SU­ZU­KI VI­TA­RA

30 años de historia y una vi­gen­cia ple­na en Bo­li­via

El Deber - Autos - - Autos -

Llegó a nues­tro país en 1989. Su buen desem­pe­ño en ca­mi­nos de tie­rra y as­fal­to le dio mu­cha acep­ta­ción

Ha­ce tres dé­ca­das que los in­ge­nie­ros de Su­zu­ki con­ci­bie­ron el Su­zu­ki Vi­ta­ra, un au­to­mó­vil de ca­rro­ce­ría ele­va­da y com­pac­ta, ágil en ca­rre­te­ra y que se desen­vol­vía bien fue­ra del as­fal­to, va­le de­cir en ca­mi­nos de tie­rra.

El Su­zu­ki Vi­ta­ra se pre­sen­tó por pri­me­ra vez en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Tokio en 1988, en el que se apos­ta­ba por la con­vi­ven­cia en­tre ciu­dad y cam­po en un mis­mo co­che. Ale­ja­do de los gran­des to­do­te­rre­nos de la épo­ca, el Su­zu­ki Vi­ta­ra llegó con tres puer­tas y unas lí­neas es­pe­cí­fi­cas con­ce­bi­das pa­ra con­duc­to­res ur­ba­ni­tas; sin em­bar­go, al mis­mo tiem­po con­ta­ba con una úni­ca puer­ta tra­se­ra don­de iba an­cla­da la rue­da de au­xi­lio y un te­cho de lo­na o fi­bra con el que se po­día dis­fru­tar del cam­po en su ver­sión des­ca­po­ta­ble.

En su pre­sen­ta­ción en Tokio se anun­ció que el mo­de­lo me­día ape­nas 3,56 me­tros, pe­sa­ba 1.000 kg y su mo­tor de ga­so­li­na otor­ga­ba una po­ten­cia de 80 CV, lo que ha­cía hin­ca­pié en su en­ton­ces par­ti­cu­lar con­cep­ción del au­to­mó­vil. Más tar­de se pro­du­ci­rían los mo­to­res a dié­sel e in­clu­so una ver­sión con mo­tor V6 de 134 CV. De es­ta pri­me­ra ver­sión se lle­ga­ron a ven­der más de un mi­llón de uni­da­des en to­do el mun­do.

Con el pa­so de los años, el Su­zu­ki Vi­ta­ra cre­ció con­for­me en el mer­ca­do se ge­ne­ra­li­za­ban co­ches de ma­yo­res di­men­sio­nes. Así llegó la ver­sión de cin­co puer­tas, otra de sie­te pla­zas lla­ma­da Su­zu­ki Grand Vi­ta­ra y des­apa­re­ció la ca­ja re­duc­to­ra pa­ra dar pa­so a un bo­tón que per­mi­tía ele­gir trac­ción 4x2 o 4x4 en el momento desea­do. En su úl­ti­ma ver­sión, la fir­ma ja­po­ne­sa ha de­vuel­to a es­te SUV (Vehícu­lo De­por­ti­vo Uti­li­ta­rio por sus si­glas en in­glés) la no­men­cla­tu­ra Su­zu­ki Vi­ta­ra, re­du­cien­do sus di­men­sio­nes y apos­tan­do por una ma­yor per­so­na­li­za­ción.

Ga­briel Dá­va­los, ge­ren­te re­gio­nal de Im­cruz, ex­pli­có que el Vi­ta­ra se con­vir­tió en un ícono den­tro del pú­bli­co bo­li­viano, ya que cu­bre de for­ma ex­ce­len­te las ne­ce­si­da­des de los usua­rios. En el ca­so de la va­go­ne­ta apor­tó con ro­bus­tez y co­mo­di­dad. La adap­ta­ción a los ca­mi­nos del país, com­bi­na­da con la me­jo­ra en su ma­ne­jo en ca­rre­te­ra, la con­vir­tie­ron en la va­go­ne­ta más ven­di­da de Bo­li­via. Ade­más de es­tos fac­to­res, Vi­ta­ra lle­vó a ca­bo la com­bi­na- ción per­fec­ta de ca­li­dad a un buen pre­cio, que le ofre­cía al mer­ca­do po­si­bi­li­da­des que an­tes no exis­tían.

