Mi­ke Watt con­ti­núa en la ru­ta con­tan­do sus his­to­rias

En­tre­vis­ta­mos al fun­da­dor de Mi­nu­te­men, una de las ban­das ori­gi­na­les del hard­co­re en EEUU

El Deber - Brújula - - Portada - AD­HE­MAR MANJÓN EL DE­BER

Mi­ke Watt da es­ta en­tre­vis­ta des­de San Pe­dro, un pue­blo de Ca­li­for­nia al que se re­fie­re co­mo ‘Pidro,’ y don­de en 1980 na­ció Mi­nu­te­men, una ban­da que for­mó jun­to a su ami­go D. Boon y con Geor­ge Hur­ley.

Watt to­ca­ba el ba­jo, Boon la gui­ta­rra y can­ta­ba. A Hur­ley lo re­clu­ta­ron pa­ra la ba­te­ría. Mi­nu­te­men fue una ban­da pe­que­ña sur­gi­da en la es­ce­na hard­co­re es­ta­dou­ni­den­se, sa­có dis­cos co­mo el What ma­ke a man starts a fi­re o el im­pres­cin­di­ble Dou­ble nic­kels of the di­me (pues­to N.º 413 en­tre los 500 me­jo­res dis­cos de la his­to­ria de la Ro­lling Sto­ne).

La ban­da se aca­bó con la muer­te de D. Boon en 1985, pe­ro ese pe­que­ño gran le­ga­do de dis­cos y can­cio­nes si­gue vi­gen­te, así co­mo Mi­ke Watt si­gue sien­do un mons­truo del ba­jo, con par­ti­ci­pa­cio­nes en una in­fi­ni­dad de pro­yec­tos mu­si­ca­les, des­de ban­das pro­pias co­mo Fi­reho­se o Dos, a in­vi­ta­cio­nes pa­ra to­car con la mí­ti­ca The Stoo­ges.

Mi­nu­te­men fue una de las ban­das más ori­gi­na­les del mo­vi­mien­to hard­co­re en Es­ta­dos Uni­dos. Mi­ke Watt la fun­dó jun­to con D. Boon. Hoy Watt con­ti­núa en la ca­rre­te­ra, con­tan­do his­to­rias, ha­cien­do mú­si­ca y apren­dien­do de la gen­te

pue­de ser tu vi­da: Es­ce­nas del in­die un­der­ground es­ta­dou­ni­den­se) que cuen­ta la his­to­ria de gru­pos co­mo Black Flag, Beat Hap­pe­ning y, cla­ro, Mi­nu­te­men. De he­cho, el tí­tu­lo sur­ge de una can­ción del trío ca­li­for­niano, es­cri­ta por Watt e in­ter­ve­ni­da por Boon: His­tory les­son Part II (el punk rock cam­bió nues­tras vi­das, di­ce uno de los ver­sos).

“Creo que lo bá­si­co de es­ta can­ción es que es­toy ha­blan­do so­bre la gen­te, los vie­jos tiem­pos”, ex­pli­ca Watt, de 59 años.

“Lo que es­ta­ba tra­tan­do de re­fle­jar era que es­te mo­vi­mien­to -que D. Boon y yo to­ma­mos co­mo al­go muy per­so­nal al es­tar en él-, era muy abier­to. El punk no fue un es­ta­do de la mú­si­ca, fue un es­ta­do de la men­te. Que­ría que la gen­te se en­vol­vie­ra más en él y no so­lo fue­ra un es­pec­ta­dor, que­ría que con­tri­bu­ye­ra”, con­ti­núa.

La mú­si­ca de His­tory Les­son Part II es­tá ins­pi­ra­da en el te­ma He­re she co­mes now, de la Vel­vet Un­der­ground.

Mi­nu­te­men, se­gui­do­res de la fi­lo­so­fía del Do it your­self (ha­ce­lo vos mis­mo) del hard­co­re, te­nían otra re­gla de vi­da: We jam econo (al­go así co­mo ‘to­ca­mos con po­co pre­su­pues­to’).

“Lo que que­ría­mos de­cir era que tra­tés de ha­cer lo má­xi­mo que po­dás con lo que te­nés. Si so­lo te­nés un po­co de di­ne­ro aún po­dés ha­cer­lo tra­ba­jar, no­más no tra­tés de ser un rocks­tar. To­cá tu mú­si­ca fuer­te, to­cá con tus ami­gos, an­dá a otras ciu­da­des, ha­cé to­ca­das. ¿Te­nés po­co equi­po? ¿Y qué?¿No te­nés vehículo? ¿Y qué? In­ten­tá. No te dés por ven­ci­do so­lo por el di­ne­ro. De eso se tra­ta la fi­lo­so­fía We jam econo”, di­ce Watt.

En no­viem­bre del año pa­sa­do Watt lan­zó el ál­bum Ring Spiel Tour ‘95, que re­pro­du­ce el con­cier­to que dio en 1995 pa­ra pro­mo­cio­nar su pri­mer dis­co co­mo so­lis­ta: Ball-hog or tug­boat?. En el con­cier­to, Watt es­tu­vo acom­pa­ña­do de mu­chos ami­gos, en­tre ellos Henry Ro­llins, Flea, Thurs­ton Moo­re, J Mas­cis, Adam Ho­ro­vitz, Mi­ke D, Frank Black, Evan Dan­do, Pat Smear, Da­ve Grohl y Ed­die Ved­der.

