Dy­lan/Cohen

El Deber - Brújula - - Portada - MAR­CE­LO SUÁ­REZ R.

La can­ción, una de las he­rra­mien­tas más co­mu­nes de la ex­pre­sión po­pu­lar, ha si­do uti­li­za­da por los ar­tis­tas pa­ra co­mu­ni­car sen­ti­mien­tos y vi­sio­nes co­lec­ti­vas o in­di­vi­dua­les. Des­de los tiem­pos de los ju­gla­res, en los que la poe­sía era can­to y cuen­to, has­ta los tiem­pos mo­der­nos la pre­sen­cia de can­tau­to­res que acom­pa­ñan la mú­si­ca con poe­sía ha si­do cons­tan­te.

Nom­brar a Bob Dy­lan y a Leo­nard Cohen es re­fe­rir­se a dos de los prin­ci­pa­les re­pre­sen­tan­tes de esa fi­gu­ra. Es­te año, el es­ta­dou­ni­den­se y el ca­na­dien­se es­tu­vie­ron en los ojos y los oí­dos del mun­do; el pri­me­ro por ga­nar el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra y el se­gun­do por la no­ti­cia de su muer­te a los 82 años. Brú­ju­la se su­ma a los ho­me­na­jes y a las evo­ca­cio­nes de la obra de es­tos dos gran­des

Bob Dy­lan El pe­que­ño hom­bre que mar­có la sen­da del rock

Fuis­te a la me­jor es­cue­la, muy bien, se­ño­ri­ta so­li­ta­ria/ pe­ro sa­bes que ahí só­lo fuis­te mi­ma­da/na­die ja­más te en­se­ñó a vi­vir en la ca­lle y aho­ra te en­cuen­tras con que vas a te­ner que acos­tum­brar­te/ ¿ Có­mo se sien­te?/ Es­tar

El No­bel a Dy­lan y la muer­te de Cohen pu­sie­ron a am­bos can­tau­to­res en los ojos y los oí­dos del mun­do en 2016

Na­ció el 21 de sep­tiem­bre de 1934 en Mon­treal (Ca­na­dá) en el seno de una fa­mi­lia ju­día. Cohen em­pe­zó de jo­ven a in­tere­sar­se por la poe­sía y, en es­pe­cial, por la obra del es­pa­ñol Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, una fi­gu­ra que le acom­pa­ña­ría e in­flui­ría a lo lar­go de to­da su tra­yec­to­ria.

Tras pu­bli­car sus pri­me­ros poe­ma­rios y no­ve­las y pa­sar una lar­ga tem­po­ra­da en la is­la grie­ga de Hi­dra, jun­to a su em­ble­má­ti­ca mu­sa la no­rue­ga Ma­rian­ne Ih­len, Cohen de­bu­tó en la mú­si­ca con el dis­co Songs of Leo­nard Cohen (1967), con­si­de­ra­do una obra maes­tra y que in­cluía So long, Ma­rian­ne y Su­zan­ne.

Con una lon­ge­va y ad­mi­ra­da ca­rre­ra que se ex­ten­dió du­ran­te me­dio si­glo, Cohen se eri­gió en un mo­de­lo de re­fe­ren­cia pa­ra los can­tau­to­res, una ci­ma que al­can­zar, gra­cias a dis­cos muy des­ta­ca­dos co­mo Songs of lo­ve and ha­te (1971), I'm your man (1988) o Va­rious Po­si­tions (1985), en el que apa­re­cía Ha­lle­lu­jah, una de sus can­cio­nes más po­pu­la­res. Cohen mu­rió a los 82 años el 7 de no­viem­bre de 2016 sin ho­gar/co­mo una com­ple­ta des­co­no­ci­da…

