­te­ner di­chas par­tí­cu­las que per­ju­di­can el ren­di­mien­to del mo­tor o in­clu­so lo da­ñan gra­ve­men­te. Aun­que los pe­río­dos de re­po­si­ción de los acei­tes se han di­la­ta­do mu­cho en los vehícu­los nue­vos y pe­se a que la ca­li­dad de los fil­tros ha me­jo­ra­do de for­ma no­ta­ble, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble re­po­ner es­te ele­men­to ca­da vez que se cam­bia el lu­bri­can­te.

Lu­bri­can­tes. El pe­río­do de vi­da útil de los lu­bri­can­tes se ha ele­va­do en los co­ches mo­der­nos. Ha­ce 20 años, la me­dia de cam­bio es­ta­ba en torno a los 3.000 ki­ló­me­tros, pe­ro hoy los fa­bri­can­tes de vehícu­los ha­blan de re­po­si­cio­nes más dis­tan­cia­das, por en­ci­ma de los 5.000 ki­ló­me­tros pa­ra sus nue­vos mo­de­los… di­la­tar más el cam­bio de acei­te ha­ce que el mo­tor su­fra en ex­ce­so. Los ta­lle­res acon­se­jan com­pro­bar el ni­vel del de­pó­si­to de lu­bri­can­te (ca­da 1.500 ki­ló­me­tros), una cos­tum­bre ex­ce­len­te que aho­rra sus­tos, dis­gus­tos y di­ne­ro. Cuan­do to­que re­po­ner, eli­ja el ti­po de lu­bri­can­te acon­se­ja­do por el fa­bri­can­te del mo­to­ri­za­do.

Fil­tro de ai­re. Un fil­tro en bue­nas con­di­cio­nes ga­ran­ti­za que el ai­re que lle­ga al mo­tor no con­ten­ga par­tí­cu­las abra­si­vas. De esa ma­ne­ra, la com­bus­tión se rea­li­za en las me­jo­res con­di­cio­nes y el con­su­mo de com­bus­ti­ble se man­tie­ne en los ni­ve­les co­rrec­tos, al igual que las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes. Es im­por­tan­te re­vi­sar el fil­tro en las ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to del vehícu­lo. El fi­nal de su vi­da de­pen­de de los lu­ga­res por los que se cir­cu­la. Si se re­co­rren ha­bi­tual­men­te ca­mi­nos pol­vo­rien­tos, la vi­da útil del fil­tro se acor­ta­rá.

Neu­má­ti­cos. Al ser el ne­xo de unión en­tre el co­che y la ca­rre­te­ra, su pa­pel en la se­gu­ri­dad es pri­mor­dial. De­be man­te­ner co­rrec­ta­men­te los ín­di­ces de pre­sión acon­se­ja­dos por el fa­bri­can­te. Con­vie­ne que es­té siem­pre pen­dien­te de la apa­ri­ción de vi­bra­cio­nes y rui­dos, del des­gas­te anó­ma­lo (ma­yor en unas zo­nas que en otras), o de cual­quier com­por­ta­mien­to ex­tra­ño de­tec­ta­do en una fre­na­da. Se acon­se­ja acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta al me­nos una vez al año cuan­do el ki­lo­me­tra­je anual no su­pere los 14.000 ki­ló­me­tros. Si se ha­cen más ki­ló­me­tros, con­vie­ne vi­si­tar el ta­ller an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.