Lo nue­vo de The XX

El Deber - Brújula - - Música - MONDO SO­NO­RO

Han pa­sa­do ca­si cin­co años des­de Coe­xist, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que las co­sas ha­yan cam­bia­do en ca­sa de Romy Mad­ley Croft, Oli­ver Sim y Ja­mie SMith. Pri­me­ro las gi­ras, des­pués al­gu­nos cam­bios en sus vi­das pri­va­das y más tar­de Ja­mie to­man­do ai­re con su ca­rre­ra en so­li­ta­rio, em­pa­pán­do­se de rit­mo y de vi­da. De to­do ello, y de nue­vas in­fluen­cias, es fru­to el es­pe­ra­do ter­cer ál­bum de The xx, un dis­co que lle­va­rá al gru­po un pa­so to­da­vía más arri­ba. El mo­ti­vo es sen­ci­llo. Sin trai­cio­nar en lo más mí­ni­mo quie­nes lle­van sien­do des­de xx (2009), el trío bri­tá­ni­co ha sa­bi­do en­ri­que­cer su pro­pues­ta con un ha­lo de mo­der­ni­dad y fres­cu­ra que se in­tuía ya in­dis­pen­sa­ble pa­ra que su mú­si­ca no que­da­se anclada en lo­gros pre­té­ri­tos.

The xx es­ta­ban obli­ga­dos a dar un pa­so ade­lan­te y lo dan en va­rias de es­tas can­cio­nes gra­ba­das en­tre Nue­va York, Rei­kia­vik, Los An­ge­les o Lon- dres, y pro­du­ci­das por Ja­mie XX jun­to al ha­bi­tual Ro­daidh McDo­nald. En par­te del mi­nu­ta­je (Bra­ve for you, Test me…) se man­tie­nen los me­dios tiem­pos me­lan­có­li­cos, los ba­jos si­nuo­sos y las gui­ta­rras mar­ca de la ca­sa, pe­ro tan­to la elec­tró­ni­ca co­mo las me­lo­días más ac­ce­si­bles to­man un pro­ta­go­nis­mo ma­yor y dis­tin­to en al­gu­nos cor­tes. Y eso es al­go que se evi­den­cia ape­nas abrir­se I see you, un ter­cer ál­bum que di­fi­cil­men­te po­día em­pe­zar me­jor que con Dan­ge­rous

Apro­pó­si­to de al­gu­nos úl­ti­mos pre­mios de li­te­ra­tu­ra, es­bo­zo al­gu­nas dis­qui­si­cio­nes so­bre la re­la­ción en­tre mú­si­ca y poesía.

En reali­dad es­ta du­pla re­mi­te a otra más ar­cai­ca que es la re­la­ción en­tre la poesía y la ora­li­dad. La poesía na­ció oral y una (la) ten­sión fun­da­men­tal de la poesía es­cri­ta es no per­der su ca­rác­ter oral, de ahí que el rit­mo es ley de la poesía, in­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de ver­so al que acu­da.

La poesía no se quie­re mu­si­cal, la poesía es mú­si­ca, por ello sus re­cur­sos son so­no­ros: ri­mas, anáfo­ras, en­to­na­cio­nes, me­di­das, etc.

Pe­ro, de­cía T.S. Eliot, que la mú­si­ca del ver­so no es un asun­to de lí­neas sino del poe­ma en­te­ro. Por eso si al­gu­na me­tá­fo­ra co­rres­pon­de a poe­ma es la del pen­ta­gra­ma, una es­truc­tu­ra que so­por­ta el sen­ti­mien­to a co­mu­ni­car. El poe­ma, por tan­to, y si­go con Eliot, se con­cre­ta en la for­ma de un rit­mo de­ter­mi­na­do an­tes de que al­can­ce una ex­pre­sión en pa­la­bras, y es ese rit­mo el que da a luz la idea y la ima­gen. Aun­que esa ima­gen sea la del si­len­cio, co­mo con­vie­ne al diá­lo­go in­te­rior.

Así, so­ni­do y sen­ti­do ha­cen el poe­ma, que de­vie­ne, en­ton­ces, en un or­ga­nis­mo ver­bal rít­mi­co, tal co­mo Oc­ta­vio Paz lo de­fi­nía. De­cía el me­xi­cano que el lector “oye en su men­te, de­trás de las pa­la­bras es­cri­tas, las pa­la­bras del tex­to, su mú­si­ca ver­bal”.

En su her­mo­so en­sa­yo The mu­sic of poetry (1942) Eliot ano­ta que la emo­ción que nos pro­du­ce el sig­ni­fi­ca­do de un poe­ma, in­clu­ye su mu­si­ca­li­dad aun­que no la no­te­mos. Por el con­tra­rio, la emo­ción an­te la mu­si­ca­li­dad de un poe­ma in­clu­ye su(s) sig­ni­fi­ca­do, por­que am­bos son abs­trac­cio­nes del poe­ma, am­bos con­for­man su in­te­gra­li­dad.

Por eso, pa­ra Eliot, el rit­mo y el sen­ti­do de la es­truc­tu­ra son dos ele­men­tos de la mú­si­ca de cu­yo es­tu­dio ga­na­rían los poe­tas. Y aquí re­cuer­do en­sa­yos mu­si­ca­les en la li­te­ra­tu­ra co­mo el de la nor­te­ame­ri­ca­na To­ni Mo­rri­son en su no­ve­la Jazz (1992). En ella, apar­te de re­tra­tar el pa­so del ru­ral blues al ur­bano jazz en el Har­lem de la dé­ca­da de los 20, es­truc­tu­ra la na­rra­ción en jue­gos de im­pro­vi­sa­cio­nes, sen­sua­les rag­ti­mes, etc.

“La poesía es mú­si­ca, por ello sus re­cur­sos son so­no­ros”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.