La pro­pia gra­ba­ción de Ball-hog or tug­boat? ya ha­bía te­ni­do la par­ti­ci­pa­ción de más de 40 mú­si­cos. “Yo es­ta­ba en el ba­jo, y era una es­pe­cie de ‘co­man­dan­te’. Ese era el ex­pe­ri­men­to, esa fue la idea del dis­co, yo era el ba­jis­ta, y cual­quie­ra po-

día can­tar y to­car la ba­te­ría o la gui­ta­rra”.

Cuan­do ha­cía pla­nes del con­cier­to pa­ra pro­mo­cio­nar el dis­co, Watt re­ci­bió una lla­ma­da de Da­ve Grohl, que ini­cia­ba una nue­va eta­pa des­pués de Nir­va­na. “Da­ve Grohl me di­ce ‘hey, ten­go es­te nue­vo pro­yec­to, gra­bé un dis­co y aho­ra es­toy con mi ban­da ha­cien­do al­gu­nas gi­ras, se lla­ma Foo Figh­ters. Así que ¿Por qué no me de­jás que abra­mos pa­ra vos?’”, cuen­ta Watt. “Es­ta­ba un po­co asus­ta­do, pen­sé que el Ball-hog or tug­boat? so­lo iba ser un dis­co. No ha­bía for­ma de ha­cer un tour con 45 ti­pos”, di­ce en­tre ri­sas.

Nue­vos tiem­pos

Watt re­fle­xio­na so­bre los nue­vos mo­vi­mien­tos mu­si­ca­les y acep­ta que qui­zás es muy di­fí­cil que hoy apa­rez­can otros co­mo el hard­co­re o el grun­ge. Cree que con el In­ter­net ca­da uno co­no­ce la re­ce­ta de los otros. Las es­ce­nas ya no se co­ci­nan tan len­ta­men­te co­mo an­tes. Y ahí re­cuer­da la im­por­tan­cia que te­nían los fan­zi­nes. “Los fan­zi­nes eran una es­pe­cie de ver­sión de In­ter­net, aun­quen no real­men­te, por­que los fan­zi­nes re­que­rían más pa­sión pa­ra ha­cer­lo. En In­ter­net vos so­la­men­te pren­dés la má­qui­na. Con los fan­zi­nes vos de ver­dad te­nías que tra­ba­jar, vos real­men­te te­nías que amar tu es­ce­na, amar so­bre lo que es­cri­bías”.

A pe­sar de to­dos es­tos cam­bios en la mú­si­ca y lo que lo ro­dea, Watt di­ce no sen­tir nos­tal­gia por los vie­jos tiem­pos. “Hay una can­ción que es­cri­bí en el Ball­hog or tug­boat? que se lla­ma Against the 70 (con­tra los años 70). Aun­que no era so­bre los 70, sino so­bre el show Happy Days, en el que ha­bla­ban de los 50 en los 70, ahí ven­dían vie­jos re­cuer­dos a otras ge­ne­ra­cio­nes. Creo que eso es muy pe­li­gro­so por­que es so­bre la reali­dad, te en­se­ña que la gen­te so­lo re­cuer­da las me­jo­res par­tes. Siem­pre hay ma­las par­tes en los re­cuer­dos tam­bién, cla­ro que uno no quie­re re­cor­dar­las. La gen­te pue­de apro­ve­char­se de es­to, gen­te que ven­de co­sas, los po­lí­ti­cos. No­so­tros lo lla­ma­mos sen­ti­men­ta­lis­mo, nos­tal­gia. Así que es bueno co­no­cer el pa­sa­do, pe­ro el pa­sa­do de­be es­tar co­nec­ta­do de al­gu­na ma­ne­ra con el pre­sen­te, por­que si no po­dés ser ma­ni­pu­la­do”.

Mi­nu­te­men tie­ne una can­ción ti­tu­la­da Bob Dy­lan wro­te pro­pa­gan­da songs, au­to­ría de Watt. “Dy­lan es el ti­po que me ins­pi­ró a usar pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar­me. Fue im­por­tan­te pa­ra mí por­que me dio la con­fian­za pa­ra tra­tar de es­cu­char mi pro­pia voz”; Watt re­cuer­da có­mo la ban­da Black Flag les en­se­ñó el ca­mino pa­ra lle­var su mú­si­ca a otras ciu­da­des y có­mo ad­mi­ra­ban a Pat Smear: “Él es­ta­ba en The Germs, con D. Boon fuí­mos a ver­lo a Holly­wood an­tes de ha­cer Mi­nu­te­men”; o de có­mo pre­fie­re al Nir­va­na de los 80 que al de los 90. “Ese fue su pe­rio­do más in­tere­san­te”, di­ce Watt.

Y a pe­sar de los años si­gue aman­do las ru­tas, to­car pa­ra la gen­te. “In­clu­so cuan­do to­co de nue­vo en la mis­ma ciu­dad, siem­pre es di­fe­ren­te. Es bueno de­jar tu lu­gar e ir a ver otra gen­te. Siem­pre hay al­guien que te en­se­ña al­go. Soy muy suer­tu­do con es­to”, fi­na­li­za Watt

KE­VIN MAZUR

His­to­rias En 2001, el pe­rio­dis­ta Mi­chael Aze­rrad pu­bli­có el li­bro Our band could be your li­fe: Sce­nes from the ame­ri­can in­die un­der­ground, 1981–1991 (Nues­tra ban­da Mi­ke Watt con­ti­núa desa­rro­llan­do pro­yec­tos con otros mú­si­cos y si­gue...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.