La ri­sa con­ge­la­da de Paul Beatty

Beatty se bur­la de to­dos los sím­bo­los de la cul­tu­ra ne­gra y de los gran­des íco­nos de pro­gre­so ra­cial. Su­gie­re que con­vie­ne pen­sar lo peor y reír­se de ello si es po­si­ble

El Deber - Brújula - - El Tintero - ED­MUN­DO PAZ SOLDÁN ES­CRI­TOR

Es­ta­dos Uni­dos, lo he­mos vis­to en la elec­ción re­cien­te, es un país ob­se­sio­na­do por las po­lí­ti­cas de la iden­ti­dad: an­tes que nor­te­ame­ri­cano uno es ne­gro o blan­co o la­tino. La ra­za, la et­ni­ci­dad son te­mas tan sen­si­bles que po­cos es­cri­to­res se ani­man a bur­lar­se de ellos; eso es lo que ha­ce Paul Beatty en The Se­llout -bri­llan­te no­ve­la ga­na­do­ra del pre­mio Man Boo­ker y de pró­xi­ma pu­bli­ca­ción en es­pa­ñol por Mal­pa­so-- con fuer­za, in­te­li­gen­cia y un la­ce­ran­te sen­ti­do del hu­mor del que no se sal­va na­die. Su no­ve­la es una sá­ti­ra im­pe­ca­ble e im­pla­ca­ble del di­vi­di­do Es­ta­dos Uni­dos de hoy; uno no pa­ra de reir­se, pe­ro, co­mo en to­da gran sá­ti­ra, esa ri­sa se con­ge­la cuan­do per­ci­bi­mos que es­ta­mos le­yen­do la cruel ver­dad de las re­la­cio­nes so­cia­les.

“Es­to pue­de ser di­fí­cil de creer, vi­nien­do de un ne­gro, pe­ro lo cier­to es que nun­ca he ro­ba­do na­da. Nun­ca he he­cho tram­pa con mis im­pues­tos o ju­gan­do a las car­tas. Nun­ca en­tré a un ci­ne sin pa­gar o me que­dé con el cam­bio ex­tra que me dio un ca­je­ro en la far­ma­cia… Pe­ro aquí es­toy, en las cá­ma­ras ca­ver­no­sas de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia… sen­ta­do en una si­lla den­sa­men­te acol­cha­da que, co­mo gran par­te de es­te país, no es tan có­mo­da co­mo pa­re­ce”. Así co­mien­za The Se­llout, y no de­cae nun­ca: hay una bro­ma o co­men­ta­rio agu­do en ca­da pá­rra­fo, una bur­la amar­ga so­bre uno mis­mo o so­bre los de­más.

El na­rra­dor con­ci­be un plan de­li­ran­te pa­ra de­vol­ver al ma­pa del país a su que­ri­do, ol­vi­da­do y po­bre pue­blo ne­gro de Dic­kens, en las afue­ras de Los An­ge­les: re­ini­ciar la esclavitud en su ca­sa y se­gre­gar el co­le­gio lo­cal. Pa­ra ello lo ayu­da Ho­miny Jen­kins, que al­gu­na vez fue ac­tor de te­le­vi­sión en los años cin­cuen­ta, en uno de esos shows que exa­ge­ra­ban los es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos de los ne­gros. Sus ideas se ar­ti­cu­lan en el ca­fé Dum Dum Do­nut, don­de un gru­po de seu­do­in­te­lec­tua­les ne­gros se reune a pa­sar las ho­ras, dis­cu­tir qué sig­ni­fi­ca “bi­men­sual” (¿ca­da dos se­ma­nas o ca­da dos me­ses?) y leer The Tic­ker, una ho­ja con las es­ta­dís­ti­cas ac­tua­li­za­das so­bre Dic­kens: el des­em­pleo, la po­bre­za y la mor­ta­li­dad suben siem­pre, y ba­jan la ex­pec­ta­ti­va de vi­da y los pro­me­dios de gra­dua­ción. En ese am­bien­te en el que los ne­gros es­tán se­gre­ga­dos del pro­gre­so na­cio­nal, ¿qué le que­da a un ne­gro, ex­cep­to ha­cer que esa se­gre­ga­ción sea ofi­cial?

Beatty se bur­la de to­dos los sím­bo­los de la cul­tu­ra ne­gra –in­clu­so del sa­cro­san­to Martin Lut­her King— y de los gran­des íco­nos de pro­gre­so ra­cial –Huc­kle­berry Finn es re­ti­tu­la­da co­mo Las aven­tu­ras sin pe­yo­ra­ti­vos y las jor­na­das in­te­lec­tua­les y es­pi­ri­tua­les del Afri­cano-Ame­ri­cano Jim y de su jo­ven pro­te­gi­do, el her­mano blan­co Huc­kle­berry Finn, mien­tras van en bus­ca de la per­di­da uni­dad fa­mi­liar ne­gra-; tam­bién se bur­la de los la­ti­nos: “A los me­xi­ca­nos se les cul­pa de to­do en Ca­li­for­nia... ¿Tu ca­ba­llo aga­rra mal la par­te fi­nal de la ca­rre­ra en el hi­pó­dro­mo de San­ta Ani­ta? De­ma­sia­dos me­xi­ca­nos… ‘De­ma­sia­dos me­xi­ca­nos’ es una ra­cio­na­li­za­ción oral que nos per­mi­te se­guir afe­rra­dos a nues­tra for­ma de ser”.

La no­ve­la ter­mi­na con una fal­sa es­pe­ran­za: cuan­do el na­rra­dor re­cuer­da el mo­men­to en que un ne­gro lle­ga a la pre­si­den­cia. Un ami­go le di­ce que por fin el país ha pa­ga­do sus deu­das his­tó­ri­cas. El na­rra­dor, nihi­lis­ta has­ta el fi­nal, le re­cor­da­rá que el país to­da­vía tie­ne deu­das con otros gru­pos, con el me­dio am­bien­te, in­clu­so con el cón­dor de Ca­li­for­nia. “¿Y cuán­do se les paga a ellos?” Beatty su­gie­re que con­vie­ne pen­sar lo peor (y reír­se de ello si es po­si­ble): hoy es­tá cla­ro que el país no tie­ne nin­gu­na ga­na de pa­gar nin­gu­na deu­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.