Del Vis­ca­rra, su no­ve­la

Víc­tor Hu­go era una per­so­na ator­men­ta­da, com­ple­ja y con mu­chos trau­mas, co­mo lo so­mos mu­chos otros que lo di­si­mu­la­mos o lo asu­mi­mos pa­ra se­guir exis­tien­do

El Deber - Brújula - - El Tintero - HO­ME­RO CAR­VAL­HO OLI­VA ES­CRI­TOR

AVíc­tor Hu­go Vis­ca­rra le pa­só lo que les su­ce­de a los fa­mo­sos des­pués de muer­tos: to­do el mun­do es su ami­go. Víc­tor Hu­go se sa­có el cuer­po el 24 de ma­yo de 2006, lo re­cuer­do por­que ese día se inau­gu­ra­ba un en­cuen­tro de es­cri­to­res en San­ta Cruz y le hi­ce un ho­me­na­je en la inau­gu­ra­ción. Unos años an­tes de su muer­te ya ha­bía em­pe­za­do el pro­ce­so de ca­no­ni­za­ción, con una pro­le de pe­rio­dis­tas, jó­ve­nes es­cri­to­res, ar­tis­tas y cu­rio­sos, in­ten­tan­do co­no­cer­lo pa­ra to­mar­se unos tra­gos con él, al­gu­na que otra fo­to­gra­fía y te­ner al­go que con­tar en reunio­nes li­te­ra­rias y/o sim­ples fa­rras. To­dos que­rían un pe­da­zo del san­to. “Her­mano, yo chu­pé con el Vis­ca­rra, buen chan­go era”. Po­cos se preo­cu­pa­ban por el hu­mano que su­fría de­ba­jo de esa piel cur­ti­da por el frío pa­ce­ño.

He es­cu­cha­do mu­chas his­to­rias acer­ca de Víc­tor Hu­go, se­gu­ra­men­te que al­gu­nas son cier­tas y otras in­ven­ta­das co­mo su­ce­de con aque­llas per­so­nas que se vuel­ven per­so­na­jes, co­mo es el ca­so de Ar­tu­ro Bor­da y Jai­me Saenz, se ha­bla mu­cho de ellos mi­ti­fi­cán­do­les pa­ra man­dar­se la par­te. Le han di­cho de to­do: es­cri­tor mal­di­to, mar­gi­nal, lo­co, bo­rra­cho, “ar­ti­lle­ro”, irres­pon­sa­ble, de­lin­cuen­te y lo han com­pa­ra­do con mu­chos es­cri­to­res de los már­ge­nes tan­to eu­ro­peos co­mo nor­te­ame­ri­ca­nos; pue­de que Víc­tor Hu­go ha­ya si­do to­do eso y mu­cho más o mu­cho me­nos. Es di­fí­cil sa­ber­lo. Lo cier­to es que era una per­so­na ator­men­ta­da, com­ple­ja y con mu­chos trau­mas, co­mo lo so­mos mu­chos otros que lo di­si­mu­la­mos o lo asu­mi­mos pa­ra se­guir exis­tien­do.

Yo lo co­no­cí en el año 1980, en Co­cha­bam­ba, en la ca­sa de Al­fre­do Me­drano, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor. Víc­tor vi­vía allí am­pa­ra­do por la amis­tad de Al­fre­do y Sara Ma­ría, su es­po­sa; muy po­cos le die­ron co­bi­jo co­mo lo hi­zo es­ta pa­re­ja, pre­fe­rían es­cu­char­lo ha­blar de la ca­lle an­tes que ofre­cer­le don­de dor­mir. En esa oca­sión me co­men­tó de lo que se­ría su pri­mer li­bro: Co­ba, el len­gua­je se­cre­to del ham­pa bo­li­via­na. Un li­bro que lle­gó a tres edi­cio­nes, pues se di­ce que las dos pri­me­ras las com­pró la po­li­cía bo­li­via­na pa­ra que los fun­cio­na­rios del or­den apren­die­ran la jer­ga con la que se co­mu­ni­can en los ba­jos mun­dos. Víc­tor Hu­go reía afir­man­do que una par­te fue ad­qui­ri­da por abo­ga­dos, jue­ces y fis­ca­les, pa­ra co­no­cer el len­gua­je de sus “so­cios”. Re­cuer­do que la pri­me­ra edi­ción traía una en­tre­vis­ta al ‘Pol­kos’, uno de los más fa­mo­sos de­lin­cuen­tes de la dé­ca­da de los se­ten­ta, rea­li­za­da por Al­fre­do Me­drano, que te­nía una co­lum­na en el pe­rió­di­co Los Tiem­pos, fir­ma­da con el pseu­dó­ni­mo de Ur­bano Cam­pos.

En una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en un pe­rió­di­co chi­leno, le pre­gun­ta­ron a Víc­tor Hu­go có­mo se for­mó en la es­cri­tu­ra y res­pon­dió, con sor­na a al­go que ya es­ta­ba acos­tum­bra­do y que mu­chos de sus en­tre­vis­ta­do­res sa­bían, pe­ro que­rí-

Así era Víc­tor Hu­go, le de­cía a la gen­te lo que que­rían es­cu­char. “Soy un con­chu­do”, de­cía. Es de­cir, era un pen­de­jo.

an es­cu­char­lo de su pro­pia bo­ca pa­ra des­ta­car­lo en su me­dio de co­mu­ni­ca­ción: “He te­ni­do mis uni­ver­si­da­des: cel­das, ca­lle­jo­nes clan­des­ti­nos, ca­sas aban­do­na­das, puer­tas de ca­lle, alo­ja­mien­tos... vi­vien­do con mi gen­te, que es ¡mí sub­mun­do! mío so­li­to. Me he cria­do en la ba­su­ra, y he co­no­ci­do mu­chos ba­su­re­ros y des­de ahí es­cri­bo. Soy un an­tro­pó­lo­go por­que al­guien tie­ne que re­ven­tar­se por mi gen­te y eso me da pre­mio”.

Creo que in­tu­yen­do el ol­vi­do del ser hu­mano y la so­bre­va­lo­ra­ción del per­so­na­je al­cohó­li­co, del “ar­ti­lle­ro” que dor­mía ba­jo los puen­tes, del “ar­tis­ta” que lle­gó a co­no­cer “El ce­men­te­rio de los ele­fan­tes”, el lu­gar don­de los bo­rra­chos ven­ci­dos por la vi­da van a sui­ci­dar­se be­bien­do has­ta mo­rir; del na­rra­dor de la no­che pa­ce­ña y de sus es­cu­rri­di­zos pro­ta­go­nis­tas, co­mo los pro­pios “ar­ti­lle­ros” tra­ves­tis, apa­ra­pi­tas, ni­ñas y ni­ños de la ca­lle, pros­ti­tu­tas, la­dro­nes, dro­ga­dic­tos… es que Omar Qa­ma­sa Guz­mán Bou­tier es­cri­bió Ca­ma­ra­da Pe­rro, una no­ve­la bio­grá­fi­ca acer­ca de la vi­da de Víc­tor Hu­go Vis­ca­rra. Co-

noz­co a Omar des­de los años ochen­ta, dé­ca­da de la re­vo­lu­ción per­ma­nen­te, la re­con­quis­ta de la de­mo­cra­cia, de los in­fa­mes tra­gos del bar Averno, de las irre­ve­ren­tes re­vis­tas li­te­ra­rias y de nues­tros ini­cios co­mo es­cri­to­res, ofi­cio que se fue con­so­li­dan­do con el tiem­po. Omar siem­pre fue un buen es­cri­tor, y siem­pre se man­tu­vo ale­ja­do de los ce­nácu­los li­te­ra­rios y de esos mun­di­llos de mez­quin­da­des, que po­seen sus pe­que­ñas dei­da­des do­més­ti­cas que se ala­ban en­tre ellos, tam­bién, por suer­te pa­ra él, ha pa­sa­do inad­ver­ti­do por la ca­ma­ri­lla aca­dé­mi­ca. Qui­zá por eso ha man­te­ni­do su in­de­pen­den­cia y su ex­tra­or­di­na­ria es­cri­tu­ra. Omar no le de­be na­da a na­die, es un hom­bre y un es­cri­tor li­bre que aho­ra asu­me su re­bel­día con­tan­do la vi­da de Víc­tor Hu­go Vis­ca­rra. En es­ta obra, Omar reivin­di­ca la vi­da de Víc­tor Hu­go des­de la ter­nu­ra y la so­li­da­ri­dad, sin per­der la ob­je­ti­vi­dad de la na­rra­ción. En sus pá­gi­nas es­tá la vi­da de nues­tro que­ri­do Víc­tor Hu­go; leer es­te li­bro se­rá una epi­fa­nía pa­ra sus lectores. Una sor­pren­den­te no­ve­la tes­ti­mo­nial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.