En ge­ne­ral, el Vi­ta­ra, al ser un vehícu­lo que apos­tó por la ciu­dad y por el cam­po, fue una ven­ta­ja pa­ra las con­di­cio­nes de las ca­lles y ca­mi­nos de Bo­li­via. El de­sa­rro­llo del país ha ido me­jo­ran­do las con­di­cio­nes ca­mi­ne­ras, pe­ro el pú­bli­co siem­pre tie­ne en men­te po­der aden­trar­se por ru­tas to­da­vía com­pli­ca­das y es por ello que el Vi­ta­ra de tres y cin­co puer­tas les per­mi­te lle­var a ca­bo esas aven­tu­ras o cu­brir ne­ce­si­da­des, di­jo Dá­va­los.

El ge­ren­te de Im­cruz co­men­tó que se han ven­di­do mi­les de uni­da­des en Bo­li­via. San­ta Cruz es el que ma­yor nú­me­ro tie­ne en cir­cu­la­ción.

El mer­ca­do de las va­go­ne­tas se ha ido adap­tan­do a las ne­ce­si­da­des y, so­bre to­do, el de­sa­rro­llo del país tan­to geo­grá­fi­co co­mo so­cial­men­te. Aho­ra las ca­rre­te­ras es­tán me­jor pe­ro, se­gún Im­cruz, aun así el clien­te bus­ca un mo­tor po­ten­te con un sis­te­ma 4x4 que le per­mi­ta po­der su­pe­rar ca­mi­nos di­fí­ci­les. Por otro la­do, hay un pú­bli­co más de ciu­dad que bus­ca am­pli­tud y co­mo­di­dad pa­ra po­der rea­li­zar, en al­gu­nas oca­sio­nes, via­jes lar­gos y es por ello que la Grand Vi­ta­ra cu­bre tam­bién sus ne­ce­si­da­des tan­to en 4x4 co­mo en 4x2.

So­bre el per­fil del clien­te, o quie­nes com­pran un Vi­ta­ra,

Dá­va­los ex­pli­có que el de tres puer­tas y la Grand Vi­ta­ra gus­tan a hom­bres y mu­je­res.

Asi­mis­mo, el pú­bli­co jo­ven to­da­vía con­ser­va la ima­gen de vehícu­lo con­fia­ble y po­ten­te que se ha ido tras­pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y es por ese mo­ti­vo que siem­pre es­tá y es­ta­rá en las pri­me­ras po­si­cio­nes co­mo op­ción de com­pra.

El ge­ren­te re­gio­nal de Im­cruz, con­sul­ta­do del por­qué una per­so­na de­be com­prar un Su­zu­ki Vi­ta­ra, ex­pli­có que es­te vehícu­lo, des­de ha­ce más de 20 años, es la me­jor va­go­ne­ta del mer­ca­do. Su historia la res­pal­da, su ca­li­dad es­tá so­bra­da­men­te con­tras­ta­da. “Po­ten­cia, con­fort, tec­no­lo­gía, el me­jor pre­cio del mer­ca­do y, por su­pues­to, la mar­ca Su­zu­ki es si­nó­ni­mo de con­fian­za. Por ello que en el seg­men­to va­go­ne­ta es la más ven­di­da de la historia en Bo­li­via”, co­men­tó el eje­cu­ti­vo.

SU­ZU­KI VI­TA­RA. En Bo­li­via se ven­die­ron mi­les de vehícu­los des­de 1989. Los co­no­ci­dos to­do­te­rreno, de tres puer­tas, cau­sa­ron sen­sa­ción en el país y abrie­ron el ca­mino pa­ra los di­ver­sos mo­de­los que la in­dus­tria ja­po­ne­sa fue lan­zan­do, en­tre ellos las va­go­ne­tas

VI­TA­RA TRES PUER­TAS. La ver­sión de tres puer­tas se co­mer­cia­li­zó con un mo­tor de 1.590 cm3, lue­go la tec­no­lo­gía per­mi­tió in­cor­po­rar la elec­tró­ni­ca y otras ven­ta­jas que lo hi­cie­ron más efi­cien­te y lo do­ta­ron de ma­yor se­gu­ri­dad

GRAN VI­TA­RA. En ju­lio del 2000, des­pués de mar­car éxi­to en al­gu­nos mer­ca­dos mun­dia­les, llegó a Bo­li­via, don­de se con­vir­tió en una de las va­go­ne­tas de ma­yor de­man­da del mer­ca­do; per­fil que man­tie­ne has­ta el momento

EL ÚL­TI­MO VI­TA­RA. El Grand Vi­ta­ra 4x4 tie­ne un sis­te­ma de trac­ción se­lec­cio­na­ble (4x2 o 4x4) y tam­bién un sis­te­ma de trac­ción a las cua­tro rue­das per­ma­nen­te con re­duc­to­ra. Ade­más, exis­te la ver­sión 4x2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.