Ha­bla el hi­jo de To­más Eloy Martínez

El Deber - Brújula - - Portada - ROBERTO NAVIA G. EL DE­BER

Eze­quiel Martínez, cuan­do em­pe­zó en las pri­me­ras fae­nas del pe­rio­dis­mo, evi­tó de­cir que era el hi­jo de un gran­de de las letras la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Fue mu­cho des­pués, cuan­do ya se con­so­li­dó en un dia­rio de cor­te in­ter­na­cio­nal con se­de en Bue­nos Ai­res, que re­cién di­jo que su pa­dre era To­más Eloy Martínez, el pe­rio­dis­ta que dio la pri­me­ra no­ti­cia de que Ga­briel Gar­cía Márquez te­nía ba­jo el bra­zo Cien años de so­le­dad y el au­tor de no­ve­las em­ble­má­ti­cas co­mo San­ta Evi­ta y La no­ve­la de Pe­rón.

Eze­quiel aho­ra es­tá en Oa­xa­ca, Mé­xi­co, co­mo par­te de la co­mi­ti­va del ta­ller de Li­bros Pe­rio­dís­ti­cos con Martín Ca­pa­rrós, que fue or­ga­ni­za­do por la FNPI en alian­za con la Fe­ria del Li­bro de Oa­xa­ca y la Fun­da­ción To­más Eloy Martínez, del que Eze­quiel es su pre­si­den­te. En los in­ter­va­los ha­bla so­bre los re­cuer­dos con su pa­dre, de pe­rio­dis­mo, li­te­ra­tu­ra.

¿Con­si­de­ras que eres el le­ga­do vi­vo de tu pa­dre? Tra­to de man­te­ner su le­ga­do y la me­mo­ria de la fun­da­ción que lle­va su nom­bre. Ahí es­tá reuni­do to­do lo que él hi­zo, no so­lo en pe­rio­dis­mo, sino tam­bién en su na­rra­ti­va, las in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra su no­ve­la. To­do lo que se pu­do re­cu­pe­rar, por­que él tu­vo va­rias mu­dan­zas por el exi­lio y to­da esa do­cu­men­ta­ción es­tá reuni­da jun­to con su bi­blio­te­ca, sus pe­lí­cu­las, a dis­po­si­ción del pú­bli­co, de los in­ves­ti­ga­do­res, de los es­tu­dian­tes. Yo soy pre­si­den­te de la Fun­da­ción To­más Eloy Martínez, por­que él me lo pi­dió an­tes de mo­rir, me di­jo que no que­ría que se dis­per­sa­ra su bi­blio­te­ca. Le do­lía mu­cho la pér­di­da de los li­bros que ha­bía leí­do en los exi­lios y mu­dan­zas. Le cos­tó re­unir de nue­vo su bi­blio­te­ca en un so­lo lu­gar y no que­ría que eso se per­die­ra. En la fun­da­ción de­ben te­ner en­tre 12.000 y 15.000 li­bros.

¿Tú eres pe­rio­dis­ta, ¿tam­bién es­cri­bes fic­ción? No ten­go li­bros es­cri­tos. Con un buen es­cri­tor en la fa­mi­lia, su­fi­cien­te. Yo me me­tí en pe­rio­dis­mo por­que lo que me gus­ta­ba era es­cri­bir. Ob­via­men­te me di cuen­ta, pron­to, que no te­nía ta­len­to pa­ra la fic­ción, pa­ra ima­gi­nar his­to­rias, pa­ra crear per­so­na­jes y mun­dos. Pe­ro di­je que mi vo­ca­ción por la es­cri­tu­ra pue­de ir por el la­do del pe­rio­dis­mo. Tu­ve la suer­te de ha­cer pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, des­de chi­co me gus­tó siem­pre leer. Pu­de en­tre­vis­tar a es­cri­to­res que ad­mi­ra­ba. Em­pe­cé es­cri­bien­do fic­ción, tra­ta­ba de imi­tar a los que me gus­ta­ban, mal, tor­pe­men­te. Hay gen­te que tie­ne un ta­len­to especial pa­ra la fic­ción, y otra que no. En­ton­ces esas ga­nas de es­cri­bir a mí me vie­nen por el pe­rio­dis­mo.

¿Có­mo era tu pa­pá cuan­do se po­nía a es­cri­bir?

Se dis­per­sa­ba con mu­cha fa­ci­li­dad, ne­ce­si­ta­ba or­ga­ni­zar­se y plan­tear­se un plan de tra­ba­jo muy es­tric­to. Se en­ce­rra­ba en su es­cri­to­rio, ne­ce­si­ta­ba ais­lar­se, no ser in­te-

rrum­pi­do ni por lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. Le cos­ta­ba mu­cho el arran­que en sus no­ve­las de fic­ción. Una vez en­con­tra­ba el tono, co­mo él de­cía, ahí le sa­lía de­re­chi­to. No era que su­fría tam­po­co, le da­ba mu­cho pla­cer. Era es­cri­tor y pe­rio­dis­ta, a am­bas co­sas le po­nía las mis­mas ga­nas.

