Me­ti­ni­des y la cró­ni­ca ro­ja en Mé­xi­co

El Deber - Brújula - - Portada - ADHEMAR MANJÓN

Un ni­ño con una cá­ma­ra fo­to­gra­fian­do ac­ci­den­tes de trá­fi­co, in­cen­dios y ase­si­na­tos. Pre­sio­nan­do el ob­tu­ra­dor y pen­san­do en las imá­ge­nes que ve en el ci­ne, en esas pe­lí­cu­las de gáns­ters co­mo Al Ca­po­ne.

En­ri­que Me­ti­ni­des tie­ne 12 años y le to­ma la fo­to­gra­fía a su pri­mer ca­dá­ver. “Fue una per­so­na que ase­si­na­ron, la gol­pea­ron, pu­sie­ron el cue­llo en la vía del fe­rro­ca­rril, pa­só el fe­rro­ca­rril un po­co des­pués y le am­pu­tó la ca­be­za”, re­cuer­da Me­ti­ni­des, 70 años des­pués.

En­ri­que Me­ti­ni­des es uno de los fo­tó­gra­fos de cró­ni­ca ro­ja más im­por­tan­tes del mun­do, y su tra­ba­jo se ini­ció a muy tem­pra­na edad, en Mé­xi­co, en las ca­lles, ave­ni­das y ‘co­lo­nias’ (ba­rrios) de Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de na­ció. Sus co­le­gas lo lla­ma­ban ‘El Ni­ño’, y así es re­cor­da­do has­ta hoy, a pe­sar de que lle­va más de una dé­ca­da de inac­ti­vi­dad a raíz de su ju­bi­la­ción.

“Yo to­mé fo­tos des­de los 9 años con una ca­ma­ri­ta ti­po ca­jón, que te­nía pa­ra 12 fo­tos en blan­co y ne­gro, y co­mo yo de ni­ño me iba a ver pe­lí­cu­las de Al Ca­po­ne y de per­se­cu­cio­nes de au­tos y ba­la­ce­ras, cuan­do mi pa­pá me re­ga­ló una cá­ma­ra em­pe­cé a to­mar fo­tos de ac­ci­den­tes por el lu­gar don­de vi­vía, y en uno de los ac­ci­den­tes me to­có la suer­te de en­con­trar­me a un re­por­te­ro gráfico del pe­rió­di­co La Pren­sa, de Mé­xi­co, quien me in­vi­tó a tra­ba­jar con él. Sin suel­do, cla­ro”, di­ce vía te­le­fó­ni­ca Me­ti­ni­des.

Des­de en­ton­ces, el jo­ven fo­tó­gra­fo se vol­vió co­la­bo­ra­dor de ca­si to­dos los pe­rió­di­cos de Mé­xi­co y ya a los 14 años era tra­ba­ja­dor de plan­ta del dia­rio El Zó­ca­lo: sa­ca­ba fo­tos y las pu­bli­ca­ba con su nom­bre.

El ojo en lo ne­gro

Me­ti­ni­des, in­fluen­cia­do por las pe­lí­cu­las que veía, lo­gró ha­cer­se de un es­ti­lo pro­pio. Son fa­mo­sas sus fo­to­gra­fías de­no­mi­na­das ‘Mi­ro­nes’, en las que de­ce­nas de per­so­nas aco­rra­la­ban a la víc­ti­ma de al­gún crí­men, o un au­to­mó­vil ac­ci­den­ta­do. Me­ti­ni­des ha­cía un plano abier­to des­de una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble y mos­tra­ba la es­ce­na com­ple­ta.

En otras oca­sio­nes, cuan­do ocu­rría al­gún ase­si­na­to, lo que me­nos le in­tere­sa­ba era mos- trar el ca­dá­ver de la víc­ti­ma. “En un cri­men al que fui ma­ta­ron a tres mu­je­res ma­yo­res. En­tré en la ca­sa, ha­bía una jau­la gran­de con un pe­ri­co (lo­ro) aden­tro y yo re­tra­té el pe­ri­co, por­que siem­pre re­tra­ta­ba a los ani­ma­les, un ga­to o un pe­rro que es­ta­ban en las ca­sas; y la fo­to de pri­me­ra pla- na fue el pe­ri­co den­tro de una jau­la y se le pu­so co­mo ti­tu­lar ‘El tes­ti­go del cri­men’”, cuen­ta Me­ti­ni­des.

