Mis­te­rios y al­cohol

El au­tor de es­te ar­tícu­lo ha­bla del cul­to que se le tie­ne al es­cri­tor pa­ce­ño Jai­me Sáenz, y de un círcu­lo in­te­lec­tual que ha “so­bre­va­lo­ra­do” su obra

El Deber - Brújula - - Tintero Del - FREDDY ZÁ­RA­TE

En la ac­tua­li­dad se ha es­ta­ble­ci­do un no­ta­ble cul­to li­te­ra­rio al poe­ta Jai­me Saenz (1921-1986). La con­ti­nua re­edi­ción de los li­bros de Saenz y su apre­cio de par­te de los in­te­lec­tua­les bo­li­via­nos es un mis­te­rio pa­ra la ge­ne­ra­ción ac­tual. Los es­tu­dian­tes, uni­ver­si­ta­rios y de colegio com­pran sus obras por su­ge­ren­cia ex­pre­sa de sus pro­fe­so­res cir­cuns­tan­cia­les. Ra­ra vez ter­mi­nan vo­lun­ta­ria­men­te y con gus­to un tex­to de es­te maes­tro del mis­te­rio. Por ello creo que Jai­me Saenz es la lec­tu­ra pre­di­lec­ta de al­gu­nos ca­te­drá­ti­cos, pe­rio­dis­tas e in­te­lec­tua­les que ejer­cen el ofi­cio de sa­cer­do­tes de un sa­ber eso­té­ri­co. Ellos son los prin­ci­pa­les (¿o los úni­cos?) lec­to­res de es­te au­tor, por una ra­zón po­de­ro­sa y sen­ci­lla a la vez. La pro­sa saen­cia­na, di­fí­cil de com­pren­der sin la ayu­da ma­ni­pu­la­do­ra de es­tos clé­ri­gos, se pres­ta, co­mo to­do tex­to re­li­gio­so y mí­ti­co, a las in­ter­pre­ta­cio­nes más di­ver­sas y an­to­ja­di­zas. O di­cho cla­ra­men­te, es­tos pro­fe­so­res ven en las os­cu­ri­da­des saen­cia­nas una es­pe­cie de re­pre­sen­ta­cio­nes de sus fo­bias y sus es­pe­ran­zas, que aho­ra de­ben ser adop­ta­das por no­so­tros, las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes que ya no sa­be­mos de­fen­der­nos de las in­si­nua­cio­nes que nos lle­gan au­to­ri­ta­ria­men­te de arri­ba. Por ello creo que Jai­me Saenz es con­si­de­ra­do por sus par­ti­da­rios co­mo el au­tor más re­pre­sen­ta­ti­vo del si­glo XX en Bo­li­via.

A de­cir de su dis­cí­pu­la di­rec­ta Blanca Wie- thüch­ter (1947-2004), la obra de Saenz abar­ca va­rias di­men­sio­nes: “Des­de un prin­ci­pio se ori­gi­na en la bús­que­da de nue­vas ori­llas, y en res­pues­ta a las gran­des in­te­rro­gan­tes, gran­des du­das, gran­des an­gus­tias y, del pro­pó­si­to de dar el sal­to irre­ver­si­ble y de­fi­ni­ti­vo que lo lle­va­rá en pro­cu­ra de la gra­cia (…). Saenz quie­re ele­var­se más allá de sí mis­mo y al­can­za el ser: iden­ti­dad y to­ta­li­dad on­to­ló­gi­ca”. Es­te frag­men­to de Wiet­hüch­ter es ilus­tra­ti­vo y re­pre­sen­ta­ti­vo por dos ra­zo­nes: 1) Ex­pre­sa un lu­gar co­mún (“la bús­que­da de nue­vas ori­llas”), pro­pio de to­do ar­tis­ta, es­cri­tor y pen­sa­dor y, por lo tan­to, no sir­ve pa­ra ex­pli­ci­tar la es­pe­ci­fi­ci­dad de Jai­me Saenz y sus ras­gos dis­tin­ti­vos. 2) Di­ce que Saenz quie­re al­can­zar “iden­ti­dad y to­ta­li­dad on­to­ló­gi­ca”. Es­ta es una tí­pi­ca ex­pre­sión al­ti­so­nan­te, que siem­pre cae bien y no di­ce na­da con­cre­to. To­dos que­re­mos con­so­li­dar una iden­ti­dad pro­pia y ele­var­nos más allá de lo co­ti­diano. Es­ta fra­se no ex­pli­ca na­da so­bre el poe­ta, pe­ro Wiet­hüch­ter otor­ga a Saenz el au­ra de una gran sa­bi­du­ría fi­lo­só­fi­ca, pre­ci­sa­men­te por­que se pier­de en la ne­bu­lo­si­dad de las mo­das in­te­lec­tua­les y li­te­ra­rias del mo­men­to.

El fuer­te de Jai­me Saenz es tra­tar de mos­trar su per­cep­ción sub­je­ti­va de las co­sas y per­so­nas. La as­cen­sión, la otre­dad, la es­ci­sión, la muer­te, la ima­gen, el des­cen­di­mien­to, la os­cu­ri­dad, la in­te­rio­ri­dad, el es­pí­ri­tu, el tiem­po y el es­pa­cio son am­plia­men­te mi­ti­fi­ca­dos por el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.