El nue­vo Green Day

Una de las ban­das punk más im­por­tan­tes de las úl­ti­mas dé­ca­das vuel­ve con un nue­vo so­ni­do, aun­que al pa­re­cer con al­gu­nas fa­llas

El Deber - Brújula - - Música - MON­DO SO­NO­RO

El nue­vo tra­ba­jo de los nor­te­ame­ri­ca­nos Green Day, el 12.º en su lar­ga y exi­to­sa ca­rre­ra, bien po­dría ser su pri­mer dis­co ho­mó­ni­mo. En ban­das con unos cuan­tos dis­cos en su cu­rrícu­lo sue­le de­no­tar un pun­to de in­fle­xión, o un pu­ñe­ta­zo en la me­sa. Tam­bién pue­de ser una vuel­ta a lo bá­si­co en to­da re­gla. El pre­sen­te dis­co tie­ne al­go de to­do es­to, pe­ro lle­va otro tí­tu­lo: Re­vo­lu­tion ra­dio

Arms­trong y com­pa­ñía ya no son pre­ci­sa­men­te unos ni­ños, pe­ro re­cu­pe­ran la pe­ga­da y la fres­cu­ra de sus pri­me­ros tra­ba­jos en al­guno de los cor­tes de Re­vo­lu­tion ra­dio. Sin ir más le­jos, el pri­mer ade­lan­to

Bang bang sue­na a los Green Day de la vie­ja es­cue­la, con la ga­rra y el so­ni­da­zo de In­som

niac y Nim­rod, pu­bli­ca­dos am­bos a fi­na­les de los no­ven­ta. Bang bang ade­más con­tie­ne un in­tere­san­te re­tra­to ge­ne­ra­cio­nal, pues tra­ta te­mas co­mo los re­des so­cia­les y, so­bre to­do, el dra­ma de las ar­mas en su país.

Es­ta crí­ti­ca so­cial, tam­bién pre­sen­te en el cor­te que da nom­bre al dis­co, ins­pi­ra­do en la vio­len­cia po­li­cial y mo­vi­mien­tos ciu­da­da­nos co­mo Black lives mat­ters, co­nec­ta es­te dis­co con los Green Day de Ame­ri­can

Idiot. El res­to del dis­co es bas­tan­te me­nos abra­si­vo, pe­ro el trío de cua­ren­to­nes mar­ca múscu­lo. Des­pués de la in­tro­duc­ción acús­ti­ca de

So­mew­he­re now, el dis­co se dis­pa­ra y no fre­na has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, cuan­do la ba­la­da Or­di­nary world po­ne el bro­che al dis­co

GREEN DAY VUEL­VE DES­PUÉS DE LA TRI­LO­GÍA UN, DOS,TRÉ!, FI­NA­LI­ZA­DA EN 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.