En otra fo­to­gra­fía de un ase­si­na­to, Me­ti­ni­des so­lo cap­tu­ró la pis­to­la con la que se lo co­me­tió, y fue pu­bli­ca­da así.

Me­ti­ni­des reali­zó to­da su ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca en su ciu-

dad na­tal, muy po­cas ve­ces sa­lió de ella, y nun­ca via­jó al ex­tran­je­ro. La ra­zón es que te­nía mie­do a vo­lar, sen­tía pá­ni­co en los lu­ga­res al­tos. “Cuan­do te­nía yo más o me­nos ocho años, un do­min­go, en la zo­na don­de yo vi­vía, es­tá­ba­mos ju­gan­do mu­chos ni­ños en la ca­lle y se nos ocu­rrió su­bir a un edi­fi­cio de sie­te pi­sos. Dos ni­ños más gran­des que yo, me col­ga­ron de las ma­nos al va­cío des­de el sép­tio­mo pi­so, y gri­ta­ba yo y tu­vo que su­bir gen­te a sal­var­me. Es­ta­ban ju­gan­do con­mi­go, muer­tos de la ri­sa y yo sen­tía que es­ta­ba a pun­to de mo­rir. Y me en­fer­mé y has­ta la fe­cha le ten­go pá­ni­co a la al­tu­ra, nun­ca me pu­de su­bir al avión. Yo era el úni­co que no vo­la­ba. No iba de va­ca­cio­nes con la fa­mi­lia. Yo su­fría mu­cho su­bien­do a edi­fi­cios pa­ra to­mar fo­to­gra­fías”, di­ce Me­ti­ni­des, que a pe­sar de eso, se­ña­la que la ma­yo­ría de sus fo­to­gra­fías más exi­to­sas son las aé­reas. “To­do el mun­do cree que yo las to­ma­ba des­de al-

gún he­li­cóp­te­ro o un avión”, apun­ta Me­ti­ni­des.

Es­te año se es­tre­nó un do­cu­men­tal so­bre la vi­da del fo­tó­gra­fo me­xi­cano, con el tí­tu­lo de El hom­bre que vio de­ma­sia

do, y es­tá di­ri­gi­do por la bri­tá­ni­ca Tris­ha Ziff.

Las fo­tó­gra­fías de Me­tí­ni­des han si­do ex­pues­tas en ga­le­rías del Reino Uni­do, Di­na­mar­ca, Ho­lan­da, Po­lo­nia, Es­pa­ña, Ja­pón, Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos; ade­más, se han pu­bli­ca­do cua­tro li­bros con sus tra­ba­jos en di­fe­ren­tes paí­ses.

“Yo en­tré en mi vi­da a nue­ve con­cur­sos de fo­to­gra­fía en Ciu­dad de Mé­xi­co y en los nue­ve tu­ve la suer­te de ga­nar­me el pri­mer lu­gar. Tra­ba­jan­do de fo­tó­gra­fo tu­ve 19 ac­ci­den­tes con ries­go de muer­te. Yo ten­go sie­te cos­ti­llas ro­tas, me dio un in­far­to, me caía de lo al­to, es­tu­ve in­vo­lu­cra­do en va­rios in­cen­dios. Apar­te de eso, tu­ve mu­chí­si­ma en­vi­dia de to­dos los pe­rió­di­cos de mis com­pa­ñe­ros fo­tó­gra­fos, me boi­co­tea­ban”, re­la­ta.

Mé­xi­co vio­len­to

Los tiem­pos cam­bian y aho­ra Me­ti­ni­des ve el ho­rror dia­rio que cu­bre las no­ti­cias. Las ma­sa­cres por nar­co­trá­fi­co de su país, que cuan­do él tra­ba­ja­ba to­da­vía no eran co­sas que se mez­cla­ban con la co­ti­dia­ni­dad. “En mis úl­ti­mos años sí me to­có ver al­gu­nos crí­me­nes don­de mo­rían 10 o 15 per­so­nas acri­bi­lla­das a ti­ros, in­clu­si­ve me to­có un ac­ci­den­te de un avión que es­ta­ba car­ga­do de dro­ga, iba de Mé­xi­co a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro era otro tiem­po, no es­tá­ba­mos tan mal”, re­cal­ca Me­ti­ni­des.

