El fin de la co­rres­pon­den­cia

El correo fí­si­co, pri­me­ro y aho­ra tam­bién el e-mail co­rren el ries­go de des­apa­re­cer por el uso de las re­des so­cia­les

El Deber - Brújula - - El Tintero - MA­RIO SIDDHARTA POR­TU­GAL

Las car­tas de Bor­ges a Es­te­la Can­to hu­ma­niz an al es­cri­tor eru­di­to del en­sa­yo y la na­rra­ti­va

Ha­ce ape­nas 10 años el uso del correo elec­tró­ni­co era ma­si­vo, mas aho­ra pa­re­ce ame­na­za­do por la ob­so­les­cen­cia: si el te­lé­fono iba a ter­mi­nar con la car­ta ma­nus­cri­ta, aho­ra se di­ce que Fa­ce­book lo ha­rá con el correo elec­tró­ni­co. Sin em­bar­go, más allá de la vi­gen­cia del correo elec­tró­ni­co es­tá el he­cho de que es­cri­bi­mos me­nos car­tas, sea en pa­pel o con una compu­tado­ra.

La tra­di­ción epis­to­lar fue ini­cia­da en Ro­ma en el si­glo I a. C., aun­que los grie­gos ya uti­li­za­ban es­te me­dio. La car­ta era apre­cia­da por los ro­ma­nos, quie­nes la usa­ban pa­ra trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos. Sé­ne­ca le es­cri­bió a Lu­ci­lio: “La fi­lo­so­fía no es una ac­ti­vi­dad agra­da­ble al pú­bli­co, ni se pres­ta a la os­ten­ta­ción. No se fun­da en las palabras, sino en las obras. (…) con­fi­gu­ra y mo­de­la el es­pí­ri­tu, or­de­na la vi­da, ri­ge las ac­cio­nes, mues­tra lo que se de­be ha­cer y lo que se de­be omi­tir, se sien­ta en el ti­món y a tra­vés de los pe­li­gros di­ri­ge el rum­bo de los que va­ci­lan”

Con el trans­cu­rrir de los si­glos se im­pu­sie­ron cier- tas con­ven­cio­nes pa­ra es­cri­bir una car­ta. El Mo­di dic­ta­mi­num, per­ga­mino del si­glo XII, en­se­ña­ba a es­cri­bir car­tas de amor. Bon­com­pag­no­nus, obra de seis to­mos es­cri­ta en 1215, fue uno de los pri­me­ros ma­nua­les pu­bli­ca­dos. Es­te ti­po de es­cri­tu­ra se con­si­de­ra­ba un ar­te que exi­gía in­tros­pec­ción y re­fle­xión. “To­do el que es­cri­be una car­ta lo ha­ce co­mo ima­gen de su pro­pia al­ma”, de­cía un tra­ta­do del si­glo IV d.C. Eras­mo de Rot­ter­dam, afi­cio­na­do al in­ter­cam­bio epis­to­lar, re­dac­tó un ma­nual don­de in­di­có que la car­ta “cuan­do tra­ta so­bre asun­tos gra­ves ha de ser se­ria, cuan­do tra­ta so­bre asun­tos co­mu­nes, trans­pa­ren­te, y cuan­do tra­ta so­bre asun­tos ba­na­les, ele­gan­te e in­ge­nio­sa; es ar­dien­te e ins­pi­ra­da en la ex­hor­ta­ción, re­con­for­tan­te y amis­to­sa en el con­sue­lo”.

In­fluen­cia en la li­te­ra­tu­ra

La car­ta in­flu­yó en la obra li­te­ra­ria de es­cri­to­ras co­mo Ja­ne Aus­ten, que la in­cor­po­ró a su na­rra­ción, y otros, co­mo Sa­muel Ri­chard­son, que cul­ti­va­ron la no­ve­la epis­to­lar. Emily Dic­kin­son te­nía de­vo­ción por la co­rres­pon­den­cia y de­ci­dió pu­bli­car sus pri­me­ros tra­ba­jos gra­cias a las palabras de alien­to que re­ci­bió en las car­tas de un crí­ti­co li­te­ra­rio.

La epís­to­la nos per­mi­te pro­fun­di­zar en la si­co­lo­gía de gran­des per­so­na­jes. Beet­ho­ven fue due­ño de una pro­sa apa­sio­na­da que re­fle­jó sus in­se­gu­ri­da­des. Las car­tas en­tre Ma­nue­la Sáenz y Bo­lí­var mues­tran a un Li­ber­ta­dor vul­ne­ra­ble al amor. Un Trotksty fu­rio­so es­cri­bió a sus par­ti­da­rios re­cla­mán­do­les por no apo­yar a la re­sis­ten­cia con­tra el fran­quis­mo, pe­ro su la­do aca­ra­me­la­do se im­po­nía cuan­do es­cri­bía a Fri­da Kah­lo.

Las car­tas de Jor­ge Luis Bor­ges a Es­te­la Can­to hu­ma­ni­zan al es­cri­tor eru­di­to del en­sa­yo y la na­rra­ti­va: “Que­ri­da Es­te­la: has­ta el día de hoy he en­gen­dra­do fan­tas­mas; unos, mis cuen­tos, qui­zá me han ayu­da­do a vi­vir; otros, mis ob­se­sio­nes, me han da­do muer­te. A es­tas las ven­ce­ré, si me ayudas”

IN­TER­NET

La tra­di­ción epis­to­lar lle­va si­glos. Hoy se es­cri­ben me­nos car­tas en to­do el mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.