El le­ga­do de David Bo­wie a un año de su par­ti­da

Ca­rac­te­rís­ti­ca. Si hu­bo una cons­tan­te en la vi­da de Bo­wie, esa fue la vo­lun­tad de con­trol so­bre la per­cep­ción pú­bli­ca de su per­so­na

El Deber - Brújula - - Portada - DIE­GO A. MAN­RI­QUE EL PAÍS DI­GI­TAL

Ya po­de­mos pro­cla­mar que 2016 ha si­do el año de David Bo­wie. Se ha reite­ra­do su co­lo­sal im­por­tan­cia co­mo mú­si­co, ícono de su tiem­po y al­qui­mis­ta cul­tu­ral. Su úl­ti­mo lan­za­mien­to, Blacks­tar, ha con­se­gui­do una ra­ra una­ni­mi­dad, en­ca­be­zan­do las lis­tas de fi­nal de año.

Co­mo sue­le ocu­rrir, cuan­do se destapa el ta­rro de las ala­ban­zas, se mul­ti­pli­can los ex­ce­sos. He leí­do in­clu­so que, en Blacks­tar, Bo­wie fue tan au­daz que ¡has­ta se atre­vió a tra­ba­jar con mú­si­cos de jazz! Se ol­vi­da que, en dé­ca­das pa­sa­das, ya co­la­bo­ró con Pat Met­heny o Les­ter Bo­wie, por no ha­blar de su des­cu­bri­mien­to del pia­nis­ta Mi­ke Gar­son.

Asun­to más pe­lia­gu­do es la na­tu­ra­le­za de Blacks­tar, in­ter­pre­ta­do aho­ra co­mo una es­pe­cie de me­di­ta­do tes­ta­men­to de la es­tre­lla. En reali­dad, se­gún el re­cién es­tre­na­do do­cu­men­tal David Bo­wie: the last fi­ve years, el dis­co ya es­ta­ba em­pa­que­ta­do cuan­do su­po que no ha­bía

Bo­wie ma­ni­pu­la­ba su ima­gen con el mis­mo de­lei­te con que uti­li­za­ba los más va­ria­dos es­ti­los

so­lu­cio­nes pa­ra su cán­cer. En ese mo­men­to an­da­ba ro­dan­do el vi­deo de La­za­rus, don­de se su­po­ne que se des­li­zan men­sa­jes de ul­tra­tum­ba; se­gún el rea­li­za­dor Johan Renck, to­do es­ta­ba guio­ni­za­do cuan­do to­da­vía la­tía la es­pe­ran­za de la cu­ra­ción.

Bo­wie no era pre­ci­sa­men­te un can­tau­tor con­fe­sio­nal a lo Leo­nard Cohen: ma­ni­pu­la­ba su ima­gen con el mis­mo de­lei­te con que uti­li­za­ba los más va­ria­dos es­ti­los mu­si­ca­les, sin per­der el sen­ti­do del es­pec­tácu­lo. Pu­do ju­gar en las letras de Blacks­tar con el fu­tu­ro im­pac­to del co­no­ci­mien­to de su en­fer­me­dad, se­gu­ra­men­te con­ven­ci­do de que po­día su­pe­rar­la.

Se­gún al­gu­nos ami­gos de Bo­wie, que­ría man­te­ner abier­tas sus op­cio­nes. Eso co­nec­ta con que lo ocu­rri­do el 10 de enero de 2016 fue un sui­ci­dio asis­ti­do. Ya que men­cio­ná­ba­mos a Cohen: la no­ti­cia de su de­ce­so fue re­tra­sa­da va­rios días, qui­zás pa­ra que no coin­ci­die­ra con el te­rre­mo­to in­for­ma­ti­vo del triun­fo de Trump.

Vo­lun­tad de con­trol

Si hu­bo una cons­tan­te en la vi­da de Bo­wie, esa fue la vo­lun­tad de con­trol. Con­trol so­bre su obra, su en­torno, la per­cep­ción pú­bli­ca de su per­so­na. Re­sul­ta un po­co de­cep­cio­nan­te sa­ber que, a la ho­ra de gra­bar el an­te­rior dis­co, The next day (2013), obli­gó a los mú­si­cos a fir­mar con­tra­tos de con­fi­den­cia­li­dad, re­for­za­dos por se­rias ame­na­zas de su ofi­ci­na de ma­na­ge­ment.

Fran­cis Wha­tely, el di­rec­tor de The last fi­ve years, ale­gó “res­pe­to por la pri­va­ci­dad” pa­ra justificar que no en­tre­vis­ta­ra a la viu­da, los hi­jos, los em­plea­dos ín­ti­mos. Son la­bo­res enojo­sas pe­ro in­dis­pen­sa­bles, que aho­ra que­dan pa­ra fu­tu­ros bió­gra­fos. No se les en­vi­dia la ta­rea: el pri­mer li­bro que sa­lió tras su fa­lle­ci­mien­to, On Bo­wie, ve­nía fir­ma­do por Rob Shef­field, un pe­rio­dis­ta musical es­ta­ble­ci­do, que tra­ba­ja pa­ra Ro­lling Sto­ne; aun­que re­si­den­te en Nue­va York, Shef­field nun­ca osó acer­car­se a David. Se en­tien­de: su en­can­to era abru­ma­dor y ha­bría aca­ba­do con cual­quier pre­ten­sión de ob­je­ti­vi­dad

FO­TOS: IN­TER­NET

David Bo­wie fa­lle­ció el 10 de enero de 2016. Tres me­ses an­tes se en­te­ró de que te­nía cán­cer ter­mi­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.