¿Qué pa­pel ju­gó don To­más en el boom?

Es­tu­vo cer­ca des­de el otro la­do, dan­do a co­no­cer esa li­te­ra­tu­ra. Es­tu­vo un po­co en la ges­ta­ción. Co­no­ció a Var­gas Llo­sa, a Car­los Fuen­tes, a Ju­lio Cor­tá­zar, a Ga­briel Gar­cía Márquez.

¿Tu­vo que ver con el des­cu­bri­mien­to de Gar­cía Márquez y de Cien años de so­le­dad?

El re­la­to vie­ne a par­tir de un li­bro que sa­ca Luis Harss, que fue ar­man­do un li­bro con una se­rie de en­tre­vis­tas a es­cri­to­res que so­na­ban muy fuer­te. Luis le di­jo a Pa­co Po­rrúa, de editorial Su­da­me­ri­ca­na, de la exis­ten­cia de un co­lom­biano in­tere­san­te, re­fi­rién­do­se a Gar­cía Márquez. Pa­co le es­cri­be, di­cien­do que es­tá in­tere­sa­do en su obra, y Ga­bo le con­tes­ta que es­tá tra­ba­jan­do en una no­ve­la, Cien años de so­le­dad, en la que tie­ne mu­chas ex­pec­ta­ti­vas, que se la va a man­dar pa­ra que la vea y con­si­de­re pa­ra pu­bli­car­la. En ese mo­men­to era im­por­tan­tí­si­mo pa­ra cual­quier es­cri­tor pu­bli­car en Su­da­me­ri­ca­na. Ga­bo le man­dó el ori­gi­nal de Cien años de so­le­dad en dos par­tes, por­que no le al­can­za­ba el di­ne­ro y Pa­co Po­rrúa que­dó des­lum­bra­do con la no­ve­la. Lo lla­mó a mi pa­pá, que era el di­rec­tor de Pri­me­ra Pla­na, un se­ma­na­rio muy im­por­tan­te de la épo­ca, pa­ra de­cir­le que a es­te es­cri­tor, Gar­cía Márquez, ha­bía que traer­lo, y que la iba a pu­bli­car esa no­ve­la. Gar­cía Márquez nun­ca más vol­vió a Bue­nos Ai­res. Lo ha­bían in­vi­ta­do mu­chas ve­ces y no qui­so ir por­que era muy su­pers­ti­cio­so, de­cía que ahí to­do em­pe­zó, ahí iba a ter­mi­nar.

¿Ser el hi­jo de To­más Eloy Martínez sig­ni­fi­có un pe­so en tu vi­da pú­bli­ca?

No, al prin­ci­pio, cuan­do em­pe­cé en pe­rio­dis­mo, di­je que no iba a de­cir de quién soy hi­jo, pa­ra ver si real­men­te sir­vo pa­ra es­to, pe­ro por mis pro­pios me­dios. Es­tu­dié Pe­rio­dis­mo por mi cuen­ta, me pre­sen­té a una be­ca que ha­bía en Cla­rín pa­ra es­tu­diar Pe­rio­dis­mo, don­de me ofre­cían una pa­san­tía de seis me­ses. Hi­ce una prue­ba de en­tre 500 per­so­nas, que­da­mos 10. Y cuan­do ter­mi­né esa be­ca, al año si­guien­te me lla­ma­ron pa­ra tra­ba­jar en el dia­rio y a par­tir de ahí re­cién em­pe­cé a con­tar de quién era hi­jo. Cuan­do lo­gré en­tre­vis­tar a Gar­cía Márquez, ahí me ayu­dó mi pa­pá. Fue el gan­cho pa­ra ese ob­je­ti­vo y Ga­bo me re­ci­bió tres días com­ple­tos en Car­ta­ge­na, Co­lom­bia. Eso fue en 1994. Pri­me­ro le man­dé un fax, si­guien­do las ins­truc­cio­nes que me de­cía mi pa­pá. Des­pués por te­lé­fono, y Gar­cía Márquez me pre­gun­tó cuán­do que­ría rea­li­zar­le la en­tre­vis­ta. Cuan­do us­ted me di­ga, yo es­toy a dis­po­si­ción, le res­pon­dí. Me di­jo que la ci­ta era pa­ra el 8 de ju­nio. Le di­je que por su­pues­to y que ade­más ese día es mi cum­plea­ños. “Acá le va­mos a ce­le­brar”, res­pon­dió.

¿Có­mo fue com­par­tir tres días con Ga­briel Gar­cía Márquez?

