Eli­seo Su­bie­la y el ci­ne que na­rró una épo­ca en Ar­gen­ti­na

El Deber - Brújula - - Portada - RO­LAN­DO PÈREZ GRANMA

El mis­mo co­ra­zón que tan­tas ve­ces él in­vo­lu­cra­ra en his­to­rias de amor y de muer­te, y que le sir­vió pa­ra dar­le tí­tu­lo a una de sus me­mo­ra­bles pe­lí­cu­las, de­jó de la­tir a dos días de cum­plir los 72 años de edad.

El di­rec­tor ar­gen­tino te­nía en pro­yec­to el ro­da­je de un fil­me y la pues­ta en es­ce­na de una obra de teatro y se re­po­nía —”sin mie­do a la muer­te>”, co­mo le di­jo a la pren­sa—de un in­far­to su­fri­do tres me­ses atrás.

El es­treno en el fes­ti­val de La Ha­ba­na de su Hom­bre mi­ran­do al sud­es­te (1986) ha si­do uno de los ma­yo­res acon­te­ci­mien­tos del pú­bli­co y crí­ti­ca de ese cer­ta­men, que aca­ba de ce­le­brar su edi­ción 38ª.

Es fá­cil re­cor­dar aque­llos días en que na­die que­ría per­der­se el diá­lo­go me­ta­fí­si­co en­tre un pa­cien­te si­quía­tri­co , de­fen­sor de la po­si­bi­li­dad de la vi­da ex­tra­te­rres­tre, y su mé­di­co, mix­tu­ra de reali­dad y su­rrea­lis­mo, abier­to ha­cia múl­ti­ples sig­ni­fi­ca­dos —lue­go una cons­tan­te en el ci­ne de Su­bie­la—, que al­can­za­ría su pun­to cul­mi­nan­te en El la­do os­cu­ro del co­ra­zón (1992).

La men­ción de ese tí­tu­lo ne­ce­sa­ria­men­te se re­mi­te a una tar­de ha­ba­ne­ra en que, al con­cluir la pe­lí­cu­la en un ci­ne re­ple­to de pú­bli­co, fui tes­ti­go de un fe­nó­meno al que no me tiem­bla la mano en ca­li­fi­car de le­vi­ta­ción co­lec­ti­va.

Su­bie­la re­cha­zó una in­vi­ta_ ción de Holly­wo_ od pa­ra fil­mar en sus es­tu­dios Hom­bre mi­ran­do al sud­es­te, in­te­rés que la po­de­ro_ sa in­dus­tria re­sol­vió pla­gián do­lo dos ve­ces

Da­río Gran­di­net­ti da­ba vi­da a Oli­vei­ro, un poe­ta al­go lo­co y ro­mán­ti­co, en­ca­pri­cha­do en enamo­rar a la muer­te (Na­cha Gue­va­ra) y en bus­car, al mis­mo tiem­po, a una mu­jer ca­paz de ha­cer­lo vo­lar. Des­va­ríos exis­ten­cia­les que lo ha­cían ir y ve­nir por Bue­nos Ai­res y Mon­te­vi­deo, de­cla­man­do frag­men­tos de poe­sías de gran­des poe­tas que ha­bía he­cho su­yas (“Me im­por­ta un pi­to que las mu­je­res ten­gan los se­nos co­mo mag­no­lias o pa­sas de hi­go; un cu­tis de du­razno o de pa­pel de li­ja. Le doy una im­por­tan­cia igual a ce­ro, al he­cho de que ama­nez­can con un alien­to afro­di­sía­co o con un alien­to in­sec­ti­cí­da. Soy per­fec­ta­men­te ca­paz de so­por­tar­les una na­riz que sa­ca­ría el pri­mer pre­mio en una ex­po­si­ción de za­naho­rias ; ¡pe­ro, eso sí! —y en es­to soy irre­duc­ti­ble —, no les per­dono, ba­jo nin­gun pre­tex­to, que no se­pan vo­lar. Si no sa­ben vo­lar ¡pier­den el tiem­po las que pre­ten­dan se­du­cir­me!” —Oli­ve­rio Gi­ron­do).

La poe­sía in­te­gra­da al fil­me, tam­bién de Be­ne­det­ti y Juan Gel­man, la mú­si­ca de Os­val­do Mon­tes, los per­so­na­jes re­pre­sen­ta­ti­vos de tan­tos mun­dos do­mi­na­dos por el amor, con aque­lla Ana (San­dra Ba­lles­te­ros) pros­ti­tu­ta de la que se enamo­ra Oli­ve­rio, exa­ge­ra­ban has­ta el de­li­rio una fic­ción que (mis­te­rios del ar­te) co­nec­tó has­ta con el úl­ti­mo es­pec­ta­dor.

Al con­cluir el fil­me so­bre­vino la ova­ción. Lue­go la mu­dez to­tal, sin que na­die se le­van­ta­ra. La voz de una aco­mo­da­do­ra, a la en­tra­da de la sa­la, apre­mió pa­ra que el pú­bli­co se mo­vie­ra, pues ha­bría otra fun­ción den­tro del Fes­ti­val de Ci­ne. Fue en­ton­ces que me pa­re­ció ver flo­tar a los es­pec­ta­do­res mien­tras iban en bus­ca de la sa­li­da, sin pro­nun­ciar una pa­la­bra, co­mo si ca­da cual es­tu­vie­ra cau­ti­vo en un uni­ver­so má­gi­co y sin nin­gún in­te­rés en abrir la bo­ca pa­ra sa­lir­se de él.

—¿Qué es­ta pa­san­do aquí?— me su­su­rró mi hi­jo lle­gan­do a la puer­ta.

Al­go irre­cor­da­ble, le res­pon­dí. Mu­chas ve­ces más, tra­té, sin po­der, de re­vi­vir aque­lla en­so­ña­ción, in­clu­so en­con­trán­do­le al­gún as­pec­to cues­tio­na­ble. Na­da que im­por­te de­ma­sia­do en com­pa­ra­ción con aque­lla tar­de en que Su­bie­la nos de­mos­tró que no so­lo sus per­so­na­jes vo­la­ban

IN­TER­NET

El fa­mo­so di­rec­tor ar­gen­tino fa­lle­ció el pa­sa­do 25 de di­ciem­bre en Bue­nos Ai­res a los 71 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.