“Li­ke a ro­lling sto­ne es el me­jor te­ma que he es­cri­to", di­jo Bob Dy­lan en 1965. Y, con se­gu­ri­dad, no se equi­vo­có. Ya que si no es la me­jor, no hay du­da de que fue la can­ción que trans­for­mó la ca­rre­ra del mú­si­co na­ci­do en Mi­ne­sot­ta y hoy si­gue sien­do con­si­de­ra una de las com­po­si­cio­nes más in­flu­yen­tes en la mú­si­ca po­pu­lar. Al po­co tiem­po de ha­ber si­do in­clui­da en el ál­bum

High­way 61 re­vi­si­ted, la pie­za, que ha­bla de las bo­fe­ta­das que re­ci­bi­mos en al­gún mo­men­to de nues­tra vi­da, se con­vir­tió en un hi­to en su ca­rre­ra.

Pe­ro ese no fue el úni­co hi­to que mar­có la tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca de ca­si 60 años de Dy­lan. El más re­cien­te tie­ne que ver con uno de los he­chos cul­tu­ra­les más so­na­dos de es­te 2016 que aca­ba. El Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, el ma­yor ga­lar­dón li­te­ra­rio que se otor­ga en el pla­ne­ta, fue pa­ra el can­tau­tor es­ta­dou­ni­den­se por “ha­ber crea­do una nue­va ex­pre­sión poé­ti­ca den­tro de la gran tra­di­ción ame­ri­ca­na de la can­ción”, se­gún jus­ti­fi­có la Aca­de­mia Sue­ca, que de­ci­dió dar el re­co­no­ci­mien­to por pri­me­ra vez a un mú­si­co.

LEO­NARD COHEN, EL CAN­TAN­TE DE LA VOZ ÁS­PE­RA Y EL POE­TA DE LA RE­FLE­XIÓN EXIS­TEN­CIAL

Los elo­gios no se hi­cie­ron es­pe­rar, la no­ti­cia inun­dó las re­des so­cia­les de opi­nio­nes de ex­per­tos y de otros no tan­to, di­vi­di­dos por la de­ci­sión de en­tre­gar el pre­mio a una per­so­na que no es, pro­pia­men­te, un es­cri­tor, en una es­pe­cie de con­fron­ta­ción que ni el más pe­si­mis­ta de los Dy­lan se hu­bie­se ima­gi­na­do.

La Aca­de­mia tam­po­co se ima­gi­na­ba los ca­lo­res que Dy­lan les ha­ría su­frir. Lue­go del anun­cio tu­vie­ron que pa­sar 15 días pa­ra que el pre­mia­do se pro­nun­cia­ra al res­pec­to con un es­cue­to gra­cias por el ho­nor, otro tiem­po si­mi­lar pa­ra que anun­cia­ra su no asis­ten­cia al ac­to de en­tre­ga de los No­bel, pro­gra­ma­do pa­ra hoy en Estocolmo y, fal­tan­do cin­co días pa­ra la ce­re­mo­nia, que hi­cie­ra lle­gar su dis­cur­so.

Ro­bert Allen Zim­mer­man, que cam­bió su nom­bre por el de Bob Dy­lan su­pues­ta­men­te por in­fluen­cia del poe­ta ga­lés Dy­lan Tho­mas, ha si­do por años un ex­pe­di­cio­na­rio mu­si­cal que cuan­do em­pe­zó no te­nía pa­sa­do ni his­to­ria. Hoy, trans­for­ma­do en uno de los ar­tis­tas más in­flu­yen­tes de la cul­tu­ra del úl­ti­mo me­dio si­glo, nos de­mues­tra que a pe­sar de no ser un es­cri­tor en el sen­ti­do tra­di­cio­nal de la pa­la­bra pue­de ser con­si­de­ra­do un ar­tis­ta en el sen­ti­do más se­rio de la pa­la­bra.

Tan­ta mú­si­ca y tan­ta poe­sía no pue­den es­tar equi­vo­ca­das.

