Una mi­ra­da al poe­ma­rio El ol­vi­do de las pie­dras

El Deber - Brújula - - Música -

En El ol­vi­do de las pie­dras, úl­ti­mo poe­ma­rio de Kat­te­ri­na Ló­pez re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por la Edi­to­rial 3600, asis­ti­mos a un trán­si­to al­ta­men­te fe­me­nino; asis­ti­mos a una ca­mi­na­ta que par­te de la pie­dra, re­pre­sen­tan­te de la tie­rra, lo só­li­do y lo que tan­gi­ble­men­te nos sos­tie­ne des­de ha­ce mu­cho tiem­po atrás, y por eso, en la pri­me­ra par­te o pri­mer can­to, de­no­mi­na­do Pie­dras, se es­cu­cha de­cir ini­cial­men­te: “Soy an­ti­gua / nun­ca ol­vi­do” y esa voz co­mien­za a re­co­rrer un es­pa­cio mí­ti­co, co­mien­za a pen­sar su exis­ten­cia en otros cuer­pos, en otras exis­ten­cias, di­ce en­ton­ces; “Las an­te­pa­sa­das ca­mi­na­ron con no­so­tros /eran hongos o ni­ñas san­tas / lle­nas de caí­das ha­bi­ta­das du­ran­te si­glos”.

En es­te tiem­po la ca­mi­nan­te es­tá so­la pe­ro ex­tra­yen­do co­no­ci­mien­to de la so­le­dad; la so­le­dad le per­mi­te fu­sio­nar­se con lo na­tu­ral: las mon­ta­ñas es­tán en su piel y el vien­to en su voz y en su vien­tre hay “ex­tra­ñas cria­tu- ras mi­tad pa­lo­mas, mi­tad ni­ñas, ha­bi­ta­das por cua­tro al­mas”. No es ex­tra­ño en­ton­ces que la voz se de­cla­re an­cia­na, pues ha re­ci­bi­do en su cuer­po el tiem­po de los se­res an­ti­guos que la ro­dean. Se di­ría que vi­ve la ve­jez de la pie­dra.

En la se­gun­da par­te, Jar­di­nes, la ca­mi­nan­te se bus­ca en el ori­gen e in­vo­ca lo ma­ter­nal y re­co­no­ce lo que trans­por­ta su piel y pien­sa y nos ha­ce pen­sar: “¿Qué for­ma te­ne­mos al lle­gar den­tro de al­guien?”. Y cuan­do la voz se sa­be pe­da­zo de to­das las for­mas que le ro­dean, co­mien­za a in­vo­car a otro, a un tú, con el que in­ten­ta­rá sos­te­ner un diá­lo­go, co­mo si ese tú com­pren­die­ra el trán­si­to que se ha­ce des­de la tie­rra ha­cia el cie­lo.

En el ter­cer can­to, Di­lu­vios, se ha­bla di­rec­ta­men­te con ese tú, que ha­bi­ta en el me­mo­ria, más aún pe­sa en la me­mo­ria, se lee: “Es­tás en mi me­mo­ria / con­fun­di­do en el ham­bre / in­tac­to / con los de­dos ro­tos / con las ma­nos ro­tas / me sien­to cul­pa­ble fren­te a tu re­cuer­do”. Es­ta cul­pa pro­vo­ca la apa­ri­ción del agua, que co­mien­za a pu­ri­fi­car el cuer­po, el re­cuer­do, la pa­la­bra mis­ma, pe­ro es­ta lim­pie­za due­le: “Ser agua / cuán­to due­le ser agua”, se lee

“En el ter­cer can­to, Di­lu­vios, se ha­bla di­rec­ta­men­te con ese tú que ha­bi­ta en la me­mo­ria ”

Por: Mon­tse­rrat Fer­nán­dez Fer­nán­dez ha­ce una re­se­ña al li­bro de poe­sía de Kat­te­ri­na Ló­pez, re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por la edi­to­rial 3600

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.