To­dos los días Me­ti­ni­des com­pra al me­nos cua­tro pe­rió­di­cos y lee to­do lo que pa­sa en la ‘no­ta ro­ja’. “Es­toy le­yen­do so­bre có­mo es­tá la si­tua­ción en Mé­xi­co, de tan­to cri­men por nar­co­trá­fi­co, pe­ro a mí en mi épo­ca me to­có muy po­ca ac­ción de es­te ti­po de crí­me­nes. Ha­bía mu­cho cri­men pa­sio­nal, ha­bía mu­cho ac­ci­den­te de avión, mu­cho ac­ci­den­te de fe­rro­ca­rril, trán­si­to de ca­mio­nes, in­cen­dios ho­rri­bles, pe­ro lo que es­tá su­ce­dien­do aho­ra es to­tal­men­te otra co­sa”.

Aún tie­ne mi­les de fo­to­gra­fías iné­di­tas ar­chi­va­das en su ca­sa, y guar­da nos­tal­gia de las fo­tos en blan­co y ne­gro que to­ma­ba. “Las fo­to­gra­fías en blan­co y ne­gro, son mu­cho más in­tere­san­te, le lla­man ‘con ar­te’; a pe­sar de que yo to­ma­ba fo­tos de ac­ci­den­tes, mis fo­to­gra­fías siem­pre es­tán ca­ta­lo­ga­das en mu­chos lu­ga­res del mun­do co­mo ar­tís­ti­cas”, re­sal­ta el me­xi­cano.

Aun­que tam­bién re­cuer­da lo tra­ba­jo­so que era ser fo­to­pe­rio­dis­ta en sus épo­cas. “An­tes era car­gar con el ne­ga­ti­vo, apar­te de eso la fo­to de­bía de es­tar bien to­ma­da con el dia­frag­ma, con ve­lo­ci­dad; ade­más de to­do, no­so­tros tam­bién éra­mos la­bo­ra­to­ris­tas, car­gá­ba­mos el car­tu­cho, to­má­ba­mos las fo­tos, no­so­tros, re­ve­lá­ba­mos el ro­llo, im­pri­mía­mos la fo­to. An­tes el fo­tó­gra­fo era muy di­fe­ren­te, en cam­bio hoy con un clic se to­ma la fo­to y se la guar­da en un chip”, di­ce Me­ti­ni­des, que tam­bién re­cuer­da el ba­jo suel­do que per­ci­bían.

En­ri­que Me­ti­ni­des es un fa­ná­ti­co de las pe­lí­cu­las de ac­ción, y con eso se ol­vi­da un po­co de la ne­ce­si­dad de se­guir per­si­guien­do las imá­ge­nes de muer­tes y ca­tás­tro­fes que ob­ser­vó por más de 60 años. “Yo veo mu­cha te­le­vi­sión, so­bre to­do po­li­cía­ca, y ten­go mu­chos DVD de ac­ción; ten­go una co­lec­ción muy gran­de, por ejem­plo, del Agen­te 007, de to­do lo del 9/11 ten­go to­da la his­to­ria com­ple­ta”.

Ac­tual­men­te, el fo­tó­gra­fo vi­ve de las fo­to­gra­fías que ven­de por to­do del mun­do. “Ten­go una ga­le­ría, ten­go per­so­nas que ma­ne­jan mis fo­tos y las es­tán ven­dien­do, so­bre to­do en el ex­tran­je­ro, aun­que es muy po­ca la ven­ta, las ven­den a un muy buen pre­cio, pe­ro ya en dó­la­res, y se que­dan ca­si con la mi­tad de lo que co­bran y con eso vi­vo, de lo que me to­ca a mí”, di­ce ‘El Ni­ño’ Me­ti­ni­des, fi­gu­ra de la ‘no­ta ro­ja’ me­xi­ca­na

Yo era el úni­co que no vo­la­ba. Yo su­fría mu­cho su­bien­do a los edi­fi­cios pa­ra to­mar fo­to­gra­fías

Un ase­si­na­to, la víc­ti­ma y su es­po­sa a su la­do. El de­ta­lle de la ima­gen del ros­tro de la viu­da en el char­co de san­gre es el to­que de Me­ti­ni­des

Un tra­ba­jo que se ini­ció a los 11 años. Las fo­tos de Me­ti­ni­des sa­lie­ron en to­dos los me­dios de su país, Mé­xi­co

De su se­rie de fo­to­gra­fía Mi­ro­nes, una de las más fa­mo­sas de Me­ti­ni­des. Los cu­rio­sos se po­nían al­re­de­dor del co­che ac­ci­den­ta­do o de la víc­ti­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.