Leo­nard Cohen El hom­bre que era si­nó­ni­mo de ex­ce­len­cia poé­ti­ca

El 12 de oc­tu­bre Leo­nard Cohen anun­cia­ba el lan­za­mien­to de su ál­bum You want it

dar­ker y en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a The New Yor­ker sen­ten­cia­ba: “Es­toy lis­to pa­ra mo­rir. Yo es­pe­ro que no sea de­ma­sia­do in­có­mo­do. Eso es to­do pa­ra mí”. El 7 de no­viem­bre, 25 días des­pués de esa de­cla­ra­ción, el can­tau­tor ca­na­dien­se mo­ría en Los Án­ge­les a los 82 años, aun­que la no­ti­cia re­cién fue da­da a co­no­cer por la fa­mi­lia a los cua­tro días del he­cho.

Así se apa­ga­ba esa voz ron­ca que can­ta­ba: “Qué­da­te con­mi­go con tu be­lle­za en un vio­lín ar­dien­do/Qué­da­te con­mi­go a tra­vés del pá­ni­co has­ta que es­té com­ple­ta­men­te se­gu­ro”; la voz de ese hom­bre que ele­va­ba una ple­ga­ria al re­cor­dar­nos que “hay una lla­ma­ra­da de luz en to­das y ca­da una de las palabras, no im­por­ta cual oye­ras, el Ale­lu­ya san­to o el que­bran­ta­do”; la voz de ese ar­tis­ta de la pa­la­bra y la me­lo­día que na­rra­ba un en­cuen­tro con una be­lla mu­jer lla­ma­da Su­zan­ne, ese ti­po de mu­jer con la que “quie­res via­jar a cie­gas y sa­bes que con­fia­rá en ti”.

Esa en­si­mis­ma­da voz de Na­ci­do co­mo Ro­bert Allen Zim­mer­man, en el seno de una fa­mi­lia ju­día el 24 ma­yo de 1941 en Du­luth, Min­ne­so­ta, apren­dió so­lo a to­car la ar­mó­ni­ca, la gui­ta­rra y el piano. Cam­bió su nom­bre por el de Bob Dy­lan su- pues­ta­men­te por in­fluen­cia del poe­ta ga­lés Dy­lan Tho­mas, co­men­zó a ac­tuar en clu­bes lo­ca­les cau­ti­va­do por la mú­si­ca del can­tan­te folk Woody Guth­rie.

De­jó la uni­ver­si­dad y se mu­dó a Nue­va York en 1960. Su pri­mer ál­bum te­nía so­lo dos can­cio­nes ori­gi­na­les, pe­ro su dis­co de 1963 The Free whee­lin' Bob Dy­lan ya in­cluía le­tras pro­pias, co­mo el clá­si­co pa­ci­fis­ta Blo­win in the wind.

Pro­tes­tó con­tra la in­jus­ti­cia so­cial mien­tras se con­ver­tía en un pro­lí­fi­co com­po­si­tor con 300 can­cio­nes gra­ba­das en tres años. Dy­lan ha te­ni­do una ca­rre­ra en la que con­ju­gó mú­si­ca y poe­sía co­mo na­die. Tie­ne edi­ta­dos 37 ál­bu­mes.

Los crí­ti­cos han si­do du­ros con­mi­go des­de el día uno. Di­cen que no pue­do can­tar Bob Dy­lan BOB DY­LAN, UNA LE­YEN­DA DEL FOLK Y EL ROCK, ES UN POE­TA MÁS ALLÁ DE CUAL­QUIER ETI­QUE­TA Si tu vi­da se es­tá que­man­do bien, la poe­sía no es más que la ce­ni­za Leo­nard Cohen

FO­TOS: IN­TER­NET

Am­bos per­te­ne­cen a la ca­te­go­ría de can­tau­to­res cu­yos tex­tos se apre­cian por su va­lor poé­ti­co

ÍCONO DE LA MÚ­SI­CA: Mu­chas de sus can­cio­nes se con­vir­tie­ron en him­nos, co­mo The­ti­mest­he­ya­rea-chan­gin y Knoc­kin’on­hea­ven’sdoor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.