Pri­me­ro fui a Ara­ca­ta­ca pa­ra ver lo que era Ma­con­do. Des­pués, cuan­do lle­gué al ho­tel en Car­ta­ge­na, un día an­tes de la ci­ta, lo lla­mé a Ga­bo pa­ra sa­lu­dar­lo y des­pués él pa­só a bus­car­me, lle­gó con es­col­ta. Des­pués de al­mor­zar nos lle­vó a pa­sear por la ciu­dad vie­ja de Car­ta­ge­na. La gen­te se le ti­ra­ba en­ci­ma, le can­ta­ba va­lle­na­tos, le pe­día pla­ta, li­bros. Des­pués me mos­tró la ca­sa que se es­ta­ba construyendo, fren­te al con­ven­to. El fo­tó­gra­fo se fue a bus­car la cá­ma­ra al ho­tel y se per­dió to­do ese pa­seo por la ca­lle.

¿Fue la úni­ca vez que lo en­tre­vis­tas­te?

Al año si­guien­te, cuan­do pa­sé por Mé­xi­co, le pe­dí de nue­vo una en­tre­vis­ta, pe­ro él me di­jo que no le da­ba dos en­tre­vis­tas a un mis­mo pe­rio­dis­ta, pe­ro que va­ya a su ca­sa co­mo ami­go a to­mar el té. Igual ter­mi­né ha­cién­do­le una no­ta.

¿To­más Eloy Martínez era más ami­go de Ga­briel Gar­cía Márquez o de Mario Var­gas llo­sa?

Con Var­gas Llo­sa te­nía una re­la­ción más in­te­lec­tual que amis­tad, no eran tan ami­gos. Pe­ro sí lo era de Gar­cía Márquez y de Car­los Fuen­tes, ahí sí ha­bía amis­tad

¿Se pue­de de­cir que tu pa­dre era par­te del boom la­ti­noa­me­ri­cano?

No. Su pri­me­ra no­ve­la, Sa­gra­do, la es­cri­bió re­cién el 69, que eran los años del boom, pe­ro de­cía que era una obra ex­pe­ri­men­tal. De­cía que le sa­lió muy mal, era au­to­crí­ti­co. Nun­ca la qui­so re­vi­sar. La pri­me­ra fic­ción que es­cri­bió fue La no­ve­la de Pe­rón, el 85

¿Qué le gus­ta­ba leer a To­más Eloy Martínez?

De to­do. Le gus­ta­ban mu­cho, cuan­do era jo­ven, las obras de Ju­lio Ver­ne, Du­mas, La Di­vi­na Co­me­dia. Tam­bién me acuer­do que le gus­ta­ba la no­ve­la ne­gra y po­li­cial. La úl­ti­ma eta­pa de su vi­da vol­vió a las pe­lí­cu­las de su épo­ca de crí­ti­co de ci­ne y a las no­ve­las que ha­bía leí­do ese tiem­po.

¿Cuál es el li­bro de tu pa­pá que más te gus­ta ?

Yo lo acom­pa­ñé en un via­je que hi­zo a Bos­ton y él lle­va­ba el ma­nus­cri­to de Pur­ga­to­rio. Me pi­dió que re­vi­se­mos jun­tos el ma­nus­cri­to. En la pri­me­ra pá­gi­na en­con­tré al­go que no ce­rra­ba. Yo, que no me ani­ma­ba a de­cir­le na­da. Yo pen­sa­ba que es­ta­ba equi­vo­ca­do. La es­ce­na con­sis­tía que una mu­jer en­tra a un bar y en­cuen­tra sen­ta­do a su ma­ri­do que des­apa­re­ció en la dic­ta­du­ra 30 años atrás. El hom­bre, igual al día que des­apa­re­ció, el tiem­po no ha­bía pa­sa­do pa­ra él. La mu­jer se fue al ba­ño del bar pa­ra re­fres­car­se y des­pués vol­vió. El ma­ri­do se­guía ahí.

Tí­mi­da­men­te le di­je a mi pa­pá que si yo en­cuen­tro a la per­so­na que per­dí no me mue­vo de ese lu­gar, por­que si voy al ba­ño por ahí ya no si­gue sen­ta­do cuan­do re­gre­se. Me di­jo que eso ha­bía que sa­car­lo. Me di li­ber­tad de de­cir­le otras co­sas. Tra­ba­jar con él en esas dos se­ma­nas hi­zo que le ten­ga ca­ri­ño a esa obra

Con Var­gas Llo­sa te­nía una re­la­ción más in­te­lec­tual que amis­tad, no eran tan ami­gos. Pe­ro sí lo era de Gar­cía Márquez y de Car­los Fuen­tes, ahí sí ha­bía amis­tad

FUN­DA­CIÓN TO­MÁS ELOY MARTÍNEZ

Eze­quiel es pre­si­den­te de la Fun­da­ción To­más Eloy Martínez. Fue un pe­di­do de su pa­dre

FUN­DA­CIÓN TO­MÁS ELOY MARTÍNEZ

El es­cri­tor y pe­rio­dis­ta ar­gen­tino To­más Eloy Martínez es uno de los re­fe­ren­tes de las letras la­ti­noa­me­ri­ca­nas en el si­glo XX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.