Cen­su­ra en la gue­rra

Du­ran­te la Gue­rra del Cha­co se im­pu­so la cen­su­ra mi­li­tar a la co­rres­pon­den­cia en te­rri­to­rio na­cio­nal

El Deber - Brújula - - El Tintero - MAR­COS G. ESCALIER FI­LA­TÉ­LI­CO

La Gue­rra del Cha­co, en­tre Bo­li­via y Pa­ra­guay, se li­bró des­de el 9 de agos­to de al 12 de ju­nio de 1935, por el con­trol del Cha­co Bo­real. El ser­vi­cio postal mi­li­tar es­ta­ba nor­mal­men­te se­pa­ra­do del correo ci­vil y ha­bi­tual­men­te con­tro­la­do por el ejér­ci­to mi­li­tar en su to­ta­li­dad. El correo des­de el fren­te se abría sis­te­má­ti­ca­men­te y las par­tes in­con­ve­nien­tes se bo­rra­ban o se cor­ta­ban. El correo ci­vil tam­bién fue so­me­ti­do a un tra­ta­mien­to si­mi­lar.

Cuan­do es­ta­lló la gue­rra se im­pu­so un re­gla­men­to tem­po­ral so­bre la ‘cen­su­ra mi­li­tar’ que per­mi­tía abrir y re­qui­sar cual­quier car­ta del fren­te y vi­ce­ver­sa si es­ta con­te­nía in­for­ma­ción se­cre­ta. Du­ran­te el con­flic­to, el correo tan­to ci­vil co­mo mi­li­tar era mar­ca­do con la le- yen­da de ‘Cen­su­ra’. Tam­bién mu­chas ve­ces, a ca­da car­ta o tar­je­ta le era co­lo­ca­da una fa­ja de pa­pel im­pre­sa con la le­yen­da ‘Re­vi­sa­do por la cen­su­ra mi­li­tar’.

A los sol­da­dos que se en­con­tra­ban en el fren­te de gue­rra, se les pro­por­cio­na­ban gra­tis pa­pel, so­bre, fran­ca­tu­ra y re­co­jo de di­chas car­tas. Es­te ti­po de ma­te­rial es­tá car­ga­do de hue­llas que nos acer­can a la reali­dad de ese trá­gi­co pe­rio­do de nues­tro re­cien­te pa­sa­do de gue­rra. En es­te es­tu­dio, se mues­tran cu­bier­tas y tar­je­tas de esas hue­llas y de al­gu­nos tex­tos ha­bi­tua­les en la co­rres­pon­den­cia de aque­llos mo­men­tos. El re­ci­bir y es­cri­bir co­rres­pon­den­cia, era una for­ma de man­te­ner la ilu­sión y com­ba­tir la so­le­dad y el mie­do. Por ello se in­ten­ta­ba que el sis­te­ma de correo en­tre los sol­da­dos y sus fa­mi­lias

fun­cio­na­ra lo me­jor po­si­ble, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que las cir­cuns­tan­cias im­po­nían.

La ta­sa de anal­fa­be­tis­mo era al­to, por ello no sor­pren­de en­con­trar mu­chas ca­li­gra­fías y or­to­gra­fías de­fi­cien­tes, pe­ro era ha­bi­tual el re­cu­rrir a un com­pa­ñe­ro más le­tra­do pa­ra es­cri­bir y leer las car­tas. Los tex­tos, muy li­mi­ta­dos por la cen­su­ra, so­lían ha­blar de frío, co­mi­da, sa­lud y las in­ci­den­cias de la gue­rra. A ve­ces los tex­tos de las car­tas era más dra­má­ti­cos.

To­da cen­su­ra se rea­li­za­ba con la au­to­ri­dad mi­li­tar con la coo­pe­ra­ción de cen­so­res y de ser­vi­cio de co­rreos. El ser­vi­cio es­ta­ba cen­tra­li­za­do en Vi­lla Mon­tes. Ca­da lo­ca­li­dad y for­tín te­nía uno o va­rios mo­de­los de mar­cas pa­ra se­ña­lar que la co­rres­pon­den­cia ha­bía pa­sa­do por la Cen­su­ra